Google+ Badge

jueves, 1 de enero de 2009

UN MATRIMONIO ESPAÑOL EN PROCESO DE BEATIFICACIÓN

Tomás Álvira y Francisca Domínguez

“Tú eres el camino de ella hacia el Cielo; y tú el de él”, decía San Josemaría a los esposos.

Tomás Alvira y Francisca Domínguez siguieron su consejo y buscaron la felicidad en la vida ordinaria de su matrimonio. Rafael Alvira, uno de sus hijos, relata la vida de sus padres.
La intensidad de la relación que un matrimonio tenga con Dios puede llevar a marido y mujer a ser declarados santos.
Éste es el caso de los españoles Tomás Alvira y Francisca Domínguez, cuya unión podría ser beatificada y después canonizada por la Iglesia católica.
Rafael Alvira, uno de los ocho hijos del matrimonio, estuvo en la Ciudad de México para impartir la conferencia “El hombre y Dios en la sociedad del siglo XXI”, en el Seminario de Monterrey y en el Centro Panamericano de Humanidades, A.C.
“Juan Pablo II fue el primer Papa que pidió y organizó que se canonizaran matrimonios juntos”, comentó el doctor en Filosofía.
“Él tenía el deseo de que como hay algunos casos en la historia de que marido y mujer se han canonizado por separado, también que se tomara en cuenta la santidad de la vida matrimonial y canonizarlos juntos”.
En entrevista, luego de una de sus charlas, Alvira contó que la Diócesis de Madrid publicó el miércoles en un boletín el inicio del proceso de beatificación y canonización de sus padres.
“Consideran las personas que han llevado estudios sobre la vida de mis padres que podrían ser considerados santos, siempre que cumplan previamente los pasos que la Iglesia tiene marcados y de una aprobación por parte de una comisión teológica de sus virtudes y milagros”.
De acuerdo con el también directivo de la Universidad de Navarra, existe el registro de miles de personas que han pedido favores a este matrimonio.
“Se hicieron unos libros y estampas que son importantes para que la gente pueda pedirles favores o milagros, sin los cuales la Iglesia no canoniza”.
Tomás Alvira fue un investigador que murió en 1992, Francisca era maestra y falleció en 1994. Ambos fueron supernumerarios del Opus Dei.
A finales del 2001, durante el Pontificado de Juan Pablo II, se realizó la primera beatificación de un matrimonio, el de los italianos Maria Corsini y Luigi Beltrame Quattrocchi.
Actualmente, también los franceses Marie-Zélie Guérin Martin y Louis Martin, padres de Santa Teresita del Niño Jesús, están en proceso de beatificación.
Para orar por el proceso hacia los altares de Tomás y Paquita, como la llamaban, existe una oración impresa con su fotografía.

Fuente:Daniel Santiago
http://moralyluces.wordpress.com/2008/09/03/en-proceso-de-beatificacion/

LUIS Y MARÍA BELTRAME QUATROCCHI




Beatificados como matrimonio por Juan Pablo II el 21 de octubre de 2001.
Reposan en Roma, en la Cripta del Santuario del Divino Amor.
Juan Pablo II dijo que ‘vivieron una vida ordinaria de manera extraordinaria.’

Testimonio de uno de sus hijos
Cesare Beltrame Quattrocchi, quien al abrazar la vida religiosa asumió el nombre de “Paolino”, recuerda con sencillez la figura de sus padres, Luigi (1880-1951) y María (1884-1965).
Si bien nunca había imaginado que un día serían proclamados santos por la Iglesia, puedo afirmar sinceramente que siempre percibí la extraordinaria espiritualidad de mis padres. En casa, siempre se respiró un clima sobrenatural, sereno, alegre, no beato.
Independientemente de la cuestión que debíamos afrontar, siempre la resolvían diciendo que había que hacerlo ‘de tejas para arriba’.
Entre mamá y papá se dio una especie de carrera en el crecimiento espiritual. Ella vivía ya una intensa experiencia de fe, mientras que él, era ciertamente un buen hombre, recto y honesto, pero no muy practicante.
A través de la vida matrimonial, con la decisiva ayuda de su director espiritual, también él se echó a correr y ambos alcanzaron elevadas metas de espiritualidad.
Por poner un ejemplo: mamá contaba cómo, cuando comenzaron a participar diariamente en la misa matutina, papá de decía ‘buenos días’ al salir de la iglesia, como si sólo entonces comenzara la jornada. De las numerosas cartas que se dirigieron, que hemos podido encontrar y ordenar, emerge toda la intensidad de su amor.
Por ejemplo, cuando mi padre se iba de viaje a Sicilia, era suficiente que llegara a Nápoles para que enviara un mensaje, en el que contaba a su mujer lo mucho que la echaba de menos.. Este amor se transmitía tanto hacia adentro – durante los primeros años de matrimonio vivían también en nuestro piso los padres de ambos y los abuelos de ella – como hacia fuera, con la acogida de amigos de todo tipo de ideas y ayudando a quien se encontraba en necesidad. La educación, que nos llevó a tres de nosotros a la consagración, era el pan cotidiano. Todavía tengo una ‘Imitación de Cristo’ que me regaló mi madre cuando tenía diez años. La dedicatoria me sigue produciendo escalofríos: “Acuérdate de que a Cristo se le sigue, si es necesario, hasta la muerte.”

La Beatificación del matrimonio




Luigi Beltrame Quattrocchi y Maria Corsini
El domingo 21 de octubre de 2001 Juan Pablo II cumplia un sueño, nacido y fortalecido en su amada Cracovia cuando, como capellán universitario, formó en la Parroquia de San Florian su Srodowisko, («grupo» o «entorno») integrado por jóvenes intelectuales comprometidos con el mensaje liberador del Evangelio, donde “todos los jueves les hablaba sobre los problemas fundamentales relacionados con la existencia de Dios y la naturaleza espiritual del alma humana” (Don y Misterio). Ahora agregaba a su férrea apuesta por la vida, su amor a los jovenes, a los matrimonios y a las familias la beatificación de un matrimonio que “ inspirándose en la palabra de Dios y en el testimonio de los santos, vivieron una vida ordinaria de modo extraordinario” se habian santificado mediante el amor, habian vivido y sufrido, educado y evangelizado como tantos otros matrimonios de ayer y de hoy.
Se celebraba, por primera vez, una beatificación conjunta de un matrimonio : Luigi Beltrame Quatrocchi y Maria Corsini. El abogado, ella maestra, padres de cuatro hijos, tres de los cuales participaron en la beatificación: Filippo (padre Tarcisio). Nacido en 1906, Cesare (padre Paulino) nacido en 1909 y Enrichetta, nacida en 1914. Stefania (sor Maria Cecilia, nacida en 1908 falleció en 1993.

Asi comenzaba la homilía Juan Pablo II en la Santa Misa de Beatificación

SANTO Y BENDITO AÑO 2009

Muy estimado visitante
Al comenzar el año de gracia 2009, en este día de Santa María Madre de Dios, te saludo y te deseo que sea un tiempo de crecimiento en la filialidad frente a Dios Padre, por el seguimiento del Hijo y la acción del Espíritu Santo.
Y que esa santidad individual, redunde en la santificación de tu matrimonio y tu familia.
Si tu matrimonio es sacramental, pido para ti y tu cónyuge, la gracia que necesitas para desempeñar tu ministerio esponsal para bien de quien el Padre te ha encomendado el ministerio de la santificación.
Que este año, Cristo sea, en ti, para tu cónyuge, Médico, Maestro, Pastor y Sacerdote.
¡Qué responsabilidad! ¡Y qué bienaventurada misión!

Cordialmente

Padre Horacio Bojorge S.J.
El Blog del Buen Amor

EL BUEN AMOR SEGÚN SAN AGUSTÍN

EL BIEN DEL MATRIMONIO
El Matrimonio y la Concupiscencia
SAN AGUSTÍN DE HIPONA

Una lectura muy recomendable:
Como dice San Agustín en la introducción : "la intención de este libro es: distinguir la bondad del matrimonio del mal de la concupiscencia carnal, por el cual el hombre, que nace por ella, arrastra el pecado original".

Esta tesis, que ocupa toda la obra se expresa ya desde los comienzos en este pasaje:

"IV. 5. Así, pues, la unión del hombre y la mujer, causa de la generación, constituye el bien natural del matrimonio. Pero usa mal de este bien quien usa de él como las bestias, de modo que su intención se encuentra en la voluntad de la pasión y no en la voluntad de la procreación. Aunque en algunos animales privados de razón -por ejemplo, en la mayor parte de los pájaros- también se observa como un cierto pacto conyugal; así, el ingenio de construir los nidos, el tiempo dividido en turnos para incubar los huevos y los trabajos sucesivos de alimentar los polluelos hacen ver que al juntarse se preocupan más por asegurar la especie que de saciar el placer. De estas dos cosas, la primera hace al animal semejante al hombre; la segunda, al hombre semejante al animal".

En esta entrada quiero solamente señalar la existencia de esta obra tan importante para meditar y entender en qué consiste el Buen Amor y una de las razones principales por la que se corrompe y se convierte en Mal amor.

Para quien quiera leer la obra más detenidamente remitimos a la traducción que se encuentra felizmente a disposición de todos en Internet:

Traductores: Teodoro C. Madrid, OAR y Antonio Sánchez Carazo OAR
http://www.augustinus.it/spagnolo/
http://www.augustinus.it/spagnolo/nozze_concupiscenza/nozze_concupiscenza_2_libro.htm