Google+ Badge

lunes, 10 de septiembre de 2012

AMORES COMPATIBLES - 7

Apenas se inicia el camino del trato esponsal con Jesucristo se experimentan efectos como los que nos cuenta esta hija en el Señor. Liberación de los pensamientos de  miedo, tristeza e ira.
Esos pensamientos de miedo, tristeza y/o ira yo los  llamo el tridente de Satanás.  Son las tres pasiones del alma referentes al mal, y que distraen de ver el bien. Con esas tres pasiones atormentan los demonios el alma de la mujer de la cual son enemigos jurados.
Pues bien: apenas comenzado el camino esponsal, esta hija ya experimenta la liberación de esos ataques que se produce al dialogar esponsalmente con el Señor sobre esos pensamiento de miedo, tristeza o ira: 

 Còmo està Padre, cómo llegó del viaje. Quiero darle infinitas gracias por todo lo que me dijo el sábado.
Usted no se imagina la luz de esperanza que tengo ahora tanto en el corazòn como en la cabeza.
Me está resultando màs sencillo descubrir las astucias del maligno, y estoy más atenta a no caer; y si caigo, enseguida trato de reparar poniéndome bajo el amparo de Nuestro Señor, ¡Mi Esposo! ¡Estoy tan contenta!
Hacìa mucho que no me sentìa así. Es como si un mar de dudas y tormentos, pensamientos de miedo, tristeza o de enojo, - como Usted dice, el tridente de Satanás con que atormenta nuestras almas de sus enemigas las mujeres -  
hubieran desaparecido de mí. No dejan de venir, pero ahora me doy cuenta y me vuelvo a hablar y a comentarlos con Jesucristo el Esposo de mi alma y huyen y se desvanecen como el humo.
Por supuesto que no dejo de sentir dolor porque mi papà y Alicia ya no están, pero es un dolor tan lleno de esperanza y certeza...., certeza del reencuentro, que casi no duele.
Así Padre, que muchísimas gracias por ser Tan Amigo de Dios y Dar lo que el mismo Dios le brinda! Alabado sea Nuestro Padre Celestial. y Su Hijo Jesucristo y El Espíritu Santo Consolador! y bendito sea usted Padre querido, por haber estado ahí y no haber rechazado mi llamado.
Que Dios lo siga abrazando en Su Infinita Misericordia y bendiciendo junto con Mamà Marìa. Gracias, lo quiero mucho.
No tengo problema de que publique lo que crea conveniente, no me molesta en lo absoluto.

A los pocos días me volvió a escribir lo que sigue


 Quiero contarle que estoy tan feliz, inmensamente feliz, no hay un día que no me despierte y le diga que Sí a mi Esposo. Renuevo todos los días mi Si a mi Jesús.

UN COMENTARIO QUE VA COMO ENTRADA

Recibí este comentario por correo electrónico. Y ya que la hija que me lo envía no lo mandó como comentario, yo me permito ponerlo como entrada.

Padre qué belleza el artículo publicado "Para entenderte mejor con tu marido".

Me ha emocionado, me hizo recordar a mis abuelos, que matrimonio más bonito, ella toda una dama ,muy femenina educada en el colegio Maria Auxiliadora, madre de 6 hijos, el un hombre muy bueno trabajador, luchador muy luchador,un poco terco medio bruto ( en buen sentido, de trabajador en el campo y eso ) y ella con que delicadeza lo convencía para todo, lo engrandecía.

Al igual que mis padres ,mi papá llegaba de trabajar y mi madre le tiene todo listo, ordenado, peparadito para que se bañe se arregle y aparece tan bonito por la casa todo planchadito arreglado, lo engrandece.

Qué ejemplos Padre me ha hecho emocionar . Matrimonios cristianos que luchan toda la vida por la familia, por los hijos por amor a Dios. Yo quiero eso, ser en ejemplo de esposa y madre y una gran servidora de Dios. Mi deseo es que todo lo que haga sea para servir y dar gloria a Dios, a mi Esposo divino, a mi esposo, a mis hijos y a toda persona que me necesite.

Sobre todo todo a Dios, Padre esto es lo único que me hace feliz, que me hace libre, el amor a Dios y sentirme su hija querida. un abrazooo , es hermoso lo que estas lecturas estan haciendo en mi alma, en mi corazón.
Carolina

(A esta hija no le importa que las cosas vayan firmadas, así que este nombre es el suyo.
Gracias por tus hermosos testimonios mi Reina.)

AMORES COMPATIBLES - 6

Ahora estoy meditando (y pidiendo) ser esposa de Mi Señor.
Cuando hace cosa de 2 años atrás leí un librito de Concepción Cabrera de Armida me cautivó. Me gustó muchísimo su estilo de ser madre, su modo de educar a los gurises, sus preocupaciones con respecto a ellos, su relación con el esposo, y otras tantas cosas.... pero no había caído en la relación: esposa del Esposo.
Ayer estaba en mi Hora Santa y en mi Biblia estaba buscando para leer Tobías... ¡Qué cosas tiene el Señor! ¡Es la primera vez que me doy cuenta de que me habló directamente Él!     

Padrecito: Acababa de leer en su blog ese artículo preciosísimo y muy, muy cierto sobre el modo cómo tratar o no tratar con el esposo. Y pensé: lo tengo que compartir con mis amigas!!...y cuando abro mi correo para enviarlo... ¿con qué me encuentro?... ¡con que me lo manda mi padrecito para mí!!. Gracias por esos detalles tan personales para con nosotros (mi esposo y yo).  Todo lo que sale en su blog lo leo, porque es una de las pocas y habituales páginas que visito.

Ahora estoy meditando (y pidiendo) ser esposa de Mi Señor.
Cuando hace cosa de 2 años atrás leí un librito de la Venerable mexicana Concepción Cabrera de Armida, me cautivó. Me gustó muchísimo su estilo de ser madre, su modo de educar a los gurises, sus preocupaciones con respecto a ellos, su relación con el esposo, y otras tantas cosas.... pero no había caído en la relación: esposa del Esposo.

 Pero desde que usted la hace notar, buscar, desear en sus "cartitas" a sus hijas, en sus entradas en el Blog, he estado meditándolo mucho. Por un lado veo la belleza de serlo, el deseo profundo del alma (muchas veces, hace más de 5 años atrás rezando frente al Sagrario pensaba que había como un paralelo entre mi relación de esposa con mi esposo y con Jesús, pero como algo borroso, no claro... solo muchas semejanzas... pero no me atrevía a pensar más).

PARA ENTENDERTE MEJOR CON TU MARIDO


TUTORES PARA TOMATES 
10 setiembre 2011
 Tomado del Blog: http://eccechristianus.wordpress.com/2011/09/10/comentarios-eleison-217-tutores-para-tomates/

 Hace poco tiempo, una esposa y madre me dijo que estaba teniendo muchas dificultades en hablar con su esposo. Casi no podían conversar sobre lo que andaba mal sin terminar muy enojados entre sí.

Acertadamente o no, percibí que el problema de ella radicaba en la negación universal, deliberada y diabólica del papel maravillosamente complementario concebido por Dios para el hombre y la mujer en el matrimonio.

Lo que sigue es lo que escribí para ella. Me dijo que le ayudó. Ojalá pueda ayudar a otras

¡Entre paréntesis, señoras, yo NO pienso que todo el problema esté del lado de ustedes! Lamento que su matrimonio pase por momentos ásperos.