Google+ Badge

viernes, 25 de octubre de 2013

SEXO POR EL SEXO:
GRAVES CONSECUENCIAS

Quiero publicar como entrada mi respuesta a un comentario de Elías a la entrada
Castidad y pureza de Corazón. Aprovecho para ampliar aquí mi respuesta.

Hola Padre Horacio,
me llamo Elías y quisiera que me dijera: hay consecuencias en las personas que han tenido sexo casual y/o relaciones sexuales sostenidas? 
Gracias por su atención de antemano y que Dios lo bendiga.

[La foto: El que descubre la desnudez de una mujer y mira así a una mujer ya cometió adulterio con ella en su corazón (Mateo 5, 27-28)]

Estimado Elías:
Las consecuencias son muy graves. La primera de todas es el pecado, o sea la desobediencia rebelde al sabio precepto de Dios en la sexta prescripción del decálogo. El pecado es una falta de sabiduría, es necedad. Es también arrogancia y falta de humildad ante el consejo del más sabio que es Dios. Por lo tanto es un acto de soberbia.

Lo que Dios quiere preservar con el sexo precepto del decálogo es precisamente el tesoro humano del amor casto y de la pureza del corazón, como digo en la entrada que acabas de comentar.
http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2013/03/castidad-pureza-de-corazon.html
Esta consecuencia es reparable, en cuanto a la culpa, por la conversión, la penitencia, el arrepentimiento, la confesión sincera y la enmienda (cuando la adicción contraída la hace posible, lo que no siempre es así).

Pero el perdón de la culpa no borra las penas que son, muchas de ellas, irreparables.
Se llama penas a las malas consecuencias físicas, psicológicas, espirituales de los pecados y en este caso de los actos sexuales desvinculados de la unión amorosa esponsal y de la intención de engendrar hijos. Es decir fuera del matrimonio.

El sexo por el sexo congela a la persona en una especie de autismo psicológico, o sea de incapacidad para comunicarse y sobre todo para entregarse, para darse a sí mismo. Lo encierra en la burbuja de su yo. Y al desviar del camino del amor, que es el que hace humano al ser humano, lo desmotiva para las grandes empresas que inspira el amor, lo esteriliza para la fecundidad humana plena que genera el amor. Encierra al ser humano en sí mismo y por eso lo deshumaniza.

viernes, 18 de octubre de 2013

EDUCAR EN EL PUDOR DESDE BEBITOS
A HERMANITOS Y HERMANITAS


EDUCAR EN EL PUDOR 
DESDE BEBITOS
Una mamá responde

MI CONSULTA
Querida hija:
Tengo otra pregunta para hacerte que puede ser útil para muchas mamás que me han consultado al respecto.
¿Cómo te manejas teniendo un varoncito y una niña para todo lo que es pudor, curiosidad por el cuerpo del otro, en vistas a una relación futura pura y casta entre hermano y hermana?
Porque muchas veces, sobre todo a partir de la pubertad, se producen abusos sexuales entre hermanos, o entre primos, o los niños son víctimas de abusos sexuales por parte de familiares o empleados...
A ver cuál es tu visión y práctica materna... 
porque de esto se habla poco o casi no se habla; ni hay doctrina y práctica clara.
Padre Horacio

RESPUESTA DE ESTA MAMÁ
Querido Padre, aquí le envío lo que escribí sobre el pudor.
María G.

Entiendo bien la pregunta. Es una cuestión que me preocupa, no por el tema concreto y extremo del abuso, que ni se me pasó por la cabeza, pero sí en cuanto al trato respetuoso del propio cuerpo y el del otro. Y soy consciente de que el tema del pudor está en estrecha relación con la castidad, con la mirada decorosa, con la delicadeza en las palabras, gestos, con la vestimenta, evitando la desnudez, tan propia de las modas de hoy en día, especialmente la femenina.

Mi experiencia tiene la particularidad que mis nenes son chiquitos (la nena dos años y el varoncito cuatro años). Vivimos en el campo, en un ambiente sano, religioso y alejados de las inmundicias mundanas. No van a la escuela y el único contacto con niños que tienen es con dos primitas. Si se llevaran más tiempo, seguro que hubiera cambiado las reglas de juego que cuento más abajo.

viernes, 11 de octubre de 2013

CON FE DE NIÑOS


Un niño especial de 6 años 
que entiende más que muchos premios nobel

Miguel tiene 6 años y va a primer grado del colegio donde trabajo. Soy catequista de secundaria y todos los viernes del año, el Buen Dios derrama su gracia sobre nosotros, como un grifo de Agua Viva que nunca se cerrará e inunda todo: nos regala adorar a Su Hijo durante toda la mañana. Una Adoración Eucarística donde alumnos, profesores, directivos, madres y padres, entran y salen de la Capilla del colegio, postrándose delante de Jesús y rezando en silencio. A mí me da la impresión que es un pequeño pulmón dentro de nuestra apurada vida. Un momento y un lugar donde Él reina y no hace falta más nada.

Y allí van y vienen muchos enamorados de Jesús (o enamorándose) que buscan el Encuentro con el que nos amó primero. Mi tarea es mínima: preparar la mañana de adoración, llevar y traer a los chicos desde las aulas hasta donde Él los espera, y no mucho más que eso. Pero hubo un día que la cosa fue distinta. Fue el día que lo conocí a Miguel, un chico que se ha convertido en la personita más linda de mi semana.

Creo que éramos siete arrodillados, guitarra en mano alabando al Maestro, cuando irrumpió Migue (porque no sólo entró, sino que la entrada ya expresaba una linda ansiedad) y con él toda una espiritualidad a flor de piel. Corriendo atrás, una maestra, que nos miró como pidiendo perdón, pero que entendió de primera que era imposible que molestara, quizás recordando de repente una palabra del Expuesto: "Dejen que los niños vengan a mí". Lo dejamos. Y comenzó la enseñanza de Dios.

viernes, 4 de octubre de 2013

“Los jóvenes buscan amor y la sociedad les da sexo"


Padre Jurgen Daum:
“Los jóvenes buscan amor... y la sociedad solo les da sexo".
Vino a Ecuador para dar charlas sobre castidad a los jóvenes, y aunque está tratando temas “espinozos” en una sociedad muy sexualizada, el padre Jurgen no se asusta, mas bien dice que no puede quedarse callado, ante lo que oye a diario en el confesionario.
¿Qué hace un sacerdote hablando de sexualidad, en tiempos de curas pedófilos y de libertinaje sexual?
Dando una de estas pláticas, al final pedí que me hicieran llegar preguntas en papelitos, llegó una que decía: “Padre, ¿qué se siente violar a los acólitos?”. Me causó mucha indignación, porque es una gran injusticia escribir una pregunta así a un sacerdote que no conoce. Yo jamás he tocado a un chico, jamás he tocado a un mujer, he sido fiel a mi compromiso de celibato: llevo 20 años de vida sacerdotal cumpliendo fielmente, y no veo por qué a todos nos tengan que tachar de la misma manera. Conozco muchos hermanos sacerdotes que son muy fieles, también hay los que fallan, pero son la minoría. Reté a ese chico a que se manifestara, ¿tú crees que se acercó?,  ni siquiera a pedir disculpas por juzgar a un sacerdote que no conoce, porque yo sí le contesté. Tiró la piedra y escondió la mano cobardemente.
No tengo miedo de pararme al frente de los chicos y chicas y hablarles sobre este tema, porque no tengo nada escondido. ¿Que los sacerdotes no tienen nada que decir porque ellos no tiene experiencia en el sexo? Oigan mujeres: ¿acaso no van al ginecólogo hombre, que nunca ha dado a luz? Un argumento de esa naturaleza es estúpido.
Por otro lado, estoy en un momento de mi vida donde yo creo que el Señor me está pidiendo que hable claro y fuerte. No me puedo quedar callado.
¿Qué les dice en sus charlas a los jóvenes que les atrae tanto?

martes, 1 de octubre de 2013

Carta 141 de Santa Teresita a su hermana Celina

VIVIR BAJO LA MIRADA EXCLUSIVA DEL ESPOSO

J.M.J.T. Jesús

+
El Carmelo, 25 de abril de 1893 Querida Celina (Rocío):

Voy a decirte un pensamiento que tuve esta mañana; o, mejor, te voy a transmitir los deseos de Jesús sobre tu alma... Cuando pienso en ti junto al amigo único de nuestras almas, es siempre la sencillez la que se me presenta como la nota característica de tu corazón... ¡Celina (Rocío)...!, sencilla florecita-Celina(Rocío), no envidies a las flores de los jardines. Jesús no nos ha dicho: «Yo soy la flor de los jardines, la rosa cultivada», sino: «Yo soy la flor de los campos y el lirio de los valles»1. Pues bien, esta mañana, junto al sagrario, yo pensé que mi Celina (Rocío), la florecita de Jesús, debía ser -y serlo siempre- una gota de rocío escondida en la corola divina del Lirio de los valles. Una gota de rocío, ¿qué hay de más sencillo y de más puro? 

No son las nubes las que la han formado, pues el rocío desciende sobre las flores cuando el azul del cielo está estrellado. Ni puede tampoco compararse con la lluvia, a la que supera en belleza y en frescor. El rocío sólo existe por la noche; en cuanto el sol empieza a lanzar sus cálidos rayos, hace destilar las preciosas perlas que brillan en las puntas de las briznas de hierba de la pradera, y el rocío se torna en un ligero vapor. Celina(Rocío) es una gotita de rocío que no ha sido formada por las nubes, sino que ha caído de ese hermoso cielo que es su patria. Durante la noche de la vida, su misión es esconderse en el corazón de la Flor de los campos. Ninguna mirada humana debe descubrirla, sólo el cáliz que contiene la pequeña gotita conocerá su frescor. ¡Dichosa gotita de rocío, tan sólo conocida de Jesús...!, no te pares a contemplar el curso sonoro de los ríos que causan la admiración de las criaturas; no envidies ni siquiera al claro arroyo que serpentea por la pradera. Cierto que es muy dulce su murmullo... Pero pueden oírlo las criaturas..., y además el cáliz de la flor de los campos no puede contenerlo. No puede ser sólo de Jesús. Para ser suyos, es preciso ser pequeños, ¡pequeños como gotas de rocío...!

 ¡Y qué pocas son las almas que aspiran a ser así de pequeñas...! Pero tal vez digan: ¿acaso no son mucho más útiles el río y el arroyo que la gota de rocío? ¿Para qué sirve ésta? No sirve más que para refrescar durante unos instantes a una flor de los campos que hoy es y mañana ha desaparecido... Sin duda, estas personas tienen razón: la gota de rocío sólo sirve para eso. Pero esas personas no conocen a la Flor de los campos que ha querido habitar en nuestra tierra de destierro y vivir en ella la breve noche de la vida. Si la conociesen, entenderían el reproche que Jesús hizo una vez a Marta... Nuestro amado no tiene necesidad de nuestros grandes pensamientos ni de nuestras obras deslumbrantes; si quisiera pensamientos sublimes, ¿no tiene a sus ángeles, a sus legiones de espíritus celestiales cuyos conocimientos están infinitamente por encima de los más grandes genios de nuestra triste tierra...?

No es, pues, el ingenio ni los talentos lo que Jesús vino a buscar a la tierra. Si se convirtió en la Flor de los campos, sólo fue para mostrarnos cómo le gusta la sencillez. El Lirio del valle no aspira más que a una gotita de rocío... Y justo por eso se ha creado una ¡que se llama Celina(Rocío)...! Durante la noche de la vida, ella deberá vivir oculta a toda mirada humana; pero cuando las sombras comiencen a declinar y la Flor de los campos se convierta en el Sol de la justicia cuando venga a consumar su carrera de gigante, ¿podrá entonces olvidar a su gotita de rocío...? ¡De ninguna manera! Cuando él aparezca en su gloria, su compañera de destierro aparecerá también gloriosa. El Sol divino posará sobre ella uno de sus rayos de amor, y de pronto la humilde gotita de rocío aparecerá ante los ojos maravillados de los ángeles y los santos, y brillará como un diamante precioso que, reflejando al Sol de la justicia, se tornará semejante a él. 

Pero esto no es todo. El Astro divino, al mirar a su gota de rocío, la atraerá hacia sí, y ella ascenderá como un ligero vapor3 e irá a clavarse por toda la eternidad en el seno del foco ardiente del amor increado, y vivirá para siempre unida a él. Así como en la tierra fue la fiel compañera de su destierro y de sus desprecios, así también en el cielo reinará eternamente con él... ¡Y qué asombrados quedarán entonces los que en este mundo tuvieron por inútil a la gotita de rocío...! 

Sin duda, tendrán una disculpa: no se les había revelado el don de Dios, no habían acercado su corazón al de la Flor de los campos y no habían escuchado estas palabras irresistibles: «Dame de beber». Jesús no llama a todas las almas a ser gotas de rocío. Quiere que haya licores preciosos que las criaturas puedan apreciar y que las alivien en sus necesidades; pero para él se reserva una gota de rocío, ésa es su mayor ilusión... ¡Qué privilegio ser llamada a tan alta misión...! Más para responder a ella, es absolutamente necesario ser sencillas... Jesús sabe bien que es difícil mantenerse puros en la tierra; por eso quiere que sus gotas de rocío se ignoren a sí mismas. Le gusta contemplarlas, pero sólo él las mira. En cuanto ellas, al no conocer su propio valor, se consideran por debajo de las demás criaturas... Y

 esto es lo que desea el Lirio de los valles. La gotita de rocío, Celina(Rocío), ha comprendido... Este es el fin para el que Jesús la ha creado. Pero no debe olvidarse de su pobre hermanita; tiene que alcanzarle la gracia de hacer realidad lo que Jesús le hace comprender, para que, un día, el mismo rayo de amor evapore a las dos gotitas de rocío y juntas puedan, después de no haber sido más que una sola cosa en la tierra, estar unidas por toda la eternidad en el seno del Sol divino.
Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz