Google+ Badge

jueves, 31 de enero de 2013

TESTIMONIO DE UNA MUJER SOBRE "LA MUJER"


Encontré en su blog un tema muy importante

Un tema que cuando lo expongo  todo el mundo me crítica y me dicen en voz alta: "¡Eres machista! ¿Qué te pasa?
 ¿Acaso no eres mujer?"

O sea: para ellos y ellas yo debería ser una egoísta y a como dé lugar debo casarme, además debo tener un hijo al que no atenderé porque es más importante trabajar en la oficina, mejor dicho en la calle, donde evado una responsabilidad de amor, por una que me reporta dinero. 

Me preocupa esta realidad porque  siento y veo como la mujer ha perdido la brújula, es decir el verdadero sentido de su Ser.

Mi nombre es Zoila Guzmán Hurtado, de Lima -Perú y aunque no pertenezco a ninguna congregación me di cuenta que ser madre es un Don, un regalo Divino, una Vocación de donación,  donde la madre enseña al niño lo que es el Amor,  ya que Dios es Amor. 

viernes, 25 de enero de 2013

AMORES COMPATIBLES - Concepción Cabrera de Armida

ESPOSA DE PANCHO 
Y DE JESUCRISTO


Casada, ocho hijos.
"Te casaste- le dijo el Señor - por mis altos fines: para mostrar que el amor matrimonial y el amor esponsal con Jesucristo son compatibles"

“La vida espiritual nunca me impidió el ser esposa y madre , antes bien, parece que desde que contaba un año y medio de casada, comenzó el Señor con más fuerza a llamarme a la perfección [de su amor], a darme sed de humillaciones y en dónde ejercitarlas… a que amara más y más el sacrificarme por Él. En cerca de 17 años que duré casada, lo más del tiempo estuve con enfermos, enfermedades y sufrimientos: pero esto no me impidió nunca el llevar al Señor en lo muy íntimo de mi alma… el que se me comunicara de diversos modos… el que me absorbiera su presencia y me introdujera en muchas clases de oración. Crecía, crecía el fuego, la vida, el amor divino en mi pobre corazón, a la vez que las luces de la pureza, el ansia de pertenecerle, de ser toda suya” (Autobiografía 3, 1-3: Eco de mis amores p. 47)


“Jesús le dice un día: "Te casaste por mis altos fines; para hacer brillar más mi poder; para tu santificación y la de otras almas; haciéndote un vivo holocausto en favor de la santa pureza. Me dijo que también (me da vergüenza decirlo) para que se viera que no era incompatible el matrimonio con lo de Él [es decir el tener por esposo a Cristo], y las obligaciones [del esposo y los hijos] con la piedad, y también por otras altísimas razones que se reservaba" (Autobiografía V, 3, 366; Eco de mis amores p. 47-48)

lunes, 21 de enero de 2013

¿CÓMO EDUCO A MIS NIÑOS EN LA FE?
TESTIMONIO DE UNA MAMÁ

Una mamá, respondiendo a la pregunta de otra, le explica cómo está educando a sus niños en la fe

(Imagen: Madonna della Providenza)

Querida Ana:
Lo mío comienza desde la concepción. Cuando me entero que estoy embarazada se los ofrezco al Padre y le pido que sean Santos, Hijos de Dios. A todos les escribo un diario que comienza: “Te recibimos como don de Dios y bien para los hombres…”.

Durante el embarazo le rezo a su Angelito de la Guarda. Cuando comulgo, me imagino todo mi interior alumbrado por la gracia de la eucaristía, especialmente mi vientre y el bebé recibiendo todo ese torrente de luz y gracia.

Después que nacen, de forma natural y espontánea les voy mostrando las imágenes religiosas. Mi esposo también hace lo mismo. De esto tengo dos anécdotas:

María tenía pocos meses y mirando un ícono oriental de la  Virgen hizo un guiño y se rió de una manera muy especial. Intuyo que estaría observando algo especial que los grandes no veíamos, porque es imposible que a esa edad pueda realizar una guiñada.

Luisito, el hermanito, también. Al mirar otra imagen de la Virgen se reía y saltaba en los brazos.
A medida que van creciendo, a todas las imágenes religiosas las llaman: “Amen”.
Cuando un sacerdote vino a bautizar a María, Luisito tenía 21 meses y al verlo llegar al auto, lo señaló y exclamó: “Amén”. A esa edad ya fue capaz de distinguir al ministro de Dios. No tengo otra explicación, nunca le había enseñado explícita mente nada al respecto.

Supongo  que los tuyos también harán cosas semejantes. Porque lo he observado en otros niños de papás creyentes.

En este momento Luisito tiene cuatro años y María, dos. Son más chicos que los tuyos. Y viene otro en viaje. Es mi quinto embarazo.

Tratamos de trasmitirles lo religioso de forma muy natural e incorporado a la vida. Por ejemplo, si veo un cielo estrellado, exclamo: “¡Gracias Padre por el cielo que nos diste! Por todas las estrellitas, los planetas, como aquél que está allá…”. En otras ocasiones he realizado oraciones de alabanza y ellos me piden “más”. Seguro que sentirían el mismo gozo que yo, por eso pedían más. O les enseño a decir “Padre, te amo”; “Virgencita, te amo”.

viernes, 18 de enero de 2013

UN POEMA DE AMOR AL DIVINO ESPOSO

En el jardín

"Descansando en el prado te veía
radiante de una luz que me insinuaba
que no eras sólo un hombre
sino Dios.
Te rodeaba un aura santa y te decía
que reposar en tu hombro desearía
Para que entonces fuera un amor
De a dos.

Me atrajiste hacia ti con tu mirada
que me dijo tu amor sin decirme palabra.
Y en una nube invisible transportada
llegué hasta ti queriendo ser
tu amada.

Los cantores del cielo entonaron su canto.
La brisa de los valles acarició mi tez.
Olvidando del todo del mundo los quebrantos
sola, llegué hasta ti, por la primera vez.

Me invitaste amoroso a sentarme a tu lado
Me infundiste confianza y me diste valor.
Se esfumaron mis dudas
eras tú aquel Amado
que atrayéndome a Ti
te me habías dado. ¡Y Tú estabas ahí!
Tu mirar era manso.
Tus gestos, delicados.
Me ofrecías sereno entregar mi alma a ti.
Y cerrando los ojos y en amor, suspirando,
me incliné en tu regazo
 y te dije que sí.

Desde entonces, amado, sólo contigo hablo.
Sólo contigo cuento, sola contigo estoy.
Desde entonces, por siempre,
 Mi amado, amante amado
Soy tu amada in aeternum
porque: ¡Sí!¡Eres mi Dios!

Soy una mujer vulgar y corriente que nunca imaginé llegar un día a estar enamorada del Señor como lo estoy.

domingo, 13 de enero de 2013

Me llegaron las “queridas” náuseas...


Físicamente, las náuseas son horribles, espantosas, desagradables, in-so-por-ta-bles... a uno le entra un desasosiego que no sabe si estar sentada, acostada, adentro, afuera, etc. 
Por lo menos para las mujeres que las sufrimos de modo más severo.

Pero para el alma son "queridas". Porque frente a la tentación que tenemos las que hemos perdido algún embarazo o para las racionalistas que también piensan en esa posibilidad, la llegada de las náuseas es un signo positivo, "todo está bien", ha aumentado la actividad hormonal y es la causa del malestar. 

Aprovecho a contarle algo: tanto en el primer embarazo, como en este (5°), le siento asco a mi esposo, no soporto verlo sin camisa porque me revuelve el estómago. Lo interesante es que en el primer embarazo, el demonio me susurraba al oído: cómo le vas a tener asco a tu esposo, entonces no lo querés, lo usaste y ahora lo querés lejos!

Obviamente que en este embarazo ya no me susurra estas cosas al oído, porque durante estos años se ha afianzado nuestro matrimonio y sé que es un malestar físico y nada más. 

Sí me tienta con estar triste, porque si no son las náuseas es algún inconveniente que surge en el embarazo y la alegría de la llegada del nuevo hijo se opaca frente a las preocupaciones o al malestar. 
Así que estoy deseosa que llegue el segundo trimestre.

viernes, 11 de enero de 2013

JESUCRISTO TE PREGUNTA: ¿QUIERES SER MI ESPOSA?

LAS BODAS DEL CORDERO 
CON LA IGLESIA
¿Solteras o casadas y esposas de Jesucristo?

Lo que el Apocalipsis anuncia para el fin de los tiempos es el triunfo definitivo del amor esponsal entre el Verbo Dios hecho Hombre, Jesucristo, con la Humanidad que creyó en Él y lo amó, la Iglesia.
Pero esas bodas se van realizando en el tiempo, generación tras generación, con todas y cada una de las almas creyentes.
De manera particular con las mujeres creyentes, pues ellas han sido creadas con el designio de formar la Iglesia como todas las partículas forman la Hostia consagrada, pero en cada partícula está Jesucristo entero.

Así toda mujer creyente está llamada a la fe y a ser discípula como esposa del Cordero. Porque en cada una está la Iglesia entera en forma de individuo. Y en cada una se concreta la Iglesia en una versión irrepetible e inefable de Esposa del Cordero.

Para este vínculo esponsal de la bautizada con el Verbo Eterno no es impedimento ningún estado civil o religioso, soltera, casada, viuda, consagrada... Todas están llamadas a configurar su vida de fe con la respuesta esponsal de la Iglesia a Jesucristo su divino Esposo.

A raíz de la siguiente consulta, respondo a una mujer atribulada por la incertidumbre y no encontrar varón que la lleve al altar como esposa.
En ella le señalo a todas el camino de la espiritualidad esponsal con el Verbo Encarnado, Jesucristo.

LA CONSULTA Estimado Padre: Le escribo porque necesito de su luz y su palabra sobre una situación en particular. Una situación que me quita mucha paz y me pone muy ansiosa, al punto de no soportarme a mí misma. Tengo 32 años, soy soltera y a medida que pasan los años crece mi convicción de que mi vocación es al matrimonio. No es que haya tenido esa convicción a flor de piel ni haya vivido obsesionada con ella. De hecho sólo un chico me tuvo muchos años ocupada mentalmente y cautivó mi imaginario. Cuando se convirtió en un imposible me quedé por un buen tiempo sin que nadie me interesara. Aunque quería que alguien apareciera no veía a ninguno entre los varones de mi entorno.

lunes, 7 de enero de 2013

LA SERPIENTE Y LA TENTACIÓN A LA MUJER
COMO VIOLACIÓN DEL ALMA.


El demonio es violador del alma, especialmente del alma de la mujer de la cual es enemigo desde el principio. 

Porque ella era el Amor en forma de creatura antes del pecado. 

Y principalmente el Amor a Dios para comunicarlo a toda su descendencia. 
Y porque ella vivía en la dependencia amorosa del Verbo eterno, 
que le mostraba el Bien divino para amarlo.
La Lengua trífida de la serpiente simboliza 
las tres pasiones relativas al mal  que inspira su lengua, 
es decir sus palabras portadoras de su veneno:
Miedo, Tristeza e Ira

¿Sabes que el demonio es un violador del alma, de toda alma, pero sobre todo del alma de la mujer?  Sobre  todo del alma de la mujer porque ella, a menudo, sobre todo cuando es buena, es más ingenua y fácil de engañar. Y no te digo nada cuando está en pecado y a merced del malo.

Violador, quiere decir que se apodera de ella al margen o en contra de su voluntad.
La domina y como que la posee mediante la mentira, mostrándole el mal como bien o el bien como mal. Pero sobre todo desesperándola de poder lograr el bien y procurando  que salga a comprarlo o a apoderarse del bien por sí misma.
El demonio, dice la Escritura, es enemigo de la mujer y la ataca principalmente con miedos, tristezas, iras. Yo le llamo a esas tres pasiones del alma frente al mal: “el tridente de Satanás”. Obviamente se trata de miedos, tristezas e iras  inmotivadas, suscitadas en el alma humana mediante pensamientos engañosos. Miedos de futuro, tristezas sin motivo, iras desproporcionadas, celos sin fundamento real, etc. etc.

El fruto del árbol de la Vida, que era el árbol de la Vida de Dios,  era el Árbol de la sabiduría y del amor divino, porque Dios es Sabiduría (El Verbo, Jesucristo, del cual es imagen y ministro principakmente el varón) y Dios es Amor (Es Espíritu Santo del cual es imagen y servidora principalmente la mujer). Por eso estaba prohibido tomar por sí mismo el fruto. Porque la creatura debía respetar la libertad del Dios Creador. Nadie puede apoderarse del Amor si no le es dado. Eso sería violencia, violación de Dios.

Ahora bien, Satanás engaña a la mujer diciéndole la verdad pero sugiriéndole una mentira.

ADICCIÓN AL ROMANCE - DONJUANISMO

El enamoramiento patológico
Cuando se sufre un desamor, se produce una reducción tan brusca de esa dosis diaria de hormonas que se llega a experimentar síndrome de abstinencia
Autor: Alejandro Márquez Rubio | Fuente: Asociación SAFA y Catholic.net



El enamoramiento es un proceso de cambio que llega a todos los niveles, no sólo nos arreglamos más, nos mostramos más activos y eufóricos, en nuestro cerebro se produce una serie de cambios, hay electricidad (descargas neuronales) y hay química (hormonas). Estas descargas duran aproximadamente de 2 a 3 años, después se da paso al proceso de apego.

Estas sustancias que produce el cerebro, denominadas hormonas endógenas, bien podrían llamarse "drogas de la felicidad" (oxitocina, dopamina, endorfinas..) cuando estamos enamorados, se aumenta en 7000 la producción de éstas sustancias... y cuando se sufre un desamor, se produce una reducción tan brusca de esa dosis diaria de hormonas que se llega a experimentar síndrome de abstinencia (estrés, depresión, ansiedad...) llegando a considerarse el amor como una droga, tanto por los efectos iniciales, como la reacción ante la supresión del mismo.

Resulta curioso el hecho de que la ciencia ha descubierto que ante la visión del ser amado se activan determinadas zonas del cerebro, entre ellas el córtex anterior cingulado, que también responde al estímulo de drogas sintéticas, así como que las áreas encargadas de realizar juicios sociales y, por tanto, de someter al prójimo a valoración, se inactivaban, de ahí que sea cierta la expresión de “el amor es ciego”.

Por ello, el amor, es un proceso que genera una alta alteración en la persona, con el problema de que no siempre se vive con felicidad, euforia y de manera sana. Teniendo en cuenta las similitudes que comparte con los procesos adictivos de otras sustancias o conductas dependientes, el amor puede llegar a adquirir un funcionamiento igual de patológico... Se observan algunos casos, en personas con una adicción a una sustancia que cuando abandonan el consumo de la misma, buscan de manera imperiosa el establecer una relación de pareja... ¿casualidad o necesidad? ¿Casualidad que la mayoría de las personas con adicciones se planteen el tener una relación de pareja como uno de sus objetivos vitales? ¿Necesidad de seguir recurriendo a algo externo para provisionarse de su dosis de bienestar ante la dificultad para encontrarlo por sí mismo?

Según entrevista a Walter Riso, Terapeuta del enamoramiento patológico, publicada en La Contra, del diario La Vanguardia, el propio Walter declara que vivimos en una epidemia de amor patológico. ¿Cómo saber que estamos estableciendo una relación patológica?¿Cuál es el primer síntoma del mal amor?

El síntoma principal es cuando se pierde la dignidad, cuando se negocian los propios principios porque considerando que el amor lo justifica todo, cuando se es consciente de que algo te hace daño, pero no puedes vivir sin eso. El miedo a perder a la persona amada es intenso, y considera que si ocurre, su vida perderá el rumbo, sin darse cuenta de que el rumbo ya lo ha perdido, de que esa relación le quita más cosas de las que le da.

Para evitar caer en una espiral de conductas dependientes, en las que intentamos suplir nuestras carencias con algo externo, los neodarwinistas apuntan cuatro universales éticos:

-Cada uno de nosotros es un fin en sí mismos. No un medio para que la otra persona consiga sus objetivos.

-Autonomía y autodeterminación. Mis problemas los soluciono yo, no hay que esperar a que venga otra persona a salvarme.

-Debo ser valorado por mis méritos personales

-Tengo derecho a la ternura y el reconocimiento como igual.

Para llegar a conseguir esto, tenemos que aprender a hacernos cargo de nosotros mismos, aprender a sufrir, aceptar que el mundo no gira en torno al corazón, que hay muchas maneras de disfrutar y de llenarnos de felicidad, teniendo claro que el amor no es para siempre, que amar y depender son conceptos diferentes y que el mundo tiene muchas más gratificaciones que nos esperan, de las que sólo podremos disfrutar si dejamos atrás las cadenas que nos impiden avanzar.







Factor de Riesgo
es un boletín semanal de información sobre la prevención y el tratamiento de las conductas adictivas, tanto con sustancia como sin sustancia, todas ellas definidas por las personas que las sufren como “un gran vacío existencial”.

Si te interesa recibir el boletín en tu email
suscríbete aquí

domingo, 6 de enero de 2013

ADESTE FIDELES
VENID FIELES

Coro de la Capilla Sixtina

Venid fieles, gozosos, triunfantes; venid, venid a Belén: mirad, ya ha nacido el Rey de los ángeles.
Venid y adorémosle, Venid y adorémosle!
Ved cómo, dejando sus rebaños, unos humildes pastores se acercan. También nosotros celebremos gozosos su venida, venid y adorémosle!
Al resplandor eterno del eterno Padre escondido bajo el velo de la carne veremos a un Dios niño en pañales envuelto. Venid y adorémosle!
Por nosotros se ha hecho pobre y descansa sobre pajas; démosle cariñosos abrazos ¿Al que así nos amó quién no le amará? Venid y adorémosle!



Texto en latín
Adeste fideles, laeti triunfantes, venite, venite in Bethlehem.
Natum videte Regem angelorum, venite adoremus, venite adoremus, Dominum
En grege relicto humiles ad cunas vocati pastores aproperant. Et nos ovanti gradu festinemus. Venite adoremus....
Aeterni Parentis splendorem aeternum velatum sub carne videbimus, Deum infantem pannis involutum, Venite adoremus....
Pro nobis egenum et foeno cubantem piis foveamus amplexibus; sic nos amantem quis nos redamaret? Venite adoremus.....

Texto en castellano
Venid fieles, gozosos, triunfantes; venid, venid a Belén: mirad, ya ha nacido el Rey de los ángeles.
Venid y adorémosle, Venid y adorémosle!
Ved cómo, dejando sus rebaños, unos humildes pastores se acercan. También nosotros celebremos gozosos su venida, venid y adorémosle!
Al resplandor eterno del eterno Padre escondido bajo el velo de la carne veremos a un Dios niño en pañales envuelto. Venid y adorémosle!
Por nosotros se ha hecho pobre y descansa sobre pajas; démosle cariñosos abrazos ¿Al que así nos amó quién no le amará? Venid y adorémosle!