Google+ Badge

Mostrando entradas con la etiqueta Jesús. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jesús. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de junio de 2014

LA VERDADERA COMPASIÓN [10 de 20]
Jesucristo Maestro de verdadera misericordia



"Bienaventurados los misericordiosos 
porque ellos alcanzarán misericordia"
Es decir, el Padre los tratará con misericordia.
La Sagrada Escritura se refiere a varios aspectos de la misericordia de Jesús.
No todos ellos son la misericordia específica a la que se refiere la quinta bienaventuranza.

a.- Está, en primer lugar, la compasión o misericordia pasión, como conmoción de las entrañas (en griego: splagjnús) por el mal físico o espiritual de alguien. Por ejemplo la compasión, que siente Jesús por la enfermedad del leproso: "Compadecido (conmovido en sus entrañas) de él, Jesús extendió la mano, lo tocó y dijo: >quiero, queda limpio'. Y al instante quedó limpio de su lepra"  (Marcos 1, 41). Jesús se siente igualmente conmovido por la ignorancia y abandono en que estaba la muchedumbre, como ovejas sin pastor: "Y saliendo, vio la gran muchedumbre, y se compadeció (esplagjnusthe = se le conmovieron las entrañas) de ellos porque eran como ovejas sin pastor, y comenzó a enseñarles muchas cosas" (Marcos 6,34)


b.- Se habla también, en segundo lugar, de que Jesús es un Sumo Sacerdote misericordioso, refiriéndose a su capacidad de comprensión y de participación solidaria en los mismos sufrimientos y debilidades humanas, que, por haberse hecho hombre, él conoció por experiencia propia: "debía ser hecho en todo semejante a sus hermanos, para hacerse misericordioso (eleemón génetai) y Sumo sacerdote fiel (pistós) en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados" (Hebreos 2, 17-18). "No tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras flaquezas (sumpathésai tais asthenéiais hemón), sino probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado"  (Hebreos 4, 15). Pero la bienaventuranza sin excluir estos aspectos se refiere principalmente a otro aspecto de la misericordia.

4) La misericordia a que se refiere la bienaventuranza, es la bondad perdonadora del Padre, que lo mueve a tomar la iniciativa de sanar y salvar a los malos y enemigos: "Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él" (Juan 3, 16-17)

5) Jesús, el enviado con esa misión, hace visible la misericordia del Padre. El viene por los que tienen necesidad de salvación y esa es la suprema misericordia, porque es la compasión por el mal supremo: "no tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores" (Marcos 2,17). Celebrando la conversión del publicano Zaqueo, Jesús afirma: "El Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido" (Lucas 19,10). En otras palabras, la misión del Hijo del Hombre es una misión de misericordia salvífica; "Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad plena" (1 Tim 2, 3). 

martes, 28 de agosto de 2012

P.Horacio Bojorge - El demonio de la acedia 13/13
La Civilización del Amor




  Eco:
Estimado Padre:
 Gracias por esa serie sobre el demonio de la acedia. Reconozco en ella un sentimiento que me ha atacado durante toda mi vida-ahora tengo 72 años. He seguido proclamando la palabra como profesora de Biblia pero lo que ensenaba no tacaba mi alma. A veces preguntaba, ¿qué es la alegría o el gozo en el Señor? Era algo que no se había hecho para mí. Quiero orar para que este demonio de la acedia se aparte de mí.  ¿Recomienda alguna oración además de la de s. Miguel Arcángel? Alina

 Muy estimada Alina:
¡Muchas gracias por su eco a estos videos!
En cuanto a su pregunta, la remito al capítulo séptimo de mi libro “En mi sed me dieron vinagre”. Puede verlo en Catholic.net:  http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=143&capitulo=1304

 Y también trato acerca de los remedios en los video 11 y 12 de la serie "El Demonio de la Acedia":

 El 11: http://www.youtube.com/watch?v=hcFG79xf2Sg
 El 12: http://www.youtube.com/watch?v=zhyYHe42fow

 Lo adecuado no es enfrentar al demonio, sino contemplar los bienes divinos con el corazón. 
La letra de la Escritura también puede matar si no se la lee con el Espíritu y el corazón.

 Le recomiendo que escuche, explicaciones de las Sagradas Escrituras animadas por el Espíritu de Amor que inspiró a los que las escribieron. Habría muchas para indicarle.
 Me limitaré a aconsejarle las abundantes y profundas del P. Jesús Villarroel O.P. que contagian amor. Le adjunto los enlaces a los comentarios al Cantar de los Cantares. http://gratuidad.com/09_Ejercicios/071201_Oseira/071201_Oseira.htm

 Todas sus predicaciones en la página http://www.frayescoba.info/

 Y también le ofrezco mis meditaciones sobre la vida filial a la luz del Sermón de la Montaña y las Bienaventuranzas ¡Cómo desearía que ellas incendiaran el mundo entero en el amor divino! http://es.catholic.net/escritoresactuales/403/2083/articulo.php?id=1968