Google+ Badge

viernes, 24 de julio de 2009

EL SEÑOR ABOMINA LA ADIVINACIÓN
Porque es la perdición del adivino
y de los que lo consultan

CUALQUIER FORMA DE ADIVINACION
ES ABOMINABLE PARA EL SEÑOR


¿Por qué la adivinación es un pecado contra el Buen Amor?
Porque atenta contra la verdad del hombre, pretendiendo hacerse como Dios en el saber
y por lo tanto se aparta del Buen Amor a Dios por la desobediencia y la soberbia.

+ Es ejercicio ilegal de la divinidad
+ Es usurpación de la divina Providencia
+ Supone la pretensión de saber lo que sólo el Señor puede saber
+ Reedita el pecado de Eva que quiso apoderarse del saber de Dios
+ Por eso ella y toda su descendencia perdieron el Paraíso
+ Los adivinos serán vomitados por la Tierra asqueada de ellos
+ Y también son excluidos del Reino de los Cielos y son excluidos de la vida eterna

+ La adivinación y la aspiración a la sabiduría indebida es una tentación de Satanás,
+ desde Eva en adelante y aparta de Dios,
+ dejando al adivino a merced de las fuerzas de Satanás el padre de la mentira,
+ que lo destruirá, puesto que Satanás es homicida desde el principio, como advierte Jesucristo.
+ A veces la adivinación se presenta en forma inocente y juguetona: lectura de la borra del café, de las manos, otras veces es más evidente y hasta profesionalizada: tirar las cartas, el I Ching, etc.
+ A veces, como en el caso del juego de la Copa, la Ouija, los jóvenes y aún niños que lo juegan, lo hacen movidos por curiosidad. Pero siempre los daña gravemente y puede ponerlos a disposición de Satanás. Algunos de ellos sufren daños espirituales muy graves: tentaciones, obsesiones, vejaciones, posesiones... que a veces resultan irreversibles y siempre cuesta mucho revertir.

LO QUE DIOS ENSEÑA ACERCA DE LA ADIVINACIÓN

1) LAS PROHIBICIONES
«No acudáis a nigromantes, ni consultéis a adivinos haciéndoos impuros por su causa.
Yo, El Señor, vuestro Dios” Levítico 19,31:
«No acudáis a nigromantes, ni consultéis a adivinos haciéndoos impuros por su causa.
Yo, El Señor, vuestro Dios. Levítico 20, 6: