Mostrando entradas con la etiqueta fe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fe. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de agosto de 2015

SILENCIO SOBRE LO ESENCIAL EN MI GRUPO PRO VIDA

"Silencio sobre lo esencial"
en mi grupo Pro Vida
¿Es lícito callar lo esencial porque haya quien no lo acepta?

Esta es una reflexión de una persona que ingresó en un curso de formación de una institución Pro Vida. Esta persona agradece la formación que le brindara el curso pero manifiesta respetuosa y fundadamente una discrepancia en un punto fundamental del planteo del curso.

Ella manifiesta que “quisiera compartir el punto de vista, y agradecer al Señor, que hace posible ponerle palabras, a opiniones, y sentimientos que ni siquiera sabíamos cómo explicárnoslos a nosotros mismos”. 

Y es que no se debe callar sobre el fundamento divino del derecho a la vida en la acción Pro Vida, aún delante de incrédulos. No es lícito poner de lado a la fe, ni aún por método.

"Estimados,
Hay algo que quise comentarles personalmente, lo hago ahora por escrito. 
Me sentí "como en casa" en el primer módulo del curso (esta es para mí la mejor expresión para describirlo), no en todas las comunidades nos sentimos así, aún cuando compartimos la misma Fe.

El material del módulo me pareció bueno. Respeta la doctrina de la Iglesia y se ocupa de fundamentarla con citas de la Biblia, del CIC, menciona encíclicas, etc. Sentí y viví, a través de ese módulo, que es importante la búsqueda de la verdad inherente a Dios, que hay que buscarlo también con la razón y toda nuestra naturaleza, pero también debemos buscarlo sobrenaturalmente. Es algo que no todos los cristianos concientizan, son puntos que comparto, y miren que leí con cautela (por importarme mucho el tema que toca) y lo encontré precioso, en casi todo. 

Digo, casi, porque hay algo que no comparto, es lo que sigue:

viernes, 22 de marzo de 2013

EDUCAR EN LA FE A MIS NIÑOS

Cómo hago para educarlos en la fe a los míos.

Lo mío comienza desde la concepción. Cuando me entero que estoy embarazada se los ofrezco al Padre y le pido que sean Santos, Hijos de Dios. A todos les escribo un diario que comienza: “Te recibimos como don de Dios y bien para los hombres…”.

Durante el embarazo le rezo a su Angelito de la Guarda. Cuando comulgo, me imagino todo mi interior alumbrado por la gracia de la eucaristía, especialmente mi vientre y el bebé recibiendo todo ese torrente de luz y gracia.

Después que nacen, de forma natural y espontánea les voy mostrando las imágenes religiosas. Mi esposo también hace lo mismo. De esto tengo dos anécdotas:

María tenía pocos meses y mirando un ícono oriental de la  Virgen hizo un guiño y se rió de una manera muy especial. Intuyo que estaría observando algo especial que los grandes no veíamos, porque es imposible que a esa edad pueda realizar una guiñada.

viernes, 5 de octubre de 2012

UN MAESTRO DE LOS BUENOS AMORES - HUGO WAST

LA BUENA LECTURA Y LA EDUCACIÓN DEL ALMA DE LOS NIÑOS
UN TESTIMONIO 

Publico ahora un hermoso testimonio de una persona que valora lo que dejaron en su alma las buenas lecturas de la niñez y en particular la de las obras del novelista argentino Hugo Wast. 

NOTA: Hugo Wast es el seudónimo de Gustavo Adolfo Martínez Zuviría. Nació en Córdoba, 23 de octubre de 1883 y fallecido en Buenos Aires, 28 de marzo de 1962. 
Ferviente católico y patriota de militancia política nacionalista, prolífico novelista. 


Padrecito: 
He leído todos los libros que encontré del Hugo Wast desde que era una gurisita de 12 o 13 años. Los sacaba de la biblioteca de mi escuela primaria. 

Estoy totalmente convencida de que mi amor por la patria, por la cultura católica salen de ahí. Además sus novelas son muy aleccionadoras: el malo siempre termina mal, pero siempre tiene la oportunidad de arrepentirse y ser perdonado por los buenos que lo aman a pesar de su maldad. 

Muestra la misera humana (pecado) en toda su dimensión, en especial el dolor que crea en la persona y su entorno. Pero siempre sale a la luz la Misericordia de Dios.
Muestra la belleza de la mujer católica casta, sencilla, fiel a Dios, orante y del varón cristiano. 

Estoy completamente segura que me ha servido inmensamente la forma en que yo leí como eran las chicas buenas de esas novelas para educar a mis hijas. 

Pude ver allí la desgracia de la coquetería femenina y de sus ambiciones. Y me enamoraban esos hombres gentiles, a veces rudos, pero capaces de dar todo por la mujer que amaban. 
Después que me casé y se criaron un poco las gurisas empecé a buscar nuevamente en las bibliotecas libros de él... y descubrí con tristeza que son muy, muy raros. Para colmo no se editan más... ni aparecen en las editoras católicas actuales. Es muy olvidado y yo no sé por qué... sus libros fueron para mi algo así como un "catecismo en ejemplos". 

Entonces me fui a mi "vieja biblioteca" de primaria y le traje para que los lean. Mi hija mayor es una enamorada de estos libros. La segunda no lee nada porque es una haragana... y le decimos que no sabe lo que se pierde!. 

También me gusta Chesterton y se lo he hecho conocer a la mayor que también le encanta. También he leído C.S Lewis y las obras del padre Castellani. 

Muchas veces he pensado el porqué somo tan diferentes(en la vida de fe, virtudes, principios) con mi hermana que es 2 años menor que yo y que eramos tan unidas y educadas de la misma manera: y siempre se lo atribuí a que yo leía esos libros de niña y ella nunca le interesó. Los libros dejan huellas imborrables en el alma de un gurí... al menos eso es lo que siento yo.


Sobre  vida y obra de Hugo Wast  informa  la página web http://www.hugowast.com.ar/
En esta página podrá verse la lista de todas sus obras. 

Una página poco conocida de Hugo Wast  y que refleja su estilo es el cuento breve: "El hombre que no había rezado nunca" que puede verse en esta página web:  http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2009/07/el-hombre-que-no-habia-rezado-nunca.html

[El artículo sobre Hugo Wast en Wikipedia es  hostil a su figura y a su pensamiento y se hace eco de la vil acusación de semitismo, a todas luces falsa para un juicio desapasionado].

sábado, 14 de julio de 2012

CHIARA Y ENRICO: LLEGAR A SER HIJOS DE DIOS


Enrico Petrillo, marido de Chiara Corbella, que murió al rechazar tratar un cáncer para que su hijo naciera: “Chiara y yo hemos deseado profundamente esto: llegar a ser hijos de Dios”

En una entrevista testimonial a Radio Vaticano explica su profunda vivencia espiritual:

* “Vivir con mi mujer, con Chiara, sea como novios, sea como esposos, ha sido precioso. Hemos tenido una vida verdaderamente plena… Ha sido maravilloso  descubrir este amor más grande cada vez que afrontábamos un problema, un drama. En realidad nosotros en la fe veíamos que detrás de esto se escondía una gracia más grande del Señor. Y por tanto, nos enamorábamos cada vez más de nosotros y de Jesús”

* “La gracia que nos ha dado el Señor ha sido la de no haber puesto dificultades, barreras, a su gracia. Hemos dicho este "sí", nos hemos agarrado a él con todas nuestras fuerzas, porque lo que nos pedía era sin duda más grande que nosotros”

* “Si te fías de Cristo descubres que en este fuego, en esta Cruz, no te quemas, y que en el dolor está la paz y en la muerte está la alegría. Reflexionaba mucho, sobre todo este año, sobre la frase del evangelio que dice que el Señor nos da una Cruz dulce y una carga ligera. Sobre todo cuando veía a Chiara que estaba a punto de morir, y estaba obviamente muy turbado. Así, me he llenado de valor y algunas horas antes, eran sobre las ocho de la mañana -Chiara ha muerto a las doce- se lo he preguntado: "Clara, amor mío, pero, ¿esta Cruz es verdaderamente dulce, como dice el Señor?". Ella me ha mirado, me ha sonreído y con un hilillo de voz me ha dicho: "Sí, Enrico, es muy dulce". Así, toda la familia, nosotros no hemos visto morir a Chiara serena: la hemos visto morir feliz, que es algo muy diferente”

3 de julio de 2012.- (Radio Vaticano / Camino Católico) 
Su historia está llegando a todo el mundo. Chiara Corbella, una chica romana de 28 años, murió el pasado 13 de junio. 
Murió después de haberse negado a seguir los tratamientos contra un tumor que le descubrieron durante el quinto mes de embarazo. Con su decisión logró que su hijo Francesco naciera sano. 

Sin embargo, no se trataba de su primer embarazo: María y David murieron después del parto porque nacieron con graves malformaciones.  Antes de morir, Chiara escribió una carta para su hijo Francesco: «Voy al cielo a cuidar a María y a Davide; tú, quédate con papá. Yo rezaré por vosotros desde allá».

Enrico Petrillo, el marido de Chiara, leyó esa carta durante el funeral de la chica. Una ceremonia en la que participaron miles de personas. Pocos días después, Enrico ofreció una entrevista a la Radio Vaticana donde cuenta su testimonio de vida con su esposa y que a continuación ofrecemos íntegramente: