Mostrando entradas con la etiqueta Enamoramiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Enamoramiento. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de febrero de 2020

UNA ELECCIÓN DESPUÉS DE LOS TREINTA [2 de 2]

LA DECLARACIÓN DE AMOR
DE JAVIER

Catalina. Mi Catalinita. Me has pedido que repita estas palabras, que te dije el día de San Benito, en las orillas del río. Y no sé cómo empezar. Creo que la única forma de hacerlo, es haciéndolo de nuevo. Declarándote mi amor otra vez, como si fuera la primera.

Catalina. Cuando te vi por primera vez, no quería fijarme en vos. En realidad, en nadie. Llegué a buscarte por una remota posibilidad de que fueras vos la mujer que el Señor quería darme. Encerrado en mis ideales, en mi burbuja, era incapaz de ver la Voluntad de Dios. Mi orgullo se volvía contra mí mismo. Y ninguna pasaba el filtro de la perfección que esperaba encontrar.

Vos sabés ya las circunstancias en las que nos conocimos. Te escribí para que mis padres dejaran de insistirme (no fue tanta la insistencia, en verdad), y con el firme convencimiento de que no ibas a responder. Vos le diste tu correo al amigo de papá, pensando que yo no iba a escribir. Y escribí. Sin querer hacerlo. Pero escribí. Y me respondiste. Sin querer hacerlo. Pero me respondiste. Y pusiste límites. Sólo como amiga. Y después, un error. Una invitación involuntaria a las Jornadas de Formación. Y yo, otro error. Pensando que querías conocerme, y por no ser descortés, fui a Mendoza. Pero con la secreta intención de no hacer nada para que prosperara la relación.

Y así volví. Volví, creyendo que no había pasado nada. Volví a Buenos Aires, convencido de que iba a seguir todo igual. ¡Qué equivocado estaba!

viernes, 7 de febrero de 2020

UNA ELECCIÓN DESPUÉS DE LOS TREINTA [1 de 2]


Enamoramiento y elección no se presentan de la misma manera en la edad juvenil que en la edad adulta

Por eso, suele suceder que al varón adulto, hacia los treinta y después, no sepa reconocer unos nuevos caminos del amor que no son los que conoció en su años jóvenes. 

La fe y el discernimiento espiritual puede ser decisivo para encontrar el verdadero camino del amor, como le sucedió a Javier, que me permite publicar su testimonio, esperando que ayude a otros. 

Estimado Padre:

 Le escribo de nuevo para contarle algunas cosas que le había prometido. Que sé que le gusta ver cómo la gracia obra en las personas. Así que como nos ha ayudado (mucho más de lo que pueda imaginar), trato de dar satisfacción a ese gusto suyo (y que comparto). Tal vez, sea medio largo, así que si no quiere leerlo, no se haga drama. Me bastan sus oraciones, que eso sí le pido. Gracias.

Bueno, como se acordará nos pusimos de novios el 22 de julio (día de Santa María Magdalena). Por celular. No digo que sea lo ideal, pero con nosotros no es raro. Todo pasó de forma muy inverosímil. Así que, qué le hace una mancha más al tigre, no? jaja.

Le paso a contar cómo nos conocimos: Hace 2/3 años, mi padre conoció a Catalina, a través de un amigo. La esposa de este último le dijo que cuando la vio a Catalina, había pensado: "es la chica ideal para Javier". Bueno, no nos casamos todavía, pero no creo equivocarme en pensar que esa idea se la puso Nuestro Señor. La realidad es que a la esposa del amigo de papá yo la habría visto para esa época unas 2 o 3 veces cuanto mucho. ¿Por qué pensó en mí, si casi ni me conocía? Maravilloso misterio... o no tan misterio.

viernes, 31 de enero de 2020

ELLA NO ME VUELVE LOCO
¿Esto puede ser amor?

"Es algo sumamente distinto a lo que me haya sucedido alguna vez y temo quedarme en una relación intelectual, no sé si me explico...
¡Será mi mala inclinación la que me impide valorar sus cosas buenas?"

Buenos dias Padre 
¿Cómo está?, Dios lo Bendiga...
Quisiera hacerle una consulta para que me la responda en cuanto tenga algún momento....
Luego de haber concluido mi relación, sobre la cual le he pedido algunos consejos opté por estar mas tranquilo algún tiempo... y ahora la vida me ha puesto una nueva chica en frente...
      Quisiera consultarle hasta qué punto uno debe tener en cuenta o darle lugar a la pasión en la relación, he meditado esto un poco pero no llego a una conclusión que me aclare, (leí el capítulo de su libro, de esa chica que cuenta que su novio no le atrae tanto porque es muy frío y me identifica hasta cierto punto)

En este caso, con esta chica, me sucede algo sumamente distinto a lo que me haya sucedido alguna vez y temo quedarme en una relación intelectual, no sé si me explico?. 
       Es decir a lo mejor uno se enamora de la chica del kiosco que es una excelente persona pero no sabe ni quién es Jesús, pero ¿cómo balancear estas cosas?

Siendo muy frío ella no me vuelve loco. No siento esa explosión  cuando la veo y en cierto punto hasta esto mismo me genera duda porque es muy modesta para vestir, no anda como cualquier chica de mundo mostrando todo y a lo mejor sea mi mala inclinación la que no me permite valorar las cosas buenas? (hasta hace no mucho quizás elegía de otro modo a las chicas).

Ella es una chica que pertenece a la Legión de Maria como yo, viene de una familia numerosa, por lo cual a pesar de sus 21 años (yo tengo 28) es sumamente madura, muy bien formada en la fe y en general (bastante más que yo sinceramente), y muy trabajadora por su familia (casi que es Madre y Hermana). 

Yo la veía en la Parroquia y me llamaba la atención su forma de ser: cómo trabajaba etc...(¿admiración?) Luego tuvimos un casamiento en común y terminamos charlando y eso nos dejó en contacto por lo que nos juntamos a charlar solos y hemos compartido lindas charlas, caminatas y algunas salidas, solos y con el grupo también.... 

Esto me da mucha paz y siento que estoy haciendo las cosas bien en orden a Dios, pero me preocupa estar gestando algo porque es una buena chica, o porque es de la Legión más que por que realmente me enamore... 

A lo que voy es a que ¿será de Dios esto? ¿O será que tenemos que dejar la relación en una buena amistad únicamente?  Hoy estoy convencido, entre otras cosas, de que el ambiente de Parroquia ayuda a mirar bien a las chicas y apartar la lujuria de la vista del varón. 
         Es decir, siento que tengo oro en mis manos, pero no estoy seguro de que ese oro sea para mí, sino que realmente era una lección que tenía que aprender para valorar a una mujer que realmente vale la pena.
         En base a su experiencia seguro me entenderá de qué le escribo cualquier cosa quedo a sus órdenes Padre y desde ya le agradezco mucho su valiosa ayuda.
Espero que Ud. se encuentre muy bien. Saludos: Fernando

RESPUESTA
Estimado Fernando:
Tu pregunta es muy importante para muchísimos varones. 
Por eso, además de responderte ahora con algunos "primeros auxilios" te remito a las entradas que ya había publicado hace años y que con oportunidad de tu pregunta, decidí re-publicar en los 3 siguientes viernes de este mes de febrero
          Mientras tanto te recomiendo los capítulos 1 y 2 de mi libro "El Buen Amor en el noviazgo" (Ed. Lumen, Buenos Aires 2011) te recomiendo los capítulos en los que he tratado del tema: 
1) Sonia: Amar ¿está en mi mano? páginas 9 a 19 y 
2) Mariana: De si amar está en mi mano. páginas 21 y 22.

También puedes ver esto en el Blog del Buen amor en las entradas de 1, 7 y 14 de agosto de 2009 (Sonia) y en la entrada del 5 de octubre del 2009 (Mariana)

También te ayudará leer la entrada "Noviazgo y Matrimonio: Carisma y Ministerio" del 31 de enero del 2012: http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/search?q=carisma+ministerio


Todos estos escritos pueden brindarte la respuesta a tu inquietud y tu interrogante vital. 
         Los caminos de Dios no son nuestros caminos. Y los caminos del amor, con mucha mayor razón, porque no sabemos amar como conviene y tenemos que convertirnos y dejar enseñar a amar por el Espíritu Santo.
P. Horacio

jueves, 22 de octubre de 2009

TENTADA CONTRA EL NOVIO (2º de 6)

LOS DILEMAS DE JACINTA:
INDECISA EN SU VOCACIÓN
¿FACUNDO , EL CONVENTO O EL SEMINARISTA?

2 abril; tercer mail de Jacinta:
En un breve segundo mail que no reproduzco, Jacinta me cuenta solamente que ha suspendido la fecha de compromiso que tenían fijada con su novio. Pero aún no se atrevía a plantear cuál era su problema, cosa que hizo en este tercer mail.

Recién ahora Jacinta logra vencer la dificultad que tiene para expresarme cuál es el problema que la atormenta. Se ha implicado afectivamente con un chico que es seminarista. Y eso la ha llevado a una crisis en su relación con Facundo y a una mayor confusión interior, volviendo a dudar acerca de su vocación. No sabe si debe entrar a la vida religiosa o seguir con Facundo . Porque experimenta en su piedad religiosa consolaciones sensibles que no encuentra en su noviazgo con Facundo . Y encuentra en el seminarista afinidad al mismo tiempo religiosa y sensible. Todo un nudo. Jacinta se confunde porque no distingue entre voluntad y sensibilidad. Y piensa que allí donde su sensibilidad se conmueve más es donde Dios la llama.


Estimado padrecito mío:
Te voy a contar cómo viene la mano, aunque sea raro, y me dé vergüenza.
Resulta que para abril habíamos quedado con Facundo , mi novio, que haríamos el compromiso formal con bendición y todo, y ver si en octubre del año que viene casarnos.

Facundo es hijo único, su padre falleció hace años y su mamá está inválida, por lo tanto se demoró nuestro matrimonio por esos temas.

Bueno, para navidad, Facundo me regala este retiro de silencio, porque mi alma, padre, estaba en agonía, y si bien Facundo no entiende nada de nada de mis dudas vocacionales, en mis ojos siempre se notó la tristeza, un dolor profundo. Siempre dudando si tengo vocación matrimonial o religiosa.

Voy al retiro el dos de enero al mediodía, entro en silencio ese día a las 19 horas. Apagué celular, apagué todo conexión con el mundo exterior, porque era mi oportunidad de reconciliarme con Dios, de encontrarlo, de reconocerlo como mi Padre amado, de sentirme amada.

sábado, 1 de agosto de 2009

AMAR: ¿ESTÁ EN MI MANO? (1)

¿Es posible enamorarse por voluntad y decisión o es imposible? (1ª)

Me llega esta pregunta de una persona visitante del Blog del Buen Amor:

Padre: aprovecho la presente, para hacerle una pregunta que desde hace un tiempo está dando vueltas en mi cabeza:
¿Es posible enamorarse por voluntad y decisión o es imposible, siendo el único camino para el enamoramiento la espontánea y casi natural inclinación del corazón por alguien?
Es decir, ¿Se puede un hombre proponer a amar a una mujer o viceversa?
De mi parte a veces pienso que sí y otras que no...
¿Será que el mundo actual es tan sensiblero y hedonista?
No sé. Se lo pregunto por algo que me está pasando a mí misma y me hace dudar dolorosamente.
A mí me está ocurriendo que a mis treinta y un años
siento más con la cabeza y mi corazón está más ecuánime.