Google+ Badge

domingo, 26 de abril de 2015

EL ABUSO O ACOSO VERBAL

EL ABUSO VERBAL 
Acoso psicológico

Introducción 
1. Casi todos han oído de alguien, o conocen a alguien, que ha sido abusado verbalmente. Tal vez usted esté involucrado en una relación verbalmente abusiva. También es posible que nadie conozca su situación siquiera. El abuso verbal es como una golpiza que no deja evidencias externas como pueden ser las magulladuras de una golpiza física.
Usted (o su amigo) puede estar sufriendo en silencio y en aislamiento una situación de abuso verbal.
2. En este artículo se aborda este tema muy importante en un esfuerzo por entender este fenómeno y brindar respuestas.
Como toda área de la acción humana, tiene su raíz en la mente y el corazón. Proverbios 23:7 dice: "Cual es su pensamiento en su corazón, tal es él." Lo que una persona piensa en su mente y en su corazón se verá reflejado en sus palabras y en sus acciones. Aunque muchas veces disimuladamente y encubierto con una actuación hipócrita.

3. La existencia del abuso verbal suele ser difícil de detectar, ya que no deja huellas visibles como en el caso del abuso físico. 
A menudo es menos perceptible para terceros porque el abusador  siempre abuse en privado.También por eso mismo se hace más difícil de denunciar por parte del abusado ante quienes podrían defenderlo del abusador. El abusador practica sus palabras mortificantes en privado. O con gran disimulo si es en público. Suele ser un maestro de la disimulación. Una personalidad estructuralmente falsa, hipócrita.

La víctima del abuso verbal sistemático vive en un mundo cada más confuso. En público, la víctima está con una persona. Cuando está en privado, el abusador puede convertirse en una persona completamente diferente.
4. Frecuentemente, aunque no siempre, el perpetrador del abuso verbal es un varón y la víctima es una mujer. Pero también las mujeres pueden ser muy hábiles en el abuso verbal. Pero también hay varones que abusan verbalmente del envidiado desahogando su ira oculta contra él, disimulando sus "cortes" [de la cara del abusado] bajo una fachada "cortés".
5. Uno de los primeros libros en describir el abuso verbal en los adultos fue el de Patricia Evans, The Verbally Abusive Relationship (La relación verbalmente abusiva). [1]
6. Otro libro importante para entender el abuso verbal es uno que describe el fenómeno de "volverse loco" (crazymaking). George Bach y Ronald Deutsch escribieron "Stop! You're Driving Me Crazy (¡Alto! Me estás volviendo loco). [2] Ellos describen cómo es la experiencia de volverse loco. Esto incluye "sentirse temporalmente desequilibrado," "sentirse desorientado y sin saber a qué atenerse o cómo responder" y/o "ser tomado desprevenido."
7. No siempre la víctima es el blanco de arranques de ira manifiestos. Esto lo hacen los abusadores torpes, violentos, poco hábiles. En muchísimos casos una ira fría se oculta y se disimula bajo un exterior afable, amistoso, y bajo muestras de interés. Raras veces su sarcasmo es manifiesto, las más de las veces se esconde. O también puede esconderse bajo una fría indiferencia.
El abusador puede fingir preguntar como un amigo interesado cuando en realidad está interrogando como un inquisidor. A menudo, el interrogatorio termina en alguna observación mortificante, denigrante, descalificadora, en alguna frase que molesta u ofende al abusado, pero que se expresa bajo una apariencia de neutralidad emocional.
En el interrogatorio el abusador recaba información sobre vida y sentimientos del abusado y a continuación lo enjuicia interiormente y lo "castiga" con algún dicho mortificante, que pega en los puntos débiles antes detectados. El abusador se contenta con saber que hiere, pero oculta perfectamente su intención de herir. Es maestro en la "cuchillada bajo el poncho". Si lo que dice o pregunta mueve al abusado a dar explicaciones, a veces defendiéndose, el abusador se siente secretamente gratificado, porque cuando el abusado se defiende, excusa o explica, el abusador se certifica de que su proyectil ha dado en el blanco y ha herido al abusado.
Si el abusado manifiesta su molestia, la respuesta del abusador puede encubrirse bajo una actitud de "¿Qué te pasa?", "no lo tomes así" "¿no se te puede decir nada?" "por qué me atribuyes esa mala intención?". La reacción del abusado da pie así a la descalificación: se acusa al abusado, cuando se defiende, se lo vuelve a acusar de "hacer de todo una montaña". Así el abusado queda descalificado, incluso socialmente, como susceptible, necio, o falto de percepción de que se trataba de una broma. Con el tiempo, el abusado pierde su equilibrio y seguridad interior y hasta puede llegar a preguntarse si es que está loco. Y si el abusado llegase a manifestar enojo contra el abusador públicamente puede quedar socialmente descalificado como agresor, ante un abusador sereno y emocionalmente neutro, maestro en "mojar la oreja" y esconder la mano.
8. La clave de la sanidad está en reconocer el abuso verbal por lo que es, y comenzar a tomar pasos deliberados para detenerlo y traer sanidad. Dado que el abusador suele usar la negación, la responsabilidad por reconocer el abuso verbal suele recaer en el abusado.

Las características del abuso verbal 
9. Ahora quisiera centrarme en algunas de las características del abuso verbal según aparecen en The Verbally Abusive Relationship. [3]
10. El abuso verbal es dañino y suele atacar la naturaleza y las capacidades del abusado. Con el tiempo, el abusado puede comenzar a creer que hay algo de malo con él o con sus capacidades. Puede llegar a sentir que él es el problema, y no el abusado.
11. El abuso verbal puede ser abierto (mediante insultos y arranques de ira) o encubierto (a través de comentarios sutiles, con un efecto similar a un lavado de cerebro). El abuso verbal abierto suele incluir reproches y acusaciones, y confunde al abusado. El abuso verbal encubierto, que es la agresión oculta, confunde aún más al abusado. Su objetivo es manipularlo y controlarlo sin que se dé cuenta.
12. El abuso verbal es manipulador y controlador. Alguno puede hacer comentarios despectivos de una forma que finge ser sumamente sincera con el abusado e interesada por él. Pero el objetivo es controlarlo, manipularlo, desactivarlo o paralizarlo.
13. El abuso verbal es insidioso. La autoestima del abusado va disminuyendo gradualmente, sin que se dé cuenta. El abusado podría tratar de cambiar su comportamiento conscientemente o inconscientemente para no perturbar al abusador.
14. El abuso verbal es imprevisible. De hecho, la imprevisibilidad es una de las características más significativas del abuso verbal. El abusado queda atontado, atónito y desestabilizado por el sarcasmo, la frase hiriente, el desprecio o el comentario injurioso del abusador.
15. El abuso verbal no es un tema secundario. Es el tema principal en la relación. Cuando dos personas  están teniendo una discusión sobre un tema real, el tema puede ser resuelto. En una relación verbalmente abusiva, no hay ningún conflicto específico. El tema es el abuso, y este tema no se resuelve. No tiene un cierre.
16. El abuso verbal expresa un doble mensaje. Hay una incongruencia entre la forma en que habla el abusador y sus verdaderos sentimientos. Por ejemplo, puede sonar muy sincero y honesto mientras está señalándole al abusado lo que tiene de malo.
17. El abuso verbal suele ir escalando, aumentando en intensidad, frecuencia y variedad. El abuso verbal puede comenzar con frases despectivas disfrazadas como chistes. Luego pueden aparecer otras formas. A veces, el abuso verbal puede escalar hacia el abuso físico, comenzando con empellones "accidentales," empujones y choques.
Estas son algunas de las características del abuso verbal. A continuación, consideraremos algunas de las categorías de abuso verbal. [4]

Algunas diversas formas de abuso verbal

18. La primera categoría de abuso verbal es retener información. Un matrimonio requiere intimidad, y la intimidad requiere empatía. Si una pareja retiene información y sentimientos, entonces el vínculo matrimonial se debilita. El abusador que se rehúsa a escuchar a su pareja le niega la experiencia y la deja aislada.
19. La segunda es rebatir. Esta es la respuesta dominante del abusador verbal que ve en su abusado  un adversario. Está constantemente rebatiendo y corrigiendo todo lo que dice y hace. Por adentro, hasta puede estar pensando: "¡Cómo se atreve a tener otro punto de vista!"
20. El rebatir es muy destructivo para una relación porque impide que el abusado sepa lo que piensa su abusador acerca de cualquier cosa. A veces el abusador verbal puede cortar la discusión en la mitad de una frase antes que el abusado pueda terminar de expresar su idea. En muchas formas, apunta a impedirle al abusado tener sus propias ideas.
21. Una tercera categoría de abuso verbal es rebajar. Esto es como tomar un artículo de cien dólares y reducir su precio a un centavo. Rebajar la realidad y la experiencia del abusado es sumamente destructivo. Puede ser una forma sumamente insidiosa de abuso verbal, porque niega y distorsiona la percepción real del abusado.

22. A veces el abuso verbal está disfrazado como chistes. Si bien sus comentarios pueden pasar por humor, hieren a su pareja profundamente. Las pullas verbales pueden ser hechas estúpidamente o con gran habilidad, pero todas tienen el mismo efecto de humillar al otro desequilibrándolo.
23. Una quinta forma de abuso verbal es bloquear y desviar. El abusador verbal rehúsa la comunicación, dictamina lo que puede ser discutido o retiene información. Puede impedir toda posibilidad de resolver conflictos mediante el bloqueo y el desvío.
24. Acusar y culpar es otra forma. Un abusador verbal acusará al abusado de estar obrando mal o de estar haciendo algo que viola el acuerdo básico de la relación. Esto tiene el efecto de desviar la conversación y poner al abusado a la defensiva. Por ejemplo a dar explicaciones en defensa propia.
25. Otra forma de abuso verbal es juzgar y criticar. El abusador verbal puede juzgar interiormente al abusado y luego expresar su juicio en una forma crítica. Si el abusado objeta, puede decirle que simplemente está señalando algo para ayudar, pero en realidad está motiva por su oculta falta de aceptación del abusado.
26. Estas son sólo algunas pocas categorías de abuso verbal. A continuación, veamos varias otras formas de abuso verbal.

Otras formas de abuso verbal 
27. Trivializar puede ser también una forma de abuso verbal. Es un intento por tomar algo que se ha dicho o hecho y convertirlo en insignificante. Cuando se hace esto fingiendo franqueza y sinceridad, puede ser difícil de detectar. A menudo, el abusado queda confundido y cree que no ha sabido explicarle al abusador la importancia de algunas cosas para el abusado.
28. Socavar, descalificar, es también abuso verbal. El abusador no sólo retiene el apoyo emocional sino también erosiona la confianza y la determinación. El abusador a menudo aplastará una idea o sugerencia con un único comentario.
29. Amenazar es una forma clásica de abuso verbal. Manipula al abusado haciendo que emerjan en él sus mayores temores. Entre esposos esto puede incluir la amenaza de irse o divorciarse. En algunos casos, la amenaza puede ser una forma de escalar en el abuso.
30. Insultar puede ser también abuso verbal. Llamar a alguien continuamente "estúpido" porque no es tan inteligente como uno o llamarlo "torpe" porque no tiene tanta coordinación puede tener un efecto devastador sobre la autoestima del abusado.
31. El abuso verbal puede involucrar el olvido también. Esto puede involucrar tanto la manipulación abierta como encubierta. Todos se olvidan de algo de vez en cuando, pero el abusador verbal lo hace en forma sistemática. Cuando el abusado se ha serenado, después de recibir los dichos del abusador, y confronta al abusador con lo que le ha dicho, encuentra que el abusador ha "olvidado" el incidente. Algunos abusadores se olvidan de promesas que han hecho que son de gran importancia para su abusado.

32. Mandar, imperar, dar órdenes es otra forma clásica de abuso verbal. Así se ignora la igualdad y la autonomía del abusado. Cuando un abusador da órdenes en vez de pedir, trata al abusado como un esclavo o un subordinado.
33. La negación es la última categoría de abuso verbal. Si bien todas las formas de abuso verbal tienen consecuencias serias, la negación puede ser muy insidiosa porque niega la realidad del abusado. De hecho, un abusador verbal podría leer esta lista de categorías e insistir que no es abusivo.
34. Por eso es tan importante que el abusado reconozca estas características y categorías, dado que el abusador suele tomar una actitud de negación. Por lo tanto, la responsabilidad de reconocer el abuso verbal y hacer algo al respecto suele corresponderle  al abusado.

Hemos descrito varias características y hemos discutido varias categorías del abuso verbal. Finalmente, quisiera brindar una perspectiva bíblica.

Una perspectiva bíblica del abuso verbal 
35. La Biblia nos advierte claramente acerca de los peligros de un hombre airado. Proverbios 22:24 dice: "No te entremetas con el iracundo, ni te acompañes con el hombre de enojos." Y Proverbios 29:22 dice: "El hombre iracundo levanta contiendas, y el airado muchas veces peca."
El salmo 36,1 prescribe: "No te exasperes por el malvado" y más adelante: "No te exasperes por el hombre que triunfa empleando la argucia, cohibe la ira, reprimer el coraje, no te exasperes no sea que obres mal" (36, 7-8).
Efectivamente, si el acoso o abuso verbal nos induce a airarnos nosotros también contra quien nos acosa, exteriorizar la ira, el abusador habrá logrado dañarnos. 
36. Pero tampoco quiere el Señor que usted (o su amigo) tolere sin hacer nada una relación verbalmente abusiva. Esas palabras airadas y críticas destruirán su confianza y su autoestima. Ser sumiso o sumisa en una relación de matrimonio (Efesios 5:22) no significa permitir ser abusado verbalmente por el cónyuge. Es cierto que 1ª Pedro 3:1 enseña que las esposas, al someterse a sus esposos, pueden ganarlos a Cristo por su comportamiento. Pero no enseña que deben permitir que sean abusadas verbal o físicamente.
37. He aquí algunos principios bíblicos clave. Primero, saber que Dios la ama. La Biblia enseña: "Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu" (Salmos 34:18). Orar: "Protégeme Dios mío que me refugio en ti" (Salmo 16)
38. Segundo, examine ante el Señor sus sentimientos de culpa. Discieran si son verdaderos o falsos. Tal vez sienta que los problemas de su relación con un abusador son culpa suya. "Si sólo hiciera las cosas mejor, él no estaría tan enojado conmigo." La Biblia enseña en Salmos 51:6 que "He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría." Aun cuando pueda tener sentimientos de culpa, tal vez usted no sea la parte culpable. Yo le recomendaría que lea mi artículo sobre el tema de la falsa culpa. [5]
39. Un tema relacionado es la vergüenza. Tal vez sienta que usted tiene algo malo. Tal vez sienta que es una mala persona. Salmos 139:14 dice: "Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe bien."
40. Finalmente, debe darse cuenta que usted puede dejar de ser una víctima y concordar con Dios en que puede ser libre. 2 Corintios 3:17 dice: "El Señor es el Espíritu; donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad."
41. Un elemento clave en esta área del abuso verbal indudablemente será enfrentar y refrenar al abusador. Es importante que usted se dé cuenta que la confrontación es un principio bíblico. Jesús enseñó acerca de esto en Mateo 18:15-20. Yo le recomendaría que busque ayuda de un pastor o un consejero. Pero también le recomendaría que consiga hombres y mujeres de Dios que puedan confrontar afectuosamente a la persona que la está abusando. Su objetivo debería ser penetrar a través de su negación y restaurarlo amablemente con un espíritu de mansedumbre (Gálatas 6:1).
42. El abuso verbal es un problema emocional difícil, pero hay esperanza si el abusador está dispuesto a confrontar su inconducta y conseguir ayuda.
Notas

1. Patricia Evans, The Verbally abusiveRelationship. Holbrook, MA: Adams Media Corporation, 1996.
2. George Bach and Ronald Deutsch, Stop! You're Driving Me Crazy. NewYork: Putnam's Sons, 1980.
3. Evans, 81-84.
4. Ibid., 85-104.
5.False Guilt (La culpa falsa) http://www.probe.org/docs/falguilt.html

Adaptación del artículo de Kerby Anderson: http://www.ministeriosprobe.org/docs/el_abuso_verbal.html



viernes, 24 de abril de 2015

GUERRA CONTRA EL VARÓN

La guerra contra los hombres está minando nuestra civilización
Las mujeres no son culpables de este ataque.
Los hombres se enfrentan a un asalto frontal a sus derechos, la salud y la cultura como nunca antes. 
La guerra contra la masculinidad nunca ha sido tan brutal – pero no es una guerra que libran las mujeres. 
El ataque viene directamente desde las cumbres del poder mundial, en la medida que el establishment intenta desesperadamente castrar y debilitar a los varones con el fin de cambiar nuestra civilización.

homosexual masculino

Una sociedad totalitaria sólo puede sobrevivir si la población masculina ha sido castrada, privada de derechos y marginada. Con este baluarte natural contra la tiranía eliminada, la elite puede centralizar el poder y perseguir la tiranía colectivista sin oposición. 
Aquí hay diez maneras en que el Estado ha declarado la guerra a los hombres y la masculinidad.

1) LA CAÍDA DE LA FERTILIDAD

Los conteos de esperma entre los hombres han disminuido considerablemente  en el último medio siglo, y especialmente en los últimos 25 años. En algunos países europeos, el número de espermatozoides ha disminuido hasta en un tercio desde 1989.
Parte de la caída se explica por la exposición a plaguicidas, productos químicos disruptores endocrinos, como el bisfenol A, y los muchos otros horrores artificiales que dominan cada vez más nuestra agua y el suministro de alimentos.
Muchos han hecho la conexión entre la caída del número de espermatozoides y las convocatorias abiertas por innumerables elitistas para reducir drásticamente la población mundial hasta en un 95%. Las investigaciones muestran que la despoblación, no la sobrepoblación, será la gran crisis demográfica del siglo XXI, como resultado de que los seres humanos no alcanzarán la tasa de reemplazo de 2,1 hijos.

2) GUERRA QUÍMICA “FEMINIZACIÓN”

La exposición a los ftalatos, que se encuentran en muchos plásticos, “feminizan” a los niños mediante el bloqueo de la testosterona masculina normal y causan anormalidades genitales, según los científicos.
“Los chicos expuestos a altos niveles de estos en el útero fueron menos propensos que otros niños a jugar con coches, trenes y armas”, según un  informe de la BBC .
Según Elizabeth Salter-Green, directora del grupo de campaña de los productos químicos CHEM Trust, los ftalatos llevan a una reducción de la “conducta masculina”.

3) LA DEGRADACIÓN DE LOS MODELOS DE ROL MASCULINOS POSITIVOS

Mientras que hace 50 años, la publicidad, Hollywood y la televisión estaban llenos de ejemplos de modelos de roles masculinos positivos que los jóvenes podían admirar, la industria del entretenimiento de hoy retrata rutinariamente hombres zoquetes, despistados y torpes en el mejor de los casos (piense en Homero Simpson) o en el peor, hombres depredadores sexuales agresivos. Dado que la publicidad se dirige principalmente a las mujeres, los hombres en los comerciales están también ahora siendo representados habitualmente, ya sea como perdedores o imbéciles castrados.
Los hombres jóvenes que consumen este contenido crecen pensando que es aceptable e incluso se animan a aspirar a estos rasgos de carácter. Al hacerlo, se les priva de su masculinidad natural y les resulta muy difícil atraer a las mujeres, que están justamente indignadas por tal comportamiento. La industria del entretenimiento es controlada en gran medida por los hombres, y una vez más pone de relieve el hecho de que este asalto es una tendencia de arriba hacia abajo que tiene poco o nada que ver con la guerra de los sexos.

4) MALESTAR METROSEXUAL

La segunda ola del feminismo fue una creación del propio establishment y en su núcleo tiene poco que ver con una genuina preocupación por los derechos de las mujeres. El feminismo radical confunde deliberadamente los roles de género y hace a los hombres jóvenes aprensivos sobre el ejercicio de su masculinidad por temor a ser vistos como prepotentes o agresivos hacia las mujeres.
Esto ha contribuido a una generación entera de hombres “metrosexuales” que son promiscuos, no están dispuestos a comprometerse en una relación y que no pueden satisfacer las necesidades básicas de la mujer para el compañerismo sano, desestabilizando la relación, lo que hace más difícil a las mujeres encontrar parejas adecuadas a largo plazo con quien tener hijos.

5) EL MARXISMO CULTURAL

La segunda ola del feminismo, controlada por establishment también avanza en la doctrina del marxismo cultural, que afirma que la opresión surge de la sociedad patriarcal y la cultura, y no del estado. Los gobiernos aman al marxismo cultural, ya que les absuelve de la culpa.
La verdadera fuente de toda opresión ha sido siempre el Estado. Al echarle la culpa a los hombres o la cultura occidental en general (que está conformada principalmente por los hombres), el estado esconde su propia responsabilidad.

6) MITO DE QUE A LOS HOMBRES SE LES PAGA MÁS

El establishment promulga el mito de que los hombres ganan más que las mujeres debido a la discriminación, alimentada en las doctrinas feministas sobre los sistemas patriarcales que oprimen a las mujeres en el lugar de trabajo.
En realidad, la “brecha salarial” de alrededor del 19 por ciento entre los dos sexos, en los Estados Unidos, se explica por una serie de razones que no tienen nada que ver con la discriminación, incluyendo el hecho de que los hombres trabajan más horas y los hombres buscan trabajos menos deseables que pagan más. Como resultado,  los hombres representan el 93% de muertes en el trabajo a pesar de ser sólo el 54% de la plantilla. El 94% de los suicidios en el trabajo todos los años son también de los hombres. El establishment entierra estas escandalosamente cifras de mortalidad laboral masculinas porque contradicen por completo el mito de que el mercado laboral discrimina a las mujeres.

7) LA TRAMPA DEL PRIVILEGIO

Los estatistas, colectivistas y sus voceros en los medios de comunicación y el establishment afirman que los hombres occidentales (sobre todo los hombres blancos) no pueden expresar una opinión válida sobre cualquier tema relacionado a ninguna “minoría” (como el feminismo o la inmigración) porque tienen “privilegios”.
El “privilegio” es un truco mediante el cual liberales y feministas tratan de apagar la libertad de expresión. En esencia, están afirmando la noción absurda de que el punto de vista de un hombre no tiene valor por el color de su piel, su sexo o su país de origen. Esta es una posición inherentemente racista, sin embargo, se utiliza de forma rutinaria por los izquierdistas para callar a sus adversarios ideológicos y silenciar las voces masculinas.

8) EL SISTEMA LEGAL DISCRIMINA A LOS HOMBRES

En el divorcio y los procedimientos de custodia de menores, es ampliamente reconocido que los tribunales están fuertemente a favor de las mujeres y discriminan contra los hombres. Los hombres son rutinariamente golpeados con pagos de pensión alimenticia onerosos, incluso si las mujeres son capaces de trabajar y ganar un buen sueldo. Los hombres sólo reciben la custodia de sus hijos en torno al 10 por ciento de los casos de divorcio en los Estados Unidos.
Lo irónico de este sistema es que en primer lugar ha sido instituido por otros hombres, haciendo hincapié una vez más cómo la guerra contra los hombres se está librando no por las mujeres, sino por el propio establishment, principalmente dominado por los hombres.

9)  LA MASCULINIDAD COMO UNA MALA PALABRA

La disidente feminista Camille Paglia recientemente escribió un artículo en el Wall Street Journal en el que advirtió: “Lo que se está viendo es cómo una civilización suicida”.
Paglia se refería a la forma en que la emancipación de las virtudes masculinas por el establecimiento amenaza con crear desestabilización masiva en la sociedad debido a que cada vez menos los hombres son capaces de llenar papeles tradicionalmente “masculinos” en el mercado de trabajo.
Paglia señala a las escuelas en su esfuerzo de negar las diferencias biológicas entre hombres y mujeres, y a la izquierda, que caracteriza las opiniones controvertidas como “discurso de odio” como ejemplos de cómo se está erosionando deliberadamente la masculinidad.
“La masculinidad se acaba convirtiendo en algo que es imitado de las películas. Ya no queda nada. No hay espacio para nada varonil en estos momentos”, advierte Paglia, quien agregó que los jóvenes “no tienen modelos de hombría”.

10) EL ABUSO DOMÉSTICO CONTRA LOS HOMBRES

Mientras que las mujeres tienen numerosas redes de seguridad para acudir en caso de que se conviertan en víctimas de abuso doméstico, los hombres no tienen prácticamente ninguna, a pesar de que la violencia doméstica contra los hombres es un problema enorme y creciente.
En el  Reino Unido, por ejemplo, el 44 por ciento de las víctimas de violencia doméstica es sobre hombres, mientras que más hombres casados ??sufren mas abusos a manos de su pareja que las mujeres casadas. Mientras que la violencia doméstica contra las mujeres es constantemente destacada por los medios de comunicación, la violencia doméstica contra los hombres no se comenta.
Una sociedad totalitaria sólo puede sobrevivir si la población masculina ha sido castrada, privada de derechos y marginada. Con este baluarte natural contra la tiranía eliminada, la elite puede centralizar el poder y perseguir la tiranía colectivista sin oposición.
Fuentes: Infowars, Signos de estos Tiempos
Tomado de Foros de la Virgen María - http://forosdelavirgen.org
URL del artículo: http://forosdelavirgen.org/75986/la-guerra-contra-los-hombres-esta-minando-nuestra-civilizacion-2014-03-02/

sábado, 4 de abril de 2015

Fwd: FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN


RESURRECCIÓN

Y tembló la tierra y se hendieron las piedras. Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían muerto, resucitaron.Y saliendo del sepulcro después de la resurreccion de Cristo, vinieron a la santa ciudad y aparecieron a muchos”

Mateo, XXVII,51-56

Su grande voz ,refiere la Escritura,
clamó al Padre sintiendo el desamparo.
Después la sombra que se vuelve faro,
cirio su muerte, lumbre la tortura.

Todavía la caña con vinagre
conservaba el dolor del labio herido.
Todavía la cruz,tinta de almagre
se izaba como un pájaro partido.

Sin embargo la tierra se hace huerto
con un temblor unánime en sus pliegos,
y las rocas crepitan entre ruegos
para afirmar que Dios era aquel muerto.

Se sumó el Templo al cósmico vestigio
rasgando el velo desde lo alto abajo,
un ángel cinceló el enorme tajo,
la Promesa ganaba su litigio.

Faltaba esclarecer el grito hebreo:
¡Salvó a otros y a sí no ha de salvarse!
Su vida y la de muchos se resarce
en la resurreción del jubileo.

¿Quiénes fueron los santos que salieron
de sus tumbas, quebrada la agonía,
los que en las casas, la ciudad veía
como antiguos y amados forasteros?

¿Eran según Ignacio de Antioquía
los profetas del Viejo Testamento?
¿Eran Abel,Enoc, o el macilento
Melquisedec a quien Abraham oía?

Callan Remigio, Hilario y el de Hipona
la identidad exacta de esos justos,
baste saber que fueron los augustos
testigos de la Vida que se dona.

Los quisiera,Señor, junto al santuario,
visitando las calles de mi aldea,
atestiguando que se enseñorea
tu reyecía invicta en el Calvario.

Los quisiera por Roma, peregrinos
de tu pascua naciente.Pregoneros
de que la Iglesia crece en entreveros
y en amores perennes, diamantinos.

Los quisiera de huéspedes en mi alma
celebrando Tu Primogenitura,
y esperar tu venida en la juntura
del trigo, de la vid y de la palma.


ANTONIO CAPONNETTO








--
P. Horacio Bojorge S.J.
A. Rossell y Rius 1613
11604 Montevideo - Uruguay
Skype: horacio.bojorge1

viernes, 3 de abril de 2015

SEXTA ESTACIÓN

La Verónica enjuga el rostro de Jesús
"Cuando al fin frente a frente ya sin tiempo quedaron..."

Lo presintió cercano sin verlo todavía,
lo anunciaba el silbido de agónicos jadeos,
el perfume doliente que tienen las heridas,
los cuajarones rojos, los ruines clamoreos.


Fue midiendo distancias por el crujir del hierro,
el crispar del flagelo, el eco del ultraje,
más punzante que el cardo que ceñía su frente,
como corona en llagas de un trágico linaje.


A golpes de la tralla, al son de los gemidos,
contó miles de pasos hasta su cuerpo roto,
la muralla deicida le cerraba el camino,
cada piedra un escarnio, anónimo e ignoto.


Resuelta sin embargo al destino imperado,
en su nombre de griegas resonancias orondas,
el Salterio le dicta la vocación labrada:
“He de buscar tu rostro, Señor, no me lo escondas”.


“He de buscar tu rostro, Señor, no me rechaces”,
repitió sosteniendo con las manos un lienzo,
su andar abría surcos entre fieros caínes,
mellados en el odio que asesinó El Comienzo.


A empellones avanza, a impulsos retrocede,
por un boscaje torvo de risas fariseas,
de innombrables traiciones, cobardías, relapsos,
las furias desatadas de venganzas hebreas.


Señoreaba esas turbas la historia del pecado,
las almas condenadas del pasado y presente,
pero estaba el futuro de falsías arteras,
el próximo Iscariote estaba ocultamente.


Escuchó imprecaciones más filosas que picas,
y por mujer no quiso mirar lo que veía;
se habían vuelto viernes los hombres y las cosas,
y el viernes más luctuoso se volvió profecía.


Cuando al fin, frente a frente, ya sin tiempo quedaron,
la Varona del Paño y el Dios de los Amores,
se cumplió la palabra del vidente Isaías:
era Cristo la imagen de un Varón de Dolores.


Milagro de la tela, misterio del Via Crucis,
Berenice prolonga ese alivio fugaz:
el Gólgota te espera, todo está consumado,
pero dame Dios mío besar tu Santa Faz.

Antonio Caponnetto