Google+ Badge

sábado, 28 de abril de 2012

SANTA GIANNA BERETTA MOLLA: NO HAY MAYOR AMOR QUE DAR LA VIDA

EN UN DÍA 28 de ABRIL de 1962, ENTREGÓ SU VIDA POR AMOR


Juan Pablo II canonizó el 16 de Mayo del 2004 a la cirujana y pediatra Gianna Beretta Molla, quién entregó libremente su propia vida a los 39 años de edad, el 28 de abril de 1962, para salvar a su cuarto hijo, Gianna Emanuela, que estaba por nacer. Optó por no someterse a un tratamiento de cáncer que hubiese matado a la criatura.

Se le había recomendado un aborto. Al negarse, murió al desarrollar una peritonitis séptica muy dolorosa. Como médico, ella sabía muy bien la realidad de su condición, pero prefirió morir para dar vida a su hija.

Pablo VI describió a Gianna como "una madre que, para dar a luz a su bebé, sacrificó la suya propia en una inmolación deliberada".

Gianna Molla, de la Arquidiócesis de Milán, era miembro de la Acción Católica. Ella dijo de su trabajo: "Como el sacerdote toca a Jesús, así nosotros los médicos tocamos a Jesús en los cuerpos de nuestros pacientes."

Le gustaba esquiar, tocar el piano y escuchar conciertos. Su esposo Pietro Molla, ingeniero, vive en Milán, describió a su esposa como una persona completamente normal que constantemente decía que sus hijos eran su gozo, su orgullo y su tesoro. El Cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos dijo: "Ella vivió su matrimonio y maternidad con gozo, generosidad y absoluta fidelidad a su misión"

En el libro "Primo Piano: Gianna" (Gianna de cerca), Molla cita a su esposa:
- "No se puede amar sin sufrir o sufrir sin amor".
-"¡Miren a las madres que verdaderamente aman a sus hijos, cuantos sacrificios hacen! Están prestas para cualquier cosa, aun hasta dar sus propias vidas."

Santa Gianna: "¡Si supieras que diferente se juzgan las cosas a la hora de la muerte!... Que vanas parecen ciertas cosas a las que les dábamos tanta importancia en el mundo"

El cuerpo mortal reposa en el cementerio de Mésero, a 4 kilómetros de Magenta, Italia.

Beatificada
En 1994, año de la familia, por Juan Pablo II, quien la propuso como modelo para todas las madres. El Papa elogió a Gianna, quién no eludió el sacrificio, confirmando así su virtud heroica.

La milagrosa recuperación de Lucia Silva Cirilo de Brasil, quién padecía una grave infección después de una cesárea, fue atribuida a la intercesión de la Beata Gianna. Muchas otras curas se han reportado.

Si hubiese estado aun en el mundo en el año en que fue beatificada, Gianna hubiese tenido setenta y dos años.

Canonización
El milagro atribuido a la intercesión de Gianna Molla que abrió paso a la canonización: Elisabete Arcolino Comparini, con tres meses de embarazo, perdió todo el líquido amniótico. Ella y su esposo le pidieron a la beata Molla y la niña nació bien en mayo del 2000. El nacimiento es científicamente inexplicable. La llamaron Gianna Maria.

Santa Gianna, ruega por nosotros y por las madres e hijos que corren peligro en este momento
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=jqHRWDpZ4l8

sábado, 21 de abril de 2012

PARA PROTEGER EL BUEN AMOR: DOMINAR LA IRA

Nuestro Señor Jesucristo dijo: “Habéis oído que se dijo a los antepasados ‘no matarás’ y aquél que mate será reo ante el tribunal. Pero yo os digo que todo aquél que se enoje con su hermano será reo ante el tribunal, pero el que llame a su hermano ‘imbécil’ será reo ante el Sanhedrin” (Mateo 5, 21-22). El Sanhedrín era el tribunal que entendía en las penas de muerte.

Jesús se refiere aquí a la mala ira. En efecto, hay una ira buena cuando el motivo es justo y la respuesta es medida. Pero hay una ira mala, cuando no hay motivo o habiendo motivo la respuesta no es la correcta.

¿Puede ser la ira mala sola lo mismo o algo tan grave como matar?
Sí, porque aunque yo no mate al otro, mi enojo puede matar en mí el amor al otro.
Y con eso me quita vida a mí mismo, porque me resta buenos amores y personas amadas. Y la vida está en tener muchos buenos amores.
La ira, la cólera, el enojo, son enemigos directos del amor, y desatan o cortan los vínculos de amor, de amistad, de afecto entre las personas. Por eso hay que dominar la ira y sus manifestaciones externas, si es que queremos cultivar los lazos del Buen Amor, que son el gozo de la vida.

La ira se manifiesta en el maltrato verbal. Una forma del maltrato verbal son los insultos, pero se puede maltratar también con los gestos y de otros modos y hasta con el silencio.

Un amigo me mandó este pequeño relato por correo electrónico que contiene una meditación sobre la ira y sus consecuencias.


Hubo una vez un niño que tenía muy mal genio. Su padre le regaló una caja de clavos y le dijo que cada vez que perdiera el control tenía que clavar un clavo en una tabla de la verja

El primer día el niño había clavado 37 clavos en la tabla. Durante las próximas semanas, como había aprendido a controlar su rabia, la cantidad de clavos comenzó a disminuir diariamente. Descubrió que eras más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos.

Finalmente llegó el día en que el niño no perdió más los estribos. Se lo comentó a su padre y su padre le sugirió que desde ahora, por cada día que se pudiera controlar sacara un clavo de la tabla.
Los días transcurrieron y el niño finalmente le pudo contar a su padre que había sacado todos los clavos. Entonces, el padre tomando a su hijo de la mano lo llevó hasta la verja. Le dijo: "Has hecho bien, hijo mío, pero mira los hoyos en la madera. La verja nunca volverá a ser la misma”.

Cuando dices cosas con rabia, dejas en el otro una huella igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero no importa cuántas veces le pidas perdón, la herida siempre seguirá ahí".

Una herida verbal es tan dañina para el Buen Amor entre las personas, como un golpe o una herida física. El Buen Amor es participación en la Vida divina. La ira mata la Caridad y por eso aparte de Dios y de los otros al mismo tiempo.
Así lo enseña Nuestro Señor Jesucristo cuando enumera la ira como el primer impedimento en lista de los actos que impiden “ser perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”. Se entiende: perfecto en la Caridad, perfecto en el Buen Amor.
Este relato aconseja lo que san Ignacio de Loyola llamaba el “Examen particular” para luchar contra algún defecto que deseamos vencer. En vez de clavar clavos en una tabla, podemos llevarnos la mano al pecho, lamentando lo que acabamos de hacer, y deseando corregirnos.

domingo, 8 de abril de 2012

¿CRISTIANOS ASESINADOS POR SU FE?:
¡Uno cada cinco minutos!

EL EXTERMINIO DE LOS CRISTIANOS 
QUE NADIE DETIENE
PorMassimo Introvigne 08-06-2011
http://www.labussolaquotidiana.it/ita/articoli-cristiani-uccisi-uno-ogni-5-minuti-2095.htm
La semana pasada, en mi calidad de representante de la OSCE (Organización para la seguridad y cooperación en Europa) para la lucha contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia y la discriminación contra los cristianos, fui ponente para un gran evento organizado por la Presidencia húngara de la Unión Europea en el castillo real en Gödöllo, en Budapest, sobre el tema del diálogo interreligioso entre cristianos, judíos y musulmanes.

Participaron, entre otras cosas, el cardenal Péter Erdö, Presidente de los obispos europeos; el custodio de Tierra Santa padre Pierbattista Pizzaballa, arzobispo Antonio Maria Vegliò, Presidente del Consejo Pontificio para los migrantes, el arzobispo maronita de Beirut Paul Matar, Metropolitano Hilarión, "Ministro de Asuntos Exteriores" de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el representante del Congreso Judío Europeo, una organización de Zoltai Gusztáv de la Orhun de Omur Conferencia Islámicael Secretario General del Comité de diálogo islámicos y cristianos en el Líbano, Hares Chakib Chehab.
En la foto: Cristianos quemados vivos
"¿Hasta  cuándo  , Dueño santo y veraz,
estarás sin  tomar venganza  por nuestra sangre,
de los habitantes de la tierra?"  [Apoc  6, 10]  
Desde mi discurso y el debate que siguió a los periodistas, éstos se han detenido especialmente en mi afirmación de que los cristianos asesinados cada año en el mundo por su fe son 105.000, ¡uno cada cinco minutos!