viernes, 26 de abril de 2019

CAMAS SEPARADAS O...
AL CUARTO DE LOS NENES

Querido Padre
Hace tiempito que quería comentarle algunas cosas… pero no sé bien ni cómo decirlas, o expresarme bien. 
Veremos qué sale....
Es que ni mi esposo ni yo queremos más hijos.  Entonces a mí me parece que tener intimidad ya no es honesto.
Por otro lado tenemos intimidad a veces una vez en el ciclo ( Una vez al mes… o sea). A veces no. Pasa de largo. 
Porque como con la última nena me quedé embarazada en un momento «imposible» aprendí que Dios se puede servir de lo que quiere para que yo tenga los hijos que no quiero tener je…

Por lo tanto tengo miedo. Mucho miedo. Porque además mi esposo me pregunta "¿estás segura no?"....Y a seguro lo llevaron preso... 
Y eso me tira la moral al piso.
Eso no es lo más complejo. Sino que él quiere (cuando está en casa, que no son muchos días) ciertas muestras de cariño e intimidad que a mí no me parecen bien (aunque me gusten eh),  porque le digo que "no vale calentar el agua y después no tomar mate".
Porque además, después, siento que tengo que confesarme. Y no es fácil explicar ese pecado (lujuria? Impureza,? ... No sé.) 
¡Menos con sacerdotes jóvenes!
Así que me la paso durmiendo en la pieza con los nenes. Huyendo de él, sin que él se de mucha cuenta.  Tampoco puedo ser cariñosa con él...Porque mal interpreta o se ilusiona... Y no da.
Por suerte está poco. Y, cuando viene, anda cansado y duerme. Pero no es fácil estar escapando siempre...

Resumiendo: ¡está bien que duerma  en la pieza con los nenes ya que no estamos abiertos a la vida? Porque dormir en la misma cama no es posible… al menos que me ponga en «mala» que es lo que hago si no, y lo rezongo cuando me toca... porque no veo otra opción. Ya que hablar con él es imposible...porque «no sabe / no contesta»
Bueno...quería ser sintética y salió largo… No hay caso ¡je!
Gracias padre por anticipado.
Lo quiero mucho.
Su hija

Querida hija:
Estoy volviendo de un viaje ayer de noche. Te contesto telegráficamente.
Ustedes ya tienen nueve hijos, tu hija mayor, casada hace poco, ya está por darles el primer nieto
Es evidente que la  cercanía física de la esposa en el mismo lecho es una tentación muy fuerte para ambos. 
En muchos casos, otros matrimonios en tu situación, separaban las camas, o ella  iba a dormir a otra habitación, como tú ahora. 
Bien aconsejada por tu Ángel y el Espíritu Santo y por la santa razón, te vas a dormir con los nenes chicos en la habitación de ellos. Duerme tranquila en la habitación de los niños.
Y mantén distancia física y evita mimitos para no encender la pasión de tu esposo. Los días en que él está en casa, entre una ausencia laboral y otra, dile que "no estoy segura" o "que hay peligro". 
El amor que te tiene y el miedo de perderte prevalecerá sobre su pasión de lujuria y lo hará casto. Es decir lo ayudará a dominar su deseo sexual hacia ti. 
Todo lo cual es virtud y conviene que él la ejercite y cultive precisamente mientras la esposa todavía es fecunda pero ya no le conviene a ella que tenga más hijos.

Querido padrecito, 
gracias por la anterior contestación. Estamos haciendo exactamente lo indicado jaja.
Me saco un peso de encima,  porque no sabía exactamente qué era lo más correcto.
También quería contarle que para octubre nace nuestro nieto si Dios quiere.  La fecha es unos días antes del primer aniversario de casamiento. Así que la familia sigue agrandándose con niños… jeje

Querida hija:
Alabo al Señor que le está dando a él la virtud de la castidad dentro del matrimonio.
Y a ti la sensatez de renunciar también a sus ternuras guiándote y guiándolo por la sana razón.
Una generación va y otra generación viene.
Sea por siempre bendito y alabado el "Señor y dador de vida" y así mismo las hijas de Dios generosas en darla, como tú lo has sido con tus nueve hijos.