Google+ Badge

martes, 6 de enero de 2009

ESPOSOS SANTOS
Santos Crisanto y Daría

Mártires (+ 284) Su fiesta se celebra el 25 de Octubre
«Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.» Filip. 2, 5

Crisanto, natural de Alejandría, fue muy estimado del emperador Numeriano en Roma, con su padre Polemio. Se aficionó tanto a la lectura de los libros sagrados que usaban los cristianos y al Evangelio, que concibió gran desprecio a todo lo profano, e instruido por el presbítero Carpóforo, recibió el bautismo. Su conversión fue muy señalada en Roma. Su padre, pagano, le encerró en un obscuro calabozo. No bastando esto para disuadirle, recurrió a la sensualidad para corromperle y le propusieron que se casase con Daría, doncella consagrada a Minerva. Crisanto la convirtió con un discurso contra los errores del paganismo, y Daría recibió también el bautismo, siendo una de las más fervientes cristianas del siglo III de la Iglesia. Se unieron en matrimonio, pero con la condición de guardar la virginidad hasta la muerte. Polemio ignoraba todo esto y se apaciguó. En tanto, los dos castos esposos se dedicaban a la religión verdadera, ejerciendo obras de misericordia con los pobres y los perseguidos. Fueron delatados y presos. Después de muchos tormentos y milagros, el tirano mandó sacarlos al campo del Escelerado, y en él consumaron el martirio, notándose otro milagro con la cabeza de Crisanto, en el año del Señor 284.

Fuente: Catholic.net

LA CASTIDAD (2)

Tomado de:
Horacio Bojorge, El lazo se rompió y volamos. Vicios Capitales y Virtudes,
Editorial Lumen, Buenos Aires – México 2001 (4ª reimpresión)


1.- La sexualidad está ordenada al amor conyugal del hombre y de la mujer. En el matrimonio, la intimidad conyugal de los esposos viene a ser un signo y una garantía de comunión espiritual. Entre bautizados, los vínculos del matrimonio están santificados por el sacramento.
2.- La alianza que los esposos contraen libremente implica un amor fiel. Les confiere la obligación de guardar indisoluble el matrimonio.
3.- La fecundidad es un bien, un don, un fin del matrimonio. Dando la vida, los esposo participan en la paternidad de Dios. Pero sobre todo aseguran que se multipliquen los hijos de Dios y las bocas y corazones que canten su alabanza en la tierra y eternamente en el cielo.
4.- La regulación de la natalidad representa uno de los aspectos de la paternidad y la maternidad responsables. La legitimidad de las intenciones de los esposos no justifica el recurso a medios moralmente reprobables (la esterilización directa, la contracepción). Aquí tiene su lugar la virtud de la castidad matrimonial que, dominando la pasión, libra de la lujuria y profundiza aún más la amistad matrimonial.
5.- El estado matrimonial no significa una patente de libre corso para relaciones egoístas de lujuria de una parte o de ambas. Algunos moralistas parecieran haber ignorado esta verdad.

ESPOSOS SANTOS
San Julián Mártir y su esposa Basilisa

Paradigmas de Castidad milagrosa
Fiesta el 9 de Enero

Mártir en Antince (Egipto); Martirizado durante la persecución de Diocleciano y Maximiano a finales del siglo III. -

Julián es el paradigma de la castidad cristiana. En nuestro tiempo de materialismo, cuando el concepto de la castidad va decayendo visiblemente, la imagen de San Julián y de su esposa Santa Basilisa resaltan con maravillosos fulgores. San Julián es uno de los esclarecidos héroes del cristianismo.

Hijo único de una noble y rica familia, profundamente educado en la religión cristiana, tenía hecho voto de castidad cuando al cumplir los dieciocho años de edad sus padres se empeñaron en que contrajese matrimonio con una joven de igual nobleza, llamada Basilisa. Temeroso el virtuoso muchacho de faltar a su voto, pero sintiendo también desobedecer a sus padres, acude al Señor con la oración y el ayuno. Y dice la tradición que por celestial revelación le fue dado a conocer que con su esposa podría guardar la anhelada virginidad. Julián y Basilisa son milagrosamente arrastrados hacia el amor virginal; apareciéndoseles Nuestro Señor Jesucristo, que aprueba su determinación de conservarse castos. Desde aquel día consagran plenamente sus vidas a los demás. Reparten sus bienes entre los pobres y se retiran a vivir en dos casas situadas en las afueras de la ciudad que convierten en monasterios. A la de Julián acuden hombres de todas las clases sociales, para que les guíe con sus prudentes y santos consejos. A la de Basilisa una multitud de muchachas que, edificadas con el ejemplo de su virtud, muchas de ellas abrazan la vida religiosa viviendo en santa paz bajo su dirección. Muy pronto la fama de ambos esposos se extenderá por todo el Imperio.

LA CASTIDAD (1)

Enseñanzas del Catecismo de la Iglesia Católica
Tomado de:
Horacio Bojorge, El lazo se rompió y volamos. Vicios Capitales y Virtudes,
Editorial Lumen, Buenos Aires – México 2001 (4ª reimpresión)

1.- 2337: "La castidad significa la integración lograda de la sexuali­dad en la persona, y por ello la unidad interior del ser humano en su ser corporal y espiritual. La sexualidad, en la que se expresa la pertenencia del hombre al mundo corporal y biológico, se hace personal y verdaderamente humana [es decir, no puramente animal] cuando está integrada en la relación de persona a perso­na, en el don mutuo total y temporalmente ilimitado del hombre y de la mujer.
La virtud de la castidad, por tanto, entraña la integridad de la persona y la totalidad del don"
Imagen a la derecha: Santos Crisanto y Daría esposos mártires
(Fiesta el 25 Octubre)

INTEGRIDAD DE LA PERSONA
2.- 2338: "La persona casta mantiene la integridad de las fuerzas de vida y de amor depositadas en ella. Esta integridad asegura la unidad de la persona; se opone a todo comportamiento que la pueda lesionar. No tolera ni la doble vida ni el doble lenguaje".

3.- 2339: "La castidad implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana. La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado. 'La dignidad del hombre requiere, en efecto, que actúe según una elección cons­ciente y libre, es decir, movido e inducido personalmente desde dentro y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberándose de toda esclavitud de las pasiones, persigue su fin en la libre elección del bien y se procura con eficacia y habili­dad todos los medios adecuados'".
4.- 2341: La virtud de la castidad es parte de la virtud de la templanza, que tiende a impregnar de racionalidad las pasiones y los apetitos de la sensibilidad humana.
5.- 2342: El dominio de sí es una obra que dura toda la vida. Nunca se la considerará adquirida de una vez para siempre. Supone un esfuerzo reiterado en todas las edades de la vida.

FEALDAD DE LA CIVILIZACIÓN DE LA LUJURIA


ARTHUR CLARKE

el autor de “2001 Odisea del Espacio”
dijo que tiene sexo con chicos.

[Lunes 2 de febrero de 1998] El escritor británico vive en Sri Lanka desde 1956. Esta semana la Corona lo investirá como caballero. Sri Lanka es uno de los paraísos mundiales de los paidófilos. Hay 30.000 chicos prostituidos.
“Intento recordar cuál fue el muchacho más joven con el que me acosté, pero es difícil saber la edad”, le dijo el escritor inglés Arthur C. Clarke a un periodista. En la entrevista que publicó ayer el Sunday Mirror, el autor de 2001: Odisea del espacio relató y reivindicó su costumbre de tener relaciones sexuales con chicos. Lo dijo en un momento delicado: el miércoles el príncipe Carlos visitará Sri Lanka y lo investirá como caballero.
Arthur Clarke vive desde 1956 en Sri Lanka. Tiene una casa junto al mar que es una especie de oasis tecnológico: equipos de comunicaciones, computadoras e instrumentos para que la vista toque de cerca las estrellas. Afuera, vegetación y pájaros exóticos.
Allí en la ciudad de Colombo, el autor de El fin de la infancia dijo crudamente: “En cuanto llegan a la edad de la pubertad... OK, no hace daño. Creo que lo que más lastima a los chicos es el lloriqueo histérico de sus padres después. Si los chicos no se molestan, está bien”
Sri Lanka es uno de los paraísos mundiales de los paidófilos. Y el sexo de los chicos es un negocio que mueve plata grande. Según las estadísticas oficiales hay unos 30.000 chicos prostituidos en la isla. Tienen entre ocho y doce años.

LUJURIA (2)

Tomado de:
Horacio Bojorge, El lazo se rompió y volamos. Vicios Capitales y Virtudes,
Editorial Lumen, Buenos Aires – México 2001 (4ª reimpresión)


1.- LA LUJURIA EN EL VARÓN
El varón es más propenso a desordenarse por la lujuria que la mujer. El varón separa más fácilmente el placer sexual del afecto. En la mujer, por el contrario, vida sexual y afectiva están más armoniosamente unidas.
2.- La mujer más bien se inclina a pecar por defecto: atemorizada por las cargas de la maternidad, o por resentimientos y otros sentimientos negativos ante el esposo.
3.- El adulterio, en el hombre, no siempre implica necesariamente el plano afectivo, puede ser a veces, y tal vez a menudo, efecto de una debilidad pasional. Esto es, sin embargo, difícilmente comprensible para la mujer, ya que en ella sexualidad y afecto están más armónicamente integradas, puesto que el pecado original ha herido la naturaleza del varón y la de la mujer de manera diversa. En la mujer, el adulterio tiene una causa más afectiva que pasional; es más frecuentemente un asunto de desamor, cuando no de rencor y de venganza por alguna infidelidad del esposo.
4.- En los cuentos de hadas, la mujer aparece como la princesa presa en la torre del castillo. La torre simboliza el cuerpo femenino. Un canto de niñas popular dice: "la torre en guardia... la quiero conquistar". La torre quieren conquistarla todos, no sólo los caballeros andantes sino también los malvados, pero uno solo, el príncipe ama a la princesa prisionera de su torre y la rescata de su prisión. Estos cuentos infantiles expresan la experiencia de la mujer como prisionera de un cuerpo al que los varones suelen poner sitio por el deseo.
5.- Como veremos después, el desorden al que es más propensa la mujer no es la lujuria sino la ambición, y en consecuencia la avaricia. También esta verdad se expresa en los cuentos de niños, donde la bruja es avariciosa. Por eso, se ha dicho que "el hombre quiere tener una casa para tener una mujer, y que la mujer quiere tener un hombre para tener una casa".

LUJURIA (1)

Tomado de:
Horacio Bojorge, El lazo se rompió y volamos. Vicios Capitales y Virtudes,
Editorial Lumen, Buenos Aires – México 2001 (4ª reimpresión)

1.- "La sexualidad está ordenada por Dios al amor conyugal del hombre y de la mujer. En el matrimonio, la intimidad corporal de los esposos viene a ser un signo y una garantía de comunión espiritual. Entre bautizados, los vínculos del matrimonio están santificados por el sacramento" (CIC 2360).
2.- "La Lujuria, es el deseo desordenado del placer venéreo.
3.- El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de unión de la pareja".(CIC 2351). Es el sexo sin amor.
4.- La virtud opuesta a la lujuria es la castidad, que es parte de la virtud cardinal de la templanza. La castidad es una virtud moral pero también una gracia de Dios.

NUESTRA SITUACIÓN CULTURAL
5.- La cultura neopagana tiende a desintegrar lo que la cultura bíblica y católica procura integrar: la sexualidad como servicio a la vida. El neopaganismo tiende a distinguir y separar lo que llaman: el sexo recreativo del sexo procreativo. O sea el sexo como placer egoísta, del sexo como función altruista de unión de la pareja y de comunicación de la vida: por amor a Dios, a la patria, a la gran familia, a la pareja y a los hijos mismos. En resumen: no por amor a sí mismo sino por amor a los demás. Por el contrario, a la cultura de la muerte, no le importa lo que pase en la cama, mientras no pase nada con la cuna.
6.- Por otro lado, tanto la pornografía como otros programas y telenovelas, banalizan la sexualidad y el cuerpo, los órganos y atributos genitales y sexuales masculinos y femeninos. Usan doble lenguaje, expresiones groseras, chistes verdes y alardes del vicio. Todo eso es gravemente lesivo a la dignidad de la persona sexuada.
7.- Para nosotros, los católicos, el cuerpo es instrumento sagrado y sacramento de la donación de la vida. En los medios de comunicación se hace uso irrespetuoso, agresivo y violento, de un lenguaje profanador y sacrílego. Se pretende así, mediante la ingeniería del lenguaje y de las costumbres, cambiar la cultura bíblica y católica de la familia, como marco regulador y normativo de la sexualidad; y cohonestar la lujuria.

El Matrimonio no es valorado incluso por muchos sacerdotes

Salta, 6 Ene. 09 (AICA)

Matrimonio

El arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello dijo:


“Hoy, el hombre -varón y mujer- tiene que enfrentar solo la vida. Inventamos por ejemplo, hablar de diferentes tipos de familia, pero sabemos que nuestro corazón clama por ‘la familia’”, dijo el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, en un mensaje por el día de la Sagrada Familia.

El prelado señaló que “sentimos ese llamado al amor generoso, fiel y capaz de asumir toda la dimensión humana y todo el proceso humano, acompañarlo en el dolor y la alegría para llegar al final” y a la vez “nos sentimos débiles, heridos y golpeados”, y en ese sentido expresó: “Alabamos a Dios por tantas familias generosas y fieles. Queremos desde el Señor acompañar a las familias que sienten la herida del dolor de la división o del conflicto”.
CREACIÓN, CAÍDA Y SANACIÓN
DEL VARÓN Y LA MUJER (2)


1. El pecado original hirió al varón y a la mujer de diversa manera
2. En el varón se desordenan más los instintos y en la mujer más los deseos del alma
3. la sanación de las heridas del pecado por la gracia de Cristo
4. Finalidad sacrificial del instinto en la expresión del amor

[Tomado del libro: La Casa sobre Roca. Noviazgo, Amistad Matrimonial y Educación de los hijos. Ed. Lumen, Buenos Aires - México, págs. 90-98]

1. EL PECADO ORIGINAL HIRIÓ DE DIVERSA MANERA AL VARÓN Y A LA MUJER
1) El pecado original no hirió de la misma manera al varón que a la mujer. Habiéndolos herido a ambos, los hirió de manera disimétrica, a cada cual a su modo. Varón y mujer serán afectados por las mismas concupiscencias e incurrirán en los mismos vicios capitales, pero de manera diversa. Ambos padecen de gula, pero la gula del varón está más cerca de la voracidad animal, mientras que la gula de la mujer es más refinada, se inclina a las golosinas, los dulces y las exquisiteces. Ambos padecerán la lujuria, pero el varón regresará hacia la instintividad animal y la posesividad física, mientras la mujer tenderá a la posesión afectiva y la dominación espiritual del alma del varón.
2) Ambos padecen la ira, pero el varón tiende a manifestar y descargar su cólera en forma corporal, física. A su ira la podríamos llamar ira caliente; mientras que la mujer tiende a descargar la suya más bien verbalmente, mediante la palabra hiriente, el agravio, la maledicencia y el maleficio: hiriendo con la lengua o dañando indirecta y astutamente. A la suya, aunque sea tremenda, podemos calificarla de ira fría. La del varón es ira regresivamente animal, instintiva. La de la mujer es una furia más angélica, pero de un angelismo malvado, es más demoníaca, medita más el daño que quiere hacer. Pensemos en la Ira de Aquiles que canta Homero en la Ilíada y en la ira de Medea en la tragedia de Eurípides.
3) Ella va al juez con un ojo morado, pero no hay grabación de lo que ella le dijo antes a él. Si riñen dos varones es posible que corra sangre y hasta que uno quede muerto. Entre mujeres el terreno principal de la querella es el verbal y si llegan a las manos, lo que procuran más bien es afear a la otra, desgreñándola y arañándole el rostro.

2. EN EL VARÓN SE DESORDENAN MÁS LOS INSTINTOS ANIMALES
Y EN LA MUJER MÁS LOS DESEOS DEL ALMA

CREACIÓN, CAÍDA Y SANACIÓN
DEL VARÓN Y LA MUJER (1)

1. El ser humano al principio
2. La naturaleza humana herida por el pecado original

[Tomado del libro: La Casa sobre Roca. Noviazgo, Amistad Matrimonial y Educación de los hijos. Ed. Lumen, Buenos Aires - México, págs. 83-89]


1. EL SER HUMANO AL PRINCIPIO

1) Al principio, el ser humano fue creado por Dios como un lazo armonioso del mundo material y del mundo espiritual. En el designio creador no debía ser ni solamente animal ni solamente ángel. Iba a participar de la condición animal y de la angélica. Ni animal ni ángel, pero asumiendo en sí, en forma humana, lo propio del mundo animal y del mundo angélico. "Los hombres somos totalmente humanos y no animalidad más espiritualidad". Es decir que en nosotros, lo animal está al modo humano, más perfecto que el puro animal. El hombre mira y ve como hombre, no como animal. La vida animal está en el hombre asumida por la humanidad y asumida de manera eminente, perfeccionadamente. De modo que todo en el hombre es humano también su animalidad y su espiritualidad.

Horizonte del tiempo y la eternidad,
de la materia y el espíritu, de lo animal y lo angélico
2) El ser humano es pues una combinación armoniosa de materia y espíritu. En el hombre recién creado se enlazaban armoniosamente lo animal y lo angélico, lo instintivo y lo intelectual. Por eso Aristóteles y Santo Tomás han comparado al ser humano con el horizonte. Así como en el horizonte parecen tocarse el cielo y la tierra, el tiempo y la eternidad, así también en el hombre parecen tocarse lo material y lo espiritual, cuerpo y alma, materia informada por el espíritu, lo animal combinado en un solo ser con lo angélico. [Ver: Santo Tomás de Aquino, CG L.2, c.68, n6; c.80, n.13; Commentarium In Lib. Aristotelis, De Causis Lectio 2 y 9; De Potentia Q. 3 a.9 AG 27]