Google+ Badge

viernes, 1 de junio de 2012

¿ES LICITA LA ADIVINACION POR MEDIO DE LOS ASTROS?

Los asuntos de amor inclinan a muchos a la adivinación. 


Desde deshojar una margarita hasta consultar adivinos, magos, oráculos, tarot, horóscopos...
Me ha parecido oportuno informar sobre este tema porque no todos tienen claro que la adivinación es un pecado de curiosidad y de superstición, aunque se presente con pretensiones de ser científico como las Cartas Astrales. O el oráculo chino I Ching, divulgado por Carl Jung. 
¡Siempre! dan pie a la intervención del demonio aunque no se lo quiera consultar conscientemente. Y son abominación a los ojos de Dios (Deuteronomio 18, 9-14)
Ofrezco este texto muy iluminador de Santo Tomás. Advierte que en toda adivinación interviene el demonio, aunque sea de contrabando.


RESPONDE SANTO TOMÁS DE AQUINO
 Suma Theologica, IIa IIae, Cuestión 95, Art. 5

Objeciones por las que parece que no es ilícita la adivinación por los astros.
 1. Es lícito predecir los efectos mediante el estudio de sus causas, como pronostican los médicos, por el curso de la enfermedad, que el enfermo va a morir. Pero los cuerpos celestes son causa de lo que pasa en este mundo, como dice Dionisio en IV De Div. Nom. . Luego la adivinación por los astros no es ilícita.
 2. la ciencia humana, como consta por las palabras del Filósofo en el comienzo de la Metaphys. , nace de la experiencia. Pero a base de muchos experimentos llegaron a descubrir algunos que ciertos sucesos futuros pueden pronosticarse por la observación de los astros. Luego no parece ilícito el empleo de tal adivinación.
 3. se dice que la adivinación es ilícita en el grado y medida en que se funda en pactos con los demonios. Pero esto no ocurre en la adivinación por los astros, en que se considera únicamente la posición en el espacio de estas criaturas de Dios. Luego parece que esta clase de adivinación nada tiene de ilícito.

 Contra esto:
está lo que dice San Agustín en el libro IV Confess. : No desistía yo por aquel tiempo de consultar a aquellos observadores de los astros que llamamos matemáticos, porque, según mi entender, ni ofrecían sacrificios ni dirigían súplicas de ninguna clase a los espíritus; prácticas estas que la piedad cristiana y verdadera rechaza y condena.

 Respondo:
Que, como queda indicado (a.1 ad 2; a.2), la adivinación que procede de opiniones falsas y vanas da lugar a la intervención del demonio, que intenta apresar al espíritu del hombre en las redes de la vanidad o del error; y que se basa en opiniones vanas o falsas quien por la observación de los astros quiere conocer con anterioridad aquellos sucesos futuros que, por tal procedimiento, no es posible conocer.

TEMOR DE AMOR

José María Pemán


No se acercan a Ti porque hueles a flores
del valle; y tus amores,
Señor, son un clarísimo destello.
No se acercan a Ti porque eres bello
y tienen miedo a que los enamores.


No te odian. Tienen miedo a la serena
mirada de tus ojos que no engaña.
No quieren pelear con la azucena.
Y les asusta el silbo de la caña.


Pudieran batallar mano con mano
y no dudaran batallar contigo;
mas temen que tu hechizo sobrehumano
haga amistades con el enemigo.


Temen subir a lo alto de la roca,
por no perder, arriba, el albedrío.
Les acobarda, Señor mío,
su misma pasión loca.


¡Tan sediento anda el mundo de tu boca
que le da miedo, a tanta sed, el río!


José María Pemán