Google+ Badge

viernes, 30 de mayo de 2014

FALSA COMPASIÓN [9 de 20]
P. Santiago Martín

La falsa Divina Misericordia y sus consecuencias (Riesgo de cisma)
El Padre Santiago Martín nos habla de la falsa concepción de la misericordia de Dios que se pretende imponer,a saber un Dios que no castiga que es todo "aquí no pasa nada", tiene muy graves consecuencias. P. Santiago Martín advierte y asoma el riesgo real de cisma en la Iglesia a causa de este tema.
Puede verse en Gloria TV en el siguiente enlace
http://es.gloria.tv/?media=610969

Desapareció de un sitio de You Tube. Intento con este otro
http://youtu.be/iCUIyO9FFso

viernes, 16 de mayo de 2014

FALSA COMPASIÓN [7 de 20]
SÍNTOMA DEL ANTICRISTO

LA CORRUPCIÓN DE LA CARIDAD 
SÍNTOMA DEL ANTICRISTO
Según Federico Mihura Seeber
Tomado de su obra El Anticristo, pág 84 y sigs.
 Selección y resumen de Horacio Bojorge
La obra se obtiene a través de Editorial Vórtice
Buenos Aires, ventas@vorticelibros.com.ar
www.vorticelibros.blogspot.com

"La Caridad ha sufrido en la modernidad, en sí misma,
una amputación o inversión idéntica 
a la versión falsificada de Cristo en lo dogmático. 
La Caridad ha sido “cortada” de la Trascendencia,
es decir, de la relación “vertical” al Padre" [...]  
"Nada, nada puede identificar mejor la acción del Anticristo
en nuestro tiempo, 
que esta tergiversación del Mensaje de Cristo,
esta corrupción de la enseñanza de la primacía del Amor,
vuelta contra los Mandatos del Padre
y convertida en agente de la mayor perversión del hombre
que la historia haya conocido".

"1.- el Anticristo es lo contrario de Cristo, por la inversión de Cristo […]. Siendo Cristo, en su naturaleza humana, el dechado de toda virtud y justicia, su contrario sería el dechado de toda perversión moral.
2.- A lo que me refiero ahora es a lo que ya sugerí: a que la “inversión” de Cristo es la causa de la demonización de lo humano, de la ruina moral o abolición del hombre.
3.- Lo que quiero decir con “inversión” de la doctrina moral del cristianismo es una perversión de la misma. No es su rechazo [como en Nietzsche y otros autores anticristianos], sino una asunción desviada y perversa. Por ello mismo debe ser considerada nominalmente “cristiana”. Es una herejía cristiana.  [Como toda herejía] al negar una parte de la doctrina ortodoxa, corrompe al todo. Lo cual puede servir de descargo [a Nietzsche y otro impugnadores del hecho cristiano], pues lo que tenían a la vista era, ya, esta versión degradada del cristianismo “reblandecido”.
4.- [Esta herejía contra la caridad corrompe a toda] la doctrina moral del cristianismo. En ella, el centro de este ataque herético ha consistido en la perversión-inversión de la doctrina de la Caridad. Se trata, sin duda, de un ataque al alma de la moral cristiana. Porque la Caridad es esa alma. Y su inversión equivale a una inversión de Cristo mismo, consumada en nombre de Cristo. Por eso la considero prototípica de la acción del Anti-Cristo.
5.- La perversión de la doctrina moral cristiana que ha operado como causa de la corrupción moral de Occidente –y, por Occidente, del mundo entero–, radica en la adulteración de la doctrina central de la Caridad. Y distingo también en ello dos aspectos. La alteración de la Caridad en sí misma, por un lado, y la de su relación con el resto de las virtudes, por el otro.
                                                                                              

viernes, 2 de mayo de 2014

FALSA COMPASIÓN [5 de 20]
DIVORCIO Y SEGUNDAS NUPCIAS
¿se permitió alguna vez?

¿Aceptó alguna vez la Iglesia la comunión de los divorciados vueltos a casar como sugiere el Card. Kasper? ¿Admitió la Iglesia alguna vez unas segundas nupcias para los "divorciados"?

El canon octavo del Concilio de Nicea que invoca el Cardenal Kasper para opinar en favor de admitir a la comunión a fieles separados y vueltos a casar (por civil) no trata de eso. El hecho está excluido doctrinalmente desde siempre y está probado históricamente que la Iglesia nunca lo admitió.

El Canon octavo del antiguo Concilio de Nicea, apuntaba a unos herejes rigoristas para que aceptaran -- como lo hizo siempre la Iglesia -- unas segundas nupcias, pero no de divorciados sino de viudos.

No se trata de ninguna manera, de lo que interpreta sin ningún fundamento G. Ceretti el autor en cuyo libro ya ampliamente refutado por la academia se inspira y apoya el Cardenal Kasper.

Si a Usted le interesa profundizar en el tema lea este informe y divúlguelo entre los desorientados, confundidos  y perplejizados por la prensa.
Horacio Bojorge