Mostrando entradas con la etiqueta entrega. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta entrega. Mostrar todas las entradas

miércoles, 6 de febrero de 2019

ME ABANDONO EN TI
LA ENTREGA AMOROSA


Amado Jesús, yo no soy nada, Tú lo eres TODO,
me abandono en Ti. 
No es mi corazón, quiero amor para el Tuyo, 
me abandono en Ti. 

No es mi felicidad, ¡es tu Gloria! 
Me abandono en Ti. 
No es mi vida, es tu plan para mi, 
me abandono en Ti. 

No es lo que “encuentro”, sino quien Tú me presentas, 
me abandono en Ti. 
No es lo que puedo hacer, sino lo que puede tu Poder, 
me abandono en Ti. 

No son mis gustos, sino tus preferencias, 
me abandono en ti. 
No son mis miedos, sino tu Gracia, 
me abandono en Ti. 

No es mi tiempo, es tu Voluntad, 
me abandono en Ti. 
No son mis obstáculos, sino tus caminos, 
me abandono en Ti. 

No es mi capricho, sin tu querer. 
Me abandono en Ti. 
Hágase tu voluntad, Padre
 Fiat Voluntas Tua.

viernes, 31 de mayo de 2013

EL MIEDO CONTRA EL AMOR

EL MIEDO Y EL AMOR
 (Un sueño) 

 “El amor perfecto exorciza el miedo” (Ver 1ª Juan 4,18)

Un día tuve un sueño.
Subía corriendo desenfrenadamente hacia lo alto de la torre. La escalera de piedra daba tantas vueltas, que parecía no tener fin. La luz del sol penetraba por ventanas que bañaban la oscuridad interior, guiando mi camino. Vestía túnica marrón, como de monje, y en los pies, sandalias que se movían con una rapidez nunca como nunca en mi vida habría podido correr.

Al llegar a la cima me topé con un calabozo repleto de niños en harapos. Para mi sorpresa, cuando yo les abrí la reja ellos la volvieron a cerrar. El pánico que sentían era tan abrumador, que preferían estar privados de la libertad. El amor que desprendía mi mirada los animó a seguirme después de tantísimo tiempo tras los barrotes.

Sin embargo, al hallar la salida se prendieron a mí desesperados, queriendo convencerme de no seguir adelante. ¡Salgan, corran! -grité. Ellos obedecieron. Las piernas me temblaban...daría mi vida por ellos. Sin embargo, al pasar el umbral, la cosa horripilante que estaba al acecho esperando para atacar,