lunes, 23 de julio de 2018

EN LA NOVENA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA




Tomad y recibid, Sumo Dador
toda mi libertad
mi memoria, intelecto y voluntad
todo mi haber y poseer mejor.

Todo es vuestro desde antes del albor
de un ser que amáis desde la eternidad...
Yo os lo entrego y devuelto de verdad:
dadme en cambio el amor.

Dadme tan sólo vuestro amor, la casta
efusión del Espíritu en la espina
espiritual de la estatua de lodo.

Dadme el morir de vuestro amor, y basta.
Y la interior resurrección divina
que el corazón en sueños adivina...

Eso es con creces devolverme todo.