Google+ Badge

viernes, 7 de diciembre de 2012

CADA VEZ MÁS ENAMORADA DE MI JESÚS...

"Siempre me sorprende la bondad de mi Esposo y Su delicadeza para conmigo. Sin duda es el mejor de los esposos. 
Y también me pasa que me angustia ver y saber las cosas que están pasando y el tema del aborto en nuestro país. 
Es algo que me duele muy profundo.

Desde hace unos días, usted sabe que me parece ver el infierno y cantidad de personas cayendo en él"


Nuestro Señor, mi Esposo, me está enseñando a tener más paciencia, confiar en Él y esperar sin discutir con mi hija. Ella ahora ya volvió a casa. No corta totalmente con esas otras personas, pero al menos, está en casa. Y, de apoco, Dios va obrando.

Yo cada vez más enamorada de mi Jesús. No creo que mi hija tenga un cambio radical como me gustaría, es decir, sigo luchando contra Satanás, y contra mí misma, con paciencia, pero tengo la sensación de que estoy más atenta, de que, aunque muchas veces son las que caigo, otras muchas son las que el Espíritu me sopla y me evita caer.

Siempre me sorprende la bondad de mi Esposo y Su delicadeza para conmigo. Sin duda es el mejor de los Esposos. Y también me pasa que me angustia ver y saber las cosas que están pasando y el tema del aborto en nuestro país. Es algo que me duele muy profundo.
Desde hace unos días, usted sabe que me parece ver el infierno y cantidad de personas cayendo en él.

Resulta que yo llego a mi casa, me siento frente al jardín que está lleno de plantas, no prendo tele ni radio, ni música; sólo escucho los ruidos naturales de los pájaros y de la naturaleza.
Me pongo a tejer (porque tejo para ayudarme en la economía) y primero siento un olor muy fuerte a flores [signo de la presencia de la Virgen], le agradezco a Nuestra Mamá que esté conmigo y por momentos, me parece ver a mi amiga fallecida, sonriendo. La tengo muy presente, la extraño pero sin angustia, y rezo ofreciendo cada punto del tejido por las almas del purgatorio, como hacía Sor Faustina, y le pido a Mamá María que vaya sacando una a una del purgatorio,

Pero por momentos me viene esa imagen del infierno, es un dolor!... ver que tantos caen, y pienso en mis hijos, mis amigas, mis compañeros, en tantos... y en mi misma; no quiero ir al infierno
Padre, es espantoso las imágenes que vi, y no quiero que mis seres queridos se vayan ahí. Padre, qué lucha... y qué dolor siente Nuestra Mamá por todos los que se pierden, y lo peor, es que muchos no quieren escuchar. Bueno Padre, espero verlo pronto, un gran abrazo y muchísimas bendiciones.

Querida hija:
Puedo verte en estos días si quieres venir. Me escribes sobe el infierno y las imágenes que viste. ¿Qué viste? Escríbeme eso para mostrarle a los que no creen. Tp

Padre,
es por momentos [que ve ella lo del infierno], cuando estoy tranquila  tejiendo y sin ruidos, más que con los pájaros y los sonidos del silencio, que me encanta, comienzo a sentir olor a flores [que interpreta como signo de la presencia de la Virgen] ´Le agradezco a Mamá María por estar conmigo y le pido que cada punto que haga sea un alma del purgatorio que Ella lleve al cielo, como lo hacía sor Faustina.

Y entonces se me aparece la imagen del infierno, todo rojo y mucho fuego pero lo peor es ver a tantas personas cayendo dentro, no oigo nada pero veo sus rostros de desesperación y son muchísimas, infinidad , algunas quieren escapar pero ya no pueden y aunque no veo qué hacen, me dan como náuseas y me da angustia no poder hacer nada,  no oigo pero como que siento la presencia de Satanás riéndose y burlándose satisfecho de lo que logra, y pienso en todos los que amo y oro.

Creía que era cosa de mi imaginación y ayer en el grupo de oración me lo confirmó, y la Virgen llora mucho porque el mayor pecado de estos tiempos es el aborto y la falta de decencia y moral,

Mi Esposo lo confirmó a través de la Biblia y a través de otra hermana que le está pasando lo mismo.

Dios está pidiendo mucha oración por la humanidad. No se sí pude serle clara y sí se entiende, porque es difícil explicar con palabras.

Lo curioso, es que no me da miedo, sí dolor pero no siento miedo y no pierdo la paz, como sí La Virgen, sin verla, está conmigo .

Un abrazo en Cristo y nos comunicamos para vernos

DE SI PUEDE HABER LUJURIA DENTRO DEL MATRIMONIO (2 de 2)

San Agustín Del Bien del Matrimonio
La concupiscencia y el bien del matrimonio

Libro I. La santidad del matrimonio Cristiano Parte I: 
A) El matrimonio es esencialmente bueno
III. 3. El bienaventurado apóstol Pablo muestra que la castidad conyugal es un don de Dios cuando, hablando sobre ella, dice: Quiero que todos los hombres fuesen como yo, pero cada uno ha recibido de Dios su propio don: uno de este modo, otro de otro (1ª Corintios 7, 7).
Así, pues, afirmó que también este don proviene de Dios. Y, aunque sea inferior a la continencia, en la que habría deseado que todos estuvieran como él, sin embargo, es un don de Dios.
De aquí comprendemos, cuando se aconseja que se hagan estas cosas, que solamente se da a entender la necesidad de que exista en nosotros la voluntad propia de recibirlas y conservarlas. Ciertamente, cuando se ve que son dones de Dios -al que se han de pedir, si no se tienen, y al que se ha de agradecer, si se poseen-, uno se da cuenta de que, sin la ayuda divina, nuestra voluntad tiene poca fuerza para desear, conseguir y conservar estas cosas. […]


En los no creyentes
IV. 5. Así, pues, la unión del hombre y la mujer, causa de la generación, constituye el bien natural del matrimonio. Pero usa mal de este bien quien usa de él como las bestias, de modo que su intención se encuentra en la voluntad de la pasión y no en la voluntad de la procreación.
Aunque en algunos animales privados de razón -por ejemplo, en la mayor parte de los pájaros- también se observa como un cierto pacto conyugal; así, el ingenio de construir los nidos, el tiempo dividido en turnos para incubar los huevos y los trabajos sucesivos de alimentar los polluelos hacen ver que al juntarse se preocupan más por asegurar la especie que de saciar el placer. De estas dos cosas, la primera hace al animal semejante al hombre; la segunda, al hombre semejante al animal.