Google+ Badge

lunes, 12 de julio de 2010

UNA MIRADA QUE SELLA UNA ALIANZA CON UNA IMPRONTA IMBORRABLE



ESE PRIMER ABRAZO Y MIRADA RECÍPROCA QUE SELLA UNA ALIANZA

El apego afectivo entre la madre y el recién nacido y cómo está siendo ignorado e impedido
-- Una mujer: “¡Cuánto dolor se genera en los servicios de neonatología, cuanta tortura emocional! ¿A quién le sorprende que tantas mujeres huyamos de nuestro servicio sanitario?” 
-- Y otra observa: “El parto natural es para que se genere el llamado vínculo afectivo primario madre-hijo, una impronta o grabación en la memoria de ambos de que son madre y e hijo, y nadie te va a engañar si esa impronta ocurrió”.
http://www.eListas.net/lista/apoyocesareas

Algunas madres que son separadas de su bebé recién nacido por protocolos sanatoriales perinatales, experimentan un disturbio afectivo de desapego con su bebé, que les cuesta superar y se preguntan a qué se debe.
He aquí cómo se lo preguntan unas a otras y se responden.
Una de ellas, que hemos llamado X5, da una explicación muy iluminadora, tomada de las enseñanzas del ginecólogo francés Michel Odent y que debería difundirse en nuestros sistemas sanitarios perinatales.

PREGUNTA LA MAMÁ X1
Hola a todas:
Soy [...] y tengo un bebé de 20 meses. Os escribo porque más de un año
después de mi parto, hay momentos en los que todavía siento que el niño no es mío y que no le quiero con toda la intensidad, o con los sentimientos de ternura con los que una madre debería querer a su hijo. Esto me hace sentir muy culpable.

Me fatigo cuidándolo en vez de disfrutarlo. Siento como si lo cuidara más por obligación que por otra cosa. Hay momentos en que le daría un chupete, biberón y lo mandaría a una guardería para sacármelo de encima.