viernes, 7 de junio de 2019

AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS
ANTE ELGENOCIDIO ANTICATÓLICO EN CURSO

TERTULIAN IOAN LANGA – UNO DE LOS MILES
MÁRTIR DEL COMUNISMO EN RUMANIA

"PERO EL CIELO ES MAYOR SOBRE NOSOTROS"
 "Nada sucede por casualidad en la vida. Cada momento que el Señor nos concede está lleno de gracia, la impaciencia benevolente de Dios, y nuestra disposición a responderle o rechazarlo. Depende de cada uno de nosotros no reducir todo a una historia simple, dura, feroz e increíble, y comprender que la Gracia aceptada no detiene al hombre, sino que lo lleva más allá de sus expectativas y fuerza. Espero sinceramente que este testimonio abra una ventana del cielo. Porque el cielo es más grande sobre nosotros que la tierra bajo nuestros pies".

MILLONES DE CATÓLICOS FUERON ENCARCELADOS, TORTURADOS Y MURIERON VÍCTIMAS DEL GENOCIDIO SOVIÉTICO 1917-1991. LLEVADO A CABO CON HIPÓCRITA APARIENCIA LEGAL Y ACUSACIÓN DE SER ENEMIGOS DEL ESTADO SOLAMENTE POR SU CONDICIÓN DE CATÓLICOS.
LA MISMA FARSA GENOCIDA PADECEN HOY LOS CATÓLICOS EN  CHINA COMUNISTA. Y NADIE PROTESTA. POR ESO: SANTOS MÁRTIRES DEL PERENNE GENOCIDIO ANTICATÓLICO, ORAD POR NOSOTROS. NO PERMITAS QUE ME APARTE DE TI, NI AÚN A COSTA DE MI SANGRE.

Mi nombre es Tertulian Langa y tengo 82 años de mi vida que ya no tengo. De éstos, 16 fueron consumidos en las cárceles comunistas.
               A la edad de 24 años, en 1946, yo era un joven asistente de cátedra en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Bucarest. 
Las tropas rusas habían ocupado casi un tercio de Rumania y me ordenaron, como miembro del personal docente, que me registrara urgentemente para el sindicato, manipulado por el partido comunista, impuesto al poder por los vehículos blindados soviéticos.
               Incluso entonces me confirmaron plenamente la firme actitud magisterial que la Iglesia católica había adoptado frente el comunismo, declarado intrínsecamente malvado. Así que no había lugar en mi conciencia para un compromiso. Renuncié a mi carrera universitaria y me retiré al campo como trabajador agrícola; pero no fue suficiente, ya que era conocido, ya en la facultad, como militante católico y anticomunista.
Rápidamente se improvisó un expediente acusatorio en mi nombre; y dado que las acusaciones se basaban en hechos que el código penal de la época aún no incriminaba (relaciones con los obispos, con la nunciatura, apostolado secular), mi expediente se asimilaba al de los grandes industriales. Después de los interrogatorios acompañados de tratamientos atroces, el fiscal declaró con perfecta lógica comunista: " No se encuentra evidencia de su culpabilidad en el expediente del acusado; Pero también pedimos la sentencia máxima: 15 años de trabajo forzoso. Porque, si él no fuera culpable, no estaría aquí". Me opuse:" ¡Pero no es posible que me condenes sin tener ninguna prueba! "Y él:" ¿No es posible? Vea cómo es posible: 20 años de trabajo forzado por protestar contra la justicia del pueblo". Y esta fue la sentencia.
               Esto sucedió cuando la Iglesia greco-católica de Rumania aún no había sido prohibida. Se dio por sentado que mi arresto y mi tortura lograrían convertirme en un instrumento a favor de la futura acusación a los obispos y sacerdotes de la Iglesia católica griega y de la nunciatura.
               De los interrogatorios y de mi encarcelamiento en los campos de exterminio comunistas informo solo unos momentos.
               Fui arrestado en Blaj, en la oficina del obispo Ioan Suciu, entonces administrador apostólico de la metrópolis greco-católica en Rumania y futuro mártir. Me presenté a él, al frente de nuestra Iglesia, para pedirle orientación a la Santa Providencia, ya que mi padre espiritual, Monseñor Vladimir Ghika, otro futuro mártir, estaba oculto en ese momento. Alguien me ofreció la posibilidad de irme al extranjero. Siendo un paso importante, no quería hacerlo sin compararlo con la voluntad de Dios. Y llegó la respuesta: mi arresto. Comprendí que pasaría mi vida en las cárceles creadas por el régimen comunista, pero estaba serena: seguí el camino de la Santa Providencia.

La plancha de hierro
Recuerdo el Jueves Santo del año 1948. Durante dos semanas, todos los días, me golpeaban con una plancha en las plantas de los pies, a través de las botas: un rayo me golpeó la columna vertebral y explotó en mi cerebro, sin ninguna dirección de mi parte. Cuestión. Me prepararon con hierro para hacerme más suave al interrogatorio. Atados de pies y manos y colgando boca abajo, mis carceleros me metieron un calcetín en la boca, que ya había pasado mucho tiempo en las botas y en las bocas de otros beneficiarios del humanismo socialista. El calcetín se había convertido en el instrumento antirruido gracias al cual se evitó que el sonido fuera más allá del lugar del interrogatorio. Por otro lado, era prácticamente imposible emitir un solo gemido.
Además, me había encerrado psicológicamente: ya no podía gritar ni moverme. Mis torturadores interpretaron esta actitud como un fanatismo de mi parte. Y siguieron creciendo cada vez más, alternando torturándome. Noche tras noche, día tras día. No me preguntaron nada, porque no era la respuesta lo que les interesaba, sino la aniquilación de la persona, un hecho que tardó en hacerse realidad. Y a medida que se prolongaba el esfuerzo por aniquilar mi voluntad, para oscurecer mi pensamiento, la tortura se prolongaba indefinidamente.

En la noche del Jueves Santo, en una iglesia cercana, celebró el oficio litúrgico, acompañada como un clamor de las campanas. Trasalii. Jesús deben oíste mi grito ahogado cuando, no sé cómo demonios gritó: "¡Jesús! ¡Jesús!" Exiliar a través de la media, mi grito no fue entendida por los torturadores. Siendo el primer sonido que escucharon de mí, se declararon felices, seguros de haberme doblado. Ellos me arrastran con la manta a la celda, donde me desmayé. Me desperté delante de mí eestaba el Inquisidor, sosteniendo una pila de papel: "obstinado, prohibido, pero no salir de aquí hasta que has sacado todo lo que mantienes oculto dentro. Tiene 500 hojas. Escribir todo lo que ha vivido: todo sobre su madre, su padre, hermanas, hermanos, suegros, familiares, compañeros, conocidos, obispos, sacerdotes, hombres y mujeres religiosas, políticos, maestros, vecinos y bandidos como tu. No te detengas hasta que hayas terminado.
El lobo
Después de cuatro días, el mismo individuo: "¿Has terminado de escribir?" Al ver que no se habían tocado las páginas, dijo: "Si así es como están las cosas, despójate. Quiero verte como Adán en el paraíso". Así pasaron otros días, vivía con la piel desnuda en el suelo: comodidad típica del socialismo humano. Otro individuo apareció después de un rato frente a la puerta: "A ver, ¿qué hay en el papel entonces? ¿Nada? ¡Siempre obstinado! Vea que también tenemos otros métodos". Después de eso salió. Regresó acompañado de un enorme perro lobo, con colmillos amenazantes, a la vista. "¿La ves? Es Diana, la perra heroína, a la que les han disparado a tus bandidos en las montañas. Te enseñará qué hacer. ¡Empieza a correr!" Y yo: "¿Cómo correr? ¿En una habitación de solo tres metros?". En la habitación también había una bombilla de 300 vatios, demasiado para una habitación de solo tres metros por dos, fijada no en la parte superior sino en la pared, a nivel de la cara. "¡Corre!". El lobo, gruñendo, estaba listo para atacar. Corrí durante seis o siete horas, pero me di cuenta de esto solo al amanecer, al ver cómo la luz entraba en la celda y sentía el movimiento en el edificio. De vez en cuando, ese tipo sacaría a la loba por necesidad. No me fue concedido. Cuando comencé a perder el equilibrio y comencé a detenerme, el lobo vigilante, como una orden, puso sus colmillos en mi hombro, cuello y brazo.

Corrí bajo sus ojos y sus colmillos durante 39 horas sin interrupción. Al final me derrumbé y la loba saltó sobre mí. Me mordió en el cuello, pero no me ahogó. En mi frente y en mis ojos sentí algo caliente y ardiente, entendí que la bestia estaba orinando en mi cara. Y fue por las palabras de mis verdugos que supe que había corrido durante 39 horas. "¡Podemos enviar esto al maratón de Río! ¡Qué resistencia, la bestia fascista!" Pero al ver que ni siquiera el maratón había logrado convencerme de que hiciera una declaración sobre los obispos y la nunciatura, o sobre algún camarada buscado, pensaron que era útil pasar a otro método para convencer: la bolsa de arena.

La bolsa de arena
Al día siguiente, en una oficina, me ataron las manos y los pies a una silla, frente a una mesa con una bolsa en ella. Detrás de mí había un torturador empalado y silencioso. En un escritorio, en la esquina, un hombre calvo con barba de cabra, que quería parecerse a Lenin. También mudo, hizo una señal moviendo la cabeza. Mi verdugo entendió el comando. Tomó la bolsa y la golpeó en la cabeza con ritmo, acompañando cada golpe con la palabra: "¡Habla!" Docenas de veces, cientos de veces, no sé, tal vez miles: "¡Habla!" Pero nadie me preguntó nada. Sólo una voz cavernosa y monótona atrapó en mi mente la idea imperativa de decir, de responder a todas las preguntas enviadas a mi conciencia por el órgano inquisidor. No me fue difícil descifrar la idea satánica de querer someter mi voluntad. Después de unos veinte disparos, comencé a aplicar el principio moral "hacer contra", hace lo contrario y me dice a cada golpe: "¡No hablo!" Docenas de veces, cientos de veces. Con la auto-sugerencia, yo había implantado en mí el estereotipo "¡No hablo!", Con el riesgo de convertirme en un esclavo de esa manera de expresarme. De hecho, fue así: de ahí en adelante, automáticamente, con cada pregunta que me hicieron, sin importar el tema, respondí: "¡No hablo!" Me tomó un año completo de esfuerzo mental liberarme de este siniestro reflejo automático.
VEINTE CENTIMETROS
Como sujeto sin valor e interés en el interrogatorio, fui trasladado a la prisión subterránea del humedal Jilava, ocho metros bajo tierra, que una vez se había construido para defender la capital, pero que luego era completamente inutilizable debido a la fuerte infiltración de agua. Nada ni nadie lo resistió, excepto el hombre, el mayor tesoro del materialismo histórico. En las células de Jilava, los pobres tenían la experiencia de las sardinas: pero no en aceite, sino en su propio jugo, compuesto de sudores, orina y aguas de infiltración, que fluían implacablemente en las paredes. El espacio fue explotado de la manera más científica: dos metros de largo y veintiocho centímetros de ancho para cada persona que yace en el suelo, a un lado.
               Algunos, los mayores, yacían en tablas de madera, sin sábanas ni mantas. En contacto con la madera estaban el hueso humeral y la parte externa de la rodilla y el tobillo. Nos detuvimos en la punta de nuestros huesos para ocupar un espacio mínimo. Su mano solo podía descansar sobre la cadera o el hombro de su vecino. No podríamos durar más de media hora; luego todos, al mando, ya que no era posible por separado y uno tras otro, giramos al otro lado. La pila de cuerpos abarrotados, así dispuestos, tenía dos niveles, como en una litera. Pero debajo de estos había un tercer nivel, donde los reclusos yacían directamente sobre el concreto. En el cemento, los vapores de condensación de la respiración de los setenta hombres, junto con las aguas de infiltración y la orina que goteaba de las letrinas, formaban una mezcla viscosa en la que nadaban los desafortunados. En el centro de la celda de la tumba de Jilava había un recipiente de metal, de unos setenta y ochenta litros, para la orina y las heces de setenta hombres. No tenía tapa y el olor y el líquido rebosaba abundantemente. Para alcanzarlo, tenía que pasar por el "filtro", es decir, para un control estricto aplicado a la piel descubierta, un control en el que se sometía a examen todo el organismo y cada uno de sus orificios.

El "filtro"
Con un palo de madera nos rascaron en la boca, debajo de la lengua y las encías, en caso de que los bandidos hubieran escondido algo allí. La misma varita perforó nuestras fosas nasales, orejas, ano, debajo de los testículos, permaneciendo siempre igual, estrictamente igual para todos, como un signo de igualitarismo. Las ventanas de Jilava no estaban hechas para dar luz, sino para impedirlo, ya que todas estaban cuidadosamente cerradas con tablas de madera clavadas. La falta de aire era tal que, para respirar, tres a la vez, nos turnábamos, boca abajo, con la boca al lado de la grieta de la puerta, una posición en la que contábamos sesenta respiraciones, para que otros compañeros pudieran recuperarse de los desmayos. De la falta de oxigeno.
               Así contribuimos, a nuestra manera, a construir el sistema más humano del mundo. ¿Churchill y Roosevelt sabían estas cosas cuando, con un golpe del bolígrafo, sobre la mesa de la vergüenza de Teherán, establecieron que nosotros, los rumanos, deberíamos acabar molidos por las fauces del rojo oriental Moloch y actuar como un cordón de seguridad para su comodidad? ¿Y podría la Santa Sede imaginar algo?

DESNUDO EN EL FROST
Desde Jilava, después de largos años de profanación humana, fuimos trasladados, encadenados a los pies, a la prisión de máximo aislamiento, llamada Zarka, el pabellón del terror de la prisión de Aiud. La recepción se realizó de acuerdo con el mismo siniestro y diabólico ritual de profanación del hombre creado por el amor de Dios: el mismo pulido, las mismas botas tremendas que estaban atrapadas en las costillas, el vientre y los riñones. A pesar de esto, notamos una diferencia: ya no estábamos sometidos al régimen de conservas en orina, sudores, condensación y falta de oxígeno, sino que fuimos sometidos a un intenso tratamiento de oxigenación de la piel desnuda y las heladas, prohibido después de prohibido (para entenderse como ministros , generales, profesores universitarios, científicos, poetas) incluyéndome a mí, que no era más que un "¡No hables!" gigante,
               Todos debíamos desaparecer, como enemigos de la gente. De lo contrario, ¿cómo podría presentarse el tan proclamado "Nuevo hombre soviético"? La celda en la que me habían presentado no contenía nada: ni cama ni manta, ni sábana, ni almohada, ni mesa, ni silla, ni esterilla, ni ventanas. Solo barras de acero y yo, como todos los demás, solos en la celda: me maravillé de mí misma, vestida solo con piel y cubierta de frío.
               Fue a finales de noviembre. El frío se hizo cada vez más penetrante, como un compañero de celda incómodo. Después de unos tres días, los pantalones desgastados mee tiraron de la puerta violentamente cerrada, una camisa con mangas cortas, calzoncillos, un uniforme a rayas y un par de botas gastadas, sin cordones, sin calcetines. Nada que poner en tu cabeza. Y además una especie de letrina, un mal contenedor de unos cuatro litros. Me vestí como un cohete. Congelados al cuarto día nos contaron. En lugar del nombre, me dieron un número: K-1700, el año en que la Iglesia de Transilvania se reunió con Roma. En la oficina de registro, ya fui asesinado. Sobreviví solo como un número estadístico. Luego llegó el caldo, servido con un cucharón de 125 gramos: un fluido alargado producido por la harina de maíz en ebullición. Una sopa de frijoles fue distribuida para el almuerzo, en el cual pude contar aproximadamente ocho, nueve granos, con varias pieles vacías, sin contenido. Para la cena, nos trajeron té con una corteza de pan quemada. Después de una semana, los frijoles fueron reemplazados por un pasado de salvado, en el que conté catorce frijoles. Ocasionalmente, los frijoles se alternaban con pastas de salvado. Vivimos con menos de lo que le damos a un pollo.

Caminar o morir
Para sobrevivir al frío, nos obligaron a movernos continuamente, a hacer gimnasia. Cuando caímos agotados por la fatiga y el hambre, nos quedamos dormidos; Un sueño muy corto, ya que el frío era agudo. De un sueño así, una voz me despertó un día viniendo del otro lado de la pared: "Aquí, profesor Tomescu. ¿Quién es usted?". Era un ex ministro de salud que, después de escuchar mi nombre, continuó: "He oído hablar de usted. Escúcheme con atención: hemos sido traídos aquí para ser exterminados. Nunca cooperaremos con ellos. Pero quien no camina, muere, y por lo tanto se convierte en un Colaborador. Envíalo a los demás: los que se detienen, mueren. ¡Camina sin parar! ". El pabellón, inmerso en el lúgubre silencio de la muerte, resonó bajo nuestras botas sin cordones. Nos animó la voluntad misteriosa de un pueblo de permanecer en la historia y la vocación de la Iglesia de permanecer con vida. Paramos de caminar alrededor de las 12.30, durante media hora, cuando el sol se detuvo en la esquina de la habitación. Allí, acurrucada bajo el sol en mi cara, robé un arco de sueño y un rayo de esperanza. Sin embargo, cuando el sol también me abandonó, sentí que Grace no me había abandonado. Sabía que tenía que sobrevivir. Caminé, diciéndome a mí mismo como en un estribillo, deletreando: "¡No quiero morir! ¡No quiero morir!" ¡Y no estoy muerto! En cada paso una oración cayó en mi mente, compuse letanías, recité versos de salmos. Cuando el sol paró mezquino para nosotros en la esquina de la habitación. Allí, acurrucada bajo el sol en mi cara, robé un arco de sueño y un rayo de esperanza. Sin embargo, cuando el sol también me abandonó, sentí que Grace no me había abandonado.
Seguimos caminando así, para no tropezar con la muerte, diecisiete semanas. Los que ya no tenían la fuerza o la voluntad de moverse murieron. De los 80 hombres que entraron a la Zarka, solo 30 sobrevivieron. Las barras de hierro, poco a poco, estaban cubiertas de escarcha, formadas por el aliento de vida de nuestra respiración, una túnica brillante que pasaba por el cielo.

PERO TODO ES GRACIA
Creía firmemente, varias veces, que llegaría al borde de la noche. Pero todavía tenía un largo camino por recorrer. Luego, años más tarde, en lo que imaginé que debería ser la libertad, noté que en realidad era solo una nueva forma de ser de la noche, que el escalofrío entre la Iglesia greco-católica y la jerarquía de la Iglesia hermana ortodoxa no podía disolverse. sin embargo; que nuestras iglesias siguieron siendo confiscadas, y el rebaño disminuyó cada vez más, muerto por promesas. Pero incluso Cristo el Señor ganó solo cuando fue capaz de pronunciar con el último aliento: "Consumatum est", todo se lleva a cabo.
               No he escrito mucho sobre estas experiencias dramáticas mías. ¿Quién puede creer lo que parece increíble? ¿Quién puede creer que las leyes físicas pueden ser vencidas por la voluntad? ¿Y si tuviera que contar los milagros que experimenté? ¿No serían consideradas fantasmagorías? Soportaría esta incredulidad más fácilmente que otros años en prisión. Pero ni siquiera Jesús fue creído por todos los que lo vieron: "Desde entonces, muchos de sus discípulos se volvieron y ya no fueron con él" (Jn 6:66).
               Nada sucede por casualidad en la vida. Cada momento que el Señor nos concede está lleno de gracia, la impaciencia benevolente de Dios, y nuestra disposición a responderle o rechazarlo. Depende de cada uno de nosotros no reducir todo a una historia simple, dura, feroz e increíble, y comprender que la Gracia aceptada no detiene al hombre, sino que lo lleva más allá de sus expectativas y fuerza. Espero sinceramente que este testimonio abra una ventana del cielo. Porque el cielo es más grande sobre nosotros que la tierra bajo nuestros pies.