Google+ Badge

martes, 24 de junio de 2014

PUEBLOS SIN ÉPICA

Pueblos sin épica
23 de junio de 2014


 Por Juan Manuel de Prada


DECÍA Somerset Maugham que «el periodismo deportivo es la literatura de los pueblos sin épica; pero al menos, poniéndolos a escribir crónicas de fútbol, nos libera de la amargura de los malos escritores». No es magro beneficio, pues, el que el fútbol proporciona a las sociedades, si en verdad las libera de la amargura de los malos escritores, poniéndolos a escribir crónicas de fútbol; pues, como nos decía Unamuno sobre Azaña, un escritor sin lectores es la persona más temible del mundo. Tal vez si a Azaña lo hubiesen puesto a escribir crónicas de fútbol, los demócratas de antaño no se hubiesen puesto las botas a quemar conventos; y los demócratas de hogaño, deseosos de quemarlos otra vez, no añorarían tanto la Segunda República, con lo que al menos nos ahorraríamos la tabarra de las banderitas tricolores.



La eliminación de los tiquitaqueros nos ha exonerado de leer cada día tropecientas crónicas de fútbol perpetradas por malos escritores; aunque temo que la ociosidad termine despertándoles a todos la amargura, anestesiada por las vicisitudes ineptas del tiquitaca, y, viéndose de repente sin lectores como Azaña, acaben poniéndose a escribir soflamas regadas de espumarajos y anacolutos en favor de la Tercera República. Escribía Spengler en La decadencia de Occidente que, en las sociedades decadentes, la tensión espiritual es suplantada por la tensión corpórea del deporte. La tensión espiritual, que es la propia de los pueblos con épica, eleva al hombre y lo empuja a realizar hazañas gloriosas y trabajos ímprobos; y, llegada la hora de la derrota, inspira espíritu de sacrificio y santa resignación. La tensión corpórea, por el contrario, solo engendra el entusiasmo de la bravuconería y la exultación del matonismo; y, llegada la hora de la derrota, solo inspira una amalgama de derrotismo y rabia que enfanga a los pueblos en las pasiones más abyectas.



Wenceslao Fernández Flórez, en una deliciosa sátira contra el deporte titulada El sistema Pelegrín, desgranaba las bajas pasiones que alimenta el fútbol: «Al espectador no le importa nada el fútbol, aunque sostenga frenéticamente lo contrario. Ni le interesa que exista una humanidad vigorosa, ni que tal o cual individuo aislado tenga desarrollados al máximo sus bíceps o sus músculos gemelos. Tampoco le importa que el equipo más ligero, más enérgico o mejor preparado triunfe. Lo que le interesa, lo que persigue con intransigencia permanente, con avidez enfermiza, es el éxito de un cierto grupo, al que adscribe sus simpatías por razones de vecindad, de amistad o de una difusa preferencia enraizada a veces en las causas más incongruentes. El hombre enamorado quiere porque sí. El fanático de un equipo procede por la misma razón».



Siempre fue España un país de gentes que quieren «porque sí»; pues el español es por naturaleza hombre de querencias (y también de aversiones) inexplicables. Y el fútbol de los tiquitaqueros no ha hecho sino exagerar este rasgo, envileciéndolo fatalmente de una puerilidad que, mientras dura la fiesta, parece patriotismo; pero que realmente es la efervescencia propia de un pueblo sin épica que disimula su inanidad y poltronería de forma risible y penosa a un tiempo, mostrando mayor agitación, ansiedad más viva e inquietud más torturadora ante once maromos pegando patadas a una pelota que ante los muros ya desmoronados de su patria, que ni siquiera se molesta en mirar.



La eliminación de los tiquitaqueros es el justo castigo para un pueblo sin épica. ¡Pero que Dios nos libre de la amargura de los malos escritores que ahora se han quedado sin excusa para sus derramamientos verbales!