Google+ Badge

miércoles, 25 de febrero de 2009

LA FAMILIA CATÓLICA EN EL CONTEXTO DE LA CRIPTORRELIGIÓN IRRELIGIOSA

Religión irreligiosa: la autodivinización del hombre
Luego de mostrar por qué y en qué sentido se llama religiosa, santa o sagrada a la familia creyente en el Antiguo y el Nuevo Testamento y de mostrar cómo, la acción desacralizadora produce la disolución de los vínculos religiosos, es decir divino-humanos, que unen a Dios y a los hombres en un solo Nosotros, llega el momento de insistir en la necesidad de despejar el equívoco que produce usar la palabra desacralización, de la que sin embargo resulta difícil prescindir debido a que se nos ha impuesto por un uso generalizado.
Y, sin embargo, son muchos los que han observado que las palabras desacralizada, secularista, laicista, sirven al encubrimiento de la verdadera naturaleza del fenómeno cultural y social al que se aplican.
En efecto, encubren el hecho de que el fenómeno que se presenta y actúa como irreligión, ¡es de naturaleza religiosa!
Las designaciones corrientes nos encubren que estamos ante un hecho religioso, ante una religión-irreligiosa o antirreligiosa. La irreligión es la religión del hombre que insurge contra Dios y usurpa la condición divina.
Una religión, por otra parte, tan vieja como la religión bíblica.

La divinización del Hombre