viernes, 21 de julio de 2017

EL DEMONIO ENTROMETIDO [3 de 3]

"pienso en lo que debe sufrir, en su intimidad esponsal una buena esposa que haya sufrido la infidelidad de su esposo. 
Porque el demonio le debe susurrar al oído todo tipo de excusas para entregársele en el encuentro esponsal" -------->


Padre: 
Continuando un poco con el tema final de mi segunda entrega y en relación a la confianza de esposas que deberíamos tener todas las bautizadas, le cuento una anécdota: Cuando salgo siempre confío que Jesús me va a guardar un lugar para estacionar y los niños lo saben, porque lo expreso en voz alta: "Jesús, esposo de mi alma guárdame un lugar para estacionar". Y ellos no dejan de quedar admirados, sorprendidos porque siempre, siempre, encuentro lugar. Y a mí me sale desde lo más profundo del corazón: "¡Gracias Jesús!".  Lo cómico es que un día uno de los cinco, la nena del medio, llena de alegría y admiración me dijo: ¡Mami, Jesús solo a vos te guarda lugar!, ja ja
               Y bueno, es una forma también de que mis chiquitos vayan mamando esta relación esponsal con Jesús. Las nenas, para ponerlo en práctica y los varoncitos, para que conozcan este misterio y lo enseñen a sus futuras esposas. Escribiendo esto, me doy cuenta que a los varoncitos, no les he enseñado aún que ellos son el amigo del Esposo.

Padre, en relación a todo esto que le he escrito, para terminar en esta tercera entrega, le quiero relatar algo que me contó una amiga de la niñez que se casó con un don Juan. Ella me decía que hay veces que no quiere tener relaciones con su esposo, porque se acuerda de todas las mujeres con las que él anduvo y, además de sus celos, tiene miedo de contagiarse alguna enfermedad venérea. Ella también reconoce que es una tentación para separarla de su esposo. Porque a esta altura no se va a contagiar de nada porque ya hace años que está casada y su esposo le guarda fidelidad.

               Al contarle esto, pienso en lo que debe sufrir, en la intimidad del matrimonio,  una buena esposa que haya sufrido la infidelidad de su esposo. Porque el demonio le debe susurrar al oído todo tipo de excusas para separarla del encuentro esponsal.
O también la  esposa de un hombre alcohólico... que tenga que soportar su aliento. 
Bueno, tiene algún ejemplo de esto en su libro "El Buen Amor en el Matrimonio".

               Y por fin les cuento que mientras describía estas vivencias, el mal pensamiento me atacó, me atacó muchas veces, diciéndome cosas como éstas: ¿cómo vas a escribir estas cosas?  ¡Son demasiado íntimas! ¡Vas a ofender a los lectores! ¡No son propias para este Blog! ¿Y de estas cosas tuyas tan íntimas vas a hablar en público? Etc. 
               Pero bueno, Usted mismo nos ha enseñado a reconocer y a discernir las mociones que vienen del buen espíritu y las que vienen del Intruso en el alma. Le agradezco al Padre, todo lo que durante este tiempo nos ha derramado a tantas a través de sus enseñanzas.

               Su hija, Pía.

viernes, 14 de julio de 2017

EL DEMONIO ENTREMETIDO [2 de 3]

"Me sucedió alguna vez que mi esposo tenía aliento alcohólico..."   ------------------->

¡Padre!

Gracias, sus palabras!
Me alientan para seguir un poquito más describiendo estas vivencias 

Dado de que Usted me pide permiso para publicarlo, pienso en dar algunos otros ejemplos que ayuden más a aquéllas esposas que visiten el Blog. 
Y también a las solteras, para que de antemano conozcan al tentador. 
Y también sirvan a los esposos, para que sepan lo que puede estar sucediendo a la esposa y se den cuenta de cuál es la causa que ella le pueda parecerle ausente, distraída, desinteresada, indiferente, lejana, hasta frígida. Es el momento de atender a su alma como condición previa para ayudarla, defenderla del Intruso y lograr el encuentro esponsal.

Lo que estoy describiendo no es más que la realidad humana, en este caso, femenina, herida por el pecado original y luego regenerada pero siempre sujeta al embate de tentaciones, intrusiones, distracciones del Entremetido, Intruso y Meterete.

Les cuento ahora acerca de otros pensamientos intrusos que me hacían dialogar con ese tercero entrometido, y que provenían de esa debilidad femenina nuestra a la que me referí en mi primer correo (sensibilidad y apetito de atención, de ternura en palabras, caricias, aromas, mimos etc.).
En un tiempo el entrometido -- aprovechando mi naturaleza de hija de Eva herida por el pecado y proclive a volverme sobre mí misma y desatender al otro -- me hacía prestar atención  a las caricias de mi esposo más que a él mismo, de manera tal, que a lo único que atendía era a mí misma y mi complacencia, y me distraía de él, de corresponderlo, de atenderlo y recibirlo a él por entero. También en este caso pude discernir que lo que me sucedía era, también, una tentación distractiva. 
Sucede en situaciones como éstas algo parecido a cuando, en el diálogo con una persona, prestamos atención únicamente a sus muletillas, nos distraemos de lo que está diciendo de modo que llega un momento en que se nos vuelve insoportable.

Asimismo me sucedió alguna vez que mi esposo había tomado algo de  bebida alcohólica y ya ese tenue aliento a alcohol  me hizo volverle la espalda y ponerme a dormir. Esa ocasión fue una de las pocas veces en que el Meterete me doblegó totalmente y me disuadió de entregarme. Pero después de haberme vencido, no me permitía dormirme. Me acusaba susurrándome que quizás era el día en que hubiéramos podido engendrar el hijo que buscamos. Logró angustiarme y entristecerme, por más que yo era consciente de que no estaba en el período de ovulación. Pero el intruso seguía atacándome con sus astucias, acuciándome con pensamientos: "Hubieras tenido relaciones, pues por más que no estuvieras en el período de ovulación, para Dios no hay nada imposible...".Reconocía la voz del Malo, pero no tenía lograba zafar de esa angustia y tristeza en la que me sumergía.

También les cuento que aún después de haber experimentado la gracia de confiarle a Jesús Esposo del alma el encuentro íntimo con mi esposo terrenal, sin embargo, en otras ocasiones me olvidaba de confiarme a Jesús. Recién caía en la cuenta del olvido  cuando reparaba en que el encuentro no se había producido en sintonía, y recién ahí me percataba que había estado distraída, luchando contra ese diálogo que me quiere imponer el Entrometido.

De todas maneras creo que es el Padre quien, en su bondad y para educarme e instruirme, me hace olvidar, alguna vez, de confiar en su Hijo, para que descubra, después de mis tropiezos, la eficacia de ese previo encomendarle al Señor confiadamente el encuentro esponsal y valore el don recíproco que nos regala. Porque al encomendarme, asumo conscientemente el ministerio de esposa que Dios me confía y él aparta los obstáculos en mi desempeño de esposa.

A quien lea esto le quiero advertir que esa confianza que tengo en Jesús Esposo, no es una gracia mística extraordinaria, fruto de un amor místico elevadísimo. No. Es una confianza que nace desde la fe y la razón. Es lo que Usted nos ha predicado. 
Y es lo que he confirmado leyendo algunos testimonios de mujeres que se leo en su libro Me quiero casar. Es una confianza que nace desde la fe y desde la voluntad, por gracia del Padre.

Su hija, Pía

sábado, 8 de julio de 2017

CANDELA SE DESENGAÑA
Demonios de Lujuria disfrazados de galán

"A veces las mujeres, en vez de ver más la realidad, 
nos ilusionamos con el posible cambio a futuro que nunca llega..."

1) De Candela 18 de junio de 2017, 21:00
Hola Padre! Feliz día del padre!!!
Perdón por la demora en enviarle estas líneas.
Luego de escribirle a Usted aquel domingo ¡turbio y gris para mí! y después de leer todos sus mails y archivos, a pesar de no comprender mucho cómo sería, tomé la decisión en mi corazón de alejarme de aquella persona que estaba conociendo y a la que me aferraba, aún sabiendo que nuestros caminos eran muy distintos.
 Al día siguiente comencé a leer y meditar lentamente sobre la esponsalidad con Cristo. Fui adentrándome en este vínculo más estrecho con Jesús, mi Esposo, y al pasar los días ya repetía en distintos momentos del día "la copla". Sobre todo cuando la tristeza o la desazón me amenazaban. Jesús me iba conquistando y dándome su paz, aunque todavía no me sentía feliz.
Y cuál no fue mi sorpresa cuando, a la semana, me entero de que esta persona, que había arrebatado mi corazón equivocadamente, me confiesa que sería papá nuevamente de "una chica con la que salía" (¡Con la cual ni siquiera tenía un vínculo estable!!).
Descubrir eso fue, por un lado devastador y por el otro, la respuesta concreta e inequívoca del Esposo para que cortara todo vínculo con esta persona y diera el cierre definitivo.
Esto es así porque desde hacía un tiempo mi cabeza sabía lo que debía hacer pero todavía mi corazón seguía ilusionado en un cambio a futuro. Yo había leído el material que Usted me envió sobre los manipuladores y, en algún sentido, vi algunas características que se ajustaban a su personalidad, aunque no al extremo.
De todos modos, ese día me sentí libre y comencé el camino de un vínculo más cercano con 'El que nunca nos falla' y nos ama como somos, aún si no correspondemos a su Amor como deberíamos.
Así es que cada día voy aprendiendo y dejándome conquistar por su Amor que es de lo más dulce y pleno.
Le quiero dar las gracias Padre porque sé que Usted ha sido instrumento del Esposo para ir guiando mi corazón en este torbellino de sentimientos en los que a veces las mujeres nos enredamos solas, ya sea por nuestras propias voces acusándonos o porque el maligno aprovecha para enredarnos más e impedirnos acudir a la fuente de toda Gracia y consuelo.
Le seguiré contando luego cómo voy en este nuevo camino. Muchas bendiciones al amigo del Esposo.
Candela.

2) Mi respuesta a Candela 19 de junio de 2017, 5:27
No bien recibí este correo le escribí a Candela así:
Querida Candela:
No te imaginas la alegría que me da ver lo que el Señor ya viene haciendo contigo en el camino esponsal. ¿Me darías permiso para subir este precioso testimonio en forma anónima bajo seudónimo, por supuesto?
Y tenme al tanto de tu camino esponsal. Te mando unos archivitos en la fiesta del Corpus como unos palitos para tu fuego esponsal: una Oda a la Eucarístía de José María Pemán y mi Himno de Corpus como Banquete nupcial. Y el afiche del tercer anuncio del santo Evangelio para la Mujer en Montevideo.

3) Candela me responde el 19 de junio de 2017, 8:01
Me da permiso de publicar su testimonio bajo seudónimo y me agrega algo sobre su relación esponsal:
 Buen día Padre.
Claro que puede publicarlo, si Ud. considera que puede ser útil. 
Haga las modificaciones que guste ya que no tengo mucha facilidad para expresar todo lo que siento y lo escribí ayer como me salió y para no dejar pasar más tiempo en comunicarle esta alegría.
Siento y experimento que Jesús me ha amado y me ama de manera exquisita, ya que en mi libertad voy caminando en su búsqueda y cuando por algún motivo mi corazón se desvía engañado, El vuelve a rescatarme de las garras maléficas en las que inocentemente caigo. No puedo más que dar gracias ya que Su Gracia me sigue sosteniendo y atrayendo hacia Él.
También doy gracias por haberlo puesto a Ud. en mi camino.
Rezo por Ud. y toda su gran obra por las almas.
Su hija,           Candela

4) De Candela: 28 de mayo de 2017, 16:10 El demonio que presenta galanes
Algo de la historia anterior de Candela
Conviene saber en qué tentaciones andaba enredándola a Candela el demonio presentador de galanes. Ella me había escrito poco antes lo siguiente en forma de consulta. He aquí nuestro precedente intercambio de correos:

Hola Padre! Tanto tiempo! Espero se encuentre Ud. bien, con la gracia de Dios.
Lo tengo siempre muy presente ya que leo sus libros y estoy escuchando los audios del retiro sobre La casa sobre roca.
            En relación a eso le comento que nos  conocimos con Jorge, quien es soltero pero ha convivido varias veces con algunas mujeres. Tiene un hijo de 20 años y una nena de 10 años (sólo la ve a la nena los fines de semana). El muchacho cayó en la drogadicción hace bastante y ya no pudo más llevándolo a centros de rehabilitación de donde se escapaba. Desde entonces ya no lo ve.
Jorge nunca se casó porque sabe del compromiso ante Dios ya que es creyente y es de rezar de vez en cuando. Aunque estaría dispuesto a casarse si diera con la persona indicada.
Nuestra amistad ya va a cumplir cuatro meses y en ese lapso fue a misa conmigo una vez y se confesó. También rezó un misterio del Rosario conmigo (por primera vez) y hasta fue a cubrir un turno de adoración que le pedí como favor. Me pidió acompañarme en mi próxima hora santa.
Es de buen corazón y descubro muchas cualidades y cosas buenas en él. Hasta ahora ha sido muy respetuoso conmigo aunque el pecado de la lujuria ha dejado su fuerte huella.
Nuestro sentimiento mutuo ha crecido y me expresó que no quiere adelantar los tiempos porque no soy cualquier mujer y no quiere hacer nada para lastimarme ya que me valora mucho como amiga. Aunque no lo admita, también está herido por sus relaciones pasadas y por eso, ante el menor problema o presión, me dijo que no va a avanzar.
Me dijo que soy celosa y enojona y hasta que no estén dadas las condiciones no quiere dar otro paso, prefiere ser precavido.
Escuchando los audios de Usted me doy cuenta que son tal cual lo que nos pasa. 
Yo imagino historias que tiene con amigas o ex novias y me enojo interiormente y lo trato bastante cortante, lo cual él nota y se aleja. Quiero dominarlo, controlarlo y todo por el hecho de querer sentirme amada. Mis anteriores novios me dejaban; y ahora, por miedo de perder a Jorge, que todavía es mi amigo, lo estoy agobiando antes de tiempo.
Y, por lo que me ha dicho, y le creo, él está solo, y soy yo la que me enredo sola en mis ideas.
 Mi pregunta es:  Si somos dos personas heridas que temen hacerse más daño, en mi caso, ¿Cómo puedo hacer para dejarme amar por Dios para que sane mi humanidad herida, que siempre demanda cariño y parece que nada le satisface? ¿Cómo hago para experimentar el amor de Dios porque todo lo que tengo es más como una teoría y eso no me convence ni a mí ni a Él? ¿Cómo puedo ser un instrumento del amor de Dios?
            Gracias Padre. Rezo por Ud y ojalá pueda ayudarme.
Su hija espiritual, Candela.

5) Mi respuesta a Candela 28 de mayo de 2017, 19:16 había sido ésta: 
No te regales a un perro. Es un fino estafador y destructor del alma femenina.
Querida Candela:
Lo  que tengo para ofrecerte es lo que el Señor me ha puesto a PREGONAR con una premura y urgencia extremas. Me refiero a mi libro Me quiero casar del que está por aparecer el segundo tomo.
El 75% de lo que tengo para responderte está en ese libro teórico-práctico, escrito en colaboración con muchas mujeres que están viviendo la espiritualidad esponsal con Jesucristo, la cual las plenifica y las ha sanado de sus deseos frustrados. Se entabla un diálogo que colma las más profundas aspiraciones de Dios y de la creatura-Mujer porque para eso fue creada. Dime si has leído ese mensaje.
            El otro 25% se refiere al varón depredador de la mujer, el adicto al flirteo que siempre posterga el compromiso, que funda la relación en el presupuesto de que no lo va a ratificar jamás y que ofrece una ilusión de amistad. Es un fino estafador y destructor del alma femenina. Pero es sobre todo un servidor del Príncipe de este mundo enviado para distraerte del llamado de Jesucristo. Te mando en archivos adjuntos alguna información sobre esos tipos, aunque probablemente no calce perfectamente con el perfil de tu vampiro.
            Pido al Señor que ilumine tu inteligencia y tu razón para sacarte de esas tinieblas en que te sumerge príncipe de este mundo valiéndose de uno de sus servidores útiles.
No te regales a un perro. Tp
Van 12 archivos adjuntos, especialmente sobre el varón perverso etc.

6) De Candela 28 de mayo de 2017, 19:40
Recibí su mail y le agradezco mucho. En esta novena al Espíritu Santo, empezaré la lectura del material. Tengo 46 años y mis deseos de formar una familia y de ser madre se van diluyendo. Pido a Dios me quite la tristeza y desesperanza que tengo.  Bendiciones Padre. Candela

7) Mi respuesta a Candela 28 de mayo de 2017, 20:21
Hija de mi alma, qué poco hemos tratado y cuánto me da el Señor quererte...
Dios habla con hechos. Y tu soltería es también una palabra suya, aunque vaya contra tu deseo natural. Lo que ves como una frustración puede ser también entendido como una preservación. ¿por qué no intentas considerarla desde esa otra perspectiva espiritual?
            Es la que te ayudarán a asumir los materiales seleccionados que te adjunté.
            Mientras tanto mi buen deseo te acompaña
No me has respondido si conoces mi libro Me quiero casar. Si no lo conoces puedes pedirlo en la librería católica de tu ciudad y si no lo tienen te lo traen. Es lo mejor que te puedo recomendar para esa pesadumbre de tu alma.

8) De Candela 28 de mayo de 2017, 20:49
Buscaré ese libro Padre. Le agradezco infinitamente sus oraciones y consejos.
Luego le escribiré para comentarle cómo voy. Gracias nuevamente. Bendiciones. Candela.

9)  Mi respuesta 28 de mayo de 2017, 22:16
Espero que me tengas al tanto de tu encuentro con el Señor que quiere a toda mujer como esposa... lo verás dicho por santos padres y el catecismo en ese libro y fundamentado en el testimonio de las coautoras que lo escribieron conmigo

10) De Candela  1 de junio de 2017, 9:40
Buen día Padre.
Quería comentarle que el lunes encontré su libro en la librería y ya lo estoy leyendo.
Voy despacio y marcando las partes que me llegan más y se los comparto a mi amiga Virginia que vive en Australia.
Espero con el tiempo ir generando ese vínculo esponsal íntimo con el amado Jesús, que tanto plenifica.
Por otro lado, mentalmente puse a mi amigo en su lugar y estoy convencida de que no es la persona que pensaba que era. Creo que el término "novio" se refiere más a NO-VIO (de no ver claramente las cosas sino solo a través de la ilusión).
Agradezco a Dios haberle escrito el domingo pasado y ya estar en camino de ir sanando el corazón y llenarlo del amor de Jesús. Bendiciones. Candela

11) Mi respuesta 1 de junio de 2017, 11:41
Querida hija
No te imaginas la alegría que me da lo que me cuentas y verte liberada de esa ilusión tramposa, tan frecuente engaño del enemigo para distraer a la mujer de su destino eterno que son las bodas del Cordero.
            En realidad tu alma ha sido creada y en el bautismo recreada para ese destino esponsal. En ti está la Iglesia entera como Jesús entero en cada partecita de la Hostia consagrada. Y la Iglesia es la esposa del Verbo, del Hijo. Las bodas eternas a que aluden los últimos versículos del Apocalipsis, se van realizando a lo largo de la historia por la Alianza con cada una durante su vida terrena.
            Se trata solamente de ser lo que eres y de caer en la cuenta de lo que siempre has sido y a lo que siempre estuviste llamada (cualquiera hubiese sido tu estado de vida y cualquiera la edad en que lo hubieses descubierto o se te hubiesen abierto los ojos del alma iluminados por la fe, para verlo así)
            Y me alegra que lo vayas comentando con esa amiga. ¿Quizás puedas mandarle un ejemplar de regalo por correo postal para facilitar el diálogo y la comprensión y enriquecerse mutuamente con comentarios e intercambio de experiencias?
            Intuyo aunque aún no me lo  digas, que ya has dejado salir de tu alma ese Sí que estaba allí esperando germinar, dado ya en semilla y que ahora se asoma a la luz de la conciencia y es admirado en su belleza inicial por la voluntad que lo pronuncia y lo quiere.
            Apenas dado el Sí en esa plenitud de la aceptación y del deseo, empieza el Señor a manifestarse en hechos. El primero a mi parecer ha sido esa lucidez para desengañarte de un vínculo ilusorio y perjudicial para tu alma. Pero lloverán de aquí en adelante las gracias y mimos interiores. Los besos del esposo, dice Orígenes en el Cantar de los cantares, son los  pensamientos y sentimientos santos, las consolaciones, la fortaleza en las dificultades, el diluirse de las tristezas vanas... etc. etc.
            Esta tarde tengo una mini-presentación en una casa particular, organizada por una viuda que al cabo del año de duelo empezó a vivir plenamente lo que hasta entonces tenía claro en teoría y asumido en fe, pero que no había calado en su conciencia y sus sentimientos, sus glándulas y hormonas y ahora la cala por completo y beatifica. Así se ha convertido en apóstol para sus amigas. Me dice que todas ellas reciben sedientas este santo evangelio para la desolada, o solterizada, o ensimismada mujer de hoy.
            Tenme al tanto de los progresos en el camino de la esponsalidad con Jesús, verbo eterno, verdadero Dios y verdadero hombre que golpeó a la puerta de tu corazón y al que ya se la has abierto llena de esperanza. Tu misa debe ser de ahora en adelante "la cena con el que golpea a tu puerta y llama". Esa fue siempre la verdad de tu misa, pero ahora la gustarás de otra manera en su verdad descubierta. Ella alimentará desde ahora tu ser de esposa, como hasta ahora alimentaba tu ser de hija de Dios Padre.
            Ahora podrás escuchar que el Señor te llama con las palabras del Cantar "Hermana mía, esposa mía, hermosa mía" y te canta su amor. Y eso liberará el canto que estaba en lo secreto de tu alma para cantarle lo que dice la copla, con una tonada totalmente tuya y única para Él.
Bendiciones, tp

12) de Candela: 1 de junio de 2017, 12:02
Qué hermosas sus palabras Padre!!! Gracias por su tiempo!! Ya le dije que SI a Jesús 😃 Lo mantendré al tanto Padre y rezo por Ud. Su hija, Candela

13) Mi respuesta: 1 de junio de 2017, 12:21
Albricias!!! Ya le diste el Sí pleno.
No dejes de renovárselo y dale también sentido retroactivo hacia los tiempos pasados de tu vida, desde el seno de tu madre y tu niñez, tu primera comunión...
Ya estabas llamada a la vida, al bautismo a la comunión  para ser su esposa y no lo percibías...
Teledirecciona tus Síes a tu vida entera, celebra lo que eras, celebra lo que eres, celebra lo que serás eternamente en los brazos del Padre y del Esposo... tp

14) De Candela 1 de junio de 2017, 12:53
Ay Padre esto de hacerlo retroactivo me viene tan bien !!!!
Quizás es lo que estaba necesitando hace mucho tiempo ya que me estado sintiendo mal por muchos vacíos desde mi infancia.
Sé que mis padres me han querido educar bien pero al ser muchos hermanos y su falta de tiempo, muchas veces me sentí sola y abandonada siendo niña y adolescente, por cuestiones de organización de ellos y porque antes no había tanta inseguridad y me manejaba sola, aun siendo pequeña. De todos modos en mi corazón de niña quedó ese sentimiento de abandono.
A partir de ahora lo llenaré con Jesús, trataré de volver con el pensamiento a esos lugares y momentos para darle el Si a Jesús y no volver a sentir ese vacío que hasta hoy me golpea y me da tristeza.  Cuántas heridas puede sanar el Esposo si le doy lugar !!!
Soy muy feliz en este camino de interioridad e intimidad con mi Jesús. Él siempre está y siempre me escucha, me ayuda, me protege, quiere mi solo bien y me plenifica, ¿qué más puedo pedirle!!! Gracias Padre, una y mil veces, gracias!!
Candela.




--
P. Horacio Bojorge S.J.
A. Rossell y Rius 1613
11604 Montevideo - Uruguay
Skype: horacio.bojorge1

UN CATECISMO PARA LA MUJER ESPOSA DE CRISTO

  Problemas para visualizar | Ver on-line
UN CATECISMO PARA LA MU
JER ESPOSA DE CRISTO  
Me quiero Casar Tomo II
Lo que la Esposa debe saber
Editorial LumenMontevideo 604, 2º Piso (C1019ABN) Buenos Aires, Argentina Tel +54 11 4373-1414 -  editorial@lumen.com.arventas@lumen.com.arwww.lumen.com.ar


Librería: Imagen y PalabraBartolomé Mitre 1723Buenos Aires Tel: +54 11 4371-3344
Precio de venta al público en Argentina190 pesos M/Arg.

En Uruguay a partir del 20 de julio!!

A partir del 20 de julio en Montevideo Fabiana Aizcorbe (+598) 95 022 712 Email: info@santoybuenamor.com.
Horacio Bojorge (+598) 98 533 853 bojorgeh@gmail.com
No te quedes sin el tuyo
VISITA NUESTRO SITIO
Santo y Buen Amor
Blog del Buen Amor
Toma y Lee

viernes, 7 de julio de 2017

EL DEMONIO ENTROMETIDO [1 de 3]


ESOS PENSAMIENTOS DISTRACTIVOS QUE TE ENAJENAN DE TU ESPOSO

Su naturaleza demoníaca
El relato de una experiencia espiritual esponsal

Acabo de recibir un testimonio de Pía. ¡Qué hermoso testimonio el suyo! ¡Qué experiencia de gracia! ¡Qué luz!  ¡Qué iluminación interior tan maravillosa que le permitió  advertir la naturaleza de las mociones espirituales y conocerlas por sus efectos! ¡Conocer la maldad de pensamientos que parecen inofensivos, pero que le birlan al alma la atención a bienes mejores!
Aconseja San Ignacio de Loyola examinar las mociones interiores, los pensamientos, miedos, deseos, imágenes: Las buenas para recibirlas y las malas para desecharlas. 
Eso ha hecho Pía para mociones que suceden en momentos muy especiales de la vida matrimonial. Pía tiene plena razón, el demonio quiere arrebatar a la mujer de los brazos del esposo. Le podríamos poner el nombre "el entrometido o el meterete".

Indiscreto a propósito, este pensamiento, si no puede arrebatarle al esposo el cuerpo de la esposa, pugna por arrebatarle la atención de la esposa y, con ella, su alma, la voluntad de entregársele, la capacidad de hablarle y comunicársele mientras se le entrega.
Si no puede enajenar la voluntad de entrega, combate su atención para distraerla. Pía lo ha experimentado y nos lo narra muy bien.

 Mi querido Padre:
            Hola!
            Releyendo mi testimonio que aparece en la página 80 de su libro Me quiero casar (y que ya ni me acordaba que lo había escrito), es que le quiero contar otro ejemplo que desde hace un tiempo vengo considerando: es sobre el diálogo con el demonio en el encuentro esponsal.
            Me sucede a mí, y creo intuir que al resto de las mujeres también, pues no me siento muy distinta de las demás hijas de Eva ja ja ja.
Por ser mujer somos muy sensibles a palabras, caricias, actitudes, aromas, etc. etc. etc. y  pienso que ahí, en esa realidad de debilidad, Satanás encuentra el momento para manotearnos la atención y violar nuestra alma femenina con la  intrusión de pensamientos parásitos. Me suele atacar justamente en ese momento de mayor comunión entre mi esposo y yo, ambos bajo el velo de gracia del sacramento del matrimonio y queriendo llamar un hijo al mundo para Dios.
            Es así, que durante mucho tiempo y en muchísimas ocasiones, me encontraba dialogando con pensamientos que me invadían la mente, en vez de entregarme al amor de mi esposo atendiéndolo a él, hablándole a él. En pleno encuentro, de pronto, un pensamiento intruso te distraía de tu esposo y te aísla para comunicarte con él y hablarle a él. 
           En esos momentos me daba cuenta que eran tentaciones y las apartaba, pero de nuevo una y otra vez el pensamiento intruso me volvía a atacar,  poniéndome en actitud e quien observara la relación desde afuera. Como proyectando un foco policial sobre nuestro secreto encuentro esponsal. O trayéndome al recuerdo imágenes de algún pretendiente del pasado. 
O tonterías, como que mi esposo estaba sin afeitarse, que es verdad que nos incomoda, pero otras tantas veces ni me importó. Y el demonio me distraía, me abstraía con esas nimiedades de lo que estábamos viviendo con mi esposo.
Nunca atiné a decirle a mi esposo nada de esto, son vivencias que recién ahora las estoy reconociendo en su verdadera naturaleza demoníaca, recién ahora estoy pudiendo verlas claramente y expresarlas, exteriorizarlas. Además él parece no percibir, en esos momentos, mis estados de ánimo o mis luchas espirituales.
            Siempre me di cuenta que eran tentaciones, pero tardé en recibir esta luz, esta gracia - lo repito - de entender que consistían en dialogar interiormente con un pensamiento intruso, distractivo, de hacerme desviar mi atención de mi esposo, para distraerme con pensamientos invasivos y hasta a detenerme, en ese diálogo inadvertido con lo que ahora entiendo como de naturaleza demoníaca, 

Satanás enemigo del amor esponsal fecundo y de la entrega sagrada del uno al otro.

Quizás en estos diez y seis años de casada, me doy cuenta ahora de que esto casi siempre me pasó. Algunas veces más, otras menos. Pero hace unos meses atrás mi inadvertencia ante la naturaleza perversa y demoníaca de estos pensamientos distractivos que me invadían en plena relación marital, habían llegado al punto, más grave, de inspirarme rechazo a mi esposo. Entonces tuve la gracia de caer en la cuenta, por los efectos de esos pensamientos, y por el bien que atacan y arrebatan, de hasta qué punto son de naturaleza demoníaca y debo desecharlos prontamente sin pararme a examinarlos ni dialogar ¡ni discutir tampoco! con ellos.
En ese diálogo con los pensamientos del Malo, también entraba el tema de mi sequedad vaginal transitoria, el dolor físico, etc. Esto me había comenzado a angustiar, porque no me quería ver así.
Fue entonces cuando aprendí a acudir en estas situaciones a Jesús, como  al Esposo de mi alma, tanto en las distracciones espirituales como en los inconvenientes físicos. En realidad en muchas otras ocasiones ya le había hablado a Jesús del tema, pero esta vez Él me inspiró para que depositara más confianza en Él que nunca antes: “Esposo mío, en ti confío”
            Esa confianza de depositar en Jesús Esposo del alma el encuentro esponsal con mi esposo terreno -- ministro sacramental del Esposo divino - me ha llevado a vivir nuestros encuentros más plenamente y sentir que me encuentro -- a mí y a mi esposo en esos momentos sagrados -- debajo de aquél velo nupcial de nuestra boda de velaciones que simboliza, como un toldo, el Espíritu Santo sobre nuestro amor esponsal.
           
¡Sí! esta última vez, advertí claramente cómo mi acto de confianza en Jesús mi Esposo divino había actuado como exorcismo y -- librándome de esos pensamientos parásitos --, me devolvía toda mi capacidad de concentrarme en brindarle toda mia atención a mi esposo terreno, como él se lo merece y yo quiero brindársela. Siento haber alcanzado, por gracia divina, esa madurez en el amor esponsal.

            Hace unos días nos sucedió que estábamos los dos solos frente al sagrario, mi esposo tenía su mano sobre mi hombro. ¡Fue algo único! una experiencia espiritual muy fuerte,  de una gran consolación espiritual para los dos, yo le decía a mi esposo que estaba con mis dos esposos y  que no quería salir de ahí. 
Bueno, me resultó un poco difícil encontrar las palabras para describir ese diálogo entre el demonio y el alma femenina.
Que Jesús, Esposo de mi alma, y mi esposo, amigo del Esposo, nos ofrezcan al Padre, y nos tengan bajo el velo nupcial de nuestra misa de velaciones. 
Su hija, Pía.