Google+ Badge

miércoles, 31 de diciembre de 2008

ORÍGENES DE LA DESACRALIZACIÓN
DEL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

Lutero y la desacralización
Algunos historiadores, antropólogos y psicólogos, han notado cómo Lutero, al negarle carácter sacramental al matrimonio, no solamente se separó de la visión católica, sino que abrió el camino al proceso de desacralización y secularización del matrimonio y la familia que culmina ante nuestros ojos en nuestros días.

“Es con Lutero, y más en general, con la Reforma – afirma Claudio Risé - que, dos siglos antes del desencadenamiento de la furia de las revoluciones burguesas contra lo sagrado, comienza la desacralización y secularización de la familia”.
“Las consecuencias jurídicas de la doctrina de Lutero acerca del matrimonio – continúa afirmando - se han visto solamente 250 años más tarde. Es también con Lutero, - quien motejaba a su mujer como ‘la doctora Catita” --, que comienza la transferencia de las responsabilidades educativas de los hijos, de manos del padre a las manos de la madre”.
En efecto, a partir de entonces reducirá el rol del padre a lo económico [alimentación y provisión de servicios] y comenzará el progresivo debilitamiento de la cultura paterna y de la patria potestad. [Véase Claudio Risé, Il Padre, l’assente inaccettabile, Ed. San Paolo, Milano 2003, págs. 50-51, que cita a J. Heckel, Lex Charitatis, München 1953].
Claro está que esa el rol de padre es algo que muchos varones desercionan sin que nadie se lo imponga desde fuera, a no ser la misma cultura dominante que no hace nada por fomentar la cultura del varón paterno y responsable. Pero ¿cuáles son las raíces de esa cultura signada manifiestamente por su fobia anticatólica?

“La Reforma protestante – afirma D. Lentzen - tuvo un rol determinante en promover el debilitamiento conjunto de la figura paterna tanto humana como divina, y en preparar la deriva secularista de la familia.

LA SANTIDAD DEL AMOR MATRIMONIAL
EN UNA PERSPECTIVA JUDÍA

Me he referido a la santidad del matrimonio en la perspectiva de la Alianza Mosaica.
Hace un tiempo encontré en una página web unas hermosas consideraciones sobre “El verdadero amor”, que se refieren a lo que yo llamo, parecidamente, "el buen amor" esponsal, fundado en una fuerte vinculación religiosa de ambos esposos con el Señor, como la condición para su autenticidad y perdurabilidad.
Esta página, que traduje y reproduzco aquí, enseña que el secreto del "verdadero amor" esponsal no está en el plano sexual sino en el plano religioso. Consiste en que los esposos compartan y estén unidos en un mismo amor al Señor. Dice así:

El Verdadero Amor
¿Existe realmente? ¿Cómo lograrlo? ¿Puede durar?

http://www.greatjewishmusic.com/Moods/Torah-Vayetze.htm
La respuesta a la última pregunta es afirmativa, y es la clave para responder a las dos anteriores. En la sociedad moderna, los conceptos de amor y sexo se han confundido terriblemente. Esto ha hecho mucho daño y ha tenido un gran costo humano. El sexo es la culminación de un amor verdadero, pero no indica necesariamente su existencia.
Por ejemplo: lamentablemente, esta falsa ecuación [sexo = amor] ha provocado, o ha engañado, a algunas personalidades modernas, para hacer una terrible tergiversación de las historias bíblicas que relatan la amistad del Rey David y Jonathan, por ejemplo (quiera guardarnos El Nombre de estas afirmaciones ofensivas).

martes, 30 de diciembre de 2008

DE LA SANTIDAD A LA SACRALIDAD

Dos formas y dos etapas religiosas
del matrimonio y la familia
según la revelación bíblica:

EL BUEN AMOR ENTRE NOSOTROS
1. LA SANTIDAD
El matrimonio y la familia en el Antiguo Testamento

El motivo por el cual en el Antiguo Testamento, la familia es santa, es porque ¡Dios es un miembro de la estructura de parentesco! Dios es un miembro de la familia patriarcal y por lo tanto del clan y del pueblo de la Alianza, en la plenitud de sus doce tribus.
Dios entra en relación de parentesco con los patriarcas por el establecimiento de una Alianza. Y se comporta como verdadero pariente, asumiendo y cumpliendo los deberes de protección y providencia de un buen pariente.
Yahveh es no solamente el Dios de los Padres, sino el pariente divino. Es, literalmente: el “Pariente de Isaac” [Génesis 31, 42, 53: Pájad Yitsjaq].

La motivación a la santidad de la familia, en el Antiguo Testamento es la del Levítico: “Sed santos porque yo Yahvé, vuestro Dios, soy santo”. La pertenencia recíproca es la del parentesco: “Soy vuestro Dios, sois mi pueblo, eres nuestro Dios, somos tu pueblo”. “Él es nuestro Dios, a Él pertenecemos” [Ver. Salmo 94, 7: “Porque Él es nuestro Dios y nosotros su pueblo, el rebaño que Él guía”].

Consecuencias para el matrimonio y es amor esponsal
En esta visión, el matrimonio entre los miembros del pueblo de Dios, es una realidad religiosa porque el amor humano es una imagen y semejanza del amor divino, y porque de él nacen los hijos de la Promesa.

Los vínculos de parentesco entre los hombres son de dos tipos: 1 ) de alianza o 2) de sangre. Ahora bien, de ambos tipos, la alianza es el primero, porque da origen a todos los demás y porque es el más exclusivamente humano.
El parentesco establecido por alianza es la fuente de todo vínculo de parentesco de sangre. La alianza es la forma de parentesco que se entabla libremente. Mientras que el vínculo de sangre precede a la libertad, se le impone. Reclama ser asumido aunque puede ser negado o rechazado. La Alianza es, por el contrario, libre; y es el vínculo espiritual, voluntario y libre más adecuado a la condición de los seres libres y espirituales.

lunes, 29 de diciembre de 2008

RESPONDO A UNA CONSULTA:
PADRES: NO EXASPERÉIS A VUESTROS HIJOS

Gabriela C. de Paraná, me pregunta qué significa la frase de San Pablo en Colosenses 3, 21: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que se vuelvan apocados”.

Advertencias: Como este es un tema a la vez bíblico y familiar, lo subo a ambos blogs: “Toma y lee” y “El blog del Buen Amor”. La respuesta a la pregunta de Gabriela viene al final de mi exposición. El que no tenga tiempo de leerla entera, puede empezar por el final.

He aquí la pregunta de Gabriela C.:
“Hoy leímos con mi esposo una de las Cartas de San Pablo y nos quedó la duda acerca de su verdadero significado, le hago a Usted la pregunta, y tal vez sea una tema para tratar en el blog. San Pablo dice que los hijos obedezcan a sus padres y luego que los padres no "exasperen" a sus hijos sino que los eduquen en la disciplina y amonestación del Señor. Esa palabra "exasperar", ¿cómo se debe interpretar?”.

DESACRALIZACIÓN DEL MATRIMONIO Y LA FAMILIA (5) :
¿ACASO PUEDEN AMAR BIEN LOS ÍDOLOS?

Hemos desenmascarado a la desacralización y el secularismo como una cripto-religión; como una forma oculta de la antiquísima idolatría, tan combatida por los profetas y apóstoles. Y ha quedado claro que la desacralización del matrimonio y la familia equivalen a su abolición. Porque la idolatría del individuo, la idolatría de sí mismo, le impide vincularse generosamente con el otro. La idolatría encierra al ídolo en sí mismo y lo hace ciego para el bien del otro, encandilado como está en la búsqueda de su propia gloria, de su propio bienestar, de su propio bien.
Por eso, la idolatría lleva inevitablemente a la guerra entre los ídolos.

La Sagrada Escritura nos enseña que los ídolos y los que los fabrican son iguales. Leemos en el salmo 113:

domingo, 28 de diciembre de 2008

FAMILIA Y DESACRALIZACION (4)
REFLEXIONES SUPLEMENTARIAS

TERCERA REFLEXIÓN

Desenmascaramiento:

Las palabras desacralización, secularización, resultan engañosas. Sugieren que la familia, el matrimonio y la sociedad dejan de ser religiosas, cuando en realidad, pasan a ser vividas en otra clave religiosa. Cripto-religiosa, es verdad, pero religiosa.
Es la cripto-religión del Hombre que se pone, en los hechos, en el lugar de Dios. Este proceder se conoce en la tradición bíblica como idolatría, cuya forma actual va acompañada de ideo-latrías.

Debería hablarse propiamente de re-sacralización o trans-sacralización, en vez de des-sacralización. Y debería hablarse de panteización de la naturaleza, o de autodivinización del hombre. En términos bíblicos es una recaída en la idolatría.

FAMILIA Y DESACRALIZACION (3)
REFLEXIONES SUPLEMENTARIAS

SEGUNDA REFLEXIÓN

Admiración:
La desacralización, aparentemente, no debería afectar a la institución familiar en general, sino solamente a la familia católica porque solamente ella reposa sobre una realidad sagrada como es el sacramento del matrimonio. Podría tocar también a la familia, religiosamente fundada, de otras religiones pero no al matrimonio y a la familia laica y desacralizada.

Me explico más: El Matrimonio entre hijos de Dios es Sacramento, es decir un acto que no es puramente humano. Por ser sacramento es Dios mismo quien actúa a través de los esposos, real y verdaderamente. [Aunque la eficacia del sacramento está fuertemente condicionada al estado de gracia de cada cónyuge]
Esto sucede aún cuando, y aunque no siempre, los esposos lo adviertan o lo vivan consciente y reflexivamente.
El matrimonio es pues, por ser sacramento, un signo eficaz, mediante el cual Dios mismo obra la gracia matrimonial. El matrimonio es sacramento porque es una acctividad de Cristo. Dios hace, de los esposos, ministros recíprocos y exclusivos de la acción de Cristo en el uno para el otro.
Es Cristo mismo quien, a través del ministerio conyugal se hace, en el uno para el otro: Maestro, Médico, Pastor y Sacerdote.

De ahí que la desacralización cause, principalmente, la abolición del matrimonio como sacramento. Esta abolición del sacramento consistee en la desnaturalización del vínculo ministerial entre los esposos, que se ven y actúan como protagonistas del amor de cada uno, en vez de ministros del amor de Dios en el uno para el otro y en el otro para uno.
El matrimonio deja de ser vivido como una misión divina, y pasa a ser vivido como mero proyecto humano. Se desvincula la vida esponsal de la acción divina, que es su fuente, y cuya corriente de gracia pasa a través de ella.

Esto sucede ante los hijos y termina descalificando al matrimonio sacramental. El desuso origina el abuso y termina progresivamente con el uso.

Pero la desacralización produce también, sorprendentemente, la disolución de toda institución familiar y esponsal humana.
No solamente lo disuelve en otras religiones como el Islam o el Judaísmo, sino también en la sociedad y en la familia laicizada y secularizada.
¿Por qué? Porque se desvincula la esponsalidad del resto de la red de relaciones familiares.

Así, la sociedad secularizada y desacralizada, que nace de las familias otrora 1) religiosas,
2) santas y 3) sagradas, termina exterminando a las familias de las que nace, lo cual significa la autoabolición progresiva del tejido social

FAMILIA Y DESACRALIZACION (2)
REFLEXIONES SUPLEMENTARIAS

PRIMERA REFLEXIÓN

¡Asombro!
¿Cómo es posible que el pueblo católico no se resista más decidida y enérgicamente, como pueblo, a la tragedia de la disolución familiar, a la pérdida de la gracia del sacramento del matrimonio que diviniza el amor de los esposos?
Parecería que generalizadamente los bautizados ignoran 1) la grandeza del amor divino 2) la naturaleza del amor esponsal 3) la profundidad de su desgracia; 4) el daño que se sigue para toda la humanidad de la extinción de esta luz y de la pérdida del sabor de sal de la alianza nupcial sacramental entre hijos de Dios.

FAMILIA Y DESACRALIZACIÓN (1)

LA DESACRALIZACIÓN DEL AMOR = LA MUERTE DEL BUEN AMOR
El fenómeno de desacralización lleva consigo la abolición de la familia, porque arranca al matrimonio de su raíz divina, sagrada.
Pareciera que en nuestros días, el Buen Amor no solamente estuviera siendo rodeado y sitiado por malos amores sino abocado a su extinción por desarraigo, o por desconexión con la fuente divina del Buen Amor.
La desacralización arranca al Buen Amor de sus raíces divinas. ¡Sí, el amor humano tiene sus raíces en el cielo! Nos lo dice no solamente la fe y la teología, nos lo dice la ciencia de las religiones y la antropología.

El pasado 18 Octubre 2008, en Mendoza, he hablado sobre este drama de la Familia y desacralización. Tuve la Conferencia con ese título en un Simposio con el tema “Familia y Sociedad” que tuvo lugar en el auditorio de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuyo.

Voy a ir presentándoles en este blog la visión que tuve preparando esa conferencia, sobre lo dramático de este proceso que padecemos. Comienzo con esta primera entrega.
Benedicto XVI se ha ocupado del fenómeno y, como en tantos otros aspectos, va adelante y nos conduce.

Mi propósito es, de cara a la desacralización: a) seguir profundizando en la verdad del matrimonio y la familia; b) en vistas a que los creyentes puedan vivir más sabia y religiosamente el sacramento que los une; y c) en vistas al diálogo con los no creyentes dispuestos a dialogar.

Para acceder a mis predicaciones y escritos
sobre el amor esponsal en Internet

Estimados visitantes del Blog del Buen Amor:

Les comunico algunos lugares donde he venido exponiendo la sabiduría revelada por Dios acerca del amor humano, el varón y la mujer, en su designio primero, bajo las penas causadas por la caída original y en vías de restauración por la Ley Mosaica y por la salvación evangélica.

1) He escrito un libro titulado: “La casa sobre roca. Noviazgo, amistad matrimonial y educación de los hijos” publicado por Editorial Lumen, Buenos Aires 2005 que lleva varias reimpresiones. Este libro puede leerse entero en el portal de Catholic.net y está allí también en forma de archivos de voz. Los archivos de texto y/o de voz que allí se encuentran están en los vínculos que pondré más abajo.

2) También he publicado un epistolario amoroso hermosísimo y de gran calidad humana y literaria: “José y Felicita. Una Historia de amor. Cartas 1926-1932” (Editorial Lumen, Buenos Aires – México, 2007) que puede verse libremente también en Catholic.net

LA SAGRADA FAMILIA:
Modelo sagrado del Buen Amor


La Sagrada Familia es el modelo sagrado
del Buen Amor esponsal y familiar,
del a la vez humano y divino amor

Inicio este blog en la solemnidad de la Sagrada Familia,28 de diciembre de 2008.

¿Qué mejor ocasión?

Ellos son el mejor modelo del Buen Amor.
Son un arquetipo divino, y sin embargo, fueron seres humanos como nosotros.
Ellos nos animan a aspirar a vivir un amor esponsal y familiar que se nutra de gracia celestial y fructifique amor divino en vidas humanas, que son las nuestras, sobre esta tierra.
A ellos me encomiendo al dar comienzo a este Blog del Buen Amor.
A ellos les pido asistencia.
¡Dirijan ellos desde el seno del Padre, e inspiren estas páginas para bien de los que las visiten!
Bríndennos ellos luz para andar y avanzar por los caminos del amor humano, hacia su Fuente celestial y divina: la Trinidad Santísima, un solo Dios en tres personas. Un solo Amor en tres Amores: Padre, Hijo, Espíritu Santo. Amen