Google+ Badge

domingo, 17 de febrero de 2013

AMADA ROSA PÉREZ
LO TENÍA TODO PERO MI CORAZÓN VACÍO

Testimonio de una modelo convertida al catolicismo
La vaciedad de la vida mundana

 

 Completo con subtítulos en portugués

¿DE BIKINI UNA HIJA DE DIOS?


Soy católica por eso NO uso bikini
Me escribe Guadalupe y lo publico

Me decidí a escribir esto después de ver a católicas de distintas edades, una mujer de más de 40 (mamá de varios hijos, algunos ya adolecentes), otras de casi 30, una joven de unos 20 y a niñas de menos de 10 años, usando bikini. Debo admitir que yo no vestía muy bien en mi juventud, tal vez por eso es que ahora comprendo su gravedad.

Me chocó tanto ver a estas mujeres y niñas católicas comprometidas, mostrando algo que yo no quería, ni debía ver. Es como que esas niñas estuvieran en ropa interior, ¿qué tiene acaso de diferente, la tela? ¿Qué diferencia hay entre las partes que cubre una bikini y las que cubre la ropa interior? La cantidad es exactamente igual, un trozo mínimo. ¿Qué contradictorio no?

Tuve la gracia de tener un buen novio que me advirtió lo que provocaba mi mal vestir, vaya saber cuántos habrán pecado por mi culpa. Las mujeres tenemos una inocencia a medias en estos temas. ¿Imaginen lo que provoca en un hombre?, lo que provoca en un hombre no podemos dimensionarlo, pero si entendiendo su distinta psicología ayudarlo. Por caridad y atendiendo a su debilidad es que también debemos ser pudorosas.

Un hombre cuando ve una mujer vestida provocativa, la despersonaliza, “es para él como un pedazo de carne” decía un hombre muy sabio y experimentado. Si!, un pedazo de carne, como un asado, no tienen ningún sentimiento más hacia eso, solo un deseo de comer la carne, son las pasiones desordenadas… no hay más planteo, no los une algo emocional (así funciona la mente del hombre, no la nuestra). Ustedes han notado que muchas de las vedettes que tienen cuerpos pulposos no tienen rostros bellos. Es que al hombre no le interesa, ve una chica por la calle con un escote y ve escote, no ve ni el resto, ni siquiera se acuerda del color de ropa que llevaba, ni ningún detalle, hasta muchas veces no recuerda ni su color de pelo.