Mostrando entradas con la etiqueta Castidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Castidad. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de octubre de 2018

¡VIVA LA CASTIDAD!
¡VAYAN LOS CORRUPTORES DE PEQUEÑOS
AL FONDO DE LA MAR!

¡Al abismo del Mar, 
lo más profundo,
Lo más lejano del Trono 
y del celeste altar!
¡Al hondo abismo 
donde van a parar
los más sucios detritusde este mundo.
A ese lugar inmundo que habita el Leviatán
el gran monstruo marino, la Serpiente!

¡A ese lugar donde nunca resuena ni se siente
la voz del Verbo;
ni voz alguna humana ni divina
Al calabozo lóbrego y silente
donde tampoco alumbra luz alguna
y el alma desvelada no termina
de soñar una eterna pesadilla!

¡Allí vayan a dar!
- como avisó el Señor en un lamento -
con una piedra de molino atada al cuello
que les haga imposible regresar
los que escandalizaron a un pequeño
los que lo hicieron tropezar
y lo hicieron caer en el camino
que Él les vino a enseñar!

Maldito quedó ya
y destinado ya al eterno abismo
- así se le advirtió al depredador -
todo perverso corruptor de un niño
aunque pretenda ser su educador,
que lo distrae, con sexo, del Amor.

Para contrarrestar tanta maldad
Volvamos a gritar,
volvamos a elogiarla y enseñarla
¡Viva la Castidad!

viernes, 30 de junio de 2017

DISUADIENDO A UNA NOVIA EFUSIVA

1) LA CONSULTA 
DE LUIS MARÍA

Estimado Padre:
               Le escribo para consultarle acerca de algo en la relación con mi novia. Estamos de novios desde hace casi unos meses. Vivimos bastante lejos el uno del otro por lo que nos vemos el fin de semana. 
Ella es mi primera novia así que soy medio inexperto en cuestiones de mujeres. En mi pasado solía caer en pornografía y masturbación, heridas que a veces aun siento fuertemente.
               Resulta que ella es muy afectuosa, y yo desde el principio le aclaré que tiene que tener cuidado porque el varón es distinto a la mujer y ella con ciertas manifestaciones de afecto puede despertar la lujuria del varón que nubla mi razón. Para ello le dije que prefería evitar los abrazos exagerados y los besos. Que estas medidas, aunque parezcan duras, me iban a permitir concentrarme en conocer su alma sin distraerme con su cuerpo.
Bueno, ella es muy afectuosa y constantemente me muestra que me quiere. Cuando estamos juntos siempre quiere abrazarme (no de modo exagerado) y trata casi de no soltarme nunca. Esto a mí mucho no me gusta.
               Resulta que me hizo un planteo respecto de los besos, diciéndome que si es por la tentación entonces en vez de evitarla habría que enfrentarla y "aprender a dominarla", porque en el matrimonio también hay tentaciones y mejor aprender a dominarlas ahora. La verdad me siento medio mal porque me da la impresión de que no entendió mucho todo lo que le expliqué de las heridas del varón. Hasta llegó a preguntarme si podía ser que yo lo sintiera más fuerte que el resto de los hombres (cosa que negué rotundamente porque sé cómo son (somos) los varones).
               No estoy muy seguro de qué decirle para que entienda, ella reclama manifestaciones físicas de amor que no estoy dispuesto a dar, porque sé que si cedo voy a dañar seriamente la relación. No sé cómo hacer para que entienda... trato de mostrarle amor de otras maneras (viajando mucho para vernos, llamándola todos los días, regalándole flores, etc.) pero ella pareciera pedir algo más físico.
               La verdad yo venía rezando pidiendo a Dios me haga conocer a mi futura esposa, y ella me encanta. Rezo pidiendo el casarme con ella. No quiero dañar nuestro amor por ceder a su pedido.
               Muchas gracias Padre por su consejo. Luis María

2) Mi respuesta
Estimado Luis María
Lee junto con tu novia mi libro La Casa sobre Roca (Editorial Lumen, Buenos Aires) Lean primero las cinco fichas sobre el noviazgo y luego las dos sobre el matrimonio. También puedes empezar por las dos sobre el matrimonio.
               Tu novia debe ser instruida por vía de la cabeza, de la mente. Y eres tú el que debe gobernar su cabeza con la verdad. Pero también no permitiendo abrazos ni contactos físicos como los que describes.
               El noviazgo no es un tiempo para lo que ella erróneamente dice. Es después -- ya dentro del matrimonio -- donde los actos dispositivos para la cópula carnal pueden culminar en su fin natural. En el noviazgo están fuera de lugar. No permitas que ella permanezca en esa ignorancia y menos que te la imponga a ti contra tu razón y convicciones.
               Te aconsejo que leas junto con ella en mi libro "El buen amor en el noviazgo" (Editorial Lumen, Buenos Aires) el capítulo séptimo titulado: Gimena. La castidad en el noviazgo. Por si no tienes el libro te adjunto el archivo de ese capítulo. Pero te encarezco que si puedes adquieras el libro, porque si a mi editor no le va bien, mis libros no se podrán seguir consiguiendo, y sabes que todos los editores están pasando tiempos difíciles.
               No debes permitir que tu novia dirija la batuta en el modo de relacionarse ambos físicamente durante el noviazgo. Ella debe aceptar las reglas de juego. Adán pecó porque aceptó comer el fruto prohibido cuando la Mujer se lo ofreció. Tú debes ser el custodio y el defensor de la Ley divina y humana y de la razón iluminada por la fe que han gobernado la cultura católica durante dos mil años. Micaela, tu novia, como tantas otras buenas chicas de hoy, tiene la cabeza arruinada por Hollywood y las telenovelas. Tú debes salvar la mente de ella y preservar el autodominio de ella como escudo para el tuyo. Si tu pasión vuelve a despertarse después de un pasado de lujuria y pornografía, si levantaras apenas un poquito la tapa de tus sótanos pasionales y volviese a escaparse la serpiente, mordería todo el futuro de ambos y lo envenenaría. Micaela sería la primera víctima y reconocería tarde los frutos de su ignorancia. A través de tu mujer te dominaría y luego la desolaría a ella.
               Díle bien claro que si ella se convierte en ocasión de pérdida de tu autodominio durante el noviazgo, si no te hace caso y quiere imponerte ahora su criterio erróneo y discutir tu razón iluminada por la fe, lo mismo y peor hará  después, en todo lo demás, durante el matrimonio. Por ejemplo para, llegado el momento, negarte los hijos, o en imponer otros criterios igualmente mundanos y   contrarios a la fe. Si eso no se corrige, la hace indeseable como esposa en el futuro.
               No que hay asombrarse de que sea ignorante y como toda criatura hija de Eva esté llena de inadvertida soberbia y espíritu de desobediencia a Dios. La gobierna el padre de la mentira y por eso ella no se somete a la razón iluminada por la fe y pretende imponer su propia ley. Si no se corrige deberías dejarla.
               Ahora debo cortar porque no estoy en un tiempo apropiado. 
He respondido sólo por tratarse de una emergencia... Ténme al tanto después del 15 de febrero. Mientras tanto, mantén cortas las visitas y ocúpalas en la instrucción de su novia. Compren y lean con ella la Casa sobre Roca durante 7 visitas. Un capítulo por visita. Si compran dos ejemplares, le dejas uno a ella para que lea y luego se cuentan lo leído y lo conversan juntos. Si ella impugna las verdades e fe expuestas en el libro, déjala hasta que cambie y si no cambia que el Señor te salve de ella porque sería para ti un agente de satanás que te destruiría, por mano de ella, a ti y a tu descendencia...
P. Horacio

3) Luis María acusa recibo 
¡MUCHISIMAS GRACIAS PADRE! Su respuesta me iluminó mucho respecto de cómo debo actuar. Luego del 15 de este mes le escribo. Muchas gracias otra vez.

4) Luis María responde 
¡Hola Padre! Le cuento que pude hablar bastante con mi novia y lograr algo que me costaba conseguir y me frustraba mucho: que ella a partir de la "teoría" vea las implicaciones prácticas de los principios. 
Incluso en un momento sentía que iba a ser imposible, pero después de mucho hablar lo logramos. Entre su libro (que gracias a Dios pude adquirir rápido y que vamos leyendo) y lo que le charlé yo, ella ahora cambió de actitud. Hasta me parece que le alegra que yo le haya demostrado que estoy seguro de lo que digo y eso la hace sentir segura. Ella reconoce las razones que le expongo y se deja guiar por ellas.
          Le expliqué que la herida del pecado original en la mujer la hace buscar consuelos sensibles en el varón y por eso busca sus caricias. Que ella en el fondo siente que tiene un vacío de amor y que por eso busca abrazos, caricias, manifestaciones de afecto. Pero que ella no tiene que dejarse dominar por ese deseo desordenado, ni tiene que tener miedo de que yo la vaya a dejar de querer. 
         Le remarqué muchas de las cosas que hago para mostrarle concretamente mi afecto: regalos, viajes, hasta el buscar llevarme bien con su familia. Le mostré cómo la mayor manifestación de afecto es el que yo quiera concentrarme en ella como persona, no como un consuelo de orden "sensible-sensual".
               Le dije también que si ella me ama con amor de benevolencia, lo más importante que tiene que querer es mi bien y eso implica que me ahorre ocasiones de pecado, por descontrol de mi instinto sexual. Que cuando ella busca manifestaciones de afecto para complacerse ella misma se está buscando a sí misma y eso no es por amor a mí. Que el verdadero amor está en negarse a uno mismo por el bien del otro.
Finalmente, le recalqué que un noviazgo católico es radicalmente distinto que uno mundano y que no busque nada parecido a eso... que lamentablemente muchos católicos (incluso de grupos y ambientes de buena doctrina) viven mundanamente y eso genera mucho daño. 
Ella como que entendió y de hecho se lamentó que no se enseñen estas cosas.
         También le dije que lo que nos tiene que llenar es la presencia del otro, no las manifestaciones físicas de afecto.
          La veo incluso contenta. Está feliz porque ahora sabe cómo manejarse y conoce los fundamentos. Me alegra haber logrado que ella pase de los principios a las conclusiones naturales en estos temas. También estoy bastante contento porque siento que tengo las riendas de la relación para bien de ambos.
               ¿Cuándo va a andar por Buenos Aires? Me gustaría mucho que ella y yo podamos ir a saludarlo. ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS QUERIDO PADRE POR TODO! Luis María

6) Mi respuesta
Estimado Luis María
Me alegra mucho que el Espíritu Santo te haya dado la victoria mediante el amor dirigido por la razón y la fe,  don precioso de Dios para ti y para Micaela.
           Tenme al tanto de la evolución de tu noviazgo. Y sigan estudiando juntos la divina sabiduría católica acerca del sacramento del matrimonio contenida en mis libros.
Es el prospecto. Hay que conocerlo bien para no arruinarlo todo.
P. Horacio Bojorge


viernes, 18 de septiembre de 2015

La castidad ¿ya no es una virtud?
Enrico Cattaneo

¿La castidad ya no es una virtud?
Reflexiones sobre el Sínodo
Enrico Cattaneo

¿Es posible que no existan hoy teólogos, pastores, médicos, sociólogos que sepan ilustrar la belleza de la castidad como valor humano y, sobre todo, la virginidad por el Reino? Es desconcertante y preocupante que el Sínodo haya ignorado totalmente este aspecto.

Pienso que no sólo los Padres sinodales, sino también todos los católicos y las personas de buena voluntad han vivido con mucho sufrimiento interior el dilema debatido en el Sínodo, entre ser fieles a la palabra de Cristo sobre el matrimonio y, al mismo tiempo, salir al encuentro de tantas situaciones llenas de fragilidad, de fracaso, de crisis de la familia. Esta laceración interior, ciertamente presente en todos los Padres sinodales y en todos los otros participantes (parejas, religiosos y observadores de otras confesiones), impide clasificar de manera simplista las distintas posiciones contraponiendo los "conservadores" a los "abiertos", los "rígidos" a los "misericordiosos".

También la relación-síntesis de la primera semana, hecha por el cardenal Erdő, reflejaba esta laceración e indicaba los posibles caminos para afrontar los problemas de la familia, manteniendo firme la doctrina. Son muchas las cosas positivas presentes en esta relación, pero otras dejan un sentimiento de incomodidad. Entre las positivas hay que subrayar la actitud de fondo que hay que asumir frente a la crisis de la institución familiar, que es la de presentar "el Evangelio de la familia", es decir, toda la belleza del matrimonio y de la familia cristiana, testimoniada por muchos esposos y muchas familias. Esta "belleza", fruto de la gracia, pasa ciertamente por el camino de la cruz, hasta el heroísmo del amor oblativo. La relación del cardenal Erdő tocaba también otras muchas situaciones que están más o menos directamente vinculadas a la familia, a saber: la cohabitación (y, por consiguiente, las relaciones prematrimoniales), las uniones de hecho, los matrimonios civiles entre bautizados y la cuestión homosexual.

Ahora bien, nos preguntamos: en lugar de plantear soluciones ambiguas, que lo único que hacen es desorientar a los fieles, ¿por qué no se ha dedicado ni una sola palabra a la "belleza de la castidad" como valor auténticamente humano y cristiano? ¿Tal vez sea porque la castidad ya no es una virtud? ¿O es que la Iglesia ya no tiene la valentía de indicar a los jóvenes, a los prometidos y también a las parejas casadas, el valor de la castidad y de la virginidad por el Reino de Dios? ¿No sería este el verdadero mensaje profético para nuestro tiempo?

Después de todo, los primeros cristianos, que vivían inmersos en un mundo corrompido bajo todos los puntos de vista, se presentaron proclamando, por una parte, la belleza del matrimonio cristiano, monógamo e indisoluble, signo de la unión de Cristo con la Iglesia y, por la otra, proponiendo la superior belleza de la virginidad, abrazada por causa de Cristo y del Evangelio. ¿Acaso Jesús no era virgen? Y la Madre de Jesús, María, ¿no ha sido proclamada desde el principio "siempre virgen"? Ciertamente, los tiempos modernos exigen una presentación adecuada a las problemáticas actuales.

Pero, ¿es posible que no existan hoy teólogos, pastores, médicos, sociólogos que sepan ilustrar la belleza de la castidad como valor humano y, sobre todo, la virginidad por el Reino? Este sería el trabajo que hay que hacer y esperemos que se haga en el año de la vida consagrada (noviembre 2014-2015).

 Es desconcertante y preocupante que el Sínodo haya ignorado totalmente este aspecto. Si la Iglesia ya no sabe proponer integralmente el mensaje evangélico sobre la sexualidad, entonces significa que la mentalidad del mundo ha entrado también en la Iglesia. Y queriendo ir un poco al fondo de la cuestión, hay un motivo para esta ofuscación, que ha ocurrido en el momento en que se han querido nivelar todas las vocaciones, todos los carismas, diciendo que la elección de la virginidad por el Reino no es "mejor" que la elección matrimonial. ¿No dice Pablo que hay que "aspirar a los carismas más grandes" (1Cor 12,13)? ¿Y acaso no dice que quien se casa "hace bien", pero que quien no se casa para ser todo él del Señor "hace mejor" (cfr. 1Cor 7,32-38)? ¿Y no ha sido siempre ésta la posición de la Iglesia católica en sus dos mil años de historia? ¿O acaso Dios no es libre de dar sus dones y de ofrecer a uno cinco talentos, a otro dos y a otro uno solo? Después, le tocará a cada uno hacer fructificar al máximo el don recibido, y sobre esto el Señor valorará la santidad de la persona.
Volviendo al Sínodo, debería estar claro que la crisis de la familia está causada también por la crisis de la moral sexual. Ahora bien, en lugar de rociar con un poco de agua bendita situaciones objetivas de pecado (y se ha observado que en la relación-síntesis falta precisamente este concepto), ¿por qué no plantear, también respecto a la sexualidad, esa propuesta positiva que se quiere hacer para la familia? En otras palabras, hay dos "bellezas" evangélicas que hay que presentar: la "belleza de la familia", escuela de oblación, de fecundidad y de comunión y la "belleza de la castidad", escuela de autodisciplina y de elevación del amor humano y cristiano.

Si la reflexión sobre la familia que proseguirá con el Sínodo ordinario del año que viene se reduce a copiar a los ortodoxos en lo que atañe a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar; a los protestantes en su consideración del Evangelio como un ideal, dejando a las conciencias de los individuos la decisión en situaciones concretas; a los anglicanos en su comprensión de la sinodalidad como un modo de resolver las cuestiones a fuerza de mayorías, entonces no se entiende dónde está esa "creatividad" sobre la que el Papa Francisco ha insistido.

Artículo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana.
Traducción de Helena Faccia Serrano, publicado en ReL, 24-10-14



http://tomaylee-sagradasescrituras.blogspot.com
http://www.elblogdelbuenamor.blogspot.com








viernes, 25 de octubre de 2013

SEXO POR EL SEXO:
GRAVES CONSECUENCIAS

Quiero publicar como entrada mi respuesta a un comentario de Elías a la entrada
Castidad y pureza de Corazón. Aprovecho para ampliar aquí mi respuesta.

Hola Padre Horacio,
me llamo Elías y quisiera que me dijera: hay consecuencias en las personas que han tenido sexo casual y/o relaciones sexuales sostenidas? 
Gracias por su atención de antemano y que Dios lo bendiga.

[La foto: El que descubre la desnudez de una mujer y mira así a una mujer ya cometió adulterio con ella en su corazón (Mateo 5, 27-28)]

Estimado Elías:
Las consecuencias son muy graves. La primera de todas es el pecado, o sea la desobediencia rebelde al sabio precepto de Dios en la sexta prescripción del decálogo. El pecado es una falta de sabiduría, es necedad. Es también arrogancia y falta de humildad ante el consejo del más sabio que es Dios. Por lo tanto es un acto de soberbia.

Lo que Dios quiere preservar con el sexo precepto del decálogo es precisamente el tesoro humano del amor casto y de la pureza del corazón, como digo en la entrada que acabas de comentar.
http://elblogdelbuenamor.blogspot.com/2013/03/castidad-pureza-de-corazon.html
Esta consecuencia es reparable, en cuanto a la culpa, por la conversión, la penitencia, el arrepentimiento, la confesión sincera y la enmienda (cuando la adicción contraída la hace posible, lo que no siempre es así).

Pero el perdón de la culpa no borra las penas que son, muchas de ellas, irreparables.
Se llama penas a las malas consecuencias físicas, psicológicas, espirituales de los pecados y en este caso de los actos sexuales desvinculados de la unión amorosa esponsal y de la intención de engendrar hijos. Es decir fuera del matrimonio.

El sexo por el sexo congela a la persona en una especie de autismo psicológico, o sea de incapacidad para comunicarse y sobre todo para entregarse, para darse a sí mismo. Lo encierra en la burbuja de su yo. Y al desviar del camino del amor, que es el que hace humano al ser humano, lo desmotiva para las grandes empresas que inspira el amor, lo esteriliza para la fecundidad humana plena que genera el amor. Encierra al ser humano en sí mismo y por eso lo deshumaniza.

viernes, 18 de octubre de 2013

EDUCAR EN EL PUDOR DESDE BEBITOS
A HERMANITOS Y HERMANITAS


EDUCAR EN EL PUDOR 
DESDE BEBITOS
Una mamá responde

MI CONSULTA
Querida hija:
Tengo otra pregunta para hacerte que puede ser útil para muchas mamás que me han consultado al respecto.
¿Cómo te manejas teniendo un varoncito y una niña para todo lo que es pudor, curiosidad por el cuerpo del otro, en vistas a una relación futura pura y casta entre hermano y hermana?
Porque muchas veces, sobre todo a partir de la pubertad, se producen abusos sexuales entre hermanos, o entre primos, o los niños son víctimas de abusos sexuales por parte de familiares o empleados...
A ver cuál es tu visión y práctica materna... 
porque de esto se habla poco o casi no se habla; ni hay doctrina y práctica clara.
Padre Horacio

RESPUESTA DE ESTA MAMÁ
Querido Padre, aquí le envío lo que escribí sobre el pudor.
María G.

Entiendo bien la pregunta. Es una cuestión que me preocupa, no por el tema concreto y extremo del abuso, que ni se me pasó por la cabeza, pero sí en cuanto al trato respetuoso del propio cuerpo y el del otro. Y soy consciente de que el tema del pudor está en estrecha relación con la castidad, con la mirada decorosa, con la delicadeza en las palabras, gestos, con la vestimenta, evitando la desnudez, tan propia de las modas de hoy en día, especialmente la femenina.

Mi experiencia tiene la particularidad que mis nenes son chiquitos (la nena dos años y el varoncito cuatro años). Vivimos en el campo, en un ambiente sano, religioso y alejados de las inmundicias mundanas. No van a la escuela y el único contacto con niños que tienen es con dos primitas. Si se llevaran más tiempo, seguro que hubiera cambiado las reglas de juego que cuento más abajo.

lunes, 13 de mayo de 2013

TESTIMONIO
CONFESIONES DE CRYSTALINA EVERT


Inserción desactivada por petición

 Crystaline Evert, esposa de Jason Evert nos cuenta como encontró al Señor
y sanó sus heridas, porque Dios es "el Dios de las segundas oportunidades".

lunes, 29 de abril de 2013

TEOLOGÍA DEL CUERPO 4 ELLOS
El Pecado Original en el varón
CON JASON EVERT

http://youtu.be/t6CNZQ7KIrg


El cuerpo de la mujer como templo donde habita Dios, debe motivar la mirada del varón sobre ella para exclamar con el salmista "¡Qué hermosas son tus moradas!" Salmo 84
De esta manera, el alma del varón exorciza la mirada lujuriosa y despersonalizante sobre la mujer

El varón debe tener la iniciativa amorosa para solicitar el amor de la mujer, sin miedo a su fecundidad ni a los hijos. Esos miedos los inspira la lujuria pero los exorciza el amor.

martes, 5 de febrero de 2013

¿HASTA DÒNDE PUEDO DEJAR QUE LLEGUE MI NOVIO? (2)


Comentario a la entrada reciente del primero de febrero: "¿Hasta dónde le puedo permitir que llegue mi novio?

Querida hermana: leyendo tu testimonio, me recordó mis tiempos de novia. Por lo que me dieron ganas de contarte mi experiencia, y las gracias que recibimos durante este tiempo y que sin duda se prolongan en nuestro matrimonio.
Tuvimos la gracia de vivir en castidad nuestro noviazgo.
Y te aseguro que si la mujer no se pone firme, la pasión y la lujuria domina al varón.
Yo trataba de evitar los abrazos y besos prolongados, evitar que los cuerpos estuvieran demasiado pegados. Hacìa que me abrazara por los hombros y que bajara las manos por los brazos y hasta la cintura. Porque los brazos sirven de escudo, justamente es necesario que abracen desde los hombros y por los brazos y hasta la cintura como límite. 
Siempre era yo la que tenía que decir: ¡basta! 
Y lo invitaba a ofrecer al Padre esas ganas que teníamos de seguir abrazándonos o besándonos, en bien de nuestro futuro matrimonio o de los hijos que vendrían.
Como experimentarás, estar en esta guardia continua es mmuuuuuuuuuuuy, pero mmuuuuuuuuuyy cansador.
Pero te aseguro que esto educa al varón. Lo educa también para renuncias dentro del propio matrimonio, cuando por una causa u otra no se puede tener relaciones. Y como bien explica el P. Horacio, lo ayuda a dominar su lujuria.
Me parece también importante que el varón se entere de una forma u otra que a la mujer le duele su actitud lujuriosa. Digo esto por la siguiente experiencia:
A los pocos días de haber comenzado nuestro noviazgo, estábamos en un lugar público pero dentro de una camioneta y cuando quise acordar mi novio tiró mi asiento para atrás, dejándome en posición horizontal y se me venía encima. Yo me puse a llorar y le dije:
¡Sos como todos! (yo estaba muy ilusionada, pensando que iba a ser distinto porque era católico).
Al otro día él me dijo que a través de mi llanto había medido mi grado de fe. Nunca más volvió a pasar algo semejante. Y hasta el día de hoy es muy cuidadoso y respetuoso.
Nos casamos enseguida, si hubiéramos tenido relaciones, además de ofender al Padre y quedar heridos nosotros, el noviazgo se hubiera prolongado, porque él hubiera seguido cómodo en su casa, viviendo con sus padres y usándome para satisfacerse. 
Como explica el P. Horacio, las chicas teniendo relaciones le dan un cebo al novio. "Ceban al tigre con carne". Después la chica quiere casarse, pero él no. 
Mi novio, deseaba casarse conmigo, cada vez que nos despedíamos me decía: "voy a construir un nidito para las dos". Deseaba vivir conmigo, y por más que sus intenciones estuvieran heridas por el pecado original, la castidad del noviazgo, le sirvió (y a mi también) para ir purificando las intenciones. 
Para los novios liberales, ¿qué sentido tiene la luna de miel?. Son unas vacaciones más, de las tantas que ya habrán pasado juntos. 
En la luna de miel, mi esposo me decía: ¡Qué lindo cuerpo que tenés! Y yo NO tenía 18 años NI medía 90 - 60 - 90. Pero te cuento esto, para que veas la expectativa que se le crea al varón en torno al cuerpo de su futura esposa. Obviamente que nunca más me volvió a decir algo semejante ja, ja.

La gracia de vivir en castidad el noviazgo, nos animó también para ofrecer al Padre las dos primeras noches de la luna de miel, sin tener relaciones. Lo hicimos como forma de purificarnos, para bien del matrimonio y de los hijos que vendrían.
Bueno, esto era lo que te quería contar. ¡Ánimo! y que Dios te fortalezca en la "guardia", para bien de los dos y de tu futuro matrimonio.
Un abrazo

viernes, 1 de febrero de 2013

¿HASTA DÓNDE PUEDO DEJAR LLEGAR A MI NOVIO? (1)

CONSEJOS A UNA NOVIA 
La consulta de una novia 

Estimado Padre:
Mi novio y yo estamos de acuerdo en no tener relaciones antes del matrimonio.
Pero algunas veces me resulta difícil no dejar las cosas ir lejos.
Porque veo que él tiende como a perder el control y soy yo la que tiene que frenarlo.
No sé en qué momento él puede olvidarse de su propósito de la castidad en el noviazgo o dejarlo de lado.
Veo que para nosotras las mujeres es más fácil. Parece que supiéramos hasta dónde no queremos llegar. Pero también nosotras podemos dejar de no querer frenar y, en algún momento, podemos querer permitir que las cosas sigan hasta el final.

Por eso sé que tengo la "responsabilidad amorosa" de cuidarlo a él. Defenderlo de sí mismo.
O de esa otra fuerza que parece oscurecer su razón y dominarlo. Siento que soy yo la que tiene que

viernes, 9 de noviembre de 2012

CLUB DE FANS LA CASA SOBRE ROCA (7 de 7)

En los foros de Catholic net, específicamente en el foro de Solteros Católicos hemos abierto un tema especial para comentar algunos textos del libro 
La Casa sobre Roca escrito por el padre Horacio Bojorge. El tema se llama 
Club Fans La Casa sobre Roca y allí pueden encontrar el link a la a lectura del libro además de diversos aportes hechos por los foristas. 
Para ingresar y comentar basta con registrarse en el foro. La dirección del tema es: http://es.catholic.net/foro/viewtopic.php?f=187&t=17721 

Tema 7 
EL MATRIMONIO: SACRAMENTO DE SANACIÓN 
Texto: 
“La sabiduría de los refranes populares reconoce que el hombre pierde la cabeza por dos motivos: la ira y la lujuria. El varón se ciega, pierde la cabeza, de bronca o por una mujer. También se dice que se descontrola en la comida y la bebida. Frente a esta debilidad del varón para frenar sus instintos: ¿Qué tiene que hacer la joven? La joven se tiene que sentir capaz de formar a su novio para ser amigo, mediante una amorosa exigencia. No ha de temer pedir ella ¡a él! la prueba de amor: 'probá que me querés siendo casto, trátame como amiga'. Ella lo sanará fomentando la amistad primero.”

 Cielo:
Totalmente de acuerdo...yo estaría encantada de ser la maestra del hombre que quizás estará el resto de mis días a mi lado, no adelante, ni detrás sino al lado...como cuando Dios sacó a la mujer del costado del hombre y por supuesto hay que

viernes, 2 de noviembre de 2012

CLUB DE FANS LA CASA SOBRE ROCA (6 de 7)

En los foros de Catholic net, específicamente en el foro de Solteros Católicos hemos abierto un tema especial para comentar algunos textos del libro
 La Casa sobre Roca escrito por el padre Horacio Bojorge. 
El tema se llama Club Fans La Casa sobre Roca y allí pueden encontrar el link a la a lectura del libro además de diversos aportes hechos por los foristas. 
Para ingresar y comentar basta con registrarse en el foro. La dirección del tema es: http://es.catholic.net/foro/viewtopic.php?f=187&t=17721 

 Tema 6
 A lo que las hijas de Dios aspiran

 Cielo : 
“Estaba leyendo un poquito y de veras que es muy enriquecedor para nuestras vidas ya que todos los días se aprende algo nuevo y nunca se deja de aprender...que lindoooos!! estos temas.

Por ejemplo cuando el P. Horacio cuenta el diálogo con esa Señora por Radio Familia en Mendoza que le decía: "Mi hija se queja de que ella se siente mirada por los varones como si fuera una pata de pollo". Y comenta que se siente como que la miran así. Con un apetito que no es hacia una persona sino hacia una cosa.
¡Pues yo me siento identificadaaa!  Sólo que cuando me miran así,