Google+ Badge

domingo, 1 de enero de 2012

ABORTO Y VIOLENCIA SOCIAL

La admonitoria experiencia mexicana
¿Queremos algo semejante para el Uruguay? Aquí ya tenemos un caldo de cultivo semejante.



Carta del Padre Juan Rivas
La violencia en México no va a acabar por el contrario va a aumentar.
Esto lo vengo diciendo desde el día en que México votó por el aborto, por la violencia contra gente débil e indefensa.
El problema de la violencia, ciertamente, tiene muchas cabezas, y trae cola. Pero la violencia nace en un caldo de cultivo social donde la sociedad no quiere saber nada de Dios o ya no tiene tiempo para Él.
Los narcos no se reproducen por esporas, sino en la nata de una sociedad pagana, materialista, atea, de familias descompuestas, madres golpeadas, hijos sin padre ni madre, avaricia, ambición, ambientes de los antros y los casinos y todas mis amigas y amigos de la infancia se excusan diciendo que tienen derecho a hacer con su dinero lo que les venga en gana. ¡Adelante! pero esto y mucho más, es parte del "cultivo", de la "sopa primordial" donde nace la violencia.