Mostrando entradas con la etiqueta vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vida. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de julio de 2018

SAN IGNACIO DE LOYOLA - 31 DE JULIO

San Ignacio de Loyola
+ Roma, 31 de julio 1556


CONTEMPLACION PARA ALCANZAR AMOR
Primero conviene advertir en dos cosas.
La primera es,
que el amor se debe poner más en las obras que en las palabras.
La segunda:
el amor consiste en comunicación de las dos partes,
es a saber, en dar y comunicar
el amante al amado lo que tiene,
o de lo que tiene o puede,
y así, por el contrario, el amado al amante;
de manera que si el uno tiene ciencia,
dar al que no la tiene,
si honores, si riquezas, y así el otro al otro.

(Ejercicios Espirituales 231)

¡Y QUÉ LE DARÉ
AL QUE ME AMÓ Y SE ENTREGÓ POR MÍ?


"Tomad, Señor, y recibid
toda mi libertad, mi memoria,
mi entendimiento, y toda mi voluntad,
todo mi haber y mi poseer;
Vos me lo distes, a Vos, Señor, lo torno;
todo es vuestro,
disponed a toda vuestra voluntad;
dadme vuestro amor y gracia,
que ésta me basta".

(Ejercicios Espirituales Nº 234)

V

viernes, 20 de octubre de 2017

AMOR A DIOS EN LA VIDA CONSAGRADAP. Albert di Ianni (SM)

En el corazón de la vida religiosa está la fe, la fe entendida no de modo intelectual como la recitación de un credo, sino la fe como confianza, como entrega, como cálido apego a Dios.  

La fe es la experiencia de que Dios está presente en mi vida y actúa en ella.  Por la fe siento que tengo una vida espiritual al igual que una vida corporal, una vida que puede crecer y desarrollarse y cuyo alimento es la oración.  

Por la oración crezco en fuerza, convencido de que Dios está ahí, de que Él me ama sin condiciones y me llama, cualquiera que sea la ruta que tome mi vida, a ser como Él es.  

Este sentido de vida espiritual estaba especialmente presente durante nuestro noviciado -dulce y ardiente, pero efímero- como todo primer amor.  

Con el pasar del tiempo nos envolvió el tumulto deleitable de la vida, y nos dejamos ir en las cosas. Sólo cuando nos hicimos mayores, y después de caer y levantarnos muchas veces, el sentido de una vida llena de fe regresó amablemente, más sosegado ahora, más profundo, más firme, más fuerte. 

En algunas vidas, el sentido de la fe regresa bruscamente como rompiendo barreras, como una inspiración que hemos estado bloqueando inconscientemente.  

De pronto Dios se muestra de nuevo, como el sol a través de la niebla matinal.  

El regreso de la fe trasforma al mundo y nuestro quehacer, y el modo como lo consideramos.  

Es un presente del cielo en la tierra y de la feliz visión del Dios de la promesa. 

Puede hacernos pensar que la vida religiosa, a pesar de todas sus dificultades y penosos cuestionamientos, es -en cierto sentido- una aventura  y que puede ser hermosa.

Albert Di Ianni Religious Life as Adventure, La Vida religiosa como aventura, Epílogo

viernes, 30 de mayo de 2014

FALSA COMPASIÓN [9 de 20]
P. Santiago Martín

La falsa Divina Misericordia y sus consecuencias (Riesgo de cisma)
El Padre Santiago Martín nos habla de la falsa concepción de la misericordia de Dios que se pretende imponer,a saber un Dios que no castiga que es todo "aquí no pasa nada", tiene muy graves consecuencias. P. Santiago Martín advierte y asoma el riesgo real de cisma en la Iglesia a causa de este tema.
Puede verse en Gloria TV en el siguiente enlace
http://es.gloria.tv/?media=610969

Desapareció de un sitio de You Tube. Intento con este otro
http://youtu.be/iCUIyO9FFso

lunes, 29 de octubre de 2012

MUJERES CASTRADORAS. ¿EXISTEN?

MUJERES CASTRADORAS, NARCISISMO Y SOBERBIA

 Lo que el antiguo psicoanálisis freudiano llamó "mujer castradora" era la mujer que presentaba una personalidad dominante que solía anular a las figuras masculinas de su entorno: por eso lo de "castradora".
Freud hablaba de una "castración simbólica" que el niño pequeño, al observar a sus mujeres de referencia actuar con brutalidad o agresividad, decodificaba en "castración real", asumiendo que tal mujer era o sería capaz de amputar su pene verdaderamente. Por tal motivo esos chicos al ir creciendo se volvían temerosos e incapaces de establecer vínculos sanos con mujeres, especialmente en el terreno sexual. En cuanto a las chicas, se "identificaban" con la adulta "castradora" y repetían el modelo.
 Hoy sería absurdo hablar de "mujeres castradoras" debido a que así se establecería un enganche con la filosofía psicoanalítica que es reduccionista, entre otras cosas; la mujer de carácter "viril", dominante, que maltrata a los varones de su derredor y también a las mujeres, aunque de distinta manera, está en verdad "picada" por el daño estructural, profundamente enraizado en su Yo, del Narcisismo, cuyo origen se halla en la Soberbia. Ella quiere serlo todo, y al igual que se lee en el Antiguo Testamento, se adhiere al pensamiento "seréis como dioses" imitando a Eva. ¿Qué pasa entonces con el varón? Pasa lo mismo que pasó con Adán: él la culpa a ella, y ella le echa la culpa a la tentación, de manera que... nadie se hace cargo del letal error de la Soberbia.

domingo, 10 de junio de 2012

P.Horacio Bojorge - El demonio de la acedia [1 de 13]
La civilización depresiva

Curso del R. P. Lic. Horacio Bojorge, SJ sobre "El Demonio de la Acedia" - Capítulo 1
http://youtu.be/aqUahudK5sM
Si a Usted le interesa leer la trascripción textual de este capítulo de la serie puede encontrarla por gentileza de los amigos de Catholic.net en este link:
http://www.es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/1436/articulo.php?id=55203

 

La Acedia es una tristeza por el bien, por los bienes últimos, es tristeza por el bien de Dios. Es una incapacidad de alegrarse con Dios y en Dios. Nuestra cultura está impregnada de Acedia.

Ecos:
1) Reflexiones de un visitante a la página en Catholic.net


Hola,
Leí su muy profundo articulo de "el demonio de la acedia" GRACIAS!
Me llamó la atención lo que dice allí respecto a la sociedad Depresiva, cómo la define se me hace genial.

martes, 30 de noviembre de 2010

SI SE ACABA EL AMOR SE ACABA LA VIDA

Tierra e hijos son una bendición de Dios. Así nos lo revela el capítulo 18 del libro del Levítico.
Los pueblos que se apartan de Dios entregándose a una lujuria que esteriliza al sexo poniéndolo al servicio del placer y no de la paternidad, se quedarán sin tierra y se extinguirán sin hijos. Es esto lo que estamos viendo.

El Apocalipsis nos habla de dos tipos de mujeres: la madre y la prostituta.
Ellas simbolizan dos culturas.
Pero ¿qué está sucediendo con el pueblo "católico"?
¿Cuál es la tasa de natalidad de los esposos bautizados?
¿Cuál es la opinión dominante incluso entre muchos de sus pastores?
Pensemos en la resistencia que levantó la Encíclica "Humanae Vitae" del Papa Pablo VI no solamente entre muchos esposos bautizados que viven de espaldas a su fe, sino en enteras Conferencias Episcopales.
¿Son conscientes estos "líderes espirituales" de lo que su ceguera significa para el futuro del pueblo que guían?
¡Ni piensan que su mal consejo o su silencio complaciente, empuja al rebaño que se les ha confiado a la extinción demográfica!