Google+ Badge

viernes, 3 de agosto de 2012

LINDO TESTIMONIO: EL BUEN AMOR EN DIOS

Este testimonio nos convence de que el brazo del Señor no se ha encogido y que sigue obrando poderosamente en la vida de sus hijos

Querido Padre, días atrás recibí su correo  anunciando la aparición de sus dos nuevos libros y sentí el llamado de contactarme con Usted para compartirle sobre la buena marcha de mi noviazgo.

Solo para eso. Sin ningún otro motivo que manifestarle lo contenta que estoy y darle de nuevo gracias a Él; ya que me ha demostrado que para Él nada es imposible. Cuando yo había abandonado mi esperanza de que apareciera el hombre que me amara, Él me puso delante de ese hijo suyo y lo encomendó a mi amor. Tengo quien me ama y tengo a quien amar. Y eso me inflama el corazón de gratitud a mi Padre celestial y a Jesucristo su Hijo.

Gracias Dios, este novio mío, tiene, en mí, ahora, alguien en quien albergar su amor. Y yo tengo ahora un amor que recibir y hospedar en mi corazón: ese amor que