Google+ Badge

jueves, 24 de diciembre de 2015

JESÚS ALEGRÍA DE LOS HOMBRES



Jesús sigue siendo mi alegría,
 consuelo y bálsamo de mi corazón. 
Jesús me defiende de toda pena.
 Él es la fuerza de mi vida,
 el gozo y el sol de mis ojos,
 el tesoro y la delicia de mi alma;
 por eso no quiero a Jesús fuera
 de mi corazón y de mi vista.

PATORES DE BELÉN

LOS PASTORES DE NAVIDAD

Llenos de fe llegaron los pastores,
Puntas de pie, dedo sobre los labios.
Envueltos en celestes resplandores
por caminos ocultos a los sabios.

Llegaron los primeros. Con sus dones.
El Niño estaba como en Isaías.
Rocío de Gedeón en los pellones
con que la Virgen Madre lo cubría

Y José de anfitrión. Era el encuentro
del Niño Dios con sus primeros fieles.
Hallaron – como el Ángel les dijera –

al Prometido que guardaban dentro,
tibio de corazón bajo sus pieles

blanqueadas por la escarcha de la espera.

viernes, 11 de diciembre de 2015

MADRES FORMADORAS DE FUTUROS PADRES

Una civilización es lo que son sus mujeres, porque ellas son las que forman a sus miembros.

Esta civilización actual globalizadora desactiva en los varones la capacidad heroica y de protagonismo espiritual. Lo hace descerebrándolos y sumiéndolos en la instintividad, por la gula, la ira, la violencia y la lujuria. 
A eso lo induce principalmente un tipo de mujer que en lugar de suscitar en el varón la excelencia del espíritu, lo desactiva por la intemperancia.
Ese tipo de mujer lo hace así con su novio, su esposo y sus hijos. 

Y no lo hace necesariamente con el deseo perverso o envidioso de destruir. Sino para ponerse ella en el centro, con una falsa ciencia del bien y del mal que ella administra con la certeza inconmovible de que las cosas, y entre ellas el varón, han de ser para ella y como ella las piensa; y de que su bien propio consiste precisamente en lo que a ellas les da el dominio y la administración de almas de los demás, por la manipulación de sus debilidades y sus pasiones.

Lo cual, de paso, conjura el peligro (inconsciente pero que gobierna las acciones de algunas de ellas) de un tipo de varón al que hubiera que obedecer, no por una sumisión servil, sino por un auténtico reconocimiento de su valía espiritual y la lucidez desapasionada de su razón.

Así, la diosa rectora de esta civilización de la acedia,  conjura la posibilidad misma de un tipo de varón capaz de sufrir y sacrificarse por la realización del bien. 

Predomina en esta cultura la raza de varones que ella quiere y se encarga de criar, la raza de funcionarios del stablishment que no tienen la fortaleza para cuestionarlo y combatir sus males. 

¿No es eso una consecuencia de la educación que han recibido de sus madres, de sus maestras, de sus novias, de sus esposas, y hasta de sus hijas, que no les ha preparado para oponerse al mal aún a costa de sí mismos?


viernes, 4 de diciembre de 2015

MADRES FORMADORAS DE FUTUROS PADRES [2 de 3]

La Dulcinea del Quijote refleja, una realidad aunque humorísticamente: cuánto le importa al varón la opinión de la mujer que él ama y admira, y cuánto está dispuesto a hacer sacrificarse por hacerse acreedor de su admiración y su respeto. 

Cuenta San Ignacio de Loyola en su autobiografía, que en el aburrimiento de su larga convalecencia, se paraba a pensar tres y cuatro horas sin darse cuenta,  imaginando lo que había de hacer en servicio de una dama, "los medios que tomaría para poder ir a la tierra donde ella estaba,  las palabras que le diría, los hechos de armas que haría en su servicio" [Autobiografía 6].

En la mujer digna hay una capacidad de inspirar en el varón el deseo de hacer grandes cosas por ella, por merecerla, por demostrar que la merece. Ella es capaz de elevar al hombre a las esferas del espíritu o de sumergirlo en la instintividad descontrolada y deshumanizadora. Puede hacer del hombre un caballero o un cerdo. 

Y también la mamá, puede desde pequeñito cultivar en su hijo las capacidades espirituales fomentando en él con el elogio de lo bueno la inclinación al sacrificio por los gestos y los ideales nobles. O puede cultivar en él la satisfacción de los apetitos de la gula, del egoísmo, la comodonería y la violencia. También de su varoncito puede sacar un caballero o un lechón, un hombre o un mono. Suele haber una cierta simetría en lo que una mujer sabe hacer de su novio y de su marido y lo que hace, después, de sus hijos.

Volvemos a encontrarnos aquí con el designio de Dios al crear a la mujer: poner ante Adán "una ayuda semejante a él", sin la cual habría quedado solitario habitante de un planeta de animales. Por ella, con ella y ayudado por ella, el varón podría ser estimulado y levantado  a la vida del espíritu, a la amistad matrimonial. Pero por efecto del pecado original, es justamente ella la que lo induce  a la regresión a lo instintivo. Todo depende de que la mujer asuma de nuevo, por gracia, el rol que Dios le asignó por creación: que dignifique al esposo y que lo haga hacerse digno de ser admirado por ella.

[Tomado de mi libro: La Casa sobre Roca. Noviazgo, amistad matrimonial y educación de los hijos para el matrimonio. Editorial Lumen, Buenos Aires 2005, página 144]

viernes, 27 de noviembre de 2015

MADRES FORMADORAS DE FUTUROS PADRES (1 de 3)

La educación del niño por su mamá, no sólo tiene aspectos negativos, es decir el de corregir en el varoncito las malas  inclinaciones y sobre todo las pasiones de la gula y la ira.

El autodominio va dirigido a algo positivo. A realizar el bien. Y la mamá puede mucho para inspirar en su niño los gestos generosos con los más débiles, niños, ancianos, lisiados, personas con malformaciones físicas. Ella puede mucho cuando  alaba en su niño los gestos generosos, religiosamente motivados. Ceder un asiento, privarse de algo para darlo, tomarse una molestia por los demás. Ceder ante un hermanito o una hermanita menor, tener atenciones con los ancianos, ser servicial. El niño es muy sensible a la alabanza y a la reprobación de su madre. Si la madre planta las virtudes sugiriéndolas y las riega aprobándolas, las verá florecer.

¿No son acaso, las mamás las que tienen horror a que su niño se sacrifique por algo, o a que pueda sufrir alguna privación? Por eso son enemigas del sacrificio de sus niños, a veces hasta por una causa noble. 

El varón es capaz de concebir el valor y la hermosura del sacrificio más que la mujer. No es que ella no sepa sacrificarse por amor. Pero le cuesta más ver el sacrificio de los que ella ama. Ella defiende a toda costa la vida y el bienestar de ellos. Por eso, la madre debe abrirse a la generosidad de que su hijo se sacrifique por causas nobles y debe tener la generosidad de alabarlo cuando se sacrifica. Ese es el modo de educar a un hombre generoso y no a un gran egoísta. Por eso la mamá debe ponerse en guardia contra su afán de proteger excesivamente al hijo. Puede terminar 'protegiéndolo' contra la grandeza y hacer de él un pusilánime y un egoísta. Es la mamá la que debe iniciarlo en la virtud de la caballerosidad. La Escritura ofrece el ejemplo de la mamá de los siete niños Macabeos. Y el de María a los pies de la Cruz de Jesús.

Pero, para eso, ellas primero tienen que vivir como hijas de Dios. Tienen que cultivar un corazón como el de María. Tienen que cultivar el ser filial, ¡Ya son hijas por el bautismo! Pero tienen que cultivar la dicha de serlo, lo cual es imposible sin cumplir con las renuncias bautismales.. Es tan bonito: ¡Vivir de cara al Padre! Y enseñarle a su niño a vivir de cara al Padre y a dominar sus pasiones de cara al Padre. Hacer del propio hijo un hijo del Padre. Es el mejor regalo que puede hacerle una hija de Dios a su Padre celestial. ¡Un hijo! ¡Un adorador como Jesús!

Después también ese hijo va a mirar a su esposa de otra manera. Ese es un varón que está formado para mirar las personas, para considerar las personas, no para despersonalizar a la mujer y convertirla en "pata de pollo", lo cual es un drama para el alma femenina. Conozco muchas jóvenes  que precisamente sufren porque dicen: "¡No encuentro ninguno! No me gusta cómo me miran. Y yo no me voy a casar con un hombre que me mira así." Yo creo que esta generación de mujeres paga los errores de otra generación de mujeres. Y esa generación de varones paga los errores de otra generación de  varones y mujeres. Este camino se inicia desde la familia y la mujer tiene que ser pilar. Ella es la más temprana y principal formadora. ¿Por qué no hay varones que valgan la pena? Porque las mamás primero y los papás después, no los saben formar con su palabra pero principalmente con su ejemplo de santidad.

Éstos males no se generaron de golpe sino que vienen arrastrándose y creciendo a través de siglos. La cultura cristiana, y en gran medida la tan calumniada Edad Media,  no originó el machismo del varón ni la dominación de la mujer. Formó a través de siglos al caballero y a la dama. Caballeros: varones capaces de ir a pelear y morir por una causa justa y en muchos casos su causa era su dama. Es decir su esposa, su familia y sus hijos. Por eso venían y ofrecían sus hazañas a la dama. Esos caballeros eran los que siempre dejaban pasar a la dama primero. Hasta en el lecho también, primero ella. Ése era el hombre que formó el cristianismo: un hombre capaz de morir, el hombre casto. Y a la mujer la quiso hacer una dama, digna de de que el varón diese su vida por ella, hasta morir por ella.

[Tomado de mi libro: La Casa sobre Roca. Noviazgo, amistad matrimonial y educación de los hijos para el matrimonio. Editorial Lumen, Buenos Aires 2005, página 142-143]

viernes, 20 de noviembre de 2015

LOS DEMONIOS DEL DESENCUENTRO
QUE SIEMBRAN LA SOLTERÍA

¿POR QUÉ NO SE ENCUENTRAN 
TANTOS BUENOS VARONES SOLTEROS 
CON TANTAS BUENAS MUJERES SOLTERAS?

“Cuando te vi por primera vez, no quería fijarme en vos. En realidad, en nadie. Llegué a buscarte por una remota posibilidad de que fueras vos la mujer que el Señor quería darme. 
Encerrado en mis ideales, en mi burbuja, era incapaz de ver la Voluntad de Dios. 
Mi orgullo se volvía contra mí mismo. Y ninguna mujer pasaba el filtro de la perfección que yo esperaba encontrar”

Anónimo dijo...
Padre Horacio
Me ha gustado el blog del Buen Amor. Es muy cierto que debemos poner a Dios primero que todo, buscar su Reino que lo demás por añadidura llegará. En mi caso, soy hombre, soltero y católico. Me encantaría encontrar a la mujer de mi vida y formar una familia como Dios manda pero en lo que llega sirvo felizmente al Señor. No se desesperen, los tiempos de Dios no son los nuestros.

Muy estimado varón anónimo:
No suelo responder mensajes anónimos pero voy a hacer una excepción con el suyo.
Aunque Usted no me pide ningún consejo me permito darle uno. 
Usted ha visto la cantidad de comentarios de mujeres solteras a esta entrada que Usted, raro comentarista varón, ha decidido comentar. Y termina su comentario, al parecer compadecido de ellas exhortándolas a no desesperar.
Es verdad. Esa es la entrada más comentada de las más de 700 del blog 
Nota: la entrada es la oración de Santa Ana pidiendo un buen esposo http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2012/03/para-pedir-un-buen-esposo-oracion-de.html 

El 99% de los comentarios al pie, es de mujeres que están esperando que un varón las haga esposas y madres. 
Mi pregunta es ¿qué está pasando con los varones?
El Señor me ha dado una respuesta que intenté exponer resumidamente en esta entrada: http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2015/01/la-cuerda-de-tres-hilos-dificilmente-se.html

Mi consejo para Usted y los varones en general, viene ahora y es el siguiente: déjese ya de buscar 'la mujer de mi vida' y empiece a buscar a 'la madre de mis hijos'. De esa manera encontrará, por añadidura, a su mujer.

Pero para encontrar a esa buena mujer, tiene que convertirse Usted primero en un buen varón. ¡No se me ofenda! Entiendo por buen varón a un varón según el corazón de Dios. 
Un varón justo. Y el varón es bueno y justo ante Dios, cuando se sabe llamado por Dios a ser padre y, tomándose en serio esa vocación, se empeña en cumplirla. Cuando vive así, ese varón deja de mirarse a sí mismo, para mirarse en su descendencia. 

De ese designio de Dios sobre ellos es lo que se han olvidado hoy los varones. Por eso a ellos se los engulle la ciénaga de la lujuria y la pornografía. Por eso ellas, a veces, sin darse cuenta, buscando ternura, los empujan a la ciénaga. 
Y así ni ellos ni ellas se encuentran mutuamente. Porque no viven a la luz del primer mandamiento-bendición y de la primera bendición-mandamiento: "Crezcan, multiplíquense y llenen la tierra". Por eso se quedan solos, porque se buscan uno al otro, pero cada uno para sí mismo. En una palabra porque no obedecen a Dios. 

Y ese olvido de la voluntad de Dios, del mandamiento-bendición que es bendición-mandato y consejo, es un fenómeno pura y netamente demoníaco. Un triunfo del príncipe de este mundo sobre la fe católica de bautizados y bautizadas.

Para que vea si tengo razón, mire el ejemplo contenido en estas otras dos entradas en este blog: 

Le aseguro que si empieza a mirarse, en fe, y a vivir en fe, como llamado por Dios a ser padre, se le iluminarán sus ojos para reconocer a la madre de sus hijos. Porque, quizás, la imagen ideal que se hace de 'la mujer de mi vida' le está impidiendo reconocer a la que el Señor puso, pone o pondrá antes sus ojos. 


Sacuda pues esa necedad de su cabeza que lo hace ciego, e instale en ella la sabiduría de Dios que le permitirá reconocer a la madre de sus hijos. Ella resultará ser, así: ¡la mujer de su vida!

En las próximas entradas me ocuparé de mostrar por qué hoy los varones no se miran como llamados a ser ante todo ¡padres! 
Y, cuando piensan en el matrimonio, a "pensar en la cuna tanto como en la cama, o aún más la cuna que en la cama". 
Entonces, también el lecho matrimonial se transfigura, porque la cuna lo ilumina. 

Creo que, en parte, se debe a que los padres (y en su defecto o quizás sobre todo las madres) de los varones no saben inspirarles desde niños, con el ejemplo y la palabra, el ideal de ser padres algún día... 
Y esto sucede ¡oh malvado círculo vicioso! porque en la generación anterior no reinaba el ideal de la bendición mandamiento consejo y consejo mandamiento y bendición. O porque el padre no vivía santamente su ser varón y padre. La desaparición de los modelos, ha cegado la fuente de la sabiduría, la cultura  de la fe vivida.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Periodista argentina habla sobre sectas

La ciudad de Río Cuarto (provincia de Córdoba, Argentina)
aún no sale de su conmoción ante el caso que ha sido juzgado en la Cámara del Crimen de esa ciudad, y de la que
se informó en el número anterior de Info-RIES. Se trata de una mujer que fue sometida sexualmente por una persona que se hizo pasar por 'vidente” y que prometía “curarle los males”. El estado de vulnerabilidad de la joven la llevó a obedecer todos los requerimientos de este hombre que, a modo de “sacrificio”, llegó a reclamarle que se prostituyera a fin de obtener la “máxima liberación”.
La periodista cordobesa Laura Vergara, autora del libro Harry Potter, delator del tenebroso mundo de las sectas, comentó a La Mañana de Córdoba que el caso ocurrido en Río Cuarto la sensibilizó a la luz de lo que a ella misma le tocó vivir en el año 2006 cuando estuvo cerca de ser captada por una secta en el valle de Punilla.

“A mí me invitaron a participar de un retiro espiritual, que yo pensé que era de índole religioso. Fueron tres días en cercanías de Tanti, en el valle de Punilla, en la que fuimos realizando distintas actividades y en los que se utilizaron alucinógenos. Cuando el domingo mi marido fue a
buscarme notó algo sospechoso al verme en un estado vulnerable que le llamó la atención”, recordó Vergara.

La comunicadora social señaló que a partir de su experiencia, por la que formuló una denuncia en la  
Fiscalía Nº 1 de Villa Carlos Paz que no prosperó, comenzó a investigar cómo actúan las sectas en la ciudad y en el interior de Córdoba. Como resultado de estos estudios, afirma que son numerosos los  
casos de mujeres que son reclutada en estos grupos que se mantienen activos y son cada vez más, las cuales terminan siendo abusadas psicológicas, físicas y sexualmente. Y aún así, en la mayoría de los casos, las víctimas por temor no realizan ninguna denuncia ante la Justicia.

“Las mujeres ven quebrantada su voluntad, son manipuladas y pierden la capacidad de discernir entre lo que está bien y lo que está mal. Estos grupos hoy en día están avanzando de manera desmedida y las víctimas suelen ver a las mujeres como brujas”, explicó Laura Vergara mencionando conductas
que aparentemente mostraban el maestro Amor o el maestro Mehir. 
La comunicadora sostiene que “no es casual que en la sociedad se estén dado en forma reiterada casos de violencia y feminicidios con tanto desprecio y saña.

”.La periodista apunta a la que llama secta “Gnosis” que brinda cursos de capacitación sobre "Inteligencia Emocional”, y que asegura son una manera de captación”. 
Otros grupos lo hacen a través de charlas donde brindan herramientas para combatir el estrés. “En  
ellas, hay participantes que se muestran más interesados y son ellos quienes con el correr del tiempo son reclutados para formar parte de un grupo más íntimo. Es entonces -dice Vergara- cuando terminan en un estado de vulnerabilidad donde son manipulados psicológicamente y tres días son suficientes para quebrar la voluntad de una persona y hasta ser sometida sexualmente”, aseveró.
FUENTE: La Mañana de Córdoba


miércoles, 14 de octubre de 2015

viernes, 2 de octubre de 2015

viernes, 18 de septiembre de 2015

La castidad ¿ya no es una virtud?
Enrico Cattaneo

¿La castidad ya no es una virtud?
Reflexiones sobre el Sínodo
Enrico Cattaneo

¿Es posible que no existan hoy teólogos, pastores, médicos, sociólogos que sepan ilustrar la belleza de la castidad como valor humano y, sobre todo, la virginidad por el Reino? Es desconcertante y preocupante que el Sínodo haya ignorado totalmente este aspecto.

Pienso que no sólo los Padres sinodales, sino también todos los católicos y las personas de buena voluntad han vivido con mucho sufrimiento interior el dilema debatido en el Sínodo, entre ser fieles a la palabra de Cristo sobre el matrimonio y, al mismo tiempo, salir al encuentro de tantas situaciones llenas de fragilidad, de fracaso, de crisis de la familia. Esta laceración interior, ciertamente presente en todos los Padres sinodales y en todos los otros participantes (parejas, religiosos y observadores de otras confesiones), impide clasificar de manera simplista las distintas posiciones contraponiendo los "conservadores" a los "abiertos", los "rígidos" a los "misericordiosos".

También la relación-síntesis de la primera semana, hecha por el cardenal Erdő, reflejaba esta laceración e indicaba los posibles caminos para afrontar los problemas de la familia, manteniendo firme la doctrina. Son muchas las cosas positivas presentes en esta relación, pero otras dejan un sentimiento de incomodidad. Entre las positivas hay que subrayar la actitud de fondo que hay que asumir frente a la crisis de la institución familiar, que es la de presentar "el Evangelio de la familia", es decir, toda la belleza del matrimonio y de la familia cristiana, testimoniada por muchos esposos y muchas familias. Esta "belleza", fruto de la gracia, pasa ciertamente por el camino de la cruz, hasta el heroísmo del amor oblativo. La relación del cardenal Erdő tocaba también otras muchas situaciones que están más o menos directamente vinculadas a la familia, a saber: la cohabitación (y, por consiguiente, las relaciones prematrimoniales), las uniones de hecho, los matrimonios civiles entre bautizados y la cuestión homosexual.

Ahora bien, nos preguntamos: en lugar de plantear soluciones ambiguas, que lo único que hacen es desorientar a los fieles, ¿por qué no se ha dedicado ni una sola palabra a la "belleza de la castidad" como valor auténticamente humano y cristiano? ¿Tal vez sea porque la castidad ya no es una virtud? ¿O es que la Iglesia ya no tiene la valentía de indicar a los jóvenes, a los prometidos y también a las parejas casadas, el valor de la castidad y de la virginidad por el Reino de Dios? ¿No sería este el verdadero mensaje profético para nuestro tiempo?

Después de todo, los primeros cristianos, que vivían inmersos en un mundo corrompido bajo todos los puntos de vista, se presentaron proclamando, por una parte, la belleza del matrimonio cristiano, monógamo e indisoluble, signo de la unión de Cristo con la Iglesia y, por la otra, proponiendo la superior belleza de la virginidad, abrazada por causa de Cristo y del Evangelio. ¿Acaso Jesús no era virgen? Y la Madre de Jesús, María, ¿no ha sido proclamada desde el principio "siempre virgen"? Ciertamente, los tiempos modernos exigen una presentación adecuada a las problemáticas actuales.

Pero, ¿es posible que no existan hoy teólogos, pastores, médicos, sociólogos que sepan ilustrar la belleza de la castidad como valor humano y, sobre todo, la virginidad por el Reino? Este sería el trabajo que hay que hacer y esperemos que se haga en el año de la vida consagrada (noviembre 2014-2015).

 Es desconcertante y preocupante que el Sínodo haya ignorado totalmente este aspecto. Si la Iglesia ya no sabe proponer integralmente el mensaje evangélico sobre la sexualidad, entonces significa que la mentalidad del mundo ha entrado también en la Iglesia. Y queriendo ir un poco al fondo de la cuestión, hay un motivo para esta ofuscación, que ha ocurrido en el momento en que se han querido nivelar todas las vocaciones, todos los carismas, diciendo que la elección de la virginidad por el Reino no es "mejor" que la elección matrimonial. ¿No dice Pablo que hay que "aspirar a los carismas más grandes" (1Cor 12,13)? ¿Y acaso no dice que quien se casa "hace bien", pero que quien no se casa para ser todo él del Señor "hace mejor" (cfr. 1Cor 7,32-38)? ¿Y no ha sido siempre ésta la posición de la Iglesia católica en sus dos mil años de historia? ¿O acaso Dios no es libre de dar sus dones y de ofrecer a uno cinco talentos, a otro dos y a otro uno solo? Después, le tocará a cada uno hacer fructificar al máximo el don recibido, y sobre esto el Señor valorará la santidad de la persona.
Volviendo al Sínodo, debería estar claro que la crisis de la familia está causada también por la crisis de la moral sexual. Ahora bien, en lugar de rociar con un poco de agua bendita situaciones objetivas de pecado (y se ha observado que en la relación-síntesis falta precisamente este concepto), ¿por qué no plantear, también respecto a la sexualidad, esa propuesta positiva que se quiere hacer para la familia? En otras palabras, hay dos "bellezas" evangélicas que hay que presentar: la "belleza de la familia", escuela de oblación, de fecundidad y de comunión y la "belleza de la castidad", escuela de autodisciplina y de elevación del amor humano y cristiano.

Si la reflexión sobre la familia que proseguirá con el Sínodo ordinario del año que viene se reduce a copiar a los ortodoxos en lo que atañe a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar; a los protestantes en su consideración del Evangelio como un ideal, dejando a las conciencias de los individuos la decisión en situaciones concretas; a los anglicanos en su comprensión de la sinodalidad como un modo de resolver las cuestiones a fuerza de mayorías, entonces no se entiende dónde está esa "creatividad" sobre la que el Papa Francisco ha insistido.

Artículo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana.
Traducción de Helena Faccia Serrano, publicado en ReL, 24-10-14



http://tomaylee-sagradasescrituras.blogspot.com
http://www.elblogdelbuenamor.blogspot.com








viernes, 11 de septiembre de 2015

FAMILIA CATÓLICA EN PAKISTÁN
ORA POR ELLOS, OREMOS POR ELLOS

Cristianos perseguidos: ¡Mira mi Fe! 
En mi celda tenía una foto de la Virgen María y una Biblia
 https://youtu.be/NR7cL_Pne_Y

CARTA DE UNA MADRE DE FAMILIA
A PROPÓSITO DEL SÍNODO DE LA FAMILIA

Coincidentemente con el Sínodo sobre la familia, acabo de recibir esta carta de una madre de familia en que expresa su convicciones de fe y lo que le ha enseñado la experiencia de esposa:

Gracias Padrecito, por hacerse un lugar "para tomar unos mates sin desmontar del petiso".

Cuando uno ama a alguien agradece (y valora) cualquier pequeño ratito de compañía. Y la recuerda. Y repasa las palabras. Y se le alegra el corazón por mucho tiempo cada vez que recuerda ese ratito,

Como siempre padrecito, muy hermoso lo que coloca en su blog. ¡Hermosa la carta del matrimonio amigo de SS Juan Pablo II! ¡Cuanta verdad!

"Tengo la impresión de que nosotros, cristianos, hablamos demasiado de los matrimonios fracasados, pero poco de los matrimonios fieles…"

¡Es verdad! Yo no recuerdo una homilía (¡ni una!) donde se hable de la belleza y santidad del amor de los esposos. Mire, padrecito, nunca, nunca, nunca, le habré dado suficientemente las gracias a Dios por haber puesto el libro "La casa sobre roca" en mi camino (y aunque hace muchos años aún recuerdo perfectamente cómo fue), y de haberle dado a usted la gracia de un sacerdocio al servicio del amor esponsal humano (y divino).
¿Cómo pueden los esposos amarse bien (como Dios quiere) si no hay nadie que se los explique. Ya sé que usted dirá "Tienen las Escrituras y el Magisterio", pero muchas veces somos como niños (al menos yo… y bastante pavota muchas veces) necesitamos de "un papá" que nos muestre la belleza de la Esperanza a la que estamos llamados. Meditando sobre este tema me parece ver un paralelo entre el mal ejercicio de la paternidad de los laicos y la de algunos (bastantes en este aspecto) consagrados.
 Veo con pena que muchísimos padres (buenos, piadosos, con buenas intenciones) no son capaces de educar en el amor a Dios a sus hijos, resistentes al empuje del mundo. ¿Por qué?.
Me parece que la primera cosa es que hay que amar a Dios (y su Palabra, y su honra) más que a los hijos
La segunda es creer que ellos son capaces (no importa la edad) de enamorarse de Dios y de hacer sacrificios por agradarle, y por amor a Él no dejarse llevar por el mundo.
La tercera cosa es vivir como familia de manera no-mundana. Y eso lleva sacrificios: no TV, no revistas mundanas, nada de modas, pocas amistades y sanas, buscar cosas sanas que nos diviertan y alegren como familia, cultivar (a toda costa) el amor y colaboración familiar, cultivar el gusto por la música bella (el mejor folklore, con sus letras cargadas de amor a la familia y la Patria, la música clásica, y los instrumentos musicales), el trabajo en equipo (no para que te paguen o alaben, sino porque con ello nos alegramos todos y le damos alegría a Nuestro Señor). Nada de "tecnologías" hasta que las puedan manejar sin adicciones (y para mí eso es, por lo menos, a eso de los 17 años), llevar una vida austera y en la medida de lo posible hacer caridad con los necesitados, cultivar en los hijos la preocupación por el otro (los vecinos del barrio haciéndole mandados, o los compañeros ayudándolos en las tareas)
La cuarta es estar siempre vigilante sobre nuestros hijos. Amistades, gustos, conversaciones, en el uso del tiempo. Y esa creo que es la principal falla: se confía demasiado en los gurises, y se olvida de que ellos son pecadores, débiles y que nosotros somos sus pastores: debemos vigilar "nuestras ovejitas", traerlas con el cayado... y a veces un bastonazo hay que darlo también jjejjeje... esto suena horrible a los oídos de los padres hoy, pero es así. No se corrige a los hijos. Y eso que en la Biblia dice "corrige a tus hijos". También creo que es por "cansancio".  Es que criar hijos es "cansador", pero ¡la alegría de ver cómo crecen en estatura y gracia no tiene precio!
Y aquí es donde haría el paralelo del sacerdote y un papá. Si el sacerdote "se cansa" de animar a sus fieles a la santidad de vida, si cree que no es posible que sean santos, si no vigila la sana doctrina,  se desanima ante las habituales (y repetidas) caídas de sus ovejitas, le hace el juego al Diablo. Y las ovejas se quedan con un pastor "buenisimo", pero que no las cuida, no le busca los mejores pastos, no la lleva en brazos...  Y al final el pastor se traga que las ovejas son así, y bueno, como dice la carta de estos esposos "no tienen madera para santos" o rebajan la santidad a ser buenos y ayudar.
Padrecito: alguna vez se lo dije, pero necesito volver a repetírselo: descubrí cómo es el amor de Dios Padre en el amor que usted da. En sus consejos y su ternura, en su dulce y firme mano para conducirme a Dios (y apartarme del pecado), en animarme en lo bueno y amonestarme con fuerza en lo malo, en tener tiempo para mí (con tantas cosas y personas más necesitadas e importantes que le consultan), por decirme "hija"... ¡ah! si los sacerdotes supieran lo que para un alma significa que un sacerdote te diga "hija"! Muchas veces pienso ¿qué sentirá mi alma si un día el Señor me dice: hija? Ahhhhhh. Ésa, padrecito, fue la más grande enseñanza que me ha dado: que soy "hija" de Dios, que debo vivir como hija.
¡Bendito sea Dios que le ha dado la gracia de conocer y difundir la Buena Noticia del amor humano elevado a divino!
Su hija NN

viernes, 28 de agosto de 2015

PEREGRINACIÓN ORANTE EN ITALIA
POR LOS HERMANOS PERSEGUIDOS EN IRAK

VIDEO ENTREVISTA CON EL PADRE DOUGLAS BAZI
párroco de Erbil (Irak)
Cristianos perseguidos en Irak 
https://youtu.be/V5jrmD9Rhq8

PRÉSTAMOS A INTERÉS Y USURA
PECADOS CONTRA EL AMOR AL PRÓJIMO

EL SEÑOR PROHIBE EL PRÉSTAMO A INTERÉS
LOS CRISTIANOS LO HEMOS OLVIDADO 
URGE RECORDAR ESTA ENSEÑANZA DIVINA
CONTENIDA EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS

 
http://youtu.be/JswttjKn_PE

 No podéis servir a Dios y al Dinero
Guardáos de la codicia porque es una idolatría.

viernes, 21 de agosto de 2015

SILENCIO SOBRE LO ESENCIAL EN MI GRUPO PRO VIDA

"Silencio sobre lo esencial"
en mi grupo Pro Vida
¿Es lícito callar lo esencial porque haya quien no lo acepta?

Esta es una reflexión de una persona que ingresó en un curso de formación de una institución Pro Vida. Esta persona agradece la formación que le brindara el curso pero manifiesta respetuosa y fundadamente una discrepancia en un punto fundamental del planteo del curso.

Ella manifiesta que “quisiera compartir el punto de vista, y agradecer al Señor, que hace posible ponerle palabras, a opiniones, y sentimientos que ni siquiera sabíamos cómo explicárnoslos a nosotros mismos”. 

Y es que no se debe callar sobre el fundamento divino del derecho a la vida en la acción Pro Vida, aún delante de incrédulos. No es lícito poner de lado a la fe, ni aún por método.

"Estimados,
Hay algo que quise comentarles personalmente, lo hago ahora por escrito. 
Me sentí "como en casa" en el primer módulo del curso (esta es para mí la mejor expresión para describirlo), no en todas las comunidades nos sentimos así, aún cuando compartimos la misma Fe.

El material del módulo me pareció bueno. Respeta la doctrina de la Iglesia y se ocupa de fundamentarla con citas de la Biblia, del CIC, menciona encíclicas, etc. Sentí y viví, a través de ese módulo, que es importante la búsqueda de la verdad inherente a Dios, que hay que buscarlo también con la razón y toda nuestra naturaleza, pero también debemos buscarlo sobrenaturalmente. Es algo que no todos los cristianos concientizan, son puntos que comparto, y miren que leí con cautela (por importarme mucho el tema que toca) y lo encontré precioso, en casi todo. 

Digo, casi, porque hay algo que no comparto, es lo que sigue:

lunes, 17 de agosto de 2015

NO TE LO PIERDAS
ASISTE E INVITA AMIGOS

GRANDES MAESTROS
ENSEÑANZAS IMPERDIBLES -  UTILES PARA TODA LA VIDA
FORMACIÓN PARA TU INTELIGENCIA
UN AMBIENTE CATÓLICO PARA VINCULARTE
CON JÓVENES COMO TÚ
O COMO TUS HIJOS


domingo, 19 de julio de 2015

RE-SIGNACIÓN
José María Pemán


¡Bendito seas, Señor,
por tu infinita bondad;
porque pones con amor
sobre espinas de dolor
rosas de conformidad!.

¡Qué triste es mi caminar!...
Llevo en el pecho escondido
un gemido de pesar,
y en mis labios un cantar
para esconder mi gemido.

Tú sólo, Dios y Señor,
Tú, que por amor me hieres;
Tú, que con inmenso amor,
pruebas con mayor dolor
a las almas que más quieres,

Tú sólo lo has de saber;
que sólo quiero contar
mi secreto padecer
a quien lo ha de comprender
y lo puede consolar.

 ¡Bendito seas, Señor,
por tu infinita bondad,
porque pones con amor,
sobre espinas de dolor,
rosas de conformidad!...

Será el dolor que viniere
en buena hora recibido.
Venga, pues que Dios lo quiere...
¿Qué me importa verme herido
si es mi Dios el que me hiere?.

Yo no me quejo, Señor;
yo sé que es goce el dolor
si se sufre por amar,
y el padecer es gozar
si se padece de amor.

Yo quiero sufrir, Señor;
quiero por amor gozar
la dulzura del dolor;
quiero hacer mi vida altar
de un sacrificio de amor.

 Vivir sin penas de amores
es triste vivir sombrío,
como el del agua de un río
que, sin árboles ni flores,
va por un campo baldío.

Vida, la falsa alegría
yo no te envidio, que el día
que fuere mi vida así
temblando de horror diría:
¡Dios se ha olvidado de mí!.

No huyáis penas y dolores
con flaqueza de cobarde,
ni busquéis falsos amores,
que mueren, como las flores,
en el morir de la tarde.

Saber sufrir y tener
el alma recia y curtida
es lo que importa saber;
la ciencia de padecer,
es la ciencia de la vida.

 Por eso, Dios y Señor,
porque por amor me hieres,
porque con inmenso amor
pruebas con mayor dolor
a las almas que más quieres;

porque sufrir es curar
las llagas del corazón;
porque sé que me has de dar
consuelo y resignación
a medida del pesar;

por tu bondad y tu amor,
porque lo mandas y quieres,
porque es tuyo mi dolor...,
¡bendita sea, Señor,
la mano con que me hieres!.

José María Pemán          
(1898-1981)

viernes, 17 de julio de 2015

Un sacerdote ejemplar de mi diócesis, padre Mateo Crawley Boevey, ss.cc

Un sacerdote ejemplar de mi diócesis, padre Mateo Crawley Boevey, ss.cc

Hoy después de la Santa Misa llevamos en nuestro auto al padre que reza la misa tradicional cada domingo en su parroquia en Valparaíso. Mientras viajábamos nos habló del padre Mateo y de su apostolado: el de la Entronización en el hogar del Sagrado Corazón, tan querido por San Pío X. 
Yo solamente conocía de él un libro sobre la Santa Misa y la Hora Santa, pero no tenía idea de toda su labor de apostolado. Está sepultado el padre Crawley en la cripta de la Iglesia de los SS.CC de Valparaíso. 
Espero algún día poder visitar su tumba y rezar por él, y obviamente pedirle para que él también rece por nosotros. Rezaremos para que algún día sea llevado a los altares. Les dejo a continuación un artículo sobre su vida y obra.

Beatrice

Mateo Crawley Boevey ss.cc.,
Apóstol del Corazón de Jesús




por Fernando Cordero Morales ss.cc.
Con motivo del Centenario de la Entronización, van a tener lugar el próximo fin de semana varios actos en Paray le Monial. Te ofrecemos este artículo que ayuda a aproximarnos a la vida del P. Mateo, iniciador de la Entronización. 1.
Peruano universal.
2. Su frágil salud cambia el rumbo de su vida.
3. Un predicador con palabras de fuego.
4. Hasta los confines del mundo.
5. La mejor predicación: su testimonio frente al dolor.
6. El P. Mateo y el carisma de los Sagrados Corazones. Peruano universal. Mateo Crawley-Boevey y Murga nació el 18 de noviembre de 1875 en Tingo, cerca de Arequipa (Perú). Por el sacramento del bautismo recibió el nombre de Eduardo Máximo. Su padre era inglés y su madre peruana. Cuando Mateo contaba dos años de edad su familia se trasladó a Inglaterra, donde permaneció hasta que el niño cumplió los ocho años. Regresaron a Arequipa y luego tomaron rumbo hacia la ciudad chilena de Valparaíso. Desde su infancia sufrió frecuentes ataques de bronquitis y una laringitis constante. Su madre le aseguró un día: Si Dios quiere que seas sacerdote y apóstol tendrá que hacer un milagro contigo, pues así como estás nunca podrás predicar. Se educó en el colegio de los religiosos franceses de la Congregación de los Sagrados Corazones. En esta corta etapa podemos observar la rica confluencia de idiomas con que contó la formación del futuro apóstol. Siendo estudiante en el colegio de los Sagrados Corazones tuvo lugar la muerte del P. Damián de Molokai
Fue un hecho que animó al joven Mateo a entrar en la Congregación a la que perteneció el misionero belga. Contaba quince años de edad cuando pide permiso a sus padres para iniciar la vida religiosa. 
Al fin, tras una primera respuesta negativa de su padre, permiten a su hijo que tomase la opción que creyese más conveniente para su futuro. Inició su noviciado el 2 de febrero de 1891. 
Antes de la profesión temporal su P. Provincial enviaba al Superior General una carta fechada el 10 de septiembre de 1892: Mañana profesará un joven novicio peruano, un simpático joven, modelo de piedad, de penitencia y de excelente carácter. Es el mejor de todos desde que se inauguró el noviciado en América del Sur. 
Él hizo mucho bien a los seis novicios que recientemente llegaron de Francia. Ya desde el noviciado Mateo fue un apasionado de la eucaristía y de la adoración. 

El P. General planeaba enviar a Mateo a realizar los estudios eclesiásticos en la Universidad de Lovaina, pero su Provincial logró retenerlo en Chile. En una carta al Superior General expresa que quiere ser un santo y verdadero religioso. 

Tras su ordenación sacerdotal en la Catedral de Santiago de Chile, el 17 de diciembre de 1898, sus superiores le ponen al frente de la Acción Social, una organización muy necesaria en el Valparaíso de la época, donde las clases trabajadoras eran explotadas en extremo. Trabajó también como profesor en el colegio y en la Universidad.

Su frágil salud cambia el rumbo de su vida. Su dedicación a los más necesitados, a causa del terremoto que destruyó casi por completo Valparaíso el 16 de agosto de 1906, le condujo a un estado de total agotamiento. Los médicos aconsejaron al Provincial que hiciera viajar al enfermo durante un largo tiempo. Estas prolongadas vacaciones darán un nuevo rumbo a su vida. Llegó al monasterio de Paray-le-Monial donde santa Margarita María de Alacoque recibió las revelaciones del Corazón de Jesús. Aquí fue donde el P. Mateo descubrió su misión en la Iglesia: la entronización del Corazón de Jesús en los hogares, en los pueblos, en las ciudades y países. Y juntamente con esto la Hora Santa, la consagración de las familias al Sagrado Corazón, la práctica renovada de los primeros viernes, la adoración nocturna y cuanto se refiere a la devoción al Corazón de Jesús. Antes de dejar Paray-le-Monial se consagró totalmente al Corazón de Cristo: Sagrado Corazón de Jesús, supremo amor de mi vida, yo me consagro a Ti en un espíritu de perfecto abandono a tu divino amor. En tu gran misericordia dígnate aceptarme a mí como una oblación de amor a fin de encender en todos los sacerdotes el fuego de tu amor y el celo por tu divino Corazón... De regreso a Chile, comienza a publicar innumerables folletos y libros, entre los que destacamos a lo largo de su trayectoria: Jesús, Rey de Amor; Hora Santa y Adoración Nocturna. Funda un secretariado y sale por las casas para entronizar al Corazón de Jesús en los hogares. Hacia el año 1912 eran ya ciento veinte mil las familias en las que había hecho la entronización. Esta entronización de la imagen del Corazón de Jesús había de ser el comienzo de una vida familiar profundamente transformada por el amor de Jesús. De ahí pasó a la entronización en las escuelas, colegios, fábricas, hospitales, oficinas públicas y privadas, incluso en las imprentas. Los obispos de Chile publicaron en abril de 1913 una carta pastoral colectiva recomendando la entronización y pedían al Papa Pío X que enriqueciera con indulgencias especiales dicha práctica. El Papa concedió gustoso lo que pedían los obispos chilenos y su sucesor, Benedicto XV, extendió las indulgencias al mundo entero. Un predicador con palabras de fuego. El P. Mateo continuaba predicando en parroquias, colegios, conventos, etc. Fundó la revista El Primer Viernes y escribía artículos en otras revistas y periódicos. Dejando Chile, se fue a Perú, Uruguay y Argentina. En 1914 viajó a Europa, llegando a París en el momento en el que las tropas alemanas se disponían a invadir la capital. Un dominico de Saint-Maximin resumió su impresión de esta manera: Al principio, uno queda desconcertado por esa oratoria que no es oratoria, por esas frases elípticas, esas imágenes inesperadas, esos gestos apasionados... y luego, uno está cogido, se pone al unísono, y cuando al final el predicador hace aclamar a Cristo Rey: "Te amo, Jesús, porque eres Jesús", brotan lágrimas de muchos ojos. De Francia se trasladó a España, donde fundó treinta y ocho centros de la entronización. Logró entusiasmar al Nuncio, al Primado de Toledo y al cardenal arzobispo de Sevilla. Regresó a Francia, pasó después a Suiza, Austria, Holanda e Italia. En 1919 vuelve a España. Recorrió la costa del Mediterráneo, pasó por Andalucía, luego por Santander y el País Vasco. Con emoción asistió en el Cerro de los Ángeles a la dedicación del monumento y la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en España, hecha personalmente por el rey Alfonso XIII el 30 de mayo de aquel año. En Sevilla, desde donde escribimos este texto, pronunció el 19 de febrero de 1921 una conferencia espiritual a las religiosas jerónimas del Monasterio de Santa Paula. La Comunidad, puesta de rodillas, oía con gran devoción la hermosa plática del P. Mateo, mientras él permanecía de pie. La prelada le dijo: Padre, vd. me dispense, ¿no pudiera vd. sentarse? A lo que respondió el sacerdote: Madre, a las reinas no acostumbro yo a hablar sentado. Las religiosas quedaron edificadas al ver el respeto y veneración con que él las trataba. Hasta los confines del mundo Desde 1913 hasta 1960 predicó en veintiocho países, llegando hasta China, Japón, India, Indochina, Ceilán, Corea, Filipinas, Manchuria, Hong-Kong, etc. En 1931 dirigió un retiro al episcopado portugués. El Patriarca de Lisboa manifestaba su admiración: La predicación de este religioso es el más bello comentario al libro de 'Los Hechos de los Apóstoles', que se sepa. Otro empeño original de nuestro infatigable misionero fue la adoración nocturna en los hogares. Pío XI bendijo esta obra e hizo mención del P. Mateo en su discurso del 29 de mayo de 1930 a la Juventud Femenina Católica de Italia al felicitarlas por participar en la adoración nocturna en el hogar, que constituye un acto exquisito y delicado de piedad y amor cristiano para el Corazón de Jesús; un delicado acto de devoción que necesitó para iniciarse un corazón apostólico como el del P. Mateo. Pío XI le concedió cinco audiencias y le envió otra carta autógrafa, como lo hiciera antes su predecesor Benedicto XV. En una de las audiencias, el P. Mateo regaló al Papa un medallón con la imagen del Sagrado Corazón. Pío XI le comentó: La pondré en mi despacho y cuantas veces la mire te enviaré mi bendición. Y aún más patente queda la gran estima que tenía el Papa al apóstol del Corazón de Jesús cuando el gobierno de Perú solicitó al Sucesor de Pedro el nombramiento del P. Mateo para Arzobispo de Lima: ¿Qué quiere el señor Presidente de la República -contestó el Papa- que haga yo del Padre Mateo un coronel-comandante en plaza, o que le deje ser bombardero del Corazón de Jesús en todo el mundo? Es imposible enumerar las tandas de ejercicios que dedicó a los sacerdotes. Desde Chicago escribía en 1944: No puedo dar abasto al trabajo que aquí me piden. En varias semanas he predicado a cerca de mil sacerdotes durante cinco horas diarias, aparte de las confesiones que me ocupaban el resto del día. En Canadá llegó a dirigir treinta y seis tandas de ejercicios al clero. La mejor predicación: su testimonio frente al dolor. El Jueves Santo de 1949 sufrió el primero de los muchos ataques de corazón que habían de sucederse en los once años que aún le quedaban de vida. En enero de 1955 manifestaba: Cada vez estoy más enfermo. Todo me cansa y debo suprimir muchas de las cosas bellas que debo hacer, reteniendo únicamente las indispensables. Quiero decir que debo dejar mis pocas fuerzas para poder celebrar la Misa y recitar mis plegarias. A su enfermedad se añadió una úlcera en su pierna derecha. En 1959 ingresó en la clínica de Valparaíso donde un cáncer en la sangre le impidió celebrar la eucaristía, que constituía el centro de su vida. Los médicos le amputaron la pierna herida por aparecer la gangrena. La amputación se practicó el 14 de enero de 1960, pero la herida no se cerró y la gangrena apareció pronto en la otra pierna. Su Provincial expresaba en una carta: El P. Mateo sufre atrozmente, pero todo lo soporta con un espíritu sobrenatural admirable. Y el propio enfermo escribía: ¡El cielo se aproxima... y así yo cantaré las misericordias del Señor eternamente! El Superior General vino desde Roma a Valparaíso para visitarlo. El enfermo lo abrazó y, estrechando sus manos, pronunció su testamento: Diga a todos que el P. Mateo predica desde su cama y que insiste en la adoración nocturna en los hogares, que es la más preciosa flor de su apostolado. Ésta es la plegaria en la casa en unión con el Corazón de Jesús, la oración en el espíritu de reparación en la noche, durante las tinieblas. El apóstol mundial del Sagrado Corazón de Jesús, según la denominación de Pío XI, murió a los 84 años de edad. Al enterarse de su muerte el ahora beato Juan XXIII, envió, por medio del Cardenal Secretario de Estado, al Superior General de la Congregación de los Sagrados Corazones el siguiente mensaje: El Santo Padre está totalmente familiarizado con la misión que este infatigable apóstol llevó a cabo durante toda su vida: la difusión del culto del Sagrado Corazón. Por esto es consolador el pensar que la triste pérdida que ha sufrido la Congregación de los SS. Corazones se compensa con la presencia en el cielo -como podemos creer- de un nuevo y poderoso protector. El P. Mateo y el carisma de los Sagrados Corazones. Brevemente, a través de unas pinceladas, veremos cómo el P. Mateo encarnó de una forma sencilla y admirable el carisma de nuestra Congregación.




  • Estuvo al servicio de la Iglesia y contó con el apoyo de los Sucesores de Pedro. Con ocasión de sus bodas de oro sacerdotales, ya enfermo, le dirige una carta Pío XII: ...al desear consolarte en la presente enfermedad, queremos formular, al mismo tiempo, ardientes votos por que en breve recobres tus fuerzas y así puedas, de nuevo, entregarte con ardor a esa laudable empresa, haciendo que tome mayor incremento cada día.
  • Y de su vivencia de la internacionalidad basta echar un vistazo a sus múltiples viajes por todo el planeta.
  • Me gustaría terminar con la selección de unas palabras que el recordado P. Esteban Gumucio, de la Provincia de Chile, maestro de novicios en aquel tiempo, pronunció como oración fúnebre el día del entierro del P. Mateo: Esa fuerza de Dios, esa palabra eficaz, es la que ha brillado en forma singular en la persona de este sacerdote eminente y este gran corazón que fue el Padre Mateo. En él, en su palabra de fuego, ha exhortado Dios a los hombres de nuestro tiempo, derramando vida y salvación. Su mensaje, como el de Pablo, como el único del Evangelio: Jesús es el Señor, Jesús el Rey de Amor.

    Fuente:
    http://www.sscc-andalucia.org/crawley.htm