Google+ Badge

sábado, 25 de agosto de 2012

P.H. Bojorge - El demonio de la acedia 12/13:
Lucha y Victoria sobre la Acedia




Padre Horacio
Para mí es un gran placer escribirle desde Guadalajara en Jalisco, México, cuna de gran cantidad de Mártires y Beatos Cristeros que dieron su vida por Jesucristo Nuestro Señor. 

Conocí EWTN por mi Mamá. Ya anciana de 92 años de edad y que padece una enfermedad crónica que ha deteriorado mucho su movilidad.
 Ya tiene unos cinco años que no acude a participar de la Santa Misa, pero lo hace a través de EWTN. Igual participa del Santo Rosario a diario y Viacrucis los viernes, y todo el día está conectada a esta gran Obra.

De esta forma es que conocí de su obra, Padre Horacio Bojorge: EL DEMONIO DE LA ACEDIA.
 Fué el octavo capítulo de El demonio de la Acedia el que vi por primera vez, ya iniciado y cerca del final . Me interesó tanto que investigué y encontré sus episodios en Youtube. Los he visto todos y los he repetido más de una vez porque me fortalecen.

 He de confesarle que he logrado combatir al demonio en mi vida en aspectos en que lo tenía bien arraigado. Tal como un virus se adhiere a los tejidos de un organismo y vive crónicamente en el. Ha desenmascarado en mi conciencia la existencia íntima que tenemos con ese ser maligno enemigo de la obra de Dios Nuestro Señor.

Me ha hecho ver que el príncipe de las tinieblas habita entre nosotros porque no descansa y quiere que no exista la obra de Dios Nuestro Señor en la tierra. Ahora cada que siento necesidad acudo a escuchar al Padre Bojorge para iluminarme.

 Tengo cinco hijos. Al más pequeño, Tomás (de 7 años) hace 2 días lo invité a la Santa Misa de 8 de la noche. No me dijo sí a la primera. Tuve que insistir en 3 ocasiones... tenía pereza de asistir. Le expliqué que el demonio se vale de la pereza para alejarnos de las cosas de Dios.

Le dije que esa era la Acedia... Y para que me entendiera reproduje el episodio EL DEMONIO DE LA ACEDIA 5. A la mitad de la presentación lo detuvo. 
- Tomás, por qué lo detienes?
- Papi -me dijo-: es que las palabras del Padre son como las armas de San Miguel Arcángel... Esto me dejó sorprendido, maravillado!!!.

 Sentí que Dios Nuestro Señor estaba utilizando a Tomás para indicarme lo valioso de estas enseñanzas. Bueno yo ya lo sabía, ahora Él me lo estaba ratificando con las palabras de Tomás.

 Tomás es un Ángel. Y no lo digo porque es mi hijo. El es un ser muy especial. Conoce a San Miguel Arcángel por la oración que rezamos al final de la Santa Misa.

 Tomás tiene un síndrome que hace que sus músculos no tengan fuerza para tener una movilidad normal. Tiene el síndrome de Charcot Maríé Tooth.

 Siempre pido a la Sma. Virgen por él, y ahora veo que estoy siendo escuchado.
Le envío un cordial saludo en Cristo.