Mostrando entradas con la etiqueta misericordia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta misericordia. Mostrar todas las entradas

viernes, 30 de mayo de 2014

FALSA COMPASIÓN [9 de 20]
P. Santiago Martín

La falsa Divina Misericordia y sus consecuencias (Riesgo de cisma)
El Padre Santiago Martín nos habla de la falsa concepción de la misericordia de Dios que se pretende imponer,a saber un Dios que no castiga que es todo "aquí no pasa nada", tiene muy graves consecuencias. P. Santiago Martín advierte y asoma el riesgo real de cisma en la Iglesia a causa de este tema.
Puede verse en Gloria TV en el siguiente enlace
http://es.gloria.tv/?media=610969

Desapareció de un sitio de You Tube. Intento con este otro
http://youtu.be/iCUIyO9FFso

viernes, 16 de mayo de 2014

FALSA COMPASIÓN [7 de 20]
SÍNTOMA DEL ANTICRISTO

LA CORRUPCIÓN DE LA CARIDAD 
SÍNTOMA DEL ANTICRISTO
Según Federico Mihura Seeber
Tomado de su obra El Anticristo, pág 84 y sigs.
 Selección y resumen de Horacio Bojorge
La obra se obtiene a través de Editorial Vórtice
Buenos Aires, ventas@vorticelibros.com.ar
www.vorticelibros.blogspot.com

"La Caridad ha sufrido en la modernidad, en sí misma,
una amputación o inversión idéntica 
a la versión falsificada de Cristo en lo dogmático. 
La Caridad ha sido “cortada” de la Trascendencia,
es decir, de la relación “vertical” al Padre" [...]  
"Nada, nada puede identificar mejor la acción del Anticristo
en nuestro tiempo, 
que esta tergiversación del Mensaje de Cristo,
esta corrupción de la enseñanza de la primacía del Amor,
vuelta contra los Mandatos del Padre
y convertida en agente de la mayor perversión del hombre
que la historia haya conocido".

"1.- el Anticristo es lo contrario de Cristo, por la inversión de Cristo […]. Siendo Cristo, en su naturaleza humana, el dechado de toda virtud y justicia, su contrario sería el dechado de toda perversión moral.
2.- A lo que me refiero ahora es a lo que ya sugerí: a que la “inversión” de Cristo es la causa de la demonización de lo humano, de la ruina moral o abolición del hombre.
3.- Lo que quiero decir con “inversión” de la doctrina moral del cristianismo es una perversión de la misma. No es su rechazo [como en Nietzsche y otros autores anticristianos], sino una asunción desviada y perversa. Por ello mismo debe ser considerada nominalmente “cristiana”. Es una herejía cristiana.  [Como toda herejía] al negar una parte de la doctrina ortodoxa, corrompe al todo. Lo cual puede servir de descargo [a Nietzsche y otro impugnadores del hecho cristiano], pues lo que tenían a la vista era, ya, esta versión degradada del cristianismo “reblandecido”.
4.- [Esta herejía contra la caridad corrompe a toda] la doctrina moral del cristianismo. En ella, el centro de este ataque herético ha consistido en la perversión-inversión de la doctrina de la Caridad. Se trata, sin duda, de un ataque al alma de la moral cristiana. Porque la Caridad es esa alma. Y su inversión equivale a una inversión de Cristo mismo, consumada en nombre de Cristo. Por eso la considero prototípica de la acción del Anti-Cristo.
5.- La perversión de la doctrina moral cristiana que ha operado como causa de la corrupción moral de Occidente –y, por Occidente, del mundo entero–, radica en la adulteración de la doctrina central de la Caridad. Y distingo también en ello dos aspectos. La alteración de la Caridad en sí misma, por un lado, y la de su relación con el resto de las virtudes, por el otro.
                                                                                              

lunes, 30 de mayo de 2011

BENEDICTO XVI al SALVATAJE del BUEN AMOR en CARITAS INTERNACIONAL

1) LAS OBRAS DE MISERICORDIA SON ESPIRITUALES Y CORPORALES
No solamente corporales

2) CARITAS TAMBIÉN DEBE EVANGELIZAR Y CATEQUIZAR
No puede convertirse en una institución puramente filantrópica

3) NO PUEDE FINANCIAR 
O ESTAR DE ACUERDO CON ONGs 
CONTRARIAS A LA FE CATÓLICA

Pro-abortistas, partidarias del matrimonio homosexual, ni difundir masivamente, 
en sus publicaciones, doctrinas sexuales 
opuestas a la fe católica

Puede verse la noticia en video comentada por el P. Santiago Martín en este vínculo
http://www.magnificat.tv/comentario20110529.php

El texto de la intervención del Papa, la noticia comentada y otros enlaces pueden verse a continuación:

martes, 10 de marzo de 2009

¿PUEDE DESACRALIZARSE EL AMOR SIN ABOLIRLO?

GOEL:
EL DIOS PARIENTE POR ALIANZA:

ELECCIÓN, AMOR, MISERICORDIA, FIDELIDAD,
RELIGIÓN Y PARENTESCO
En todas las religiones y culturas el epos funda el ethos. El epos es la narración de los orígenes y del pasado, la teogonía, el relato de los orígenes, tiene una función de hermenéutica existencial, es decir cultural y pretende arrojar luz y decir algo significativo y orientador para el presente. Algo que inspira y orienta el obrar humano: ethos.
En la revelación que nos trasmiten las Sagradas Escrituras, el obrar de Dios, del Dios de la Alianza, es el fundamento, el modelo ejemplar y el precedente posibilitante a la vez, de la moral y de la cultura de la Alianza (ethos).
Ahora bien, esa conducta divina se define, en la revelación bíblica, por dos atributos divinos: Jen gracia y Jésed amor y misericordia. Por gracia y misericordia Dios elige, ama y se vincula. Jen y Jésed son las dos virtudes del antes y después de la Alianza, las virtudes del Dios de la Alianza.
Y como la Alianza debe perdurar y perpetuarse fielmente, otro de los atributos divinos que tienen su paralelo en el amor humano, cuando es puro, es su fidelidad, su ‘emuná.

El Nosotros divino-humano al que pertenece Dios con los hombres, como veremos, tiende a expandirse y universalizarse, por ejercicio de gracia y misericordia, primero dentro del pueblo mismo de la Alianza y después a nivel de toda la Humanidad. “En ti serán bendecidas todas las naciones” le anuncia Dios en el momento de elegir a Abraham[1].

Insisto en señalar que jen y jésed, gracia y misericordia, así como Go’el = pariente, ‘emunáh, fidelidad, son, en el ámbito de la religión y cultura bíblica que los acuña, términos que pertenecen a la vez al ámbito de las relaciones religiosas (es decir divino-humanas) y al ámbito de las relaciones familiares y sociales (es decir inter-humanas). Jen y jésed son atributos divinos tanto como virtudes esponsales que unen por elección y amor a los esposos, y son también las virtudes que han de regir todas las relaciones de parentesco nacidos de la alianza esponsal y entre los miembros de la tribu y del clan.