viernes, 17 de mayo de 2019

ELOGIO DEL CATOLICISMO HISPÁNICO
FEDERICO GARCÍA LORCA

CARTA DE FEDERICO GARCÍA LORCA A SU FAMILIA
Desde Nueva York, domingo 14 julio de 1929

El ceremonial católico hispánico: 
es una gran equivocación suprimir el ceremonial.
Las formas exquisitas, 
La Hidalguía con Dios

"Lo más interesante de esta inmensa ciudad es precisamente el cúmulo de razas y de costumbres diferentes. Yo espero poder estudiarlas todas y darme cuenta de todo este caos y esta complejidad.

He asistido también a oficios religiosos de diferentes religiones. Y he salido dando vivas al portentoso, bellísimo, sin igual catolicismo español.

No digamos nada de los cultos protestantes. No me cabe en la cabeza (en mi cabeza latina) cómo hay gentes que puedan ser protestantes. Es lo más ridículo y lo más odioso del mundo.

Figuraos vosotros una iglesia que en lugar de altar mayor haya un órgano y delante de él a un señor de levita (el pastor) que habla. Luego todos cantan, y a la calle. 
Está suprimido todo lo que es humano y consolador y bello, en una palabra. 

Aun el catolicismo de aquí es distinto. Está minado por el protestantismo y tiene esa misma frialdad. 
Esta mañana fui a ver una misa católica dicha por un inglés. Y ahora veo lo prodigioso que es cualquier cura andaluz diciéndola. 

Hay un instinto innato de la belleza en el pueblo español y una alta idea de la presencia de Dios en el templo. Ahora comprendo el espectáculo fervoroso, único en el mundo, que es una misa en España. 

La lentitud, la grandeza, el adorno del altar, la cordialidad en la adoración del Sacramento, el culto a la virgen, son en España de una absoluta personalidad y de una enorme poesía y belleza.

Ahora comprendo también, aquí frente a las iglesias protestantes, el porqué racial de la gran lucha de España contra el protestantismo y de la españolísima actitud del gran rey injustamente tratado en la historia, Felipe II.

Lo que el catolicismo de los Estados Unidos no tiene es solemnidad, es decir, calor humano. La solemnidad en lo religioso es cordialidad, porque es una prueba viva, prueba para los sentidos, de la inmediata presencia de Dios. Es como decir: Dios está con nosotros, démosle culto y adoración. Pero es una gran equivocación suprimir el ceremonial. Es la gran cosa de España. Son las formas exquisitas, la hidalguía con Dios."

Tomado de Federico García Lorca, Epistolario completo; Ed. Cátedra, 1997; pgs. 626-627

viernes, 10 de mayo de 2019

¿GENOCIDIO SELECTIVO DEL VARÓN?
¿INCITACIÓN AL ODIO?
¿IDEOLOGÍA DE GÉNERO?

¿OPOSICIÓN DIALÉCTICA 
Y GUERRA DE LOS SEXOS?




La multinacional en Gillette ha sacado una campaña publicitaria que denigra al hombre y, haciendo uso de los estereotipos del radical imperante hoy en día, transmite una imagen tóxica del varón. Esta campaña contribuye a denigrar al hombre y rebajarlo a una condición infrahumana, situándolo en un escalón inferior a la mujer en cuanto a humanidad e imponiendo una visión supremacista del sexo femenino sobre el masculino.

Los gabinetes de comunicación de las multinacionales han sido copados por elementos del feminismo radical, personas que han sido formadas y moldeadas en universidades y escuelas de negocios controladas por activistas de extrema izquierda.

Para Gillette los hombres no éramos maltratadores ni teníamos esa imagen para ella. Solo hay que recordar este anuncio de 1989.


La campaña de Gillette no es una campaña de publicidad, sino una campaña política al servico de la totalitaria ideología de género. Una campaña que aspira a imponer comportamientos y conductas, con una voluntad clara e inequívoca de castración moral del varón, que se ve criminalizado simplemente por ser hombre y rebajado socialmente.

Este es el video que ahora sacan.


Gillette ha denigrado a sus clientes, todos hombres, demuéstrales tu indignación, deja de comprar productos de esta multinacional al servicio del feminsmo radical y demuestra que en el mercado, quien manda es el cliente, no los ideólogos de género.

En el mercado el rey eres tú, hazles pagar sus insultos.
Deja de comprar productos de Gillette.
Es el único idioma que entienden.
La extrema izquierda tiene como objetivo implosionar sociedad y esparcir la cizaña, llevando el enfrentamiento al interior de los hogares, a los centros de trabajo y a todos los espacios que ambos sexos compartimos.

Fracasada la dialéctica de la lucha de clases, la izquierda y sus multinacionales aliadas, quieren imponer la lucha de sexos, sabiendo que sólo la confrontación y el odio les brinda la oportunidad de alcanzar el poder.

Exige a Gillette que retire la campaña supremacista y pida perdón a los hombrexigees.
PD1: Si quieres hacer una campaña con nosotros escríbenos a estamos@haciendounmundomejor.org
PD2: Puede colaborar con El Club de los Viernes de muchas maneras. aquí te explicamos cómo http://www.elclubdelosviernes.org/voluntarios/
PD3: Si te gusta lo que hacemos, puedes hacerte socio por sólo 5 céntimos al día http://www.elclubdelosviernes.org/nuevo-socio/
PD4: Para poder seguir con esta intensiva actividad necesitamos financiación. Con que cada uno haga una pequeña aportación, seremos capaces de mucho más de lo que pensamos. Haz un donativo puntual https://www.elclubdelosviernes.org/donaciones-defender-libertades/
Si no quieres recibir más noticias nuestras haz , click here


viernes, 3 de mayo de 2019

Yo: ¡SI quiero un noviazgo santo!

El mensaje 
de un varón joven:

"Esto que le  escribo no es: 
un testimonio"... 
"me entristece muchísimo ver gente desilusionada"

Padre: 
No sé si éste mail llegará a sus manos o no.
La verdad, es que nunca creí que iba a poder escribirle algo algún día. No entraba en las posibilidades.
Leí hace ya tiempo su libro "La Casa sobre Roca", y en mi biblioteca está "En mi Sed me dieron vinagre". 
Cuando leí el primero que le mencioné, pensé por adentro: 'el que lo escribió debe estar bien muerto, esos libros los escribía gente de antes, eran otro tiempos. Hoy en día no quedan muchos así..'.

Dos años después, acaba de llegar a mis manos el libro "El buen amor en el matrimonio", y leyéndolo ahora, antes de irme a dormir, se me ocurrió chusmear un poco el blog, ya que ponían el enlace en el libro. 

Pero lo primero que veo es un comentario de una chica diciendo que no encontraba a nadie que la ayude a amar a Dios y cree que no existen varones así.
Esto que le estoy escribiendo NO ES UN TESTIMONIO. Pero para ella, y cualquiera más que piense así, le digo: tengo 19 años, una vida muy normal, terminé el secundario y estoy ya estudiando en segundo año de la facultad. 
Trabajo y vivo el día a día como cualquier otro. 
La única diferencia es interior...

Y es que yo ¡Sí! quiero un noviazgo santo.
¡Sí! intento (con la gracia de Dios) amarlo cada día más! Y esa es exactamente la misma razón por la que estoy de novio hace más de un año. 

Desde que nos fuimos conociendo, TODO fue providencial, y  así sigue siendo cada día. 
Doy fe de ello. Así que me entristece muchísimo ver gente así desilusionada, creyendo que tiene que ser monja porque no va a aparecer nadie porque, sin saber cómo, ¡aparece!

"Busquen el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás de os dará por añadidura". 
Hay que intentar hacer la Voluntad de Dios cada día, y absolutamente todo viene por añadidura. 

El matrimonio, justamente, es esa añadidura que Dios pone a nuestro lado, es ayuda que nos falta que se nos añade al costado para guiarnos. 
Pero no se la busca de frente, desesperadamente. Se va a añadir sola. Siempre y cuando "busquemos el reino de Dios y su justicia".

¡Ánimo! que, aunque no lo parezca, hay muchos que todavía quieren correr la carrera al cielo. 
Yo me considero uno de ellos.
Federico 

viernes, 26 de abril de 2019

CAMAS SEPARADAS O...
AL CUARTO DE LOS NENES

Querido Padre
Hace tiempito que quería comentarle algunas cosas… pero no sé bien ni cómo decirlas, o expresarme bien. 
Veremos qué sale....
Es que ni mi esposo ni yo queremos más hijos.  Entonces a mí me parece que tener intimidad ya no es honesto.
Por otro lado tenemos intimidad a veces una vez en el ciclo ( Una vez al mes… o sea). A veces no. Pasa de largo. 
Porque como con la última nena me quedé embarazada en un momento «imposible» aprendí que Dios se puede servir de lo que quiere para que yo tenga los hijos que no quiero tener je…

Por lo tanto tengo miedo. Mucho miedo. Porque además mi esposo me pregunta "¿estás segura no?"....Y a seguro lo llevaron preso... 
Y eso me tira la moral al piso.
Eso no es lo más complejo. Sino que él quiere (cuando está en casa, que no son muchos días) ciertas muestras de cariño e intimidad que a mí no me parecen bien (aunque me gusten eh),  porque le digo que "no vale calentar el agua y después no tomar mate".
Porque además, después, siento que tengo que confesarme. Y no es fácil explicar ese pecado (lujuria? Impureza,? ... No sé.) 
¡Menos con sacerdotes jóvenes!
Así que me la paso durmiendo en la pieza con los nenes. Huyendo de él, sin que él se de mucha cuenta.  Tampoco puedo ser cariñosa con él...Porque mal interpreta o se ilusiona... Y no da.
Por suerte está poco. Y, cuando viene, anda cansado y duerme. Pero no es fácil estar escapando siempre...

Resumiendo: ¡está bien que duerma  en la pieza con los nenes ya que no estamos abiertos a la vida? Porque dormir en la misma cama no es posible… al menos que me ponga en «mala» que es lo que hago si no, y lo rezongo cuando me toca... porque no veo otra opción. Ya que hablar con él es imposible...porque «no sabe / no contesta»
Bueno...quería ser sintética y salió largo… No hay caso ¡je!
Gracias padre por anticipado.
Lo quiero mucho.
Su hija

Querida hija:
Estoy volviendo de un viaje ayer de noche. Te contesto telegráficamente.
Ustedes ya tienen nueve hijos, tu hija mayor, casada hace poco, ya está por darles el primer nieto
Es evidente que la  cercanía física de la esposa en el mismo lecho es una tentación muy fuerte para ambos. 
En muchos casos, otros matrimonios en tu situación, separaban las camas, o ella  iba a dormir a otra habitación, como tú ahora. 
Bien aconsejada por tu Ángel y el Espíritu Santo y por la santa razón, te vas a dormir con los nenes chicos en la habitación de ellos. Duerme tranquila en la habitación de los niños.
Y mantén distancia física y evita mimitos para no encender la pasión de tu esposo. Los días en que él está en casa, entre una ausencia laboral y otra, dile que "no estoy segura" o "que hay peligro". 
El amor que te tiene y el miedo de perderte prevalecerá sobre su pasión de lujuria y lo hará casto. Es decir lo ayudará a dominar su deseo sexual hacia ti. 
Todo lo cual es virtud y conviene que él la ejercite y cultive precisamente mientras la esposa todavía es fecunda pero ya no le conviene a ella que tenga más hijos.

Querido padrecito, 
gracias por la anterior contestación. Estamos haciendo exactamente lo indicado jaja.
Me saco un peso de encima,  porque no sabía exactamente qué era lo más correcto.
También quería contarle que para octubre nace nuestro nieto si Dios quiere.  La fecha es unos días antes del primer aniversario de casamiento. Así que la familia sigue agrandándose con niños… jeje

Querida hija:
Alabo al Señor que le está dando a él la virtud de la castidad dentro del matrimonio.
Y a ti la sensatez de renunciar también a sus ternuras guiándote y guiándolo por la sana razón.
Una generación va y otra generación viene.
Sea por siempre bendito y alabado el "Señor y dador de vida" y así mismo las hijas de Dios generosas en darla, como tú lo has sido con tus nueve hijos.


lunes, 22 de abril de 2019

INCENDIO EN LA CATEDRAL
Juan Manuel de Prada

"La abominación de la desolación"
  DURANTE toda la Semana Santa hemos leído o escuchado muchas pamemas en torno al incendio de la catedral de Nuestra Señora de París: 
  + El catolicismo pompier ha sacado musculito ñoño (repitiendo que la fe es más fuerte que las llamas), 
  + Los conspiranoicos han aprovechado para lanzar insinuaciones o proclamas islamófobas (ignorando que una civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha destruido a sí misma desde dentro) 
   + Y hasta el progrerío que instiga la cristianofobia ha soltado sus lagrimillas de cocodrilo (viendo en el incendio una oportunidad para erigir otro templo vacío de Dios que sea un reclamo aún mayor para las manadas de turistas).

Como nuestra época ha perdido por completo el sentido de lo sacro (como lo sacro enfurece y saca de sus casillas a nuestra época), nadie ha probado a hacer la lectura del incendio que hubiese hecho el más sencillo de los hombres, allá en los siglos dorados de la Cristiandad. 
   ¿Y si el incendio de la catedral de París fuese grato a Dios? 

Pocas veces he comprobado más nítidamente la transformación de la «casa de oración» en «cueva de ladrones» - según la brutal expresión evangélica - que cuando visité la catedral de
París, convertida en un parque temático para solaz de manadas de turistas, que eran paseadas por todos los lugares del templo, para que hozasen a gusto - pinreles en chanclas, camisetas reventonas de michelines, escotes disuasorios como albardas lacias -, mientras Dios se escondía (o lo escondían quienes más obligados están a mostrarlo) en alguna capilla lateral, para que no contemplase aquella apoteosis del horror.
    La catedral de París no simbolizaba ninguna de
las paparruchas que en estos días se han escrito; simbolizaba lo que el profeta Daniel denomina «la abominación de la desolación», la profanación extrema del lugar santo, la fe «pisoteada por los gentiles» del nuevo paganismo, dispuestos a enseñorearse de sus escombros, convenientemente vaciados de Dios.

Porque no debemos olvidar - nos recuerda Castellani - que «la Cristiandad será aprovechada: los escombros del derecho público europeo, los materiales de la tradición cultural, los mecanismos e instrumentos políticos y jurídicos serán aprovechados en la continuación de la nueva Babel: la gran confederación mundial impía». 

De ahí que el gerontófilo Macron, y con él toda la confederación mundial impía, se apresurasen a anunciar la reconstrucción de la catedral.

Hasta un impío genial como Víctor Hugo se indignaba hace casi doscientos años (en la novela que tantos han mencionado en estos días, sin haberla leído) «a la vista de las degradaciones, de las mutilaciones sin cuento que se han infligido al venerable templo, sin respeto para Carlomagno, que hizo poner la primera piedra, ni para Felipe Augusto, que colocó la última». 
    Víctor Hugo escribe sobre mutilaciones artísticas (o eso cree él); pero su pluma está guiada por el Espíritu, que sopla donde quiere: «¿Qué diría un sochantre del siglo XVI - escribe, furioso - viendo los estupendos destrozos que nuestros vandálicos arzobispos han infligido a su catedral? (…) Creería que aquel lugar santo se había vuelto infame, y saldría huyendo».
Dios, en cambio, no salió huyendo, aunque el lugar santo se hubiese vuelto infame. 
    En una fotografía sobrecogedora divulgada en estos días, se ve la mesa vaticano-segundista aplastada por los escombros, mientras al fondo se alza incólume el viejo altar del que Dios fue desterrado, para democratizar la misa (o sea, para vaciarla de fieles y llenarla de turistas). 
    Y es que, como Víctor Hugo escribe en su celebérrima novela, «toda civilización empieza por la teocracia y termina por la democracia».
   Por Juan Manuel de Prada