Google+ Badge

viernes, 18 de octubre de 2013

EDUCAR EN EL PUDOR DESDE BEBITOS
A HERMANITOS Y HERMANITAS


EDUCAR EN EL PUDOR 
DESDE BEBITOS
Una mamá responde

MI CONSULTA
Querida hija:
Tengo otra pregunta para hacerte que puede ser útil para muchas mamás que me han consultado al respecto.
¿Cómo te manejas teniendo un varoncito y una niña para todo lo que es pudor, curiosidad por el cuerpo del otro, en vistas a una relación futura pura y casta entre hermano y hermana?
Porque muchas veces, sobre todo a partir de la pubertad, se producen abusos sexuales entre hermanos, o entre primos, o los niños son víctimas de abusos sexuales por parte de familiares o empleados...
A ver cuál es tu visión y práctica materna... 
porque de esto se habla poco o casi no se habla; ni hay doctrina y práctica clara.
Padre Horacio

RESPUESTA DE ESTA MAMÁ
Querido Padre, aquí le envío lo que escribí sobre el pudor.
María G.

Entiendo bien la pregunta. Es una cuestión que me preocupa, no por el tema concreto y extremo del abuso, que ni se me pasó por la cabeza, pero sí en cuanto al trato respetuoso del propio cuerpo y el del otro. Y soy consciente de que el tema del pudor está en estrecha relación con la castidad, con la mirada decorosa, con la delicadeza en las palabras, gestos, con la vestimenta, evitando la desnudez, tan propia de las modas de hoy en día, especialmente la femenina.

Mi experiencia tiene la particularidad que mis nenes son chiquitos (la nena dos años y el varoncito cuatro años). Vivimos en el campo, en un ambiente sano, religioso y alejados de las inmundicias mundanas. No van a la escuela y el único contacto con niños que tienen es con dos primitas. Si se llevaran más tiempo, seguro que hubiera cambiado las reglas de juego que cuento más abajo.