Google+ Badge

lunes, 30 de julio de 2012

UN NÚMERO IMPERDIBLE DE LA REVISTA

RESCATAR A PAPÁ

Imágenes integradas 1

Muchos expertos e importantes investigaciones afirman y han logrado demostrar que “el siglo XX ha sido un siglo huérfano de padre” y  que “muchas familias tienen un `padre ausente´”. Incluso aseguran que “si se quiere destruir la sociedad, es preciso destruir a la mujer, y si se quiere destruir a la mujer, es preciso dejarla sin su padre.”

En exclusiva para la revista Familia y Vida de agosto, la experta internacional en educación, María Judith Turriaga presenta un profundo, extenso y revelador análisis sobre esta importante figura, y propone cambios para ayudar a que el padre recupere su identidad.

Además en este número:

- En medio de las presiones para que las provincias acaten el “fallo” de la Corte Suprema, un revelador testimonio deja en claro por qué decir “no” al aborto por violación.

- Las enfermedades de transmisión sexual avanzan aún pese al preservativo.

sábado, 28 de julio de 2012

¡QUÉ LÀSTIMA! ¡NO HABER SABIDO ESCUCHARLO A MI ESPOSO!

Testimonio de una mujer creyente que habiendo padecido la destrucción de su matrimonio ha encontrado, por el camino de la fe, una nueva relación esponsal con Cristo. 
Esto le permite seguir procurando en paz y con el alma serena, el bien espiritual del quien sigue siendo su marido por el sacramento del matrimonio, indisoluble, a pesar de la separación y el divorcio civil. 


"Le pedí a Jesús, que hoy, en mi situación de separada, que como Esposo de mi alma me enseñe más sobre receptividad, obediencia y servicio. Escucharlo, confiar en Él, obedecerle y servirle en mi realidad". 

Padre:
le envío este comentario al testimonio de Ana que Usted publicó en su último libro
“El Buen Amor en el matrimonio. Preguntas y respuestas” y que leo en las páginas 37 al 39.
Usted lo había publicado en el Blog del Buen Amor en una Entrada de fecha viernes 13 de agosto del 2010.

Paso a tratar de expresar lo que produjo un gran impacto en mi alma hoy, cuando leí el testimonio de Ana.
No sólo por la toma de conciencia que me ha producido, sino porque reconozco una gran verdad en sus palabras, porque así ocurría en un tiempo en mi matrimonio.

“Y cuando uno empieza a escuchar al esposo – escribe Ana-, empiezan a suceder cosas sorprendentes. Quizás la primera es que el marido empieza a sentirse escuchado. Y eso le trae un nuevo sentido de su responsabilidad espiritual hacia la esposa y la familia. Y de allí nace una fuerza nueva en el corazón del varón bueno, para sacrificarse en el trabajo, el estudio.”

Leyendo esto, primero sentí como una pena, porque en las buenas épocas de mi matrimonio, mi marido fue un luchador, en su trabajo, en el estudio, en tratar de salir para delante, hasta que se fueron desvirtuando las cosas, yo lo dejé de escuchar, quedé atada en mi rosca, centrada en mí misma, buscándome más que nada a mí. Los chicos, la casa el trabajo, el deporte, las amigas, estaban primero…

Y por supuesto que las conductas fueron cambiando, y la relación enfermando. Por supuesto que dejé de escucharlo a mi esposo y de hacerle caso a sus sugerencias, que hoy en el tiempo las veo que eran con sentido común…

 Pero hoy, leyendo el testimonio de Ana y pensando en mis errores pasados, me dije: “esto ya pasó, ya fue, no hay cambio, porque pertenece al pasado. Hoy no puedo reconstruir lo destruido ni modificar nada de lo que ya fue”.

Pero doy gracias a Dios porque en vez de quedarme sumergida en la tristeza de lo ocurrido, le pedí a Jesús que me ayudara en mi nueva situación de separada. Le di gracias porque me hizo tomar consciencia de mi error, de mi cuota parte en la separación. Y le pedí, que hoy, en las conversaciones que tengo cuando me encuentro con mi esposo, pueda ser más receptiva, pueda escuchar con más atención lo que me dice. Porque aunque estemos divorciados por lo civil y él vaya por la enésima pareja, seguimos teniendo que hablar con motivo de los hijos, la casa, la pensión alimenticia, el pago del colegio...

Le doy gracias a Dios porque me ha hecho comprender que sigue siendo mi esposo ante Dios y yo su esposa. Le doy gracias porque no me ha dejado engañar, como se engañan tantas, queriendo "reconstruir mi vida" con otro hombre.

Le pedí a la Virgen Madre, esposa de San José, que me enseñe a ser una buena esposa en esta situación de separación y de divorcio civil. La fui imaginado y contemplando en algunas situaciones difíciles: como ser en camino a Belén (con todo preparado para la venida de Jesús y el cambio de planes), camino a Egipto (país nuevo, con lengua extraña, sin conocidos), camino a Nazaret nuevamente (¡Vuelta a empezar!). La imaginé receptiva, atenta y obediente a su San José. Y pedí que me diera la gracia de poder imitarla.

También le pedí a San José la gracia para mi esposo de recuperar lo perdido…

En tercera instancia, le pedí a Jesús, que hoy, en mi situación de separada, que como Esposo de mi alma me enseñe más sobre receptividad, obediencia y servicio. Escucharlo, confiar en Él, obedecerle y servirle en mi realidad.

Creo que fue Él mismo Quien por providencia puso esta lectura en mis manos, y el deseo sincero en mi corazón de amarlo, confiar en Él en todos mis miedos, tristezas y broncas, escucharlo, obedecerle y servirle ¡como esposa!

Sé por experiencia personal, que cuando uno entrega su miseria, cuando uno en oración y con el corazón, y la voluntad le ruega a Jesús que transforme lo que tenemos, lo que somos. Él, en su momento (que no es el nuestro) hace la multiplicación de los panes que nosotros le brindamos.

Por eso en fe, ya doy gracias por todo lo que me espera. Después de la lectura del testimonio de Ana, del rosario y de la alabanza en agradecimiento por todo lo recibido, espero con serenidad el cambio en mi vida que ya experimento en mi corazón.

Le pido que publique Usted este testimonio porque veo que las mujeres de hoy vivimos engañadas y como perdidas. Pro no ponga mi nombre.

[La autora se refiere al libro: “El Buen Amor en el matrimonio. Preguntas y respuestas” Editorial Lumen, Buenos Aires 2012, 172 págs.]

sábado, 21 de julio de 2012

P.Horacio Bojorge - El demonio de la acedia
7 de13 Acedia contra la familia

AMOR HUMANO: Juan Manuel de Prada

En este hermoso y profundo texto del periodista español Juan Manuel de Prada, veo reflejados los dos momentos del amor al que me he referido muchas veces: el amor como carisma y el amor como ministerio. El enamoramiento es el momento del carisma, en el que Dios infunde la gracia del amor y del reconocimiento mutuo. Pero ese carisma está llamado a realizarse en un ministerio, en la donación mutua, y en el ministerio sacramental, en que Cristo hace de cada cónyuge ministro de Su amor para amar a cada uno con el amor del otro.
Padre Horacio Bojorge

Muchas son las expresiones del amor humano, de esa necesidad que las personas tenemos de estar ligadas entre nosotras, de vivir unas por otras y para otras, de encontrar esa comunión que restablece la armonía de lo creado; pues, en efecto, nada hay en el mundo que exista de forma aislada o independiente. Y de entre todas esas expresiones seguramente no haya ninguna que nos reconcilie tanto con nuestra naturaleza de criaturas como el amor entre un hombre y una mujer. Lope de Vega, en un soneto célebre, acertó a describir ese cataclismo interior que se produce en cada uno de nosotros cada vez que nos enamoramos: "Desmayarse, atreverse, estar furioso... [...] ¡Esto es amor! Quien lo probó lo sabe".

Pero, y después de ese cataclismo, ¿qué ocurre? Porque la fuerza arrasadora de un estado afectivo como el que nos describe Lope no garantiza, bien lo sabemos, su duración. La mayor parte de las almas humanas son cementerios donde yacen las cenizas de pasiones que parecían nacidas para la eternidad. Y es que el amor solo es grande y duradero en la medida en que lo nutren las decepciones y los dolores sembrados sobre su camino; desconocer lo que hay de positivo y fecundo en el dolor es la tara principal de esta época delicuescente. Ese estado de excitación o embriaguez de los sentidos que describe Lope corre el riesgo de desvanecerse como una ilusión cuando choca con las rutinas de la vida. La intimidad cotidiana resta brillo a las cualidades del ser amado; y, al mismo tiempo, hace resaltar sus imperfecciones y miserias. Entonces el amor corre el riesgo de hundirse en la aridez y la insatisfacción. Solo el amante que aprende el realismo del amor puede sobrevivir al desvanecimiento de esa ilusión primera: solo aquel que sabe salir de sí mismo para entregarse al otro, para sentirse ligado al otro, vencido por el otro, invadido por su destino, puede hallar la verdadera alegría del amor. El amor que vive de codiciar siempre nos deja, a la postre, hambrientos; el único amor que nos deja saciados es el que vive para darse.

Pero vivir para darse, sacrificarse por otra persona, amarla a pesar de sus defectos, incluso a causa de sus defectos, solo es posible cuando el amor humano se conjuga y amalgama con el amor eterno.

La idolatría del ser amado acaba conduciendo, tarde o temprano, a la indiferencia, el hastío o la repulsión. El auténtico amor acoge al ser amado no como un dios, sino como un don de Dios. No lo confunde nunca con Dios, pero no lo separa nunca de Dios.

Escribe Dante, al referirse a Beatriz: "Ella miraba a lo alto y yo la miraba a ella"; y Victor Hugo definía así la experiencia del amor: "Sentir cómo el ser sagrado se estremece en el ser querido". Solo así los esposos pueden conservar eternamente alma de novios. Y es que, para amar a un ser lleno de imperfecciones, como somos cada uno de nosotros, es preciso amarlo más allá de sus propias imperfecciones, amarlo como "mensajero" de una plenitud que le sobrepasa.
Juan Manuel de Prada | 3.XI.2011

sábado, 14 de julio de 2012

CHIARA Y ENRICO: LLEGAR A SER HIJOS DE DIOS


Enrico Petrillo, marido de Chiara Corbella, que murió al rechazar tratar un cáncer para que su hijo naciera: “Chiara y yo hemos deseado profundamente esto: llegar a ser hijos de Dios”

En una entrevista testimonial a Radio Vaticano explica su profunda vivencia espiritual:

* “Vivir con mi mujer, con Chiara, sea como novios, sea como esposos, ha sido precioso. Hemos tenido una vida verdaderamente plena… Ha sido maravilloso  descubrir este amor más grande cada vez que afrontábamos un problema, un drama. En realidad nosotros en la fe veíamos que detrás de esto se escondía una gracia más grande del Señor. Y por tanto, nos enamorábamos cada vez más de nosotros y de Jesús”

* “La gracia que nos ha dado el Señor ha sido la de no haber puesto dificultades, barreras, a su gracia. Hemos dicho este "sí", nos hemos agarrado a él con todas nuestras fuerzas, porque lo que nos pedía era sin duda más grande que nosotros”

* “Si te fías de Cristo descubres que en este fuego, en esta Cruz, no te quemas, y que en el dolor está la paz y en la muerte está la alegría. Reflexionaba mucho, sobre todo este año, sobre la frase del evangelio que dice que el Señor nos da una Cruz dulce y una carga ligera. Sobre todo cuando veía a Chiara que estaba a punto de morir, y estaba obviamente muy turbado. Así, me he llenado de valor y algunas horas antes, eran sobre las ocho de la mañana -Chiara ha muerto a las doce- se lo he preguntado: "Clara, amor mío, pero, ¿esta Cruz es verdaderamente dulce, como dice el Señor?". Ella me ha mirado, me ha sonreído y con un hilillo de voz me ha dicho: "Sí, Enrico, es muy dulce". Así, toda la familia, nosotros no hemos visto morir a Chiara serena: la hemos visto morir feliz, que es algo muy diferente”

3 de julio de 2012.- (Radio Vaticano / Camino Católico) 
Su historia está llegando a todo el mundo. Chiara Corbella, una chica romana de 28 años, murió el pasado 13 de junio. 
Murió después de haberse negado a seguir los tratamientos contra un tumor que le descubrieron durante el quinto mes de embarazo. Con su decisión logró que su hijo Francesco naciera sano. 

Sin embargo, no se trataba de su primer embarazo: María y David murieron después del parto porque nacieron con graves malformaciones.  Antes de morir, Chiara escribió una carta para su hijo Francesco: «Voy al cielo a cuidar a María y a Davide; tú, quédate con papá. Yo rezaré por vosotros desde allá».

Enrico Petrillo, el marido de Chiara, leyó esa carta durante el funeral de la chica. Una ceremonia en la que participaron miles de personas. Pocos días después, Enrico ofreció una entrevista a la Radio Vaticana donde cuenta su testimonio de vida con su esposa y que a continuación ofrecemos íntegramente:

viernes, 13 de julio de 2012

CHIARA: “No quiero morir por Francisco, quiero dar mi vida a Francisco”

LOS SANTOS ESTÁN CON NOSOTROS 
PORQUE EL SEÑOR SIGUE ESTANDO CON NOSOTROS
AL CUMPLIRSE EL MES DE SU PASO AL PADRE
HOMENAJE A CLARA


Una generosidad sonriente, el don de la vida, Chiara Corbella Petrillo
Con subtítulos en castellano oprimiendo CC en el video de You Tube
 http://youtu.be/geSFe3AGsTQ


http://youtu.be/9ObBL6moedY

 Entregó su vida por salvar la vida de su hijo no nacido: Chiara Corbella
Miércoles, 11 de Julio de 2012 00:00
 (AA / La Gaceta)
Rechazó someterse a quimioterapia y entregó su vida por la salvación de su hijo Francisco. Murió feliz a los 28 años y no se dejó intimidar por el lobby abortista.

“No quiero morir por Francisco, quiero dar mi vida a Francisco”.
 La historia de la italiana Chiara Corbella impacta a cualquiera. El pasado sábado 16 de junio más de un millar de personas abarrotaron la parroquia de Santa Francisca Romana para darle su último adiós. Guitarras, bongos, violines y un coro enorme quisieron poner un toque de alegría -aunque resulte paradójico- al funeral de esta chica de 28 años que antepuso la vida de su hijo a la suya. Una ceremonia en la que no hubo vestidos negros ni gafas de sol de esas que tapan lágrimas de plañidera. Una despedida que duró dos horas y media y que se convirtió en una auténtica fiesta.

LOS DOS PILARES DEL MATRIMONIO - DAVID DÍAZ

El Sr. David Díaz Criado, nuestro asiduo colaborador nos envía este interesante correo electrónico en que habla de los dos pilares del matrimonio.
El Señor Díaz cursa un Master en Ciencias del Matrimonio.

Hola Consuelo,
Te cuento los dos pilares del matrimonio en resumidas cuentas.

PRIMERO: el papa Pio XI en su EncÍclica sobre el matrimonio Casti Connubii de 1930 dice en su punto nº 27 que si el varón es cabeza de la mujer entonces la mujer es corazón del varón.

SEGUNDO: el otro pilar es lo que te dije antes tan bonito: el varón es el alma de la mujer y la mujer es el cuerpo del varón y todo esto se explica con ejemplos sencillos para los católicos.

PRIMERO: Cristo dice en sus apariciones a Maria Valtorta que las mujeres tienen mas perfecciones afectivas en sus corazones es decir: tienen mayores riquezas en sus sentimientos que los varones...por lo tanto las mujeres sois responsables de cuidar de los corazones y sentimientos de los varones: comprendedlos Mientras tanto el Señor también dice a María Valtorta que los varones son los "gigantes de la doctrina" precisamente porque siendo la cabeza nuestros pensamientos tienen mas riquezas, por lo tanto comprendemos vuestros pensamientos y somos responsables de que nadie os meta malas ideas en la cabeza.

lunes, 9 de julio de 2012

P.Horacio Bojorge - El demonio de la acedia [6 de 13]
Acedia eclesial


Eco:
Un amigo sacerdote me envía este texto de Newmann que ilustra lo que es la acedia:

"Quien tiene alma religiosa se encuentra siempre asombrado mientras que los que no tienen alma religiosa se ríen de él porque se asombra. Un alma religiosa está siempre abismada fuera de sí, está siempre considerando las palabras de Dios, está siempre "mirando dentro" de esas palabras en compañía de los ángeles, está siempre cayendo en la cuenta de que depende enteramente de Él, el que constituye el centro de toda verdad y de todo bien. Las almas carnales y soberbias se contentan consigo mismas; les gusta permanecer en su casa; cuando les llega noticia de algún misterio, carecen de una mínima devota curiosidad como para moverlos a salir y ver de qué se trata por poco que los desvíe de su camino; y cuando la maravilla atraviesa su camino, tropiezan." [Comenta el Cap. III:34-36 de San Juan y es de Newman] Pero, claro, esto de los textos que vienen a cuento, son innumerables. Como este de la Gran Simona: "El apego es fabricante de ilusiones; quien quiera ver lo real debe estar desapegado."

viernes, 6 de julio de 2012

Casada y sumisa: práctica extrema para mujeres sin miedo

¿Por qué un libro que defiende la «sumisión» de las esposas se convierte en un bestseller en Italia?

Su autora, Constanza Miriano, sostiene que el consejo de San Pablo «responde a los deseos más profundos de nuestro corazón».
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=21393
La controvertida frase de san Pablo a los Efesios, “Esposas, estad sujetas a vuestros maridos”, fue la inspiración de un best-seller italiano en el 2011: Sposati e sii sottomessa: Pratica estrema per donne senza paura (Vallecchi): Casada y sumisa: práctica extrema para mujeres sin miedo. Costanza Miriano, su autora, está convencida de que muchos conflictos matrimoniales podrían resolverse si la mujer entiende su verdadero talento como esposa y madre: la sumisión del servicio. Los ejemplares de su libro pasan de mano en mano entre muchas italianas.

- ¿Qué inspiró su libro?
- Fue una casualidad. Pasaba muchas horas en el teléfono, intentando convencer a una amiga de que se casara. Cuando le conté la historia de mi amiga a un colega, le expliqué que las expectativas de mi amiga sobre el matrimonio eran irreales; en muchos aspectos, era el novio quien tenía la razón. Veía que ellos podían ser felices juntos, pero no se decidían a comenzar esa felicidad por culpa de las ideas erradas que hoy tenemos sobre el amor y el matrimonio. Le dije también que la mujer tiene que ser capaz de mediar, de unir, en vez de dividir. A él le llamaron la atención mis ideas y me puso en contacto con la editorial.