Mostrando entradas con la etiqueta divorcio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta divorcio. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de diciembre de 2012

JESUCRISTO, ESPOSO DE MI ALMA

Testimonio de una mujer creyente que habiendo padecido la destrucción de su matrimonio ha encontrado, por el camino de la fe, una nueva relación esponsal con Cristo. 
Esto le permite seguir procurando en paz y con el alma serena, el bien espiritual del quien sigue siendo su marido por el sacramento del matrimonio, indisoluble, a pesar de la separación y el divorcio civil. 


"Le pedí a Jesús, que hoy, en mi situación de separada, que como Esposo de mi alma me enseñe más sobre receptividad, obediencia y servicio. Escucharlo, confiar en Él, obedecerle y servirle en mi realidad". 

Padre:
le envío este comentario al testimonio de Ana que Usted publicó en su último libro
“El Buen Amor en el matrimonio. Preguntas y respuestas” y que leo en las páginas 37 al 39.
Usted lo había publicado en el Blog del Buen Amor en una Entrada de fecha viernes 13 de agosto del 2010.

Paso a tratar de expresar lo que produjo un gran impacto en mi alma hoy, cuando leí el testimonio de Ana.
No sólo por la toma de conciencia que me ha producido, sino porque reconozco una gran verdad en sus palabras, porque así ocurría en un tiempo en mi matrimonio.

“Y cuando uno empieza a escuchar al esposo – escribe Ana-, empiezan a suceder cosas sorprendentes. Quizás la primera es que el marido empieza a sentirse escuchado. Y eso le trae un nuevo sentido de su responsabilidad espiritual hacia la esposa y la familia. Y de allí nace una fuerza nueva en el corazón del varón bueno, para sacrificarse en el trabajo, el estudio.”

Leyendo esto, primero sentí como una pena, porque en las buenas épocas de mi matrimonio, mi marido fue un luchador, en su trabajo, en el estudio, en tratar de salir para delante, hasta que se fueron desvirtuando las cosas, yo lo dejé de escuchar, quedé atada en mi rosca, centrada en mí misma, buscándome más que nada a mí. Los chicos, la casa el trabajo, el deporte, las amigas, estaban primero…

Y por supuesto que las conductas fueron cambiando, y la relación enfermando. Por supuesto que dejé de escucharlo a mi esposo y de hacerle caso a sus sugerencias, que hoy en el tiempo las veo que eran con sentido común…

 Pero hoy, leyendo el testimonio de Ana y pensando en mis errores pasados, me dije: “esto ya pasó, ya fue, no hay cambio, porque pertenece al pasado. Hoy no puedo reconstruir lo destruido ni modificar nada de lo que ya fue”.

Pero doy gracias a Dios porque en vez de quedarme sumergida en la tristeza de lo ocurrido, le pedí a Jesús que me ayudara en mi nueva situación de separada. Le di gracias porque me hizo tomar consciencia de mi error, de mi cuota parte en la separación. Y le pedí, que hoy, en las conversaciones que tengo cuando me encuentro con mi esposo, pueda ser más receptiva, pueda escuchar con más atención lo que me dice. Porque aunque estemos divorciados por lo civil y él vaya por la enésima pareja, seguimos teniendo que hablar con motivo de los hijos, la casa, la pensión alimenticia, el pago del colegio...

Le doy gracias a Dios porque me ha hecho comprender que sigue siendo mi esposo ante Dios y yo su esposa. Le doy gracias porque no me ha dejado engañar, como se engañan tantas, queriendo "reconstruir mi vida" con otro hombre.

Le pedí a la Virgen Madre, esposa de San José, que me enseñe a ser una buena esposa en esta situación de separación y de divorcio civil. La fui imaginado y contemplando en algunas situaciones difíciles: como ser en camino a Belén (con todo preparado para la venida de Jesús y el cambio de planes), camino a Egipto (país nuevo, con lengua extraña, sin conocidos), camino a Nazaret nuevamente (¡Vuelta a empezar!). La imaginé receptiva, atenta y obediente a su San José. Y pedí que me diera la gracia de poder imitarla.

También le pedí a San José la gracia para mi esposo de recuperar lo perdido…

En tercera instancia, le pedí a Jesús, que hoy, en mi situación de separada, que como Esposo de mi alma me enseñe más sobre receptividad, obediencia y servicio. Escucharlo, confiar en Él, obedecerle y servirle en mi realidad.

Creo que fue Él mismo Quien por providencia puso esta lectura en mis manos, y el deseo sincero en mi corazón de amarlo, confiar en Él en todos mis miedos, tristezas y broncas, escucharlo, obedecerle y servirle ¡como esposa!

Sé por experiencia personal, que cuando uno entrega su miseria, cuando uno en oración y con el corazón, y la voluntad le ruega a Jesús que transforme lo que tenemos, lo que somos. Él, en su momento (que no es el nuestro) hace la multiplicación de los panes que nosotros le brindamos.

Por eso en fe, ya doy gracias por todo lo que me espera. Después de la lectura del testimonio de Ana, del rosario y de la alabanza en agradecimiento por todo lo recibido, espero con serenidad el cambio en mi vida que ya experimento en mi corazón.

Le pido que publique Usted este testimonio porque veo que las mujeres de hoy vivimos engañadas y como perdidas. Pro no ponga mi nombre.

[La autora se refiere al libro: “El Buen Amor en el matrimonio. Preguntas y respuestas” Editorial Lumen, Buenos Aires 2012, 172 págs.]

sábado, 28 de julio de 2012

¡QUÉ LÀSTIMA! ¡NO HABER SABIDO ESCUCHARLO A MI ESPOSO!

Testimonio de una mujer creyente que habiendo padecido la destrucción de su matrimonio ha encontrado, por el camino de la fe, una nueva relación esponsal con Cristo. 
Esto le permite seguir procurando en paz y con el alma serena, el bien espiritual del quien sigue siendo su marido por el sacramento del matrimonio, indisoluble, a pesar de la separación y el divorcio civil. 


"Le pedí a Jesús, que hoy, en mi situación de separada, que como Esposo de mi alma me enseñe más sobre receptividad, obediencia y servicio. Escucharlo, confiar en Él, obedecerle y servirle en mi realidad". 

Padre:
le envío este comentario al testimonio de Ana que Usted publicó en su último libro
“El Buen Amor en el matrimonio. Preguntas y respuestas” y que leo en las páginas 37 al 39.
Usted lo había publicado en el Blog del Buen Amor en una Entrada de fecha viernes 13 de agosto del 2010.

Paso a tratar de expresar lo que produjo un gran impacto en mi alma hoy, cuando leí el testimonio de Ana.
No sólo por la toma de conciencia que me ha producido, sino porque reconozco una gran verdad en sus palabras, porque así ocurría en un tiempo en mi matrimonio.

“Y cuando uno empieza a escuchar al esposo – escribe Ana-, empiezan a suceder cosas sorprendentes. Quizás la primera es que el marido empieza a sentirse escuchado. Y eso le trae un nuevo sentido de su responsabilidad espiritual hacia la esposa y la familia. Y de allí nace una fuerza nueva en el corazón del varón bueno, para sacrificarse en el trabajo, el estudio.”

Leyendo esto, primero sentí como una pena, porque en las buenas épocas de mi matrimonio, mi marido fue un luchador, en su trabajo, en el estudio, en tratar de salir para delante, hasta que se fueron desvirtuando las cosas, yo lo dejé de escuchar, quedé atada en mi rosca, centrada en mí misma, buscándome más que nada a mí. Los chicos, la casa el trabajo, el deporte, las amigas, estaban primero…

Y por supuesto que las conductas fueron cambiando, y la relación enfermando. Por supuesto que dejé de escucharlo a mi esposo y de hacerle caso a sus sugerencias, que hoy en el tiempo las veo que eran con sentido común…

 Pero hoy, leyendo el testimonio de Ana y pensando en mis errores pasados, me dije: “esto ya pasó, ya fue, no hay cambio, porque pertenece al pasado. Hoy no puedo reconstruir lo destruido ni modificar nada de lo que ya fue”.

Pero doy gracias a Dios porque en vez de quedarme sumergida en la tristeza de lo ocurrido, le pedí a Jesús que me ayudara en mi nueva situación de separada. Le di gracias porque me hizo tomar consciencia de mi error, de mi cuota parte en la separación. Y le pedí, que hoy, en las conversaciones que tengo cuando me encuentro con mi esposo, pueda ser más receptiva, pueda escuchar con más atención lo que me dice. Porque aunque estemos divorciados por lo civil y él vaya por la enésima pareja, seguimos teniendo que hablar con motivo de los hijos, la casa, la pensión alimenticia, el pago del colegio...

Le doy gracias a Dios porque me ha hecho comprender que sigue siendo mi esposo ante Dios y yo su esposa. Le doy gracias porque no me ha dejado engañar, como se engañan tantas, queriendo "reconstruir mi vida" con otro hombre.

Le pedí a la Virgen Madre, esposa de San José, que me enseñe a ser una buena esposa en esta situación de separación y de divorcio civil. La fui imaginado y contemplando en algunas situaciones difíciles: como ser en camino a Belén (con todo preparado para la venida de Jesús y el cambio de planes), camino a Egipto (país nuevo, con lengua extraña, sin conocidos), camino a Nazaret nuevamente (¡Vuelta a empezar!). La imaginé receptiva, atenta y obediente a su San José. Y pedí que me diera la gracia de poder imitarla.

También le pedí a San José la gracia para mi esposo de recuperar lo perdido…

En tercera instancia, le pedí a Jesús, que hoy, en mi situación de separada, que como Esposo de mi alma me enseñe más sobre receptividad, obediencia y servicio. Escucharlo, confiar en Él, obedecerle y servirle en mi realidad.

Creo que fue Él mismo Quien por providencia puso esta lectura en mis manos, y el deseo sincero en mi corazón de amarlo, confiar en Él en todos mis miedos, tristezas y broncas, escucharlo, obedecerle y servirle ¡como esposa!

Sé por experiencia personal, que cuando uno entrega su miseria, cuando uno en oración y con el corazón, y la voluntad le ruega a Jesús que transforme lo que tenemos, lo que somos. Él, en su momento (que no es el nuestro) hace la multiplicación de los panes que nosotros le brindamos.

Por eso en fe, ya doy gracias por todo lo que me espera. Después de la lectura del testimonio de Ana, del rosario y de la alabanza en agradecimiento por todo lo recibido, espero con serenidad el cambio en mi vida que ya experimento en mi corazón.

Le pido que publique Usted este testimonio porque veo que las mujeres de hoy vivimos engañadas y como perdidas. Pro no ponga mi nombre.

[La autora se refiere al libro: “El Buen Amor en el matrimonio. Preguntas y respuestas” Editorial Lumen, Buenos Aires 2012, 172 págs.]

viernes, 26 de agosto de 2011

Relaciones Sexuales Pre-Matrimoniales - Marcelo Fiaes


Sobre las consecuencias futuras de las relaciones prematrimoniales en perjuicio de la continuidad de la relación amorosa y de la fidelidad futura de los dos, puedes informarte más en este Blog leyendo la entrada del viernes 27 de mayo de 2011: COHABITACIÓN PREMATRIMONIAL, MATRIMONIO Y DIVORCIO
La cohabitación antes del matrimonio es más peligrosa que el divorcio para la institución matrimonial. Una pareja casada es una agencia de salud y bienestar pequeña y a todo riesgo. Se divorcian más los que antes de casarse estuvieron cohabitando.

viernes, 27 de mayo de 2011

COHABITACIÓN PREMATRIMONIAL,
MATRIMONIO Y DIVORCIO

La cohabitación antes del matrimonio es más peligrosa que el divorcio para la institución matrimonial
Una pareja casada es una agencia de salud y bienestar pequeña y a todo riesgo.
Se divorcian más los que antes de casarse estuvieron cohabitando.
Autor: forumlibertas | Fuente: www.forumlibertas.com


Muchos analistas señalan la erosión continua del matrimonio y la familia, pero cifras publicadas en Inglaterra hace ahora cinco años llevaron a Jill Kirby, portavoz del Centro de Estudios de Política (Centre for Policy Studies) a declarar que la peor amenaza para el futuro matrimonio es la cohabitación, es decir, convivir sexualmente sin estar casados.

"El serio declive del matrimonio es un cambio preocupante. La cohabitación es una asociación inherentemente frágil. No es tanto el divorcio lo que impactará seriamente en los niños del futuro, sino los padres que tomarán y dejarán diferentes relaciones en las que el matrimonio no será un factor. Muchas mujeres de cuarenta y cincuenta años vivirán solas, quizás habiendo tenido una o dos relaciones, pero sin haberse casado nunca, con todas sus implicaciones emocionales y financieras. ¿Queremos que se cumplan estas predicciones o queremos recuperar algunas de las virtudes del pasado?"

miércoles, 17 de noviembre de 2010

DESCUBRÍ QUE MI ESPOSO ME ERA INFIEL (2 de 3)

Sonia:

Acaba de llegarme uno de esos mensajes que te mandan en cadena.Y me hizo acordar de ti. Te lo mando.No para que lo imites, sino para que lo medites. Algo te dirá el Señor cuando lo leas.

Padre Horacio

LA VERDAD DEL MATRIMONIO, ALGO INEXPLICABLE

Lean hasta el final esta historia. Contiene un mensaje muy bello. Nunca pierdan la chispa que los unió ni pierdan esos pequeños detalles. Para todos los casados, solteros y próximos a casarse. Espero les agrade y lo tomen en cuenta

HISTORIA SOBRE DE UN MATRIMONIO

Cuando llegué a casa esa noche mientras mi esposa servía la cena, la tomé de la mano y le dije: tengo algo que decirte. Ella sólo se sentó a comer en silencio. Yo podía observar el dolor en sus ojos.

De pronto ya no sabía cómo abrir mi boca. Pero tenía que decirle lo que pensaba.

- Quiero el divorcio......le dije lo más suave que pude.

domingo, 6 de junio de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 12/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...

domingo, 30 de mayo de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 11/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...

domingo, 23 de mayo de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 10/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...

domingo, 9 de mayo de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 8/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...

domingo, 2 de mayo de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 7/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...

domingo, 25 de abril de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 6/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...

domingo, 28 de febrero de 2010

A PRUEBA DE FUEGO 1/12

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...



Doy a continuación una descripción de este primer episodio para quienes quieran comentarlo en grupo. Señalo algunos puntos que a mí me parecen dignos de tener en cuenta para comprender mejor la problemática que el film desea presentar. Y por fin sugiero algunas preguntas para comentar en algún "cine forum" con novios o esposos

Fireproof 1 de 12
El filme comienza con un diálogo en Off entre una madre y su niñita. Sirve de introducción al oficio del padre: bombero.

miércoles, 24 de febrero de 2010

A PRUEBA DE FUEGO
Presentación

Los matrimonios el día de hoy están fallando a un ritmo alarmante, aun en la misma iglesia. Aunque fuera fácil bajar la guardia y darse por vencidos, hay personas que creen que los votos que se pro...



Iré publicando el film los domingos a partir del 28 de enero. Pero los interesados pueden ver los doce episodios directamente en You Tube.
http://www.youtube.com/watch?v=wKQ6YWclvfA&feature=related

A continuación comento y evalúo este valioso film, creado y producido por una Congregación Bautista, a fin de que el católico sepa complementar y enriquecer su mensaje y sus contenidos, con la visión revelada por Dios que nos enseña la fe Católica y los medios ascéticos y religiosos propios de nuestra tradición:

sábado, 11 de julio de 2009

CARTA AL ESPOSO QUE SE FUE

RETRATO DE UN MAL AMOR
NUNCA SUPO SER PADRE Y ESPOSO

PRESENTACIÓN:
Esta carta que se alberga hoy en el Blog del Buen Amor es un documento auténtico. No es una ficción. La publico con permiso de la esposa abandonada. Llamémosla Marta.
Hace 15 años que se la escribió a su esposo, - llamémosle Roberto -, cuando acababa de dejarla yéndose de casa. Un hecho, desgraciadamente tan dramático como frecuente.
Son muy iluminadores los diagnósticos que hace Marta acerca de los síntomas que le hacían temer este desenlace casi desde los comienzos de la relación, ya desde el noviazgo. También reconoce en sí misma que se auto engañó. No quiso verlos. Creyó que fueran signos pasajeros. Que el tiempo iba a traer la sanación. Pero el tiempo demostró que eran verdaderas fallas en los cimientos mismos de la relación, defectos personales de Roberto, que lejos de sanarse se fueron agravando.
Así Marta describe el origen y las causas de una situación que ahora ella viene a entender, en toda su gravedad, y en su verdadera naturaleza incurable, desde las raíces del mal.

Gracias, Marta, por permitirme publicar y así dar a conocer esta carta. Puede ayudar a muchas Martas a no engañarse con los males de los Robertos. A muchas novias, a advertir a tiempo y a tomar en serio los síntomas.
Hay que reconocer, para comprender a los Robertos, que la cultura actual no los prepara para asumir sus roles de esposo y padre, sino que los deja a merced de sus pasiones que ellos confunden con amor, pensando luego, cuando su pasión se apaga que “ya no te quiero más”. No, Roberto, “ya no te deseo más”.
Los subtítulos los he puesto yo.


Roberto:
Sin culpas ni reproches, sin exigir que vuelvas.
Quisiera reflexionar contigo juntos, pero ya que te niegas, lo hago de esta manera
Necesito hacerlo. Por la salud mental de todos: tuya, de nuestros niños y la mía.

Simplemente te manifiesto, todo lo que en estas largas dieciséis madrugadas desde que te fuiste, pude reflexionar a solas. Quisiera encontrar el por qué de esta situación, que “culminó”, con el arreglo de esta casa. Pero que, a mi sentir, comenzó desde el vamos, desde que nos ennoviamos.
Sabíamos los dos que éramos como el agua y el aceite. Pensá, si tenés tiempo, desde veintidós años atrás, más de la mitad de lo vivido. Lo que pasa, es que yo pensé que el amor, que todo lo puede y para él nada es imposible, nos iba a cambiar, a modelar el uno para el otro, sin someter a nadie.

[Los síntomas no tenidos suficientemente en cuenta]
Se me vienen a la mente esas palabras que frecuentemente me has manifestado a lo largo de casi 14 años. Y pienso que son la clave de lo que está pasando.
-- “Yo, si no me hubiera casado, viviría como un rey; con la mitad del que trabajo, me sobraría para hacer lo que quisiera; vivir viajando y darme todos los gustos y no tener que preocuparme por nada”.

viernes, 24 de abril de 2009

CONVERSACIONES
SOBRE EL BUEN AMOR (3)

Diálogo radial con Sandra y Miriam
"La corrupción del buen amor por el pecado original"

PERIODISTA (Miriam).- Quiero aprovechar sus conocimientos sobre Sagradas Escrituras para que nos explique algo sobre el divorcio, porque uno ve que en el Antiguo Testamento el Señor permitía…
Padre BOJORGE.- Permitía el libelo de repudio y el divorcio.
PERIODISTA (Miriam).- Sí, y después del Sacramento del Matrimonio no fue así. Y cuando uno lee el Antiguo Testamento hay cosas que no comprende porque estamos más empapados de la nueva Ley del Evangelio
Padre BOJORGE.- Hay que vivir esa nueva Ley. Hay bautizados que tienen dificultad en comprender esto porque ellos no están viviendo de acuerdo a su Bautismo, a la Plenitud de Sabiduría de su Bautismo. Hay mucha falta de esperanza entre los fieles. No esperan que Dios los pueda hacer felices. Dios más bien les resulta un obstáculo.
Ustedes que tienen la experiencia de las clases que se dan a los novios antes de casarse saben que vienen un poco diciendo: “¡Ufa! ¿Qué tiene que ver Dios en este tema? Es un asunto nuestro”. Si Dios no tiene nada que hacer en su matrimonio, no tendrían que casarse por la Iglesia; tendrían que casarse mirándose el uno al otro. ¡Así les va después, a no ser que por una Misericordia milagrosa del Señor actúe! Pero ya vemos las estadísticas; son muy graves.