Mostrando entradas con la etiqueta me_envió_con_poderes; me_envió-a_evangelizar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta me_envió_con_poderes; me_envió-a_evangelizar. Mostrar todas las entradas

viernes, 15 de febrero de 2019

ME ENVIÓ A EVANGELIZAR
CON PODERES [4/10]
UN BALANCE

ME ENVIÓ CON PODERES
No temo que el título que he elegido para este balance de mis escritos sea, para mí, motivo de vanidad. 
He elegido este título sabiendo que es provocativo y va a sonar escandaloso en el oído de alguno.
        No me extrañaría, porque también a algún lector de las cartas de San Pablo me ha confesado, algo escandalizado, que el Apóstol le ha parecido jactancioso, arrogante o engreído.
          Este es el motivo que me movió a intercalar este texto de San  Pablo a esta altura, a los comienzos de mi exposición.
         Todo sacerdote puede compartir la convicción de San Pablo de ser sólo un vaso de barro, elegido sin ningún mérito propio para ser portador-dispensador de un tesoro invalorable: "Llevamos este tesoro en vasos de barro, para que resulte evidente, que la eficacia extraordinaria no se debe a nosotros sino a Dios" (2ª Corintios 4, 7).
          San Pablo tuvo una viva conciencia de ser un "vaso elegido", "vaso de elección". Como vaso elegido se lo presenta el Señor al anciano Ananías, cuando éste, alarmado ante la conversión del  perseguidor, lo interroga: 
+ "Señor, ha oído a muchos hablar de ese hombre y de los muchos males que ha causado a tus santos en Jerusalén"
++ "El Señor le contestó: Ve (a su encuentro tranquilo) éste es para mí un vaso que he elegido para hacer llegar mi nombre a los paganos, a los reyes y a los hijos de Israel,  Yo le mostraré todo lo que deberá padecer a causa de mi nombre" (Hechos 9, 13-16).
          La palabra griega skeuos que suele traducirse como "instrumento" tiene aquí el sentido de "vaso, recipiente" y por el contexto amplio conviene que lo traduzcamos por "ánfora".
"NOTA: Sobre dimensiones y capacidad de las ánforas en la antigüedad mediterránea véase Wikipedia:   https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81nfora#Pesos_y_medidas
Contenían entre 27 y 32 litros. Se usaban para exportar vinos, aceites, granos. Su forma en punta era para que, a falta de muelles, pudieran colocarse en la arena de las playas en el momento  de la carga y descarga y quizás en las bodegas.
San Pablo se ve a sí mismo como un ánfora a punto de derramar enteramente su contenido en supremo testimonio del Nombre cuando que ha llenado su ocupado enteramente su ser y su existencia, cuando ve inminente su martirio. En esa circunstancia le escribe así a Timoteo, haciendo el balance de su vida:
-- "Yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente" (2ª Timoteo 4, 7).
NOTA: Libación ofrenda de líquidos 
       San Pablo comenta cómo los "recipientes" (ya  no necesariamente en forma de ánforas, sino de vasijas de un mismo material) son tratados como viles o dignos por el uso su contenido. Así en Romanos 9, 22-24 hablará de los malvados como  "vasos de ira para la perdición" y de los justos como "vasos de gloria para misericordia". 
         O en 2ª Timoteo 2, 20: "En una casa grande no hay solamente recipientes de oro y plata, sino también de madera o de barro, y de ellos los unos son para usos honrosos y los otroa para usos viles. Así pues si uno se purificare de esas cosas será considerado como un vaso destinado a usos nobles, santificado y útil a su dueño, preparado para toda obra buena"
que cada uno de vosotros sepa tratar a su propio cáliz
(= su esposa) santa y dignamente y no con pasión de concupiscencia como esos paganos que no conocen a Dios" (1ª Tesalonicenses 4, 4).

viernes, 25 de enero de 2019

ME ENVIÓ A EVANGELIZAR
CON PODERES [1/10]
UN BALANCE

"Llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos dándoles poder sobre los espíritus impuros" (Marcos 6,7) 
"Designó el Señor a otros setenta y dos y los envió... 
(Lucas 10, 1)
"Esta Escritura que acabáis de oir se ha cumplido hoy" 
(Lucas 4, 21)

Estimados visitantes:
A mis ochenta y cuatro años compruebo que estas Escrituras se han cumplido  en mí.

Haciendo el balance de mi vida sacerdotal, veo que el Señor ha ido realizando conmigo todo lo que se dice en los Evangelios sobre:
+ la  elección 
+ la llamada 
+ la enseñanza de la divina regeneración y la vida filial
+ el envío de dos en dos 
+ primero a los doce apóstoles
+ luego a setenta y dos discípulos.
+ el envío con poderes
+ a enseñar lo aprendido a los pies de Jesús Maestro, es decir  instrucciones, 
+ entre peligros de lobos, serpientes, escorpiones y venenos
+ advertidos e instruidos en las necesarias cautelas
+ con inmunidades, garantías de providencial preservación  

+ PODERES: 
-- Poder de dar la paz a los bien dispuestos que los reciban
-- Poder de expulsar demonios
-- Poder de discernimiento de espíritus bien o mal dispuestos
-- Poder de sanar enfermos, levantar a los caídos, fortalecer a los débiles, de cuerpo, de alma, de espíritu.

+ INSTRUCCIONES
-- Enseñar lo que habían aprendido de Jesús. El Evangelio de Dios Padre y de la divina regeneración por la fe en el Hijo
-- No insistir ante el rechazo o la indiferencia (apuntando al éxito y el número que induce a la propaganda)
-- dejarse conducir por la recepción y el buen deseo que Dios obra en algunos, los pocos, los bien dispuestos.
-- Viajar pobremente para hacerse dependientes de quienes los reciben y no poder instalarse donde no se los recibe o no se les brinda hospedaje.
-- No detenerse por el camino de su misión a conversar con otros distrayéndose con viajeros ocupados en sus propios intereses intra-mundanos. Los discípulos van como comisionados con un envío urgente, como correos de Dios, y preparando el camino "a los lugares donde iba a ir Él"

INMUNIDADES Y GARANTÍAS
-- Ir enviados como ovejas entre lobos, pero preservados de ellos
-- Pisar serpientes y escorpiones y beber venenos sin que les hagan daños.

A mis ochenta y cuatro años compruebo que estas Escrituras se han cumplido  en mí.

Iré presentando cada viernes a lo largo de 17 entradas los hechos que dejan constancia del cumplimiento de las Escrituras en mi vida de llamado, enseñado y enviado a enseñar lo aprendido de palabra y por escrito, en lo secreto y desde las azoteas.