Google+ Badge

viernes, 25 de octubre de 2013

SEXO POR EL SEXO:
GRAVES CONSECUENCIAS

Quiero publicar como entrada mi respuesta a un comentario de Elías a la entrada
Castidad y pureza de Corazón. Aprovecho para ampliar aquí mi respuesta.

Hola Padre Horacio,
me llamo Elías y quisiera que me dijera: hay consecuencias en las personas que han tenido sexo casual y/o relaciones sexuales sostenidas? 
Gracias por su atención de antemano y que Dios lo bendiga.

[La foto: El que descubre la desnudez de una mujer y mira así a una mujer ya cometió adulterio con ella en su corazón (Mateo 5, 27-28)]

Estimado Elías:
Las consecuencias son muy graves. La primera de todas es el pecado, o sea la desobediencia rebelde al sabio precepto de Dios en la sexta prescripción del decálogo. El pecado es una falta de sabiduría, es necedad. Es también arrogancia y falta de humildad ante el consejo del más sabio que es Dios. Por lo tanto es un acto de soberbia.

Lo que Dios quiere preservar con el sexo precepto del decálogo es precisamente el tesoro humano del amor casto y de la pureza del corazón, como digo en la entrada que acabas de comentar.
http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2013/03/castidad-pureza-de-corazon.html
Esta consecuencia es reparable, en cuanto a la culpa, por la conversión, la penitencia, el arrepentimiento, la confesión sincera y la enmienda (cuando la adicción contraída la hace posible, lo que no siempre es así).

Pero el perdón de la culpa no borra las penas que son, muchas de ellas, irreparables.
Se llama penas a las malas consecuencias físicas, psicológicas, espirituales de los pecados y en este caso de los actos sexuales desvinculados de la unión amorosa esponsal y de la intención de engendrar hijos. Es decir fuera del matrimonio.

El sexo por el sexo congela a la persona en una especie de autismo psicológico, o sea de incapacidad para comunicarse y sobre todo para entregarse, para darse a sí mismo. Lo encierra en la burbuja de su yo. Y al desviar del camino del amor, que es el que hace humano al ser humano, lo desmotiva para las grandes empresas que inspira el amor, lo esteriliza para la fecundidad humana plena que genera el amor. Encierra al ser humano en sí mismo y por eso lo deshumaniza.