Google+ Badge

viernes, 10 de febrero de 2012

JOSE LUIS SÁNCHEZ DEL RÍO - MÁRTIR CRISTERO de 14 años

El viernes 10 de febrero lo trasladaron al Mesón del Refugio, donde le anunciaron su muerte. 
Escribió para que su tía Magdalena le llevara la Sagrada Comunión.
A las once de la noche le desollaron los pies con un cuchillo, lo sacaron del mesón y lo obligaron a caminar a golpes hasta el cementerio.
Los vecinos escucharon cómo José iba gritando por el camino: “¡Viva Cristo Rey!”. Ya en el panteón, el jefe de la escolta ordenó que lo apuñalaran.
A cada herida José volvía a gritar: “¡Viva Cristo Rey!”.
Por crueldad le preguntaron si quería enviar un mensaje a su papá. José respondió: “¡Que nos veremos en el Cielo! ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Santa María de Guadalupe!”. Para acallar aquellos gritos, el jefe sacó su pistola y le disparó en la cabeza. José cayó bañado en sangre.
Eran las once y media de la noche del viernes 10 de febrero de 1928.
Uno de los testimonios del martirio fue la carta que José envió a su madre el lunes 6 de febrero de 1928, en la cual dice:


“Mi querida mamá: Fui hecho prisionero en combate este día. Creo que en los momentos actuales voy a morir; pero nada importa, mamá. Resígnate a la voluntad de Dios; yo muero muy contento porque muero en la raya al lado de Nuestro Señor. No te apures por mi muerte, que es lo que me mortifica. Antes, dile a mis otros hermanos que sigan el ejemplo del más chico, y tú haz la voluntad de nuestro Dios. Ten valor y mándame la bendición juntamente con la de mi padre. Salúdame a todos por última vez y tú recibe por último el corazón de tu hijo que tanto te quiere y verte antes de morir deseaba”.