Google+ Badge

viernes, 20 de septiembre de 2013

EL BUEN AMOR SEGÚN BENEDICTO XVI

¿Qué nos dice Benedicto XVI sobre el amor humano?
 Mucho y con profundidad, además del mensaje sobre la caridad teologal:
Benedicto XVI enriquece la dimensión humana del amor-amar.

Ante tantas definiciones y vivencias del valor más universal, del motor decisivo del hombre y de la experiencia más deseada en la vida social, merece la pena reflexionar sobre textos fundamentales que encontramos en la encíclica de Benedicto XVI, Deus caritas est, Dios es amor (2005) sobre: lo que no es el amor, lo que implica todo amor, y en qué consista el amor auténtico.

 Lo que no es el amor El criterio y la vivencia reducida, pues el amor supera al sentimiento, engloba a toda la persona, cuerpo y espíritu, integra las dos dimensiones, ascendente y descendente, supera al eros que necesita disciplina y purificación..

Supera al sentimiento “En el desarrollo de este encuentro se muestra también claramente que el amor no es solamente un sentimiento. Los sentimientos van y vienen. Pueden ser una maravillosa chispa inicial, pero no son la totalidad del amor” (DCE 17). Quien ama es la persona

“El epicúreo Gassendi, bromeando, se dirigió a Descartes con el saludo: « ¡Oh Alma! ». Y Descartes replicó: « ¡Oh Carne! ». Pero ni la carne ni el espíritu aman: es el hombre, la persona, la que ama como criatura unitaria, de la cual forman parte el cuerpo y el alma” (DCE 5).

Presencia del cuerpo y del espíritu “Si el hombre pretendiera ser sólo espíritu y quisiera rechazar la carne como si fuera una herencia meramente animal, espíritu y cuerpo perderían su dignidad. Si, por el contrario, repudia el espíritu y por tanto considera la materia, el cuerpo, como una realidad exclusiva, malogra igualmente su grandeza” (DCE 5).

Amor ascendente y amor descendente “A menudo, en el debate filosófico y teológico, estas distinciones se han radicalizado hasta el punto de contraponerse entre sí: lo típicamente cristiano sería el amor descendente, oblativo, el agapé precisamente; la cultura no cristiana, por el contrario, sobre todo la griega, se caracterizaría por el amor ascendente, vehemente y posesivo, es decir, el eros. Si se llevara al extremo este antagonismo, la esencia del cristianismo quedaría desvinculada de las relaciones vitales fundamentales de la existencia humana y constituiría un mundo del todo singular, que tal vez podría considerarse admirable, pero netamente apartado del conjunto de la vida humana.

En realidad, eros y agapé —amor ascendente y amor descendente— nunca llegan a separarse completamente” (DCE 7). El falso eros (El AT) “no obstante, en modo alguno rechazó con ello el eros como tal, sino que declaró guerra a su desviación destructora, puesto que la falsa divinización del eros que se produce en esos casos lo priva de su dignidad divina y lo deshumaniza” (DCE 4).

El eros necesita disciplina y purificación “Por eso, el eros ebrio e indisciplinado no es elevación, «éxtasis» hacia lo divino, sino caída, degradación del hombre. Resulta así evidente que el eros necesita disciplina y purificación para dar al hombre, no el placer de un instante, sino un modo de hacerle pregustar en cierta manera lo más alto de su existencia, esa felicidad a la que tiende todo nuestro ser” (DCE 4).

 Lo que implica el amor Ante el abuso y confusión, urge resaltar la salida del yo al hablar del amor que incluye el eroso y el agapé sin separar las diversas dimensiones integrantes.. Abuso y confusión “El término «amor» se ha convertido hoy en una de las palabras más utilizadas y también de las que más se abusa, a la cual damos acepciones totalmente diferentes (DCE 2)”.

 La salida del “yo” “Ciertamente, el amor es «éxtasis», pero no en el sentido de arrebato momentáneo, sino como camino permanente, como un salir del yo cerrado en sí mismo hacia su liberación en la entrega de sí y, precisamente de este modo, hacia el reencuentro consigo mismo, más aún, hacia el descubrimiento de Dios” (DCE 6): Varias perspectivas “A este propósito, nos hemos encontrado con las dos palabras fundamentales: eros como término para el amor «mundano» y agapé como denominación del amor fundado en la fe y plasmado por ella. Con frecuencia, ambas se contraponen, una como amor «ascendente», y como amor «descendente» la otra” (DCE 7).

“Hay otras clasificaciones afines, como por ejemplo, la distinción entre amor posesivo y amor oblativo (amor concupiscentiae – amor benevolentiae), al que a veces se añade también el amor que tiende al propio provecho” (DCE 7).

“En el fondo, el «amor» es una única realidad, si bien con diversas dimensiones; según los casos, una u otra puede destacar más. Pero cuando las dos dimensiones se separan completamente una de otra, se produce una caricatura o, en todo caso, una forma mermada del amor (DCE 8).

 El auténtico amor

Para encontrar el amor auténtico necesitamos una buena fundamentación, el camino de la purificación para llegar a la meta de la exclusividad y del para siempre de la felicidad ajena. De este modo el eros se convertirá en el amor que abarca todas las potencialidades humanas. Su fundamento “Esto depende ante todo de la constitución del ser humano, que está compuesto de cuerpo y alma. El hombre es realmente él mismo cuando cuerpo y alma forman una unidad íntima; el desafío del eros puede considerarse superado cuando se logra esta unificación” (DCE 5)
El camino
“Pero, al mismo tiempo, se constata que el camino para lograr esta meta no consiste simplemente en dejarse dominar por el instinto. Hace falta una purificación y maduración, que incluyen también la renuncia. Esto no es rechazar el eros ni “envenenarlo”, sino sanearlo para que alcance su verdadera grandeza” (DCE 5).


“Sólo cuando ambos se funden verdaderamente en una unidad, el hombre es plenamente él mismo. Únicamente de este modo el amor —el eros— puede madurar hasta su verdadera grandeza” (DCE 5).
La meta “El desarrollo del amor hacia sus más altas cotas y su más íntima pureza conlleva el que ahora aspire a lo definitivo, y esto en un doble sentido: en cuanto implica exclusividad —sólo esta persona—, y en el sentido del «para siempre». El amor engloba la existencia entera y en todas sus dimensiones, incluido también el tiempo. No podría ser de otra manera, puesto que su promesa apunta a lo definitivo: el amor tiende a la eternidad” (DCE 6).

La integración “Si bien el eros inicialmente es sobre todo vehemente, ascendente —fascinación por la gran promesa de felicidad—, al aproximarse la persona al otro se planteará cada vez menos cuestiones sobre sí misma, para buscar cada vez más la felicidad del otro, se preocupará de él, se entregará y deseará «ser para» el otro. Así, el momento del agapé se inserta en el eros inicial; de otro modo, se desvirtúa y pierde también su propia naturaleza.

Por otro lado, el hombre tampoco puede vivir exclusivamente del amor oblativo, descendente. No puede dar únicamente y siempre, también debe recibir. Quien quiere dar amor, debe a su vez recibirlo como don. Es cierto —como nos dice el Señor— que el hombre puede convertirse en fuente de la que manan ríos de agua viva (cf. Jn 7, 37-38)”. (DCE 7)

El fruto: eros convertido en amor “Al principio hemos hablado del proceso de purificación y maduración mediante el cual el eros llega a ser totalmente él mismo y se convierte en amor en el pleno sentido de la palabra. Es propio de la madurez del amor que abarque todas las potencialidades del hombre e incluya, por así decir, al hombre en su integridad” (DCE 17). [07.03.11 | 08:01. Archivado en Iglesia]

 Tomado de: Periodista digital - Urbano Sánchez García http://blogs.periodistadigital.com/seryvivirhoy.php/2011/03/07/ique-nos-dice-benedicto-xvi-sobre-el-amo