Google+ Badge

Mostrando entradas con la etiqueta esposa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta esposa. Mostrar todas las entradas

miércoles, 5 de abril de 2017

SANTO TOMÁS MORO. SU ELECCIÓN MATRIMONIAL

Amas a la mujer a la que quieres hacer el bien. Y amas menos o menos puramente a la que quieres buscando tu propio bien. 

Tomás Moro había hecho amistad con un tal Maister Juan Colte, un caballero de Newhall, Essex, cuyo hija mayor, Juana, se casó con él en 1505.

Roper, el autor de la biografía de este santo, escribe estas líneas acerca de la opción de santo Tomás Moro: "si bien su mente se dirigía hacia la segunda hija de Roper, pues la consideraba más agraciada y hermosa, consideró que eso causaría un gran pesar y algo de vergüenza a la mayor, al ver que su hermana menor era preferida como esposa antes que ella, por lo que, con gran pesar, empezó a dirigir su mente hacia ella", es decir, hacia la mayor de las tres hermanas. Este matrimonio resultó ser sumamente feliz; tuvieron tres hijas, Margarita, Isabel, y Cecilia, y un hijo, Juan.


Los santos nos iluminan. Amar es querer el bien del otro. Y Tomás Moro quiso el bien de la hermana mayor. Esa elección de santo Tomás Moro fue el principio del amor para ambos. 

La iniciativa amorosa del varón aún contraria a la inclinación del sentimiento y la atracción fisica fue el cimiento de un amor matrimonial duradero y feliz. 
Era más puro el amor generoso por la mayor evitándole un disgusto y buscando su bien, que la atracción natural hacia la hermana menor. Y eso fue el mejor cimiento de un buen matrimonio. 
Amas a la mujer a la que quieres hacer el bien. Y amas menos o menos puramente a la que quieres buscando tu propio bien.

El sentimiento no está en nuestra mano pero la voluntad sí, y puede gobernar, para bien, al sentimiento. 

El segundo matrimonio de Tomás Moro demuestra que el segundo matrimonio es, o debe serlo cuando es bueno,  más racional y por motivos racionales. 
Apenas al mes de haber fallecido su primera esposa (10 años menor que él) contrajo matrimonio. No le importó tanto la opinión de la gente cuanto la necesidad de sus hijas huérfanas. Se casó casi inmediatamente, para proveer de madre a sus hijas. Eligió para ello una mujer de clase alta, viuda, rica, menos dócil y más directiva que la primera esposa, pero más capaz como educadora de las niñas de la primera. Miralo en este link
Eso no obstó para que también este segundo matrimonio fuese armonioso aunque naturalmente distinto que el primero.

De este tema me he ocupado antes en este blog respondiendo a "Sonia" acerca de si "Amar está en mi mano". Véalo en :
http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2009/08/amar-esta-en-mi-mano-1.html
O en:
http://www.es.catholic.net/jovenes/150/2843/articulo.php?id=54989
También recomiendo el comentario de Mariana en la entrada en que responde a Sonia:
http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2009/08/un-interesante-testimonio-en-relacion.html

Y he retomado esta entrada y otra de Mariana sobre el mismo tema en mi libro: "El Buen amor en el noviazgo" (Editorial Lumen, Buenos Aires - México 2011 páginas 9 a 22)

Véase también: "Qué es enamorarse" en este enlace

sábado, 16 de julio de 2016

UNA MUJER QUE DEJA SU PROFESIÓN POR ESTAR JUNTO A SU ESPOSO

"dejé mi trabajo para dedicarme a mi esposo y a mi casa y Dios ha estado conmigo cada día"


Nací y fui criada dentro de una familia católica practicante, de clase media baja, tengo solo una hermana. Nuestros padres muy trabajadores los dos. Nos inculcaron siempre que debíamos estudiar, tener una profesión y trabajar de eso, nuestra madre,  siempre hizo énfasis en la importancia de la independencia económica de nuestros esposos. Su mayor orgullo y realización,  fue vernos a las dos graduadas con títulos universitarios.
Mis padres siempre estuvieron juntos, pero nunca se dedicaron a ellos como esposos, crecí sintiendo esa falta. No queriendo repetir ese modelo, soñé siempre con formar una familia, pero estando siempre al lado de mi esposo, y muy presente a diario en la casa y en la crianza de mis hijos.


Ya de adulta adoraba mi trabajo, mi profesión, pero muy en el fondo sabía que no me iba a dedicar a eso el resto de mi vida, que no era mi vocación. Nunca tuve grandes metas profesionales, sentía que mi realización personal no pasaba por ese lado.
Mi esposo, es un hombre de campo, cuando lo conocí y decidimos casarnos fue que surgió el gran desafío de romper con la estructura que venía en mí desde niña, esa que, sobre todo, imponen la sociedad y la cultura dominante:  trabajar, ser independiente y buscar la realización personal en la profesión, fuera de la casa. 


Desde el primer día de novios,  nos planteamos que al casarnos íbamos a estar juntos a diario, no cabía para nosotros la posibilidad de vivir yo en la ciudad y mi esposo en el campo y vernos solo los fines de semana. Decidimos instalarnos y hacer nuestra casa en el campo, por lo tanto, los primeros meses de casados viajaba a diario a la ciudad para trabajar, manejaba entre ida y vuelta 120Km,  y me dedicaba a la casa en la medida que podía, no quería que alguien más estuviera en mi casa haciendo lo que yo consideraba mi rol y mi deber.  Solo estaba posponiendo tomar la decisión que había tomado cuando me animé a soñar con que algún día tendría esposo e hijos y me dedicaría a ellos. 


No fue una decisión fácil de tomar, surgieron muchos miedos, de todo tipo, pero en ese tiempo alguien me dijo en una conversación ajena a este asunto, " Dios ayuda a la mujer que se dedica a su casa", y me terminé de convencer... Y lo hice, dejé mi trabajo para dedicarme a mi esposo y a mi casa y Dios ha estado conmigo cada día. No ha sido fácil, muchas veces se extraña la comodidad de la vida en la ciudad, tuve que renunciar a muchas cosas y no solo materiales y económicas, renunciar al reconocimiento profesional fue lo que más me costó. La gente reconoce a los que son trabajadores responsables, profesionales, pero no se reconoce o aplaude a las mujeres que se dedican a su esposo, a su casa. Escuché a muchos diciendo que era una locura, que lo pensara mejor, que no abandonara mi carrera, mi independencia. Hubo muchos que sí me apoyaron y hasta se emocionaron con mi decisión. Escuchar a mi esposo seguido agradecerme por haberlo elegido, por haber decidido acompañarlo y dejar todo, hace que valga la pena cualquier dificultad. 


Nunca me arrepentí, nunca fui más feliz, a pesar de que no es fácil. Nunca me sentí tan realizada y tan orgullosa de mí misma. Nuestro matrimonio creció muchísimo, nos unimos mucho más, somos muy compañeros y no me imagino viviendo de otra manera.


Ser esposa y ama de casa es el regalo más lindo que Dios me ha dado. Y así con el corazón agradecido, espero la llegada de nuestros hijos. 


Caro


viernes, 8 de abril de 2016

CANCIÓN VULGAR
José María Pemán

A los afortunados a quien Dios dio buena mujer
A la afortunada esposa de los afortunados varones
Una canción vulgar que suena a sublime



Canción vulgar
 Para mi mujer

Voy a cantar hoy, mujer,
una tan honda poesía,
que sólo tú, que eres mía,
vas a saberla entender.
Voy a cantar de un querer
tan unido a mi vivir,
que en cuanto voy a decir,
mujer, no debe asombrarte
que hoy falte en primor y en arte
lo que me sobra en sentir.

Estos versos de hoy no son
vanos y dulces sonidos
que enamoran los oídos
sin llegar al corazón.
No son rosas de pasión
que florecieron ayer
y que, al punto de nacer,
faltas de vida, se helaron:
frutos son que maduraron
al abrigo de un querer.

Y así como un rumor blando
en las horas estivales
denuncia entre los jarales
al río que va cantando,
así quiero yo, rimando,
mujer, mi culto sentir,
saber de tal modo urdir
los versos de mi cantar,
que puedas tú adivinar
cuanto no acierte a decir…

No es mi querer una ardiente
pasión vana y alocada,
como burbuja irisada
que se lleva la corriente.
Es un querer mansamente
tan entramado y tan fino
y, por modo peregrino,
tan elevado y tan llano,
que tiene un mucho de humano
y un no sé qué de divino.

Por eso no voy, mujer,
a hacer un cantar de amores
que ahogara en falsos primores
la hondura de este querer.
Fuera intentar sin poder
el pretender expresar
mi sentir en un cantar
que brotara de mi pluma…
¿Qué nos descubre la espuma
en las honduras del mar?

Inútil y necio fuera
rimar en una canción
cosas tan del corazón
que nadie las entendiera.
Con honda pasión sincera
la canción de este querer
ya está rimada, mujer,
en el alma de los dos…
¡Sólo nosotros y Dios
la podemos entender!

Escucha, pues, la escondida
canción de mi corazón;
escúchame esta canción,
que es la canción de mi vida…
¡Es tan hondo y tan sentida,
que al decírtela hoy a ti,
yo no sé que siento en mí,
que quiere hacerme entender
que Dios se alegra, mujer,
de ver que te quiero así!

A ti te debo, mujer,
la más íntima dulzura
y la más rara ventura
que a nadie pude deber;
porque te debo el saber
íntimamente gozar
la poesía de un hogar
lleno de amor y alegría…,
¡que es la más honda poesía
la fuerza de ser vulgar!

A tu vida pura y sana,
con mi pobre vida unida,
debo el amar hoy la vida
sencilla, buena y cristiana…
Poesía cotidiana
que ilumina cada hora,
y conforta, y enamora,
y es eterna, y nunca hastía…,
¡que por nacer cada día
no es menos bella la aurora!

Por ti aprendí la verdad,
y, de verdades henchida,
el alma le dió a la vida
cimientos de eternidad.
Por ti amo la austeridad
del recio y hondo sentir;
por ti, en mi claro vivir,
de ritmo grave y pausado,
ni me avergüenza el pasado,
ni mi inquieta el porvenir.

Por ti tan sólo, mujer,
hoy siento mi pobre vida
preciada y ennoblecida
de un nuevo y alto valer;
que es tan noble este querer,
y es tan puro y verdadero
el fervor hondo y sincero
en que abrasándome estoy,
que hoy sé lo mucho que soy
por lo mucho que te quiero.

Tras la falsa idealidad
vagaba yo, solo y triste,
mientras que tú no me diste
el pan de la realidad.
En ti encontré la verdad
y puse la vida en ti
porque, al hallarte, entendí,
de mí mismo escarmentado,
que el corazón te ha enseñado
más que los libros a mí.

Desde entonces, mi poesía,
mujer, debe ser tu orgullo,
porque su sentir es tuyo
y sólo la forma es mía.
Mi pobre forma vacía
con tus sentires henchí,
y hoy pienso, mujer, que así,
a pesar de los pesares,
algo valdrán mis cantares
por lo que tienen de ti.

Y así, si llegara el día
en que este mi nombre oscuro
alcanzara el inseguro
favor de la nombradía;
si esta mi pobre poesía
lograra el tiempo vencer,
es porque lleva en su ser
y en su intimidad secreta
más que el arte de un poeta,
el alma de una mujer.

¡Un alma pura y henchida
de poesía noble y sana!
¡Un alma buena y cristiana,
y, por cristiana, sufrida!
¡Un alma, en fin, que a la vida
de un poeta supo dar
un objeto en que emplear
el ardor de su sentir,
y un modelo que seguir,
y una pasión que cantar!

Un alma, en fin, sin doblez,
y de tan puro sentir,
que logró, mujer, unir
la hondura y la sencillez;
y, honda y sencilla a la vez,
es cual remanso que llena
el agua limpia y serena,
que al ser claro, aun con ser hondo,
permite ver en el fondo
hasta los granos de arena.

Ésta es, mujer, la canción
de mis sentidos amores,
tan escasa de primores
como henchida de emoción.
Tú que con el corazón
sabes, mujer, vislumbrar
cuanto no pude expresar
en mis pobres versos…, ¡dime
si no es mi canción sublime
a fuerza de ser vulgar!

viernes, 20 de noviembre de 2015

LOS DEMONIOS DEL DESENCUENTRO
QUE SIEMBRAN LA SOLTERÍA

¿POR QUÉ NO SE ENCUENTRAN 
TANTOS BUENOS VARONES SOLTEROS 
CON TANTAS BUENAS MUJERES SOLTERAS?

“Cuando te vi por primera vez, no quería fijarme en vos. En realidad, en nadie. Llegué a buscarte por una remota posibilidad de que fueras vos la mujer que el Señor quería darme. 
Encerrado en mis ideales, en mi burbuja, era incapaz de ver la Voluntad de Dios. 
Mi orgullo se volvía contra mí mismo. Y ninguna mujer pasaba el filtro de la perfección que yo esperaba encontrar”

Anónimo dijo...
Padre Horacio
Me ha gustado el blog del Buen Amor. Es muy cierto que debemos poner a Dios primero que todo, buscar su Reino que lo demás por añadidura llegará. En mi caso, soy hombre, soltero y católico. Me encantaría encontrar a la mujer de mi vida y formar una familia como Dios manda pero en lo que llega sirvo felizmente al Señor. No se desesperen, los tiempos de Dios no son los nuestros.

Muy estimado varón anónimo:
No suelo responder mensajes anónimos pero voy a hacer una excepción con el suyo.
Aunque Usted no me pide ningún consejo me permito darle uno. 
Usted ha visto la cantidad de comentarios de mujeres solteras a esta entrada que Usted, raro comentarista varón, ha decidido comentar. Y termina su comentario, al parecer compadecido de ellas exhortándolas a no desesperar.
Es verdad. Esa es la entrada más comentada de las más de 700 del blog 
Nota: la entrada es la oración de Santa Ana pidiendo un buen esposo http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2012/03/para-pedir-un-buen-esposo-oracion-de.html 

El 99% de los comentarios al pie, es de mujeres que están esperando que un varón las haga esposas y madres. 
Mi pregunta es ¿qué está pasando con los varones?
El Señor me ha dado una respuesta que intenté exponer resumidamente en esta entrada: http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2015/01/la-cuerda-de-tres-hilos-dificilmente-se.html

Mi consejo para Usted y los varones en general, viene ahora y es el siguiente: déjese ya de buscar 'la mujer de mi vida' y empiece a buscar a 'la madre de mis hijos'. De esa manera encontrará, por añadidura, a su mujer.

Pero para encontrar a esa buena mujer, tiene que convertirse Usted primero en un buen varón. ¡No se me ofenda! Entiendo por buen varón a un varón según el corazón de Dios. 
Un varón justo. Y el varón es bueno y justo ante Dios, cuando se sabe llamado por Dios a ser padre y, tomándose en serio esa vocación, se empeña en cumplirla. Cuando vive así, ese varón deja de mirarse a sí mismo, para mirarse en su descendencia. 

De ese designio de Dios sobre ellos es lo que se han olvidado hoy los varones. Por eso a ellos se los engulle la ciénaga de la lujuria y la pornografía. Por eso ellas, a veces, sin darse cuenta, buscando ternura, los empujan a la ciénaga. 
Y así ni ellos ni ellas se encuentran mutuamente. Porque no viven a la luz del primer mandamiento-bendición y de la primera bendición-mandamiento: "Crezcan, multiplíquense y llenen la tierra". Por eso se quedan solos, porque se buscan uno al otro, pero cada uno para sí mismo. En una palabra porque no obedecen a Dios. 

Y ese olvido de la voluntad de Dios, del mandamiento-bendición que es bendición-mandato y consejo, es un fenómeno pura y netamente demoníaco. Un triunfo del príncipe de este mundo sobre la fe católica de bautizados y bautizadas.

Para que vea si tengo razón, mire el ejemplo contenido en estas otras dos entradas en este blog: 

Le aseguro que si empieza a mirarse, en fe, y a vivir en fe, como llamado por Dios a ser padre, se le iluminarán sus ojos para reconocer a la madre de sus hijos. Porque, quizás, la imagen ideal que se hace de 'la mujer de mi vida' le está impidiendo reconocer a la que el Señor puso, pone o pondrá antes sus ojos. 


Sacuda pues esa necedad de su cabeza que lo hace ciego, e instale en ella la sabiduría de Dios que le permitirá reconocer a la madre de sus hijos. Ella resultará ser, así: ¡la mujer de su vida!

En las próximas entradas me ocuparé de mostrar por qué hoy los varones no se miran como llamados a ser ante todo ¡padres! 
Y, cuando piensan en el matrimonio, a "pensar en la cuna tanto como en la cama, o aún más la cuna que en la cama". 
Entonces, también el lecho matrimonial se transfigura, porque la cuna lo ilumina. 

Creo que, en parte, se debe a que los padres (y en su defecto o quizás sobre todo las madres) de los varones no saben inspirarles desde niños, con el ejemplo y la palabra, el ideal de ser padres algún día... 
Y esto sucede ¡oh malvado círculo vicioso! porque en la generación anterior no reinaba el ideal de la bendición mandamiento consejo y consejo mandamiento y bendición. O porque el padre no vivía santamente su ser varón y padre. La desaparición de los modelos, ha cegado la fuente de la sabiduría, la cultura  de la fe vivida.

viernes, 3 de julio de 2015

TENTADA CONTRA EL ESPOSO

Padre:
Mi esposo y yo nos llevamos bien, sin embargo me enojo con él por lo desorganizado y despistado en todo. 
Necesito su consejo, porque esto muchas veces no me deja ni siquiera mirarlo. 
Agradeceré su atención.
Joselina


Estimada Joselina:
Si usted no se da cuenta de que esos pensamientos (y consiguientes sentimientos) contra su esposo son tentaciones, es decir pensamientos malignos y demoníacos, -- y si continúa considerándolos suyos, lo cual significa que usted hace suya la tentación porque la acepta -- su matrimonio puede estar teniendo los días contados. Esos pensamientos, si usted los sigue aceptando, crecerán y le invadirán la mente como un cáncer. Dicho de otra manera, las razones del demonio la dominarán y determinarán sus actos.

Confiésese con un sacerdote, acusándose de aceptarlos cada vez que se entretiene con ellos. Y también confíeselos a su esposo como pensamientos ajenos que la torturan y que Usted no quiere aceptar, sino apartar de su mente. Y para vencer en esa lucha pida ayuda y luz al Señor. Usted debe defender a su marido contra esos pensamientos. De lo contrario, el enemigo la utilizará para destruirlo y destruir el amor entre ustedes.
Padre Horacio

viernes, 23 de enero de 2015

LA VIRGEN Y LA IGLESIA ESTÁN EN CADA ALMA


"MARÍA Y LA IGLESIA ESTÁN EN CADA ALMA" 
Beato Isaac, (+ 1178)
Abad del Monasterio de Stella Maris:

"Se puede decir que cada alma fiel es esposa del Verbo de Dios, madre de Cristo, hija y hermana, virgen y madre fecunda [...]
Por eso dice: Habitaré en la heredad del Señor. La heredad del Señor en su significado universal es la Iglesia, en su significado especial es la Virgen María y en su significado individual es también cada alma fiel".

Fotos del Monasterio Stella
Maris, Monte Carmelo,
Haifa

He venido invitando a la Mujer bautizada, consagrada, casada o soltera, a ingresar por el camino de la mística esponsal con Cristo. Este sermón del Beato Isaac muestra que esta idea pertenece a la tradición de la doctrina católica.

"El Hijo de Dios es el primogénito entre muchos hermanos. 
Por naturaleza es Hijo único, por gracia asoció consigo a muchos para que sean uno con él. Pues a cuantos lo recibieron les dio poder
de llegar a ser hijos de Dios. 
Haciéndose él Hijo del hombre hizo hijos de Dios a muchos. 
El que es Hijo único asoció consigo, por su amor y su poder, a muchos. 
Éstos, siendo muchos por su generación según la carne, por la regeneración divina son uno con él. Cristo es uno, el Cristo total, cabeza y cuerpo. 
Uno nacido de un único Dios en el cielo y de una única madre en la tierra. 
Muchos hijos y un solo Hijo. 

Pues bien, así como la cabeza y los miembros son un Hijo y muchos hijos, así también María y la Iglesia son una madre y muchas, una virgen y muchas. 
Ambas son madres, ambas son vírgenes; ambas conciben virginal mente del Espíritu Santo. Ambas dan a luz, para Dios Padre, una descendencia sin pecado. 
María dio a luz a la cabeza sin pecado del cuerpo; la Iglesia da a luz por el perdón de los pecados al cuerpo de esa cabeza. 
Ambas son madres de Cristo, pero ninguna de las dos puede, sin la otra, dar a luz al Cristo total. 
Por eso, en las Escrituras divinamente inspiradas, lo que se entiende en general de la Iglesia, virgen y madre, se entiende en particular de la virgen María; y lo que se entiende de modo especial de María, virgen y madre, se entiende de modo general de la Iglesia, virgen y madre. 
Y, cuando los textos hablan de una u otra, dichos textos pueden aplicarse indiferentemente a las dos. 


También se puede decir que cada alma fiel es esposa del Verbo de Dios, madre de Cristo, hija y hermana, virgen y madre fecunda. 

Todo lo cual la misma Sabiduría de Dios, que es la Palabra del Padre, lo dice universalmente de la Iglesia, de modo especial de la Virgen María, e individualmente de cada alma fiel. 

Por eso dice: Habitaré en la heredad del Señor. La heredad del Señor en su significado universal es la Iglesia, en su significado especial es la Virgen María y en su significado individual es también cada alma fiel. 

Cristo permaneció nueve meses en el seno de María; permanecerá en el tabernáculo de la fe de la Iglesia hasta la consumación de los siglos; y en el conocimiento y en el amor del alma fiel por los siglos de los siglos".


De los Sermones del beato Isaac,
 abad del monasterio de Stella Maris - 
Mte. Carmelo - Jaifa 
(Sermón 51: PL 194, 1862-1863. 1865) 
Segunda lectura del Oficio Divino
Sábado de la segunda semana de Adviento

viernes, 26 de diciembre de 2014

FELICIDAD DE UN AMA DE CASA A TIEMPO COMPLETO

"Tener tu mente ocupada en todas las actividades de esposa y madre no le dan tiempo al demonio de atacar tu mente con pensamientos que corrompen el corazón... "Pienso entonces en todas las mujeres que se pierden en la depresión, tristeza, enojos, remordimientos y no sé cuantos demonios mas que si sólo se dejaran atrapar por esta vocación sagrada de entrega absoluta que es ser esposa y madre a tiempo completo... "Sigo meditando en todo el misterio que en mi corazón se sigue develando como un gran secreto oculto revelado a medida que me voy dejando consumir en la entrega absoluta...

Querido Padre:
No te preocupes por una respuesta. Sé que tus ocupaciones te tienen absorto, pero también que te alegrarás escuchando esta confidencia y ya te doy permiso para convertirla en testimonio. Y quiero que así sea, para gloria de Dios y bien de otras hermanas mujeres que anden ahora perdidas como yo lo estuve, en tanta ciencia que hincha pero no sana.

Me hago un ratito para contarte que yo estoy absorta en cuerpo alma y espíritu en mis tareas y realmente doy hoy testimonio de algo que lo siento profundamente...


Tener tu mente ocupada en todas las actividades de esposa y madre no le dan tiempo al demonio de atacar tu mente con pensamientos que corrompen el corazón. Realmente es increíble lo que estoy viviendo, literalmente no respiro por momentos pero siento que cada vez me hago más fuerte y como le diría a una amiga hace poco: Estoy luchando con mis propios demonios y voy ganando!!


He comprobado que muchas cosas que antes me molestaban, dolían y me llenaban de ira ya no me afectan, pasan como flechas rebotadas!!¨Pienso también si en esto no se cumple la palabra del Señor: "Ocúpate de mi reino y lo demás vendrá por añadidura! "


Todo lo otro siento que está llegando así, lo que necesito, ya sea material, espiritual, emocional, todo lo que abarca mis necesidades llegan asi!!


Y realmente al terminar el día pienso que ya  no tengo ni tiempo para un momento de oración personal o algo así pero tengo un instante de profundo encuentro con el Señor en un silencioso respiro y puedo decirte que esto a sido tan efectivo como estar largo tiempo en oración y sin mentirte aún más efectivo...


Llegada la noche, con el cansancio de todos los quehaceres, las corridas de médicos, impuestos, mercado, todo lo que abarca la vida de un hogar y familia siento que al cerrar el día ese instante de respiro en el medio de la oscuridad cuando ya todos duermen y simplemente decirle : "Gracias Señor porque me siento tan bendecida" es realmente toda una oración de no sé que tipo ¡pero tan plena!..,


Pienso entonces en todas las mujeres que se pierden en la depresión, tristeza, enojos, remordimientos y  no sé cuantos demonios mas que si sólo se dejaran atrapar por esta vocación sagrada de entrega absoluta...

Porque literalmente así como cuando Alfredo toma la teta y siento que en cierta forma " me consume", pienso que si todas las mujeres nos dejaramos cuativar por esto que en esta cultura que estamos viviendo responde a todo lo contrario de esto que yo encontré tan sagrado, tan sanador, tan liberador, sería la verdadera sanación de toda mujer.
Te dejo por hoy, siento que cuando entro en mi alma a tratar de relatarte todo esto que hoy vivo podría seguir y seguir tratando de explicar mucho de lo que hoy siento inexplicable.

Querido padre!
Con deseo profundo de escribirte y compartirte muchos de mis sentimientos y experiencias profundas del alma en esta nueva maternidad que vivo, te comparto que nuestro bebé fue elegido en la capilla para representar al niñito Jesús en el pesebre el 25 de Diciembre. ¡Sin palabras!!! 
Y tan absorta estoy que no pienso ni en el pasado ni en el futuro simplemente en el instante y acabo de recordar y no quería dejar de saludarte a horas de nuestra Noche 
Buena recordando a María, ese pesebre que el año pasado me enviaste una hermosa Homilía tuya, a el texto del Padre Castellani que me enviaste del padre sobre Eva...y sigo meditando en todo el misterio que en mi corazón se sigue develando como un gran secreto oculto revelado a medida que me voy dejando consumir en la entrega absoluta.....
FELIZ NOCHE BUENA Y NAVIDAD!!!!!!
Tu hija.
Corina

viernes, 26 de septiembre de 2014

EL MATRIMONIO
Ministerio Principal
Pastor Paul Washer

http://youtu.be/Iz3mATIlPeY

Suscribo totalmente las enseñanzas del Pastor Paul Washer en la conferencia que registra este video.
El único concepto suyo que debo puntualizar amistosamente es su opinión acerca de que la Iglesia católica separa la vida de fe de la vida corriente. Aunque hay que conceder que lamentablemente muchos bautizados y aún ordenados padecen incurren en esa separación. Pero no por ser católicos sino porque no viven como católicos.
Por otra parte, el Pastor Washer es consciente que de esa esquizofrenia no están libres muchos miembros de todas las denominaciones reformadas. Pero no por ello descalifica la institución, como sí lo hace con la Iglesia católica alegando contra ella los defectos de algunos católicos pero también algunas de sus virtudes, como la devoción mariana, etc.
Vaya esta salvedad a la vez que mi agradecimiento al Señor por la luz con que ilumina la enseñanza de este Pastor. Quiera el Señor derramarla también en abundancia sobre el clero y fieles católicos.

viernes, 4 de abril de 2014

COPLA DE LA ESPOSA DEL CORDERO

Esposo mío
en Ti confío 

A Ti te ruego
A Ti me entrego 
Contigo hablo
no con el Diablo
Viva tu Amor
que amo y contemplo
en mi interior
como en Tu templo.
    +++      
  Estas son las cuatro virtudes que Jesucristo el Cordero
ama en su Iglesia Santa y las cuatro actitudes
que Él reclama de cada alma esponsal:

1)Esposo mío en Ti confío
2) A Ti te ruego, A Ti me entrego
3) Contigo hablo no con el Diablo
4) Viva tu Amor que amo y contemplo
en mi interior como en Su templo.

viernes, 1 de noviembre de 2013

ESPOSOS QUE ORAN Y AYUNAN POR SU ESPOSA


Esposos e5: La iniciativa se extiende

No son los "hombres de negro", ni el Equipo A, ni los geos (aunque tienen sus "fuerzas especiales"): son los Hombres e5, una denominación ideada por Steven Habisohn, un católico "profundamente impactado por la teología del cuerpo e Juan Pablo II" (según confesó a Zenit en 2003).


«Hombres e5», un día al mes a pan y agua por sus mujeres para aplicar Efesios 5, 25
La idea del católico Steven Habisohn busca reforzar los lazos matrimoniales y fortalecer la familia.
Habisohn identificaba con e5 un pasaje concreto de las Sagradas Escrituras: el versículo 25 del capítulo 5 de la Carta a los Efesios. "Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a Sí mismo por ella", pide San Pablo. Y decidió promover una iniciativa que se ha ido extendiendo por el mundo y tiene ya miles de voluntarios en más de treinta países.

Se trata de ayunar un día al mes a pan y agua, preferiblemente el primer miércoles de cada mes, con una intención concreta: el bien material y espiritual de la propia esposa, pidiendo gracias especiales para ella: 








viernes, 26 de julio de 2013

LA ACEDIA COMO CEGUERA PARA EL BIEN
SABINA LA CRITICONA

Hola padre,
 tengo una amiga que cada vez que le hablo de un grupo o persona, sobre todo grupos o personas de la Iglesia, siempre me saca a relucir las miserias de las personas o grupos que le menciono.
 Yo ya sé que el Diablo está por todas partes dentro y fuera de la Iglesia, pero quizás lo más peligroso, porque me resulta contagioso y me deja sin palabras, es que mi amiga Sabina casi siempre tiene razón.
 Resulta que no sé si debo escucharla con la excusa de aprender y evitar que se me pegue lo que no funciona en el prójimo o si debo corregirla.
Quizás, lo que ella está habituada a hacer, sea una forma de difamación con la verdad de por medio donde se demuestra que parecemos santos pero no lo somos.
¿Qué hago?
 Espero respuesta, gracias y un abrazo.
Juan 

Querido Juan: 
El demonio tiene enemistad con la mujer como pena por el pecado original.
Dios le dijo a la Serpiente: "Yo pondré enemistad entre ti y la mujer entre tu descendencia y la suya".

domingo, 3 de febrero de 2013

ESPOSA DE CRISTO

DOS TESTIMONIOS MÀS

Mechi dejó este comentario en la entrada del 11 de enero de 2013 sobre la esponsalidad con Cristo:

Pues lo que dice el Padre es verdad, todas somos esposas de Cristo y como pienso que os puede hacer bien, voy a contar algo que nunca he contado a nadie a excepción de mi confesor.

Desde mi conversión cuando tenía 25 años, mi relación con Cristo ha sido siempre esponsal. 

Después tuve una visión de Jesucristo.
Yo estaba en mi casa orando de rodillas y de pronto vi al Señor delante de mí, estaba todo hermoso, con túnica blanca y entonces Él me miró, cogió mi mano derecha y me dijo:
- “Con este anillo Yo te desposo”.
Miré mi mano y vi un aro de luz blanca. 

Aún me tiemblan las piernas, al recordar aquella gracia que el Señor quiso concederme por su Divina Misericordia, no porque yo lo mereciera, sino porque Él lo quiso, a lo mejor para que diera ese testimonio hoy.
Puedo testimoniar por experiencia propia que es verdad lo que nos dice en su blog el Padre Horacio: "que todas, incluso las casadas, somos esposa de Jesucristo el Verbo eterno y verdadero hombre"
Un saludo.
Mechi

Otra visitante del blog me deja su testimonio personal:

Voy comprendiendo y viviendo gradualmente esto que Usted me escribió:
"Como Cristo está entero en cada partícula de la Hostia, así análogamente, la Iglesia esposa del Cordero, está entera en cada mujer bautizada, y por eso en ti la Iglesia entera ama a Cristo con tu amor esponsal. Y la virtud principal de la esposa es la obediencia amorosa: el hágase en mí de María"
 Sin poder aún comprenderlo ni vivirlo plenamente... La perspectiva de que el Señor completará en mí lo que ha comenzado, me hace feliz.
NN.